14 de mayo de 2007

El rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza ha sido operado con éxito de la lesión producida el domingo pasado en la Feria de Osuna donde resultó cogido por el quinto toro de la tarde mientras montaba a su caballo ZAPATA.

La operación efectuada en la Clínica Sagrado Corazón de Sevilla por el Doctor Minguez, consistió en reconstruir el peroné mediante la implantación de una placa y reparar la capsula que cubre la unión de la tibia con los huesos del tobillo, donde se le colocaron dos clavos.

Esta intervención, según el Doctor Minguez, fue un éxito y todo hace creer que la recuperación del rejoneador navarro será más rápida de lo que en un principio pensaron los propios médicos.

El parte médico oficial es el siguiente:

  • El torero se interviene hoy a la 12,30 horas en la Clínica Sagrado Corazón de Sevilla.
    Se confirma diagnóstico provisional hecho en la enfermería de la plaza de Osuna.
    Fractura de tibia y peroné. Con las siguientes connotaciones:

    La fractura de peroné es completa y compleja consta de 4 fragmentos diferentes con desplazamiento de los mismos. es decir una fractura conminuta.

    La tibia presenta fractura maleolar posterior con desplazamiento y además con respecto al tobillo, la mortaja calcáneo- astragalina se encuentra ampliada y existe una subluxación de la articulación debida a la rotura de la cápsula articular con desflecamiento de la misma.

    En resumen un cuadro complejo de tobillo inestable que precisa intervención quirúrgica inmediata. Se estabilizan las fracturas, se sutura la cápsula anterior, se reduce la subuxación, se administran factores de crecimiento y se inmoviliza extremidad.

    Pronóstico grave.

Dr. Minguez. Dr. Periañez. Dr. Vaz. Dr. Morales

De momento Pablo permanecerá en Sevilla, posiblemente hasta el jueves en que se autorice su alta médica y sea trasladado a su tierra natal de Estella y donde iniciará el periodo de reposo y recuperación. En un principio estará unos quince días de inmovilidad y luego comenzará el periodo de rehabilitación, esperándose la reaparición para dentro de unos veinte o treinta días.