Marzo 14 de 2003 l LE ES ENTREGADA A PABLO SU TERCER ESPUELA DE PLATA  
 

Agradable tarde la que disfrutaron los integrantes del Centro Taurino de León, Guanajuato; quienes tuvieron la especial deferencia de trasladarse el pasado miércoles hasta el Rancho San Javier, para realizar personalmente la entrega del galardón "Espuela de plata" que por tercer año consecutivo ha sido fallado a favor del jinete estelles Pablo Hermoso de Mendoza.

El escenario elegido para el evento fue el salón contiguo a la plaza de tientas del Rancho, lugar donde se sirvió una comida mexicana, fungiendo el navarro como anfitrión para la ocasión, viviéndose un clima de especial cordialidad.

El acto de entrega inició formalmente cuando uno de los integrantes del Centro Taurino tomó la palabra para realizar una breve recopilación tanto de los orígenes de su agrupación, como del historial de los premios. A través de su voz se recalcó que desde que se instituyó el premio "Espuela de plata" al mejor rejoneador del serial leonés, siempre lo ha ganado Hermoso de Mendoza, si bien en las dos ocasiones anteriores nunca fue posible entregárselo personalmente al caballista español, en virtud de que la fecha en que se lleva a cabo la ceremonia de entrega de premios coincide con el desarrollo de la temporada europea de Pablo, resultándole imposible acudir a recibirlo. En virtud de ello los integrantes del Centro decidieron este año hacer una honrosa excepción y acudir ellos a entregarlo directamente en las manos del navarro, quien agradeció especialmente esta deferencia, haciendo uso de la palabra para externar no solo su gratitud, sino también la satisfacción de obtener un premio tan importante en el medio taurino mexicano, destacando que para él representa una motivación adicional acudir al coso leonés, sabedor de que su actuación también será valorada para los efectos de esta premiación. Pablo recibió el galardón emocionado y lo mostró con orgullo a la asistencia. Posteriormente otro integrante del centro dio lectura a una composición literaria de su inventiva, la cual fue sumamente aplaudida por la concurrencia.

Durante su estancia en el Rancho, los distinguidos visitantes tuvieron oportunidad de conocer las cuadras en donde se encuentran los caballos del estelles, y de igual forma vieron entrenar en el picadero a Hermoso de Mendoza con algunos de sus caballos.

Ya entrada la tarde abordaron el transporte que les llevaría de nuevo a la Ciudad de León, despidiéndose de su anfitrión que de nueva cuenta les agradeció el haber sido objeto de tan especial deferencia.

TEMAS RELACIONADOS

REGRESAR
PAGINA PRINCIPAL