Noviembre 9 de 2003 l PABLO SUPERA LA PRUEBA MEDICA  
 

Momentos de incertidumbre se vivían en el Rancho San Javier, la valoración médica prevista para el sábado se había pospuesto un día más, y entre la gente cercana al jinete navarro existía la inquietud de saber si Pablo iba a ser capaz o no de poder subir a la silla de un caballo como era su intención.

El momento llegó y en la finca se hizo presente el Dr. Schmidt para primeramente revisar el estado de la herida, la cual había evolucionado satisfactoriamente permitiendo que en ese momento fueran retirados los puntos de sutura colocados durante la intervención quirúrgica.

El Dr. pidió a Pablo que realizase algunos ejercicios en donde tuviera movimiento y apoyo su pierna izquierda y acto seguido DANUBIO fue llevado al lugar donde se encontraba el navarro, y este, realizando un visible esfuerzo, se montó en él subiendo a la silla por el lado derecho del caballo. El balance de todas estas pruebas fue por demás satisfactorio, tomando en cuenta que fue la primera ocasión, desde la operación, que el estellés forzó la pierna afectada, resintiendo lógicamente la inamovilidad de todos estos días traducida en molestias y en la comprensible falta de elasticidad y flexibilidad en la articulación.

El Dr. Schmidt instruyó a Hermoso de Mendoza para que de inmediato se de a la tarea de realizar ejercicios que le demanden el movimiento progresivo de la pierna y que día con día procure apoyar con mayor fuerza sobre el pie izquierdo. Para hacerlo el centauro español deberá usar una rodillera especialmente diseñada que cuenta con sujeciones internas para proteger y evitar el movimiento de la parte afectada, otorgando con ello seguridad y firmeza al resto de la articulación. El plan de rehabilitación incluirá caminatas, pesas, ejercicios en bicicleta fija y finalmente la monta a caballo para adecuar la postura corporal y volver a acoplarse a sus cabalgaduras.

Con esta perspectiva la moral del jinete español se encuentra por las nubes, motivándole especialmente el hecho de que su rápida progresión y la terapia fijada le permitirán estar el próximo viernes en Morelia, pisando de nuevo el ruedo de una plaza de toros, esperando reencontrarse con la afición mexicana que aguarda impaciente por admirar y aplaudir nuevamente su incomparable quehacer taurino.

TEMAS RELACIONADOS

REGRESAR
PAGINA PRINCIPAL