Una de los actos que ya viene siendo tradición es que Pablo Hermoso de Mendoza, después de participar en el tradicional festejo de rejones programado dentro de la Feria de Pascua de Arles,  recoja el trofeo al mejor rejoneador de la temporada precedente.

Este año de 2011 no fue la excepción y así, en las terrazas del propio Coliseo Romano, el navarro todavía vestido de torero, recibió de manos de las máximas autoridades arlesianas el galardón que lo acredita como Mejor Torero a Caballo de la Temporada 2010 en la ciudad de Arles.