Octubre 13 de 2003 l DURANTE SU ESTANCIA EN MEXICALI, EL CENTAURO ESPAÑOL FUE OBJETO DE VARIAS DISTINCIONES  
 

La estadía de Pablo Hermoso de Mendoza en Mexicali fue contrastante, ya que si bien el jinete navarro padeció de una severa gastroenteritis que a punto estuvo de impedir su actuación en la corrida de toros; también le deparó gratos momentos en esta bella tierra californiana.

Imagen cortesía de  LaCronica.comEl primero de ellos cuando asistió como invitado de honor, la noche del viernes, al partido inaugural de la Liga Mexicana de Béisbol del Pacífico, entre los locales Aguilas de Mexicali y los Naranjeros de Hermosillo. Cabe hacer mención que el béisbol es el deporte con mayor arraigo y arrastre popular en Mexicali, por lo que resultó bastante significativo el que haya sido Pablo quien tuviera el honor de abrir la ceremonia inaugural, dando la vuelta a la periferia del terreno de juego montando a un caballo que le fue facilitado por un charro local, en una imagen para el recuerdo.

Al día siguiente, sábado, después de haber hecho el paseíllo en la plaza de toros Calafia, Hermoso de Mendoza fue objeto de una nueva distinción; en esta ocasión y como parte de los festejos que actualmente se llevan a cabo para celebrar el centenario de Mexicali, le fueron entregadas las llaves de la Ciudad, así como una medalla conmemorativa del "Centenario de Mexicali" y un libro alusivo a este hecho. El estelles agradeció visiblemente emocionado estos presentes, retirándose entre una fuerte ovación con rumbo al patio de caballos para disponerse a salir y enfrentar al primer toro de la tarde.

TEMAS RELACIONADOS

REGRESAR
PAGINA PRINCIPAL