Si recientemente despedíamos a GALLO uno de los caballos que formaron cuadra en el camino de Pablo Hermoso de Mendoza hacia la cima del toreo, en esta ocasión debemos de dar el adiós a otro de aquel equipo: al negro MAZANTINI.

MAZANTINI que rondaría los veintitrés años en la actualidad, fue un caballo del hierro de Carlos Nicolao, hijo de Zaire y de Dalila, yegua del hierro de la familia Telles. Era por lo tanto nieto de Nilo por parte de padre y familia directa de caballos como el propio GALLO, CHICUELO, CAGANCHO…..

MAZANTINI fue un caballo de último tercio que practicaba un toreo muy despacioso y sosegado, tanto en la colocación de las banderillas cortas, como en los pares a dos manos o el rejón de muerte, donde siempre atacaba de frente y precisamente en eso, Pablo Hermoso de Mendoza, es con el caballo con el que inició ese cambió de entrar a matar a los toros a la media vuelta, todavía tan en boga. MAZANTINI iba de frente, esperaba la última embestida del toro y entonces con un pequeño toque, dejaba al astado en el estribo del jinete para que este bajara el rejón de muerte.

Debutó en la temporada 1996, todavía lejos del nivel que alcanzaría unos años después. La temporada 1997 estuvo “cedido” en la cuadra del rejoneador conquense Francisco Benito para regresar a manos del jinete de Estella en 1998. Las temporadas 1998 y 1999 fueron las de más regularidad y mayor número de festejos para MAZANTINI que prácticamente completó todas las actuaciones de Hermoso de Mendoza, tanto en Europa, como en México.

La temporada 2.000 también comenzó con un MAZANTINI arrollador, partícipe de muchos de los triunfos de Hermoso, merced a esa buena disposición para el rejonazo final. Decimos comenzó, porque MAZANTINI no la pudo terminar y solo llegó hasta el 23 de julio de 2000 en Santander, donde un enorme aguacero descargó sobre la ciudad, precisamente cuando Pablo lidiaba el segundo toro de la tarde. Con el toro en el ruedo y una fortísima lluvia, Pablo terminó su actuación sobre MAZANTINI y aquello produjo una fuerte neumonía al caballo. Fue operado y las posibilidades de que volviera a torear eran muy pocas, porque los pulmones le quedaron muy afectados.

Pero la fortaleza del caballo y los cuidados y preparación de su jinete, hicieron que MAZANTINI, tras casi dos años parado, volviera a torear el 1 de mayo de 2002, en la plaza de toros de Villacarrillo (Jaen). Esa temporada estaba como “titular” del último tercio el temperamental MARIACHI y la vuelta de MAZANTINI hizo que compartieran el último tercio casi toda la temporada, lidiando un toro cada uno. Eran totalmente complementarios, uno, el mexicano, todo temperamento y el otro el portugués, todo calma y despaciosidad.

Ese año 2002, MAZANTINI cerró una buena temporada en España y viajó a México, donde también fue pieza importante en la cuadra del estellés hasta su última actuación acaecida el 1 de diciembre de 2002 en la plaza de Toros Fermín Espinoza “Armillita” de Saltillo (Coahuila).

Después estuvo varios años padreando y en estos momentos hay tres caballos estrellas, hijos de MAZANTINI toreando y que son CHURUMAY, en la cuadra de Pablo Hermoso de Mendoza, MAZANTINI, a las órdenes de Manuel Manzanares y TEMPLARIO, que Pablo regaló a Leonardo Hernández, y este lo acaba de vender a la mexicana Mónica Serrano.

Precisamente en el calendario editado este año con los doce caballos más importantes de la carrera del navarro, MAZANTINI ocupaba la hoja correspondiente al mes de marzo, paradójicamente, el mes en el que se fue hacia las praderas del descanso.