El caballo PATA NEGRA, de la cuadra de Pablo Hermoso de Mendoza falleció en Estella, en la propia finca del rejoneador, víctima de una enteritis crónica. PATA NEGRA que nació el 3 de abril de 2005, era hijo de GALLO, y estuvo en boca de toda España, taurina y no taurina, por la espectacular y gravísima cogida que sufrió el 23 de mayo de 2.009, cuando un toro de la ganadería de Fermín Bohórquez, le corneó a la altura del abdomen, produciéndole una herida en la que aparecía el paquete intestinal. PATA NEGRA fue operado de urgencia en la Facultad de Veterinaria de la Complutense madrileña, teniendo una recuperación casi milagrosa. Solo su juventud, sus ganas de vivir y una vitalidad envidiable hicieron que PATA NEGRA superase un percance tan grave y que sorprendiera incluso al equipo médico que lo trato por su pronta evolución.

Pero PATA NEGRA tenía una historia más larga que la de ese día. Sin haber cumplido cuatro años y con el nombre todavía provisional de CARACOL, debutó en la plaza de La Petatera, en la mexicana localidad de Villa de Alvarez. Era el 17 de febrero de 2.009 y ese día ya comenzó la leyenda particular y peculiar de ese caballo, porque el toro de su debut, se escapó del ruedo y salió a plena calle. Allí PATA NEGRA-CARACOL, montado por Pablo, salieron a buscar al astado y encelándolo con la cola, consiguieron que el astado volviera al coso. En esa gira mexicana PATA NEGRA firmaría cinco actuaciones, colocando Pablo sobre él, nueve rejones de castigo.

Comenzaba la temporada en España y una de las bazas del navarro era este caballo de capa castaña que en las dos actuaciones que había tenido, Jerez de la Frontera y Madrid, había dejado un gran sabor de boca. La expectación que tenía era grande para su segunda comparecencia en Las Ventas, pero aquí fue donde en la primera reunión se produjo el percance anteriormente aludido.

El caballo operado en la Universidad, permaneció en ella hasta el 10 de junio en la que fue dado de alta y traslado a la finca de Estella, donde prosiguió su recuperación. El percance, la operación, la rehabilitación e incluso el día en que Pablo lo volvió a montar en el campo, fue retransmitido y seguido por la totalidad de las cadenas televisivas españolas y por gran parte de la prensa nacional. El 17 de julio, con las cámaras de televisión en directo, Pablo volvía a subirse a PATA NEGRA para dar un tranquilo paseo por la finca y así comenzar un entrenamiento que le volviera de nuevo a la plenitud de forma.

Una plenitud que le llegó en la temporada 2010, casi un año después del percance, PATA NEGRA reapareció en Jerez de la Frontera, pero ahora sorpresivamente como caballo de banderillas y haciendo unas espectaculares piruetas. El caballo ya se había enfrentado a animales bravos en la finca, había hecho muchas horas de carretón y de toro manso y lo cierto es que no extrañaba nada. Parecía que todo iba bien y el percance estaba olvidado, pero fue la plaza, el escenario, lo que debió de hacer recordar algo al caballo, porque el nerviosismo y la tensión que ese día vivió PATA NEGRA, no era normal en él. Lo superó y se fue viniendo arriba corrida a corrida, y así alcanzó en esa temporada la suma de treinta cuatro actuaciones para colocar sesenta y siete banderillas.

Totalmente recuperado, el caballo volvería a cruzar el charco y actuar en veintidós, de los treinta festejos que cumplió el navarro ese año, compartiendo con él cuarenta y tres banderillas.

La presente temporada PATA NEGRA partía como uno de los elementos claves en la cuadra del estellés y un titular indiscutible que hizo que actuara en diez corridas y en veintiuna banderillas. Su última actuación fue el 25 de junio de 2.011 en la plaza de Toros de León y fue en el posterior desplazamiento a Badajoz, para actuar al día siguiente, cuando cayó enfermo, victima de un fuerte cólico. Ese mismo día fue ingresado en la Complutense de Madrid, donde fue tratado y posteriormente dado de alta y trasladado nuevamente a Navarra para seguir la recuperación. Esta fue satisfactoria y ya estaba casi en plenitud, aunque todavía muy bajo de peso, cuando a mitades del mes de agosto volvió a recaer, ya de forma fatal y definitiva.

Así finaliza la historia de un caballo que como Marilyn Monroe, Montgomery Clift, Bob Marley, James Dean, Ayrton Senna y otros muchos, tuvo una vida rápida e intensa y en apenas tres años de actuaciones, se convirtió en uno de los caballos más personajes del mundo del rejoneo. Fueron tres años, setenta y cuatro actuaciones, once rejones de castigo y ciento treinta y una banderillas, con un grave percance, también tuvo tiempo para ser padre e incluso para debutar toreando fuera de una plaza de toros.

No va a alcanzar el título de leyenda, pero si que lo podemos definir como un mito que fue demasiado joven para morir, pero al que el destino decidió que era demasiado viejo para vivir.