5 de octubre de 2006

Este jueves el rejoneador de Estella, Pablo Hermoso de Mendoza, ha tomado por cuenta propia la determinación de reaparecer el próximo domingo 8 de octubre, cumpliendo así con el que será su último paseíllo dentro de esta histórica campaña europea 2006.

Como se recordará, durante la corrida celebrada en Logroño el pasado día 19 de septiembre, el centauro navarro se resintió de la lesión en el hombro derecho que había sufrido días antes al actuar en el coso de Ejea de los Caballeros. Al ser revisado por los médicos se apreció que el padecimiento se había agudizado y para evitar una lesión mayor le recomendaron cuando menos cuatro semanas de reposo al rejoneador estellés. Con ello Hermoso de Mendoza perdió la oportunidad de cumplir con los compromisos que tenía agendados en Salamanca, Talavera de la Reina, Pozoblanco y Zafra.

Igual circunstancia se preveía para el festejo del próximo domingo en la capital aragonesa, pero Pablo bajo ninguna circunstancia quiso que su muy exitosa temporada terminara así, en el dique seco, sin poder despedirse del público que a lo largo de estos meses nuevamente ha disfrutado de su arte taurino y se la ha entregado, como siempre, con un cariño especial; por lo que desoyendo las indicaciones médicas ha vuelto a los entrenamientos, declarándose por ello listo y dispuesto para intentar cerrar con broche de oro su periplo taurino, actuando además en una plaza que ha tenido un peso determinante en su trayectoria como lo ha sido el coso de la calle Pignatelli.

De esta forma la afición zaragozana podrá atestiguar la que será la actuación número 67 del rejoneador navarro dentro de esta ya agonizante campaña, poniendo con ella el cerrojazo a una temporada de auténtico ensueño que seguramente quedará registrada como una de las más exitosas de cuantas ha protagonizado Pablo Hermoso de Mendoza.

 
 
 
   
Copyright © 2001-2006 Pablo Hermoso de Mendoza. Todos los derechos reservados.