Noviembre 11 de 2003 l PABLO Y LABRIT DE NUEVO JUNTOS EN UN RUEDO  
 

El ruedo del Rancho San Javier atestiguó esta mañana el retorno a la arena de un binomio entrañable no solo por su compenetración sino por los episodios dramáticos que juntos han vivido. Pablo Hermoso de Mendoza montó a LABRIT y lo llevó al lugar de la verdad, a la arena de la plaza, para corroborar el estado en que encontraba el luso-árabe después del percance que sufrieron en Juriquilla.

Así jinete y caballo, ambos toreros, recorrieron el anillo del ruedo, enfrentando una vaca que colaboró para demostrar que el tordo se encuentra perfectamente, sin resentir en lo absoluto alguna secuela derivada del percance, con el valor y el sitio que siempre le han caracterizado.

El navarro se mostró muy complacido con lo que el caballo hizo en el ruedo, despidiéndole para montar en seguida a DANUBIO y posteriormente a CAMPO GRANDE, encontrándose cada vez más seguro y cómodo sobre la silla, avanzando en su rehabilitación y en su preparación con miras a su inminente reaparición el próximo viernes en la capital michoacana.


REGRESAR
PAGINA PRINCIPAL