13 de noviembre de 2004

La corrida prevista para celebrarse la tarde de este sábado en la plaza de toros de Saltillo, capital del estado mexicano de Coahuila; fue cancelada de última hora por la empresa organizadora del festejo, que por razones de su total responsabilidad no realizó el embarque de los toros previamente contratados y reseñados para el evento taurino de esta tarde.

Los problemas quedaron al descubierto la noche de ayer, viernes, cuando circunstancialmente la administración de Pablo Hermoso de Mendoza se comunicó con el ganadero de Golondrinas, cuyos bureles iban a ser lidiados al día siguiente por el caballista navarro, enterándose en ese momento que los toros reseñados aún se encontraban en la ganadería, ya que la empresa de Saltillo no había mandado por ellos.

De inmediato se buscó al empresario de la capital coahuilense para conocer el porque de esta situación. Al contactarlo, corroboró que no habían mandado embarcar los toros, informando hasta en ese momento que tenía listos bureles de otra ganadería para dar el festejo programado.

La administración de Hermoso de Mendoza le hizo ver que tal decisión contravenía lo pactado en el contrato previamente establecido, donde claramente se definía la procedencia del ganado a lidiar; cuestionando a la vez el porque en ningún momento se les notificó de la decisión unilateral de no embarcar el ganado acordado. Enfatizando también de paso que de no cumplir con lo contratado, Pablo Hermoso de Mendoza estaría en todo su derecho de negarse a tomar parte en el festejo.

A pesar de esta cuestionable actitud de los organizadores; en un afán de que se pudiera llevar a cabo la corrida, el equipo del coloso español intentó a esas horas de la noche facilitar en todo lo posible a la empresa el embarque de los toros en la ganadería y su posterior traslado a Saltillo, tarea que hubiera sido plenamente cumplida tomando en cuenta la relativamente corta distancia existente entre la ciudad de Saltillo y el municipio neoleonés donde está enclavada Golondrinas; pero todas estas gestiones fueron infructuosas ante la rotunda negativa de la empresa para embarcar estos toros, que vale la pena mencionarlo, cumplen perfectamente con los requisitos para una plaza como la de la capital coahuilense, y además proceden de una vacada que ofrece garantías de éxito a la hora de la lidia.

Por todo ello queremos dejar en claro que la responsabilidad por la cancelación de la corrida que iba a celebrarse la tarde de este sábado en el coso saltillense, recae única y exclusivamente en la empresa organizadora de la misma; la cual no tuvo la voluntad ni el interés para cumplir a cabalidad con los contratos celebrados para tal efecto.

 
 

Aficionado
Participe en el primer concurso de fotografía digital convocado por esta web para los aficionados que seguirán la temporada americana del estellés.

 
   
Ir a Google