La exposición sobre el rejoneador navarro que se ha celebrado dentro de la Feria Ecuextre de Badajoz ha sido un éxito rotundo. El Concejal Delegado de Ifeba, Francisco Javier Fragoso, manifestó haber quedado "Impresionado, sobre todo por algunos de sus recuerdos u objetos personales, pero, sobre todo, por poder ver de cerca de los miticos caballos Cagancho y Chicuelo."

El pasado viernes 22 de junio, el rejoneador navarro visitó a mediodía las instalaciones y asistió in situ a esta magna exposición preparada en su honor. A la entrada de las instalaciones de la Institución Ferial de Badajoz, esperaban al rejoneador el Presidente del Gobierno de Extremadura, José Antonio Monago, el Alcalde de Badajoz, Miguel Celdrán, el Concejal Delegado de Ifeba, Francisco Javier Fragoso, el Delegado del Gobierno en Extramadura, Germán López Iglesias, el periodista taurino Manolo Molés y varios miembros de la organización.

Juntos dieron un recorrido por la exposición, escuchando las explicaciones que Hermoso de Mendoza daba primero sobre "Cagancho" y "Chicuelo" y luego sobre los diversos objetos, recuerdos o trofeos que componían la exposición.

La mañana finalizó con una pequeño coloquio dirigido por el periodista Manolo Molés y en el que también intervino el rejoneador portugués Joao Moura Jr.


Pablo Hermoso de Mendoza quedó gratamente impresionado y sorprendido ya que "No me la esperaba así, tan completa. Es emotivo ver ahí a toros históricos de mi vida, tantos momentos en cuanto a trajes, monturas, trofeos emblemáticos de mi carrera. Es como haber traído un cachito de mi casa a Badajoz."
 
En el repaso Pablo pudo rememorar momentos de sus veinte años de carrera y destacar recuerdos como "un traje gris al que le faltan dos botones, con el que salí a hombros de Sevilla, donde corté un rabo y la primera vez que lo corté en la Monumental de México con el mismo traje. Están las cuatro cabezas de toro que son las cuatro despedidas de Cagancho: en Sevilla, Madrid, Pamplona y México. El toro del rabo de Sevilla, el de México...hay toros especialmente emblemáticos, de la primera vez que fui con Chenel a Madrid..."
 

Esta vuelta a los tiempos pasados, también sirvió para que el rejoneador reflexionara sobre el momento actual del toreo a caballo, del que consideró, "que vive una época dorada en España, porque hay más rejoneadores que nunca y más afición que nunca y, sobre todo, hay más cultura que nunca. Se entiende de rejoneo más que nunca porque hay mucha información, a través de internet la gente nos sigue muchísimo y cuando hablas con los aficionados ves que realmente conocen de la materia."
 
Y también se pronunció sobre el futuro de la fiesta del que se definió como "Muy optimista. Creo que cuantos más ataques recibimos también más fuertes nos hacemos nosotros y más intentamos defendernos. Al final la fiesta por sí misma se va a mantener. Pero sí creo que tendría que haber modificaciones porque todo va evolucionando en la vida y también la fiesta de los toros tendrá que evolucionar. Por ejemplo, cuando se pusieron petos a los caballos parecía una aberración y ahora lo vemos tan normal. Por ese camino habrá algunas modificaciones, no seré yo quien las proponga, pero se irá haciendo así. Aunque la fiesta no la van a quitar tal fácilmente.
 
Al final tras firmar varios autógrafos y atender al numeroso grupo de seguidores que se aglutinaron en el coloquio el navarro se retiró al Hotel donde estaba hospedado para descansar y actuar por la tarde en la plaza de toros de Badajoz, dentro de su Feria de San Juan y en la que resultaría primer triunfador de la misma al abrir en solitario su primera puerta grande.