25 de julio de 2005

En las pasadas ferias de San Fermín de Pamplona, debutó como doblador en los encierros matinales, José Manuel Rodríguez Fácila, subalterno fijo de la cuadrilla de Pablo Hermoso de Mendoza desde hace varias temporadas.

Las funciones de los dobladores consisten en esperar a los toros en el ruedo a su llegada del encierro y conducirlos a punta de capote hasta los chiqueros. Esto siempre que los toros no se dirijan derechos hacia los citados chiqueros, en cuyo caso, la labor de los dobladores, no sería necesaria. Es un trabajo complicado, porque los toros deben ser “tocados” lo menos posible por los capotes, ya que a la tarde serán lidiados por los matadores del cartel.

Como dice José Manuel “Resulta una labor difícil, porque no podemos dar un solo pase y hay ocasiones en que los toros te aprietan.”

“Los días previos al debut fueron sobre todo de incertidumbre como cualquier principiante, aunque la verdad es que con los compañeros que tengo, luego resultó un trabajo muy gratificante”.

El equipo de dobladores estuvo integrado por los subalternos Manolo Rubio, Fernando Moreno, que fuera banderillero en la cuadrilla de Pablo Hermoso de Mendoza en sus inicios, el propio José Manuel Rodríguez, y el matador de toros navarro Sergio Sánchez.

El versatil "Manu" recuerda con satisfacción los ocho encierros con los que ha debutado en Pamplona y cree “que aunque en muchas ocasiones he podido pecar de novato, en líneas generales estoy contento” y recuerda como la corrida más complicada para su trabajo la de Dolores Aguirre y las de mejor comportamiento, Miura y Juan Pedro Domecq.