3 de agosto de 2005

En la madrugada del pasado lunes día 1 de agosto, se produjo un incendio en uno de los pabellones que componen la finca de Pablo Hermoso de Mendoza en la Ciudad de Estella.

Concretamente el incendio afectó a la pajera donde se almacena la paja y la hierba para los caballos y varios aperos agrícolas, como el propio tractor.

Tanto el tractor, como cultivadores o sembradoras quedaron totalmente calcinados, así como unos seiscientos fardos de paja y doscientos de hierba, de unos trescientos kilos cada uno.

Parece ser que el incendio se produjo por la combustión de la propia hierba, aunque también se especula con alguna chispa que pudo saltar del propio tractor.

Desde el primer momento los bomberos de Estella, trataron de salvar la cimentación del pabellón, ya que la paja era imposible. El agua derramada con las mangueras por el hormigón de la estructura salvó el posible derrumbe de la nave, que parece podrá seguir en pie, si bien la parte del tejado, deberá ser sustituida por nuevas chapas al quedar las existentes totalmente dobladas por el calor.

Pablo Hermoso de Mendoza regresaba de haber triunfado en Huelva, cuando a unos doscientos kilómetros de su finca fue avisado por teléfono, encontrándose el desagradable panorama al llegar a la finca, sobre las nueve de la mañana.

Durante todo el día y una vez apagado las llamaradas más espectaculares, una pala-excavadora sacó la totalidad de la paja al exterior para que continuara su combustión, que dos días después del incendio todavía estaba viva.

Una vez sacada la paja a un descampado contiguo a la nave, los bomberos dieron por terminado el trabajo de “refrigeración” de la estructura y retiraron todos sus efectivos.

A pesar de lo espectacular del incendio, ningún animal de la ganadería de Hermoso de Mendoza corrió ningún riesgo, porque las cuadras se encuentran a cierta distancia del pabellón incendiado. Lo más próximo son los corrales de la plaza de tientas, en el que se encontraban algunas yeguas, pero a las que ni tan siquiera hubo que evacuar de la zona.