Pablo Hermoso de Mendoza descansa en su cuartel general de San Miguel Allende, recuperándose de la cornada interna en la pierna derecha que sufrió el día de ayer en la plaza de Ciudad Juárez, en donde obtuvo un memorable triunfo de tres orejas y un rabo.

Los médicos que atendieron al estellés procedieron a extraerle el líquido acumulado en la zona del hematoma, ubicada justo encima de la rodilla,  dejándolo por el momento  bajo tratamiento a base de antiinflamatorios, frío local y terapia muscular.

Como se recordará esta lesión fue producto del fuerte golpe que le propinó a Pablo el segundo astado de su lote cuando, a lomos de DALI,  intentaba colocarle la primera banderilla.

De no surgir complicaciones y darse la evolución esperada, Hermoso de Mendoza podrá regresar a los ruedos el próximo viernes, fecha en que está programada su participación en un festejo extraordinario, de carácter benéfico, que se llevara a cabo en la ciudad de León, Guanajuato.