INFORMACION RELACIONADA

De éxito se puede calificar el resultado del Festival Benéfico de Pelota que se celebró el día 23 de junio en el Frontón Adarraga, de Logroño.

Al reclamo del pelotari riojano "Titín III" se reunieron en el evento varios de sus amigos, que a pesar de venir de mundos tan dispares como los toros, la montaña, el balonmano o el fútbol, dieron color y calor a una noche, en la que los principales protagonistas eran los espectadores, que con su aportación, contribuyeron a ayudar a la cauda de la Cruz Roja de La Rioja.

Algo menos de un millar de personas vibraron con los cinco partidos, de siete minutos cada uno, en los que las parejas se intercalaban. Primero los pelotaris Titín III y Capellán jugaron a pala contra los palistas Daniel y Martín, campeones del mundo de esta modalidad. Luego las mismas parejas se enfrentaron a pelota mano.

El segundo partido reunió nuevamente a Titín III y Cecilio, con los porteros de balonmano Aguinagalde y Torrego, respectivamente. Al finalizar este partido, hubo otro reto, este a penaltis de balonmano. Los porteros se colocaron en una portería, y el resto de actuantes, la mitad de azul y la mitad de rojo, lanzaron desde los siete metros.

Un tercer partido enfrentó a Titín III y el montañero Juanito Oyarzábal, contra Cecilio y Álvaro Rubio, capitán del equipo de fútbol de Valladolid.

El partido estelar y a juzgar por la entrega del público fue el cuarto, en el que actuaba Pablo Hermoso de Mendoza, haciendo pareja con el anfitrión Titín III. Enfrente el pelotari Berna, hacía pareja con Sergio Domínguez, también rejoneador. El navarro, muy aficionado a la pelota y practicante de dicho juego en sus años juveniles, dio muestras de que todo no lo había olvidado e incluso se permitió el lujo de llevar el peso del partido. Dando muestras de esta competitividad que le caracteriza, consiguió con la inestimable colaboración de su pareja Titín III, imponerse en el marcador por 8 tantos a 4.

De todas formas, en estos casos, lo de menos es el resultado. Lo importante fue que el público se reunió y se divirtió en un espectáculo con fines benéficos y que fue presidido por el Presidente de la Rioja, Pedro Sanz y el Alcalde de Logroño, Tomás Santos.