14 de mayo de 2007

Por increible que parezca, ZAPATA, el caballo bayo que montaba Pablo Hermoso de Mendoza al momento de sufrir el impresionante percance en el ruedo de la plaza de toros de Osuna; se encuentra en perfecto estado de salud, ya que providencialmente, a diferencia de su dueño y jinete, no sufrió lesión alguna ni en la aparatosa caída, ni en los momentos en que estuvo a merced del astado de Benítez Cubero.

Este hijo de CAGANCHO, está ya de regreso, al igual que sus compañeros de cuadra desplazados al coso andaluz; en la finca de Pablo, a las afueras de la navarra ciudad de Estella.

Al bayo le esperan unos días de descanso, hasta que Pablo se recupere y sea autorizado por los médicos para volver a montar. Vale la pena recordar que la del domingo fue apenas la segunda aparición de ZAPATA durante la presente temporada europea, habiéndonos sorprendido el día anterior cuando por vez primera fue utilizado en el tercio de banderillas, mostrando actitudes muy interesantes en la cara del toro, las cuales esperamos mantenga el día en que sus servicios sean requeridos de nuevo por el caballista navarro.