12 de marzo de 2007

El pasado domingo se llevó a cabo la séptima entrega de los Trofeos Televisa Deportes, en la que se distinguió a los protagonistas más destacados del universo deportivo en México durante el pasado año 2006. La particularidad de estos galardones es que los ganadores se deciden a partir de una terna, mediante votación directa del público realizada a través de medios electrónicos y virtuales de acceso abiertos durante un determinado período de tiempo por la importante televisora azteca.

Para el ámbito de figura taurina la terna propuesta por los especialistas del área de deportes de Televisa estuvo integrada por el diestro mexicano José Luis Angelino, junto con el maestro colombiano César Rincón y el rejoneador estellés Pablo Hermoso de Mendoza, quien a la postre fue quién se alzó con el reconocido Trofeo; siendo esta la tercera ocasión en que Pablo es honrado con tal distinción.

La entrega del Trofeo, la cual se transmitió a través de la televisión, se llevó a cabo en el Rancho San Javier, siendo el conocido comentarista taurino Carlos Yarza el encargado de depositar el galardón en las manos del torero a caballo navarro.

Este trascendente reconocimiento es un claro reflejo del aprecio que el público mexicano mantiene por el centauro español. Irónicamente, uno de los puntos decisivos que con toda seguridad influyó en la determinación de muchos de los votantes fue que precisamente durante el 2006 Hermoso de Mendoza realizó en el ruedo de la Plaza de toros México la histórica faena al toro Santorini, de la ganadería de Montecristo, por la que obtuvo su segundo rabo en el coso más grande del mundo. Y decimos que irónicamente ya que como es de todos sabido, después de escribir semejante capítulo para la tauromaquia moderna, Pablo se quedó fuera de la recién finalizada Temporada Grande del embudo de Insurgentes, como consecuencia de una larga disputa originada por la actitud que mantuvieron los propios empresarios de la Plaza capitalina.