Junio 5 de 2003 l FALLECE ANTONIO OSINAGA, UN ARTISTA INCOMPARABLE EN EL FORJADO DEL HIERRO  
 
El pasado lunes día 2 de junio, falleció en Estella el artesano del hierro Antonio Osinaga Mateatxe, en un inesperado desenlace, ya que todavía pocas horas antes había realizado su vida normal. Contaba con 82 años, de los cuales gran parte los dedicó a la forja, más como afición, que como profesión, porque el ejerció de tornero.

Antonio era una persona muy popular en Estella, sobre todo por su colaboración en las diversas muestras de Artesanía que se efectúan en esta ciudad y en otras de Navarra. Con Pablo le unía además de una amistad, casi familiar, pues comparten lazos familiares lejanos, una relación profesional desde hace unos diez años cuando el rejoneador estellés le pidió que imitara un deteriorado bocado de latón para un joven y prometedor caballo. El caballo no era otro que CAGANCHO y así Antonio Osinaga, se convirtió en el "fabricante" de todos los bocados que usó el cuatralbo y varios de sus compañeros de cuadra.

Estos bocados se pueden catalogar de piezas únicas, porque todas fueron ejecutadas artesanalmente y siempre bajo las indicaciones de Pablo Hermoso de Mendoza, según las necesidades de cada caballo.

Como en otras varias facetas, muchos rejoneadores han pedido a Pablo bocados para tratar de imitarlos por el buen funcionamiento de los mismos.

"Siempre me he dedicado al hierro -escudos, calentadores de cama y relojes-, pero cuando me vino Pablín con lo del bocado, me dejé querer", manifestaba Antonio el año pasado, al preguntarle por su relación con Hermoso de Mendoza. Descanse en paz este gran artesano.

REGRESAR
PAGINA PRINCIPAL