7 de noviembre de 2004

CERVANTES, el caballo tordo rodado con el hierro de Anao que resultó herido este domingo durante la lidia del cuarto toro de la tarde en el ruedo de la plaza de toros México; se encuentra fuera de peligro y descansa ya en su box del Rancho San Javier.

El equino sufrió una cornada de trayectoria ascendente de aproximadamente 10 centímetros de profundidad en el anca derecha, a la altura del hierro, que afortunadamente no afectó ningún órgano vital y solo lesionó tejido muscular.

CERVANTES fue intervenido quirúrgicamente en el patio de caballos de la monumental capitalina por el propio Pablo Hermoso de Mendoza, asistido por el personal responsable de la cuadra. La herida fue limpiada, conteniéndose la hemorragia y posteriormente suturada. Ni durante la intervención, ni en el posterior traslado al Rancho el caballo presentó complicaciones, por lo que se augura su pronta recuperación.

 
 

Aficionado
Participe en el primer concurso de fotografía digital convocado por esta web para los aficionados que seguirán la temporada americana del estellés.

 
   
Ir a Google