18 de enero de 2005

Aprovechando el breve descanso que el rejoneador navarro está llevando a cabo en su finca de Estella, el Hogar Navarro de Logroño, dentro de los actos conmemorativos de sus cincuenta años de vida, organizó una charla-coloquio, en la que de nuevo Pablo volvió a colocar un “No hay billetes”.

El acto fue abierto por el vicepresidente del Hogar Navarro de Logroño, don Antonio González Suberviola, que cedió los trastos al periodista riojano Pablo García Mancha. Este realizó la presentación del rejoneador navarro, repasando momentos importantes y logros conseguidos por el estellés.

Después tomó la palabra Hermoso de Mendoza, y tras un breve saludo, hizo referencia a la cantidad de caras conocidas que se veían en el “tendido” y aclaró que aquello no iba a ser un monólogo, sino que pretendía que fuese un dialogo entre los asistentes y el mismo. Pronto el público comenzó con sus preguntas y comentarios, a los que Pablo contestaba gustoso y siempre de buen humor.

Se repasaron los caballos, se repasaron los triunfos, que si el toro mexicano o el español, que si el público europeo o el americano, que este apoderado o aquel, un estilo de torear o de rejonear, ganadero de caballos o de toros……….Fueron casi dos horas deliciosas y que lo cierto es que al final, a todos los asistentes nos supieron a poco. Hubiésemos aguantado toda la noche aprendiendo los secretos del toreo a caballo y las innumerables anécdotas vividas en los casi veinte años de carrera de Pablo.

Una de las principales inquietudes del público asistente, era saber si Pablo iba a aceptar la suculenta oferta de torear en EEUU los meses de septiembre, octubre y Noviembre de este mismo año. Y si el público estaba inquieto por este motivo, naturalmente es porque eso significaría que Pablo no pudiera torear, entre otras, en la Feria de San Mateo de Logroño. Hermoso de Mendoza aclaró que la oferta era “muy apetitosa, pero tengo que comprobar que todo está muy bien atado. En los próximos días en México, uno de los primeros objetivos es decidir este tema y dar una respuesta”.

Para finalizar el acto, se hizo entrega a Pablo de una placa conmemorativa de su presencia en los actos del 50 aniversario del Hogar Navarro de Logroño.