Después de haber cumplido con los compromisos de Ecuador y Perú, y tras pasar las fechas navideñas en España, Pablo afrontaba el compromiso Colombiano con fechas en plazas como Duitama, Manizales, Medellín y Puente Piedra.  Los que no pudieron pasar las fechas navideñas con sus familias fueron Pepito Correas y Víctor Azparren, que se quedaron al cargo de los caballos en Colombia. El resto del equipo de mozos de caballos si lo hicieron porque Sergio Álvarez regreso a España y Alex Vallejo y Andrea Rozzo estaban en Colombia y pasaron esas fechas con su familia.

Una vez instalados los caballos en la finca Caballo Bayo, propiedad de Luigi Echeverri, otro buen amigo de Pablo, jinete de polo y rejoneador, pasaron los días sin novedades hasta la llegada de Pablo el día dos de enero. Con su llegada comienza de nuevo los entrenamientos, las montas y el trabajo rutinario diario. Con Pablo viajo su esposa Miren que por primera vez visitaba Colombia, el banderillero “Grenho” y el apoderado Julio Fontecha. Estos dos el día siguiente, visitaron la ganadería de Vistahermosa,  base principal de los toros que Pablo iba a lidiar esta temporada en Colombia, pero que no había cumplido con las expectativas en las corridas de Lima.

Llegó el día del primer compromiso de Pablo en forma de festival  y viaje por carretera hasta Duitama para cumplir la cita que se celebró bajo un frio auténticamente invernal y  del que se contagiaron hasta los tendidos. Después del festejo regreso por carretera a Caballo Bayo.

Al día siguiente nueva jornada de trabajo en la finca para preparar el compromiso, nuevamente en Duitama, pero ahora en corrida mixta y con dos toros. Tampoco acompañaron los toros para una actuación redonda, aunque en esta ocasión sí logró Pablo abrir la puerta grande.

Llegó el día siete de enero, con fecha también de entrenamiento y con la llegada de España de Juan Andrés, el hermano de Pablo que había alargado un tanto las vacaciones y que ya se incorporaba al equipo.  Llegó como a las cuatro y media de la tarde, lo recogió en el aeropuerto Álvaro Gómez, mozo de espadas en Colombia, y rápidamente a la finca para dejar maletas y preparar otra y salir todos volando esa misma noche a Manizales, donde Pablo toreaba al día siguiente.

Por la mañana había que madrugar porque había problema con los toros anunciados de Vistahermosa que no daban el peso necesario para una plaza de esta categoría. Se ajustaron dos toros de la ganadería local de Ernesto Gutiérrez y se anunciaron que llegaban a la plaza como a las diez de la mañana. Desde las ocho estaban en la plaza “Grenho” y Fontecha para ver los nuevos toros, mientras que Juan Andrés y Álvaro acudían a la seguridad social de Colombia para poner al día a la cuadrilla y poder actuar. Cuando Juan Andrés y Álvaro llegaron a la plaza, sobre las once de la mañana, los toros no habían llegado todavía. Lo harían hacia las doce. Se reconocieron, se pesaron, se aprobaron y definió el orden de salida. Sin tiempo para comer, rápido al hotel a vestir a Pablo y a salir hacia la plaza porque el festejo comenzaba a las tres y media.

La tarde histórica del indulto de “Villancico” fue cerrada en una cena entre amigos de Juan Carlos Gómez, empresario de la plaza y varios aficionados de Manizales que invitaron a Pablo a cenar en su compañía y a donde el navarro acudió gustoso.

El día siguiente era de relajo y todo el equipo aprovechó  por la mañana para dar un paseo por el mercadillo de artesanía local y hacer alguna pequeña compra. Todo fue muy tranquilo pero a medida que comenzó a llegar gente y a reconocer a Pablo, la cosa se fue complicando y no había forma de avanzar entre el gentío que se quería hacer fotos con el triunfador del día anterior. Por eso se dio por terminada la visita y regresamos al hotel, donde iban a recoger a Pablo para ir a comer a casa de la familia de Miguel Gutiérrez, ganadero del toro indultado el día anterior y que ya para entonces, desgraciadamente había fallecido.

Comida familiar con tertulia taurina, aunque breve, porque pronto comenzaba la corrida de la feria y todos querían acudir a ver a Sebastián Vargas, Sebastián Castella y José María Manzanares. La corrida termino con un enorme aguacero y con Pablo, Miren, Grenho, Julio y Álvaro totalmente empapados llegando al hotel. Afortunadamente Juan Andrés no había ido, porque estaba pasando por un fuerte enfriamiento y hubiera sido muy negativo un remojón semejante. Él se quedó en el hotel reposando la gripe. Una vez duchados y con ropa seca, una cena en el hotel, que por cierto tiene un restaurante español, de nombre Ednia, que es de lo mejor que hemos comido fuera de España. Una cena a base de rabo de toro, tortilla de patata, calamares, croquetas, chistorra……pero todo de una Calidad inmensa. Cena tranquila y sorpresa porque cuando acabábamos de cenar, llegaron José María Manzanares y la cuadrilla a cenar al mismo lugar.

Al día siguiente llegaba una de las citas más bonitas y a la vez más duras de la temporada. La visita al Hospital Infantil Universitario de la Cruz Roja de Caldas, donde los niños residentes tienen ese día la oportunidad de compartir momentos y fotografías con sus ídolos y sentirlos cerca de ellos por un instante. Es una cita a la que cuando acudes una vez, es imposible al año siguiente no repetirla. En este caso muchos eran los esperados, pero pocos los que acudieron, porque del cartel que componía el festival de esa noche con siete matadores, solo Pablo Hermoso de Mendoza, Pepe Manrique y Santiago naranjo acudieron. Los demás, todos ellos españoles, excusaron su presencia…

Los propios niños entregaron a los toreros asistentes un vaso de plata similar al que los toreros utilizan en sus actuaciones . También acudió a la cita el senador de caldas, Luis Emilio Sierra, uno de los máximos defensores de la fiesta en Colombia y que departió unos minutos con el rejoneador navarro.

Recordamos como el año pasado una foto de Pablo con una niña residente en el Hospital, de nombre Deisy, dio la vuelta al orbe taurino y creo cierta complicidad entre la niña y Pablo. El navarro antes de salir del Hospital pregunto por ella y le dieron la buena noticia de que la niña estaba ya sanada e incluso le enseñaron la foto del informe donde aparecía ya con una buena melena y muy recuperada de peso. Es la buena labor que hacen sitios como este y que quizás de vez en cuanto todos tendríamos que darnos una vuelta por ellos y ver lo que  realmente importa en la vida….la salud.

Después de la visita al Hospital y sobre el mediodía, Pablo y su esposa Miren dieron un pequeño y corto paseo turístico por el centro de Manizales que a buen seguro a Miren le hubiera gustado fuese más largo. De ahí a comer y a descansar y hacer tiempo para el festival nocturno. Julio, Grenho y Juan Andrés asistieron al sorteo por la tarde. Por la noche el festival, todo un rito de religiosidad y solidaridad que comienza con una espectacular procesión por la ciudad de la virgen de la macarena que culmina en la propia plaza de toros, donde hace su entrada seguida por los propios matadores y todos juntos dan la vuelta al ruedo bajo la luz de diez mil velas como única iluminación de los tendidos. Precioso protocolo e impecable colofón con el festival taurino en el que las máximas figuras del toreo español y colombiano rivalizaron como si se tratara de un duelo. Ver a estrellas como Manrique, Morante, Juli, Manzanares, Castella, Naranjo o el propio Pablo entregarse de esa manera en un festival benéfico, la verdad es que es que pone los pelos de punta.

El festival acabo muy tarde, sobre las once de la noche y tras eso una cena tranquila y a dormir que al día siguiente tocaba madrugar porque había una comida a la que invitaba el empresario de la SantamarÍa bogotana, Felipe Negret y había que llegar a la capital en buena hora. Carretera hasta Pereira, donde está el aeropuerto y sorpresa al llegar al mismo. El avión que debían de tomar el grupo no había despegado de Bogotá por algún problema mecánico y el vuelo de las once hacia la capital estaba cancelado……había que esperar hasta el de las dos de la tarde, con lo cual la comida tuvo que ser aplazada. Toda la mañana en el aeropuerto y eso sí, Avianca te invita a comer….menú, una  hamburguesa, coca cola y patatas fritas….

A las dos el avión despegó sin problemas y llegada a Bogotá para desde el aeropuerto desplazarse a caballo bayo, cuartel general y pasar una tarde sin mayores sobresaltos, pero con muy buenas noticias. A Pablo lo habían galardonado con todos los premios relativos a la feria de Manizales y sobre todo con el máximo galardón que es la catedral de oro de Manizales, auténtica maravilla orfebre y que por primera vez en su historia va a manos de un torero a caballo.

La comida del sábado se había aplazado para el domingo y esta vez sí se pudo celebrar y fue en el conocido restaurante “Andrés carne de res” de Chica, a las afueras de la capital donde el equipo del rejoneador, Felipe Negret y algunos amigos más celebraron la consabida comida. En el restaurante se encontraba también comiendo el actor español Antonio Banderas, quien se encontraba en esas fechas rodando en Colombia la película “los 33”.

En esta comida hubo una ausencia de última hora, que fue la de Juan Andrés,  a quien la noche anterior se le había comunicado desde España el agravamiento en la salud del padre de su esposa y ante las malas expectativas decidió viajar de urgencia a España. Para cuando Juan Andrés llego a España, desagraciadamente, su suegro, José Luis, había fallecido por una fuerte neumonía.

Con esta mala noticia comenzaba una semana en la que Pablo Hermoso de Mendoza haría frente a los compromisos de Medellín y de Puente Piedra. Esta última fecha, organizada por Luigi Echeverri, anfitrión de Pablo, comenzaba el lunes con la campaña de promoción y primero el diario “El Tiempo” y posteriormente la televisión local fueron los encargados de entrevistar y fotografiar al jinete en sus entrenamientos.

El martes, Miren viajaba ya para España y dejaba al equipo, en el que todavía también era baja Juan Andrés y fue un día en el que el navarro invitó a una barbacoa a todo el personal de la finca, junto con sus mozos de caballos y pasaron un día relajado y de bromas alrededor de una buena carne.

Entrenamientos con normalidad en la amplia cancha de polo al día siguiente y el jueves, Pablo y Grenho toman un avión para Medellín. También los caballos salen ese día para llegar el viernes a la finca de Mauricio Palacios, autentico hotel de cinco estrellas para los equinos que así descansan antes del día del festejo de un viaje realmente duro. Porque  esa es una de las mayores complicaciones de Colombia, las comunicaciones por carretera que a pesar de tratarse de distancias relativamente cortas en kilómetros (del orden de los 500 km), las horas de camión pueden llegar a las ocho o diez horas con continuos parones y curvas. Por eso y porque el viaje posterior de Medellín a Puente Piedra era muy apretado de tiempo, se decidió enviar a los caballos un día antes y que descansaran antes de la corrida.

El viernes, Grenho fue a ver los toros de La Carolina que se iban a lidiar el domingo, acompañado por el ganadero Santiago Uribe, hermano del que fuera presidente Álvaro Uribe. Reseñaron los toros y los arreglaron antes de volver al hotel. Pablo estuvo en la finca de Mauricio Palacios viendo a los caballos, pero sin trabajarlos. Entretanto llegaba a Bogotá Juan Andrés procedente de España quien era recogido por el mozo de espadas Álvaro Gómez y juntos agarraban un avión hasta Medellín, donde llegaban por la noche, justo para cenar con Pablo, Grenho y Julio.

Llegó el día de la primera actuación en Medellín y lo primero el sorteo. Tras algunas dudas con los toros a lidiar, al final se decidió por dos de Ernesto Gutiérrez que si a priori daban alguna duda por su presentación, lo cierto es que por la tarde y ante su continua movilidad nadie reparo en su tamaño. Y no es que los toros fuesen chicos, es que la corrida que se lidiaba a pie de Achury Viejo era un “corridón” de toros con alguno valido perfectamente para Madrid o Bilbao, y hacían pequeño a todo lo que se pusiera a su alrededor. Corrida eterna de ocho toros, pero que sirvió para un nuevo triunfo de Pablo.

Mientras el festejo de Medellín se iba celebrando, llegaban al aeropuerto de Bogotá y de ahí a caballo bayo, dos nuevos caballos para reforzar el grupo. Se trataba de Palomo y Vinoso que esperarían en la finca la llegada de sus compañeros y hacer así mas numero para los próximos compromisos en los que habría que volver a partir cuadra.

Los camiones con los caballos partían raudos desde Medellín a puente piedra, con toda la noche de viaje y como suele pasar cuando el viaje es justo de tiempo, con algún incidente. Unamuno se soltó y comenzó a morder y golpear a Napoleón, este al tratar de defenderse saco las manos por las cartolas del camión y se hirió en una de ellas, causando baja en el festejo de Puente Piedra.

Pablo, Julio, Grenho y Juan Andrés, unidos a Blasco, Sebastián Peñaherrera y Diego Rivas, que se habían desplazado desde Ecuador a apoyarles el fin de semana, cenaron juntos  y descansaron un ratito porque a las cuatro de la mañana había que ponerse en pie para agarrar el avión que salía de Manizales a Bogotá con llegada a las seis de la mañana y estar en puente piedra a buena hora. Se cumplieron los horarios y para las nueve de la mañana estaban todos en el centro de eventos marruecos comprobando el estado del piso y el gran trabajo estratégico que Luigi Echeverri había llevado a cabo para la celebración del festejo. Una vez comprobado el buen estado de todo, se desplazaron a la finca, apenas a cinco minutos en coche a descansar un poco y pronto a regresar al sorteo.

A las tres y media de la tarde comenzaba el festejo en Puente Piedra y el ambiente era increíble. Largas colas por la carretera en los accesos, gentío en las inmediaciones, tarde de mucha expectación y desde luego que no fue tarde de decepciones. Al principio hubo problemas de sobrecupo porque se calculó en las gradas supletorias cabrían catorce personas por fila y al final no entraron más de diez. Afortunadamente la empresa reacciono a tiempo bloqueando las pocas entradas que no se habían vendido y acomodando al público en ellas. Así el festejo dio comienzo con un lleno hasta la bandera y gente esperando en los vomitorios durante el primer toro para llegar a su localidad. En lo relativo al festejo es curioso que una corrida en la que el resultado fue de una oreja y cinco silencios pueda resultar tan entretenido y es que no dejaron de suceder percances durante la lidia. De esta forma el primer toro dejó en el suelo a los dos caballos de picar al mismo tiempo, el segundo propino una soberana paliza al matador Juan Solanilla, el tercero se partió un pitón contra las tablas, cuarto y quinto con normalidad, sexto de imponente presencia y el séptimo infringió una cornada en la nuca a un banderillero……la verdad es que hubo de todo bajo la atenta mirada del Procurador General de la Nación, Alejandro Ordoñez, uno de los más aclamados de la tarde y del que fuera asesor presidencial, Fabio Echeverri y entre gritos en contra del alcalde antitaurino Petro.

La herida de Napoleón aunque no grave, lo dejo fuera de juego para el festejo. Eso unido a que Pablo saco a disparate en el primer toro y luego en su segundo, le pareció que era más templado y lo volvió a repetir, hizo que solo fueran cinco los caballos que Pablo utilizo esa tarde, cosa muy poco habitual en el estellés.

Toda la familia Echeverri había realizado un trabajo espectacular para la celebración del festejo que desde luego que fue un éxito de organización y por la noche todos junto al grupo de Pablo cenaron y brindaron por el éxito del festejo.

Al día siguiente  Pablo trabajo a la cuerda a los caballos y Pepito, Andrea, Víctor y Alex comenzaron los preparativos de los equipajes de los caballos que deberían el jueves salir de viaje a México. Napoleón, Churumay, Disparate, Manolete, Viriato y Pirata era la avanzadilla en el país azteca para las primeras corridas de ese fin de semana en Juriquilla y León. Los restantes Unamuno, Chenel, Dalí, Duende, Universo, Mayoral y los recién llegados vinoso y palomo, cumplirían con el compromiso de Medellín del día 1.

El martes sí que Pablo utilizo la mañana para montar suave a algunos caballos mientras Juan Andrés ultimaba pagos y equipaje de caballos, banderillas, rejones coordinando lo que hacía falta en México o había que dejar para Colombia o para el posterior viaje a Venezuela. Por la noche Pablo, Grenho y Juan Andrés viajaban a México donde llegarían a las cuatro de la mañana al Distrito Federal  y se encontrarían con el apoderado en México, Jorge Canales que por carretera los desplazaría hasta el Rancho La Joya, donde llegarían sobre las siete de la mañana.

Julio Fontecha había volado el lunes a España para atender a sus compromisos como empresario y a cumplir con alguna reunión de trabajo que tenía concertada.

El miércoles fue un día atípico en la vida de Pablo, porque se encontró sin caballos que montar y eso para él es algo raro, como si le faltase el aire. Fue un día de conversar, de pasear, de visitar a amigos……un día raro. Juan Andrés estuvo por la mañana haciendo gestiones para dar de alta los números de teléfonos. Es curiosa la esclavitud que se tiene del teléfono….lo primero en cuanto cambiar de país es dar de alta un número para estar comunicado. Estamos en una época en la que si no tienes el teléfono operativo parece que estas hasta cierto punto perdido.

Esa misma tarde embarcaban en Bogotá vía México, los seis caballos que Pablo adelantaba a México para estas primeras corridas y a los que se unirían Habanero y Estella, que desde la temporada pasada permanecían en México. El vuelo despegaba a las seis de la tarde y comenzaban los problemas, cuando de México nos dicen que faltaba un certificado y que los caballos no podrían ser recibidos en México sin ese documento. ¡¡¡Demasiado bien iba el asunto…¡¡¡ llamadas y más llamadas, México culpaba a Colombia, Colombia rebotaba la responsabilidad a México….el caso es que ya por la tarde los diferentes organismos Ica de Colombia y Sagarpa de México estaban cerrados y al empresas exportadora e importadora no lo podían solucionar. Resultado los caballos despegaron de Bogotá, pero no podrían salir del aeropuerto de México hasta que los certificados no llegaran y eso sería como pronto y en el mejor de los casos al día siguiente.

Llegaron los caballos sobre las diez de la noche y fueron subidos directamente en el camión que los transportaría hasta el rancho, porque el aeropuerto de México no dispone de ningún lugar habilitado. En el camión los caballos pasaron la noche y desde el punto de la mañana continuaron las gestiones para poder sacarlos. Mientras pasaba el tiempo, nos avisan de Colombia que el equipaje de los caballos formado por las monturas, cabezadas, utensilios en general así como rejones y banderillas….por un descuido de la compañía aérea se lo habían olvidado en una bodega-bajera del aeropuerto en Bogotá. Otra complicación porque caballos y equipaje deben de salir juntos del aeropuerto de México hacia San Miguel Allende y la compañía había embarcado dicho equipaje en un avión que llegaba a las ocho de la tarde del viernes a México…

Con todo este jaleo montado, al  final se consiguió que los caballos tuvieran los permisos hacia las seis de la tarde, pero tendrían que esperar en el aeropuerto a que llegasen sus equipos hasta las ocho de la tarde……

Mientras el asunto de los caballos se iba solucionando, Pablo acudió junto a Juan Andrés, Grenho y Jorge Canales a una rueda de prensa en los corrales de la plaza de toros de Provincia Juriquilla, donde actuaba el sábado siguiente. Mucha prensa alrededor del evento y una curiosidad que siempre se da en las ruedas de prensa. Asisten, por ejemplo, doce medios que hacen sus preguntas al torero y al empresario durante el tiempo que dura la rueda de prensa, que en estos casos suele ser abierto….pues bien, después de la rueda de prensa, uno por uno tienen que volver a entrevistar al torero para sus correspondientes medios…..entonces digo yo, ¿para qué sirve la rueda de prensa? ¿No sería mejor citarlos con un número y atenderlos uno por uno?......Pablo como es habitual, atendió a los medios con cortesía y nadie se fue sin su foto o sin su entrevista, eso sí, casi dos horas después. Espectadores de lujo de la rueda de prensa fueron los toros a lidiar el sábado y que ya se encontraban en los corrales de la plaza.

Después y tras recoger por el camino a Patricio Olescowski, ahijado de Pablo, se dirigieron todos al rancho de Joaquín Aguilar, donde permanecen algunos de los toros que Pablo ha adquirido para sus actuaciones en la temporada mexicana y que en esos momentos acogía a las camadas de Julio Delgado y de Refugio Peña.

Esa noche, sobre las cuatro de la mañana y tras veintisiete horas metidos en el camión llegaban al rancho los seis caballos con los que Pablo iba a iniciar su temporada en México y que eran como ya dijimos Churumay, Napoleón, Disparate, Manolete, Viriato y Pirata a los que se unían Habanero y Estella. Era natural que alguno de ellos después de tanto viaje llegase con fiebre y en esta ocasión fue Churumay el que llego con algunos grados de calor.

Al día siguiente era día de trabajo porque había que volver a ajustar a los caballos y desde luego que no se les podía exigir demasiado después del enorme esfuerzo del viaje. Quien más trabajó fue Habanero y a los demás una montadita suave. Ese mismo día, los gestores de la plaza México llamaron para contratar a Pablo Hermoso de Mendoza para la corrida del aniversario de la plaza, la tradicional fecha del 5 de febrero. Ambas parte lo hablaron, pero sin cerrar nada en firme.

Llegó el día de abrir temporada en Provincia Juriquilla, la plaza de toros de México donde más veces ha actuado Pablo Hermoso de Mendoza y a la cual le unen lazos de amistad con su gestor y propietario, el Pollo Torres Landa, que además fue apoderado suyo en México en un par de temporadas. No fue el debut esperado, quizás porque los caballos no estaban al cien por cien y eso para enfrentarse al toro mexicano no es la mejor forma.

Al día siguiente viaje por carretera hasta León (Guanajuato)  para su segundo compromiso y nuevamente Pablo volvió a toparse con dos toros un tanto a contraestilo y sobre todo con el rejón de muerte. Cuajo de cabo a rabo a un complicado quinto de la tarde, pero lo descordó y todo quedo en palmas. A su favor que la plaza registró una de las mejores entradas de la feria, superando los tres cuartos de plaza, cosa que ninguna de las figuras actuantes en la feria de León 2014 hasta ese día habían conseguido. Al terminar el festejo, un periodista que entrevistaba a Pablo, le comentó que ya le habían anunciado para el día 5 de febrero en México, noticia que el navarro confirmo.

Este compromiso hizo que se tratase de acelerar los tres caballos que viajaban desde Colombia después del compromiso de Medellín del 1 de febrero. Dalí, Duende y Palomo iban a viajar esa semana pero sin ninguna prisa y ahora había que acelerar los trámites y los viajes para que si era posible llegasen antes del día 5. Había posibilidad de que salieran en un vuelo el domingo a la noche, pero el problema era que el lunes es festivo en México y no saldrían del aeropuerto hasta el martes por la mañana. No era una  buena opción, pero era la mejor porque si no no saldrían de Colombia hasta el miércoles, día del festejo de plaza México. Había que acelerar análisis y documentaciones y todo se complicaba, pero había que intentarlo y así se comenzaron las gestiones.

El lunes tocaba viaje de nuevo a Bogotá para cerrar la campaña en Colombia en la plaza de Medellín. Salida del rancho a las nueve de la mañana, para llegar al rancho de Bogotá a las nueve de la noche.

Martes y miércoles fueron días de trabajo de caballos, de mucho carretón y de poner al día a los caballos que menos habían actuado hasta entonces. Algunos de ellos desde las corridas de ecuador no habían toreado y había que ajustarlos. No obstante ocho caballos para Pablo es como si no tuviera que montar y las jornadas terminaban pronto, a lo que también obligaba la luz del día que era corta de duración. Así quedaba tiempo para hacer deporte por la mañana, un poco footing, yoga, estiramientos o paseos hasta el cerro y por la noche recogerse pronto para ver alguna película o para alguna tertulia con don Fabio Echeverri y su hijo Luigi Echeverri.

Mientras tanto seguían los trámites para llevar tres caballos más a México para fortalecer el fuerte compromiso del día 5 de febrero en la plaza más grande del mundo. Se estaba haciendo todo lo posible e imposible para que Dalí, duende y palomo fortaleciesen la cuadra del navarro en la capital azteca. Problemas de los laboratorios para realizar los análisis en las fechas exigidas complicaban mucho el que los caballos pudieran viajar el domingo por la noche, única posibilidad de que llegasen al festejo del aniversario.

Por la mañana veterinarios del  Ica estuvieron en la finca, vieron los caballos y charlaron con Pablo de lo complicado de la empresa, pero sin cerrar las puertas totalmente. Cuando los veterinarios se fueron de caballo bayo, Pablo dio una montadita suave a todos los caballos antes de que salieran de viaje para Medellín a cumplir el último compromiso en tierras Colombianas. También esa tarde Pablo, Juan Andrés, Grenho y Álvaro salían para Medellín en avión llegando al hotel hacia las once de la noche.

Viernes por la mañana lo dedicaron Grenho y Juan Andrés a ir de compras a un centro comercial cercano y Pablo prefirió descansar porque la tarde iba a ser de visitas y un tanto ajetreada. Para comer, todos se reunieron con Alejandro Zaccur, Luigi Echeverri y su pareja Elsa y fueron a comer a un restaurante de Medellín donde se habían citado con Pablo Guerrero, hijo del alcalde de Cali, quien quería tener con Pablo un  acercamiento para la actuación del rejoneador en la feria de Cali 2014. Una comida muy cordial, muy interesante donde se acercaron posiciones y donde sobre todo se vieron las buenas intenciones de ambas partes para la contratación de Hermoso de Mendoza. Sin tiempo para mucho más Pablo se desplazó a donde estaban descansando los caballos, a la finca de Mauricio Palacios, auténtico lujo para los equinos que desde luego están en un hotel de cinco estrellas. El navarro obsequio al hijo de Mauricio………con un potro que había traído desde su finca de Estella y que regalo en gratitud a sus atenciones en estos tres años en los que Pablo ha actuado en Medellín. Y aquí no se terminaba el día, porque de esa finca, nueva visita ahora al hípico donde esperaba el ganadero Manuel Santiago Mejía para que Pablo se reencontrara con algunos viejos conocidos suyos como Talismán, Tiziano o Secreto, caballos que ahora pertenecen a Manuel Santiago. Buen aspecto el de todos ellos y desde luego que siempre es bonito volver a reencontrarte con caballos que algún día estuvieron dentro de tu equipo. La guinda al día fue la cena a la que Elsa, nos invitó en su casa y donde además de degustar una estupenda cena, pudimos asistir a una charla genético-ganadera digna de una universidad o de un aforo mucho más importante. Allí estaba Miguel Gutiérrez, criador de toro bravo y Alejandro Zaccur, Mauricio Palacio,  Luigi Echeverri y Pablo Hermoso de Mendoza, criadores de caballos y este último como sabemos, también de toros, bueno de momento de novillos….además de las esposas de varios de ellos, la mama de Luigi, el hermano y el banderillero de Pablo…..la tertulia duró hasta entrada la madrugada y desde luego, y volvemos a repetirlo, fue un placer los puntos de vista que allí se expusieron sobre la cría del toro y del caballo.

Esa misma tarde, tanto Sagarpa desde México, como el Ica en Colombia, confirmaron a Pablo que los tres caballos que quería desplazar el día 2 a México no iban a poder ir porque los análisis no iban a llegar y ya era viernes última hora. Todo quedaba pendiente para que viajaran el miércoles día 5 pero ya no llegaban a la corrida.

¿Y el resto de caballos? Se preguntaran…..pues el resto permanece en Colombia para cumplir a final de mes con la cita venezolana en la feria de Mérida. Todavía la cuadra sigue partida por los compromisos y los trámites aduaneros y de sanidad, continúan en pleno apogeo. Con estos caballos quedaron el veterinario Alex Vallejo y Andrea Rozzo, mientras que Pepito Correas viajaría a México con los tres caballos el miércoles.

Llegó el día del adiós, o más bien del hasta luego a las actuaciones en Colombia y comenzó tranquilo, como un día más de corrida, con hotel matinal para Pablo y sorteo para la cuadrilla; comida en la habitación y pronto para la plaza. Ambientazo por todo lo alto, con la mejor entrada de la feria y nueva puerta grande para el estellés, que ya se postula como máximo triunfador de la feria de la Macarena 2014. Y si hemos dicho que el día comenzó tranquilo, fue porque el final sería frenético. Tras la salida a hombros y después de conseguir arrancar literalmente a Pablo de las numerosas personas que rodeaban la furgoneta, rápidamente al hotel porque a las ocho y media había que estar en el aeropuerto de Medellín, que está a cuarenta minutos de la ciudad y antes había que pasar por el hotel a cambiarse y a recoger maletas…..con rapidez y buena organización se consiguieron cumplir los horarios y llegar en hora al primer avión de la noche, porque llegando a Bogotá embarcaban Pablo, Juan Andrés y Grenho para México D.F. retraso de hora y media en Bogotá de la salida del avión y viaje nocturno para llegar a las seis y media al aeropuerto de la capital mexicana. Luego carretera y llegada al rancho sobre las diez de la mañana, desde las ocho treinta que se había embarcado el día anterior.

De todas formas quedaba mucho por hacer y la cita importante de la México hizo que nadie descansara al llegar. Tras un necesario almuerzo, Pablo comenzó a montar los caballos y a ponerlos a punto para el miércoles de aniversario.

Lunes y martes fueron días de trabajo, intenso por la tensión que siempre se respira en el rancho días antes de la México. Pablo esta tenso, preocupado y en esta ocasión más todavía porque apenas contaba con siete caballo para una de las citas más importantes de su calendario y en una fecha que es especial para la afición de México y en la que no estaba hacia diez años. Los caballos, pocos, pero en muy buena forma hacían que Pablo fuese optimista, pero siempre a una cita así, te gusta llevar buena plantilla y en este caso en cuanto a número se sentía un poco justo.

Mientras en Colombia seguían las gestiones para que los tres caballos (Dalí, Duende y Palomo) llegasen a México el miércoles, mismo día de la corrida aunque sin tiempo de actuar, pero por lo menos acrecentaran el grupo para los compromisos del fin de semana. El martes, volvieron a avisar de Colombia, que todavía no estaban la totalidad de requisitos, que los análisis de los laboratorios todavía no estaba preparados y que como pronto seria el domingo cuando salieran de viaje…….desde luego que esto era ya para creer en manos negras o en algo raro, pero no queda otra cosa que seguir insistiendo y esperar.

Llega el día del México, en esta ocasión en horario nocturno y por eso el viaje a México se hace por carretera y la misma mañana del festejo. Llegada a México sobre la una del mediodía y lo primero visitar el ruedo, una de las mayores preocupaciones de Pablo en este coso porque el tepetate que lo conforma es un suelo muy resbaladizo. Además se suele unir que seguido de regarlo, colocan muchos centros florales en el suelo para festejar el aniversario y eso hace que la humedad no seque. Hermoso de Mendoza y su equipo llegaron a tiempo y fueron atendidos en la petición de no regar hasta después de quitar las flores, justo antes de salir el primer toro. Pablo salió con la sensación de que el piso estaba mejor que otras veces, más suelto y más positivo para los caballos.

Al hotel, una comida en la habitación para el rejoneador y la cuadrilla a la plaza al sorteo de los toros de Fernando de la Mora, preciosos de lámina y que parecía que tenían que embestir si o si…. Sin tiempo para mucho más que para comer un sándwich y alguna galleta en una tienda de paso, ya pronto a vestir para acudir al ruedo, muy cercano al hotel, pero cuya trayectoria se hace eterna. La tensión en la furgoneta se puede tocar, los nervios en esa llegada a la plaza México plagada de público a derecha e izquierda, dando ánimos, jaleando y pegando continuos golpes de apoyo en la furgoneta es de poner los pelos de punta…luego dentro el calentamiento y la visita de algunos amigos en esa hora antes de la corrida.

Una persona que últimamente no falla a las actuaciones de Pablo en la México es Carlos Slim, empresario mexicano y que desde las primeras temporadas de Pablo en México, cuando Telmex le patrocinó, guarda con el navarro una estrecha amistad. Acudió a desearle suerte, acompañado de su hijo Patricio y de Daniel Goñi, muy allegado a ambos.

Comenzó el festejo con un fausto escenario, con personalidades en los tendidos abarrotados de gente, con ambientazo y con todos los ingredientes para que se viera un gran espectáculo, pero fallo una de las cosas que menos deben de fallar para un espectáculo como este….los toros. Siete toros y ni una vuelta al ruedo lo dice todo….

Entre tanto las expectativas para la feria de Mérida en Venezuela se iban complicando por varios factores. La mayoría de los toreros españoles actuantes en dicha feria estaban dispuesto a no acudir a ella porque todavía no habían cobrado sus honorarios de la feria del año pasado. A esto se sumaba la complicada situación que comenzaba a vivir Venezuela con altercados en las calles y siendo uno de los epicentros precisamente la ciudad de Mérida. Los cinco caballos que Pablo tenía en mente llevar a Venezuela continuaban en Colombia esperando el día del embarque, pero la situación como hemos dicho se ponía muy oscura. Incluso la embajada española envió un documento a los toreros actuantes aconsejándoles que no acudieran a ejercer su trabajo primero por lo peligroso de la situación y segundo porque había pocas garantías de cobrar los honorarios.

Con esta perspectiva quien más complicado lo tenía era naturalmente el rejoneador, porque tenía que adelantar una considerable cantidad de dinero para entrar sus caballos a Mérida y con el riesgo de que estos se moverían por carretera en un país con serios conflictos. En vista de lo cual, Pablo decidió cancelar sus actuaciones en Mérida y así lo comunicó a la empresa, que se lo tomo bastante mal, incluso avisando al navarro que si no acudía a la feria del sol, tomarían sus medidas legales. Apenas una semana antes del inicio de la feria, Pablo traslado la totalidad de su cuadra a México y pronto su logística comenzó a trabajar para cubrir ese fin de semana que ahora quedaba libre. Pronto se programaron dos festejos en México en las fechas en las que iba a actuar en Venezuela.

Luego los acontecimientos dieron un giro con el comunicado de los matadores españoles de que no iban a acudir a la feria de Mérida y apenas dos días después, la alcaldía de la ciudad venezolana cancelaba la feria por la inseguridad ciudadana que se vivía en la ciudad.

Esto dejo a Pablo ya totalmente centrado en el periplo mexicano y a nosotros haciéndonos unas cuantas preguntas: ¿qué hubiera pasado si Pablo envía los caballos a Venezuela como pensaba diez días antes de la feria?, ¿se hubiera hecho la empresa responsable y hubiera asegurado su salida a México?, ¿debería ahora Pablo denunciar a la empresa por incumplimiento de contrato?......

Muchas y muy complicadas circunstancias, pero que afortunadamente triunfo la cordura y peso la seguridad de los actuantes sobre los intereses de algunos.

Y con esto damos por terminado este viaje realmente único de Pablo Hermoso de Mendoza y sus caballos que ahora ya cumplirá compromisos en México hasta el mes de mayo y en el que a pesar de no haber podido actuar en Venezuela en este 2014, si deja su record histórico de haber actuado durante el año 2013 en todos los países taurinos del mundo. En enero toreo en Colombia y Venezuela, febrero, marzo y abril en México, mayo, junio, Julio, agosto, septiembre y octubre en España, Portugal y Francia y en diciembre en Perú, Ecuador y nuevamente Colombia.

Casi nada y ahí queda eso para el que lo quiera superar……o por lo menos igualar.