Como ya quedó reflejado en la crónica, el pasado sábado en la Plaza de Toros La Luz de León (Guanajuato), el caballo UNAMUNO resultó herido cuando paraba el primer toro de la tarde.
 
UNAMUNO resultó con una herida en el muslo derecho, que tenía dos trayectorias, una ascendente y otra hacia atrás, ambas de unos diez centímetros y que no afectaron a órganos importantes ni produjeron mucho destrozo muscular. Lo más afectado fue la piel, donde sí se produjo un corte importante de unos veinte centímetros aproximadamente.
 
El caballo fue operado esa misma noche en una finca cercana a León por el propio rejoneador navarro, quien procedió a suturar primero, los músculos internos y luego la piel, dejando un pequeño drenaje para que la herida se limpie. UNAMUNO posteriormente fue trasladado a la cuadra del jinete donde continúa con su recuperación, llevando una evolución normal en estos casos y reposando por un plazo que se estima sea mínimo, de unos veinte días antes de que pueda reaparecen en los ruedos.