UNAMUNO, el caballo que Pablo Hermoso de Mendoza utiliza como parte de su cuadra de salida y que fue herido el pasado 4 de febrero en la plaza de toros “La Luz” de León, Guanajuato; se encuentra ya totalmente restablecido y listo para volver a la acción cuando su jinete y propietario así lo disponga.

Como se recordará, este castaño, con el hierro de Joao Denis, fue alcanzado en el muslo derecho por un certero derrote de un astado de Fernando de la Mora. La herida fue muy aparatosa, más sin embargo y por fortuna desde un primer momento se comprobó que no llegó a afectar órganos vitales, aunque el destrozo muscular sí que fue considerable por las dos trayectorias que dejó el asta del burel: una ascendente y otra hacía atrás, ambas de aproximadamente diez centímetros de profundidad. Igualmente grande fue la afectación de piel, con un corte de aproximadamente 20 centímetros de longitud.

El caballo fue trasladado a una finca cercana a la ciudad de León, y allí esa misma noche fue operado por el propio Pablo, quien procedió primeramente a suturar los músculos internos y posteriormente la zona de piel afectada, dejando un dren para que la herida supurase y se fuera limpiando. La tan oportuna como atinada intervención que realizó el navarro fue todo un éxito y UNAMUNO evolucionó satisfactoriamente, con una cicatrización perfecta, sin complicación alguna, encontrándose ahora en óptimas condiciones para buscar retomar su lugar dentro del amplio abanico de opciones equinas que Hermoso de Mendoza tiene para el tercio de salida.