12 de enero de 2007

Finalmente no se pudo concretar la negociación para que Pablo Hermoso de Mendoza tomara parte en la corrida prevista para el próximo domingo 21 de enero en la plaza de toros México de la capital de la República Mexicana.

Si bien desde hace tiempo se estuvo considerando tal posibilidad como un hecho, lo cierto es que en las pláticas sostenidas entre la empresa que gestiona el embudo de insurgentes y el apoderado del jinete navarro no fue posible llegar a un acuerdo conveniente que conciliara satisfactoriamente los intereses y condiciones expuestos por ambas partes. Así las cosas, de momento la afición capitalina tendrá que aguardar un tiempo más para poder volver a ver las evoluciones del caballista estellés en el ruedo de la plaza de toros más grande del mundo, bajo la premisa de que con el mejor de los ánimos continúan las negociaciones para intentar formalizar el que originalmente hubiera sido el segundo compromiso de Pablo dentro de la Temporada Grande mexicana, previsto para el día 4 de febrero, cuando se llevará a cabo el festejo número 1000 del coso monumental, fecha en que además se despedirá de los ruedos el torero hidalguense Jorge Gutiérrez.