INFORMACION RELACIONADA

La localidad navarra de San Adrián fue el escenario de la lidia de la primera novillada que Pablo Hermoso de Mendoza lidió de su ganado procedencia Osborne-Daniel Ruiz.

El juego no pudo ser mejor y de los cuatro novillos que se lidiaron dentro de la XIX edición del Espárrago de Oro, tres dieron un juego "excelente" o "sobresaliente" y el cuarto flojeó, acusando la merma física que sufrió durante el encierro matinal. Este novillo se rompió un pitón a la mañana, pero sin desprendimiento, y a pesar de que Pablo Hermoso de Mendoza había preparado un sustituto, la autoridad siguiendo el reglamento navarro consideró que el encierro era parte de la lidia y por lo tanto el novillo no debía ser sustituido. El percance lo acusó el astado que cabezeó durante la lidia debido a esa merma física.

El propio Pablo acudió a la novillada y al final se le solicitó la vuelta al ruedo, a la que se negó.

La prensa Navarra recoge el éxito ganadero del rejoneador de Estella y le dedica toda serie de elogios. Diario de Noticias, por medio de su crítico taurino Manuel Saguës, titula la crónica como "SOBRESALIENTE NOVILLADA DE PABLO HERMOSO DE MENDOZA EN EL TERCER FESTEJO DE FERIA". Luego en el texto de la misma expone: "El tercer festejo de la feria taurina de San Adrián se saldó con el triunfo de Pablo Hermoso de Mendoza como ganadero. Salvo el primer novillo, quebrantado en el encierro, los restantes erales corridos del hierro estellés dieron sobresaliente juego por su movilidad, nobleza y clase ante los engaños. El más completo fue el tercero, pero también destacó el cuarto por romper en la muleta con enorme casta, vibración y clase. El hierro tiene procedencia Osborne y Daniel Ruiz. Fue un festejo como para obtener un buen número de orejas...."

Por su parte, Miguel Pérez, en Diario de Navarra, titula: EXCELENTE NOVILLADA DE PABLO HERMOSO Y PÉSIMA PRESIDENCIA, haciéndose eco en la reseña: "Extraordinaria novillada la que presentó Pablo Hermoso de Mendoza en San Adrián. Sin duda la mejor de la feria hasta el momento y con sus tres últimos erales como claros candidatos al premio de novillos más bravo. Astados que embistieron con codicia en una humillada embestida, sin descanso y con importancia. El propio ganadero no podía ocultar su satisfacción. Lástima que la otra protagonista del festejo fuera la pésima labor del palco presidencial. Sin ningún sentido, consiguió enfadar a toda la plaza al negar una oreja a Emilio Huertas en cada uno de sus novillos..."

Y añade en la ficha del festejo: "GANADO cuatro erales de Pablo Hermoso de Mendoza, bien presentados y de excelente juego. Novillos que embistieron con codicia, humillados y con importancia, especialmente tercero y cuarto. Segundo con exquisita nobleza. El primero noble, aunque con un punto menos de fuerza que le provocó un molesto calamocheo. Nota muy alta para el encierro."