El pasado sábado 8 de septiembre, como ya sabemos Pablo Hermoso de Mendoza triunfaba en la plaza de toros de Arles en la tradicional corrida goyesca de la Feria del Arroz.

Pero la actividad del jinete no terminó al abandonar el Coliseo Romano por su Puerta grande, porque tras ello, volvió al interior de la plaza y en uno de sus espacios interiores recibió el Trofeo que lo acredita como Mejor Rejoneador en esta plaza en la temporada 2011.

El trofeo, muy original, consistía en una plataforma de madera sobre la que se pegaba arena del propio Coliseo artesiano y sobre él un trozo de madera de la barrera, también del coso y unido mediante una herradura de las que han utilizado los caballos del propio rejoneador.

Este premio ya es uno de los tradicionales en la estantería de Pablo ya que Arles es una de las Plazas donde mejor se le ha dado siempre al estellés y donde precisamente ese día firmó su onceava puerta grande consecutiva.