PABLO EN EPISODIOS DE PLAYA

Resumen

Entre los diversos parajes que siempre se buscan para realizar reportajes fotográficos, en el caso de Pablo la playa no es uno de los más habituales.

Autor  |  Medio

Juan Andrés Hermoso de Mendoza  |  pablohermoso.net

Fecha

21 de Abril de 2020

País

España

PABLO EN EPISODIOS DE PLAYA

Entre los diversos parajes que siempre se buscan para realizar reportajes fotográficos, en el caso de Pablo Hermoso de Mendoza, la playa no es uno de los más habituales. Seguramente porque cerca de sus cuarteles generales, tanto en España, como en México, no hay ninguno de estos paisajes cerca.

Sí se han aprovechado alguna de sus actuaciones en lugares con mar y así se han podido realizar algunos de estos reportajes, un tanto atípicos, pero llenos de belleza y de frescura.

La primera ocasión en que esto sucedió fue en la playa alicantina de Benidorm. Pablo actuaba la noche del 8 de agosto de 1997 en una corrida de rejones en su plaza de toros y se aprovechó la ocasión para al día siguiente temprano realizar un reportaje en una de sus playas y así conformar la portada de la que sería la primera en la historia de la revista 6TOROS6 que concedía a un torero a caballo. Eran como las seis de la mañana cuando Pablo se presentó en la playa con el fotógrafo de la revista Paco Ramírez y junto a GALLO, ALDEBARAN y SILVETI comenzaron la sesión, ante la única presencia de los primeros bañistas, en su mayor parte jubilados que bajaban a colocar sus sillas y ocupar así un lugar antes de que llegase la vorágine de gente de un mes de agosto en la provincia de Alicante.

Preciosas fotografías con las primeras luces del día que como decimos sirvieron para conformar la portada del número 164 de 19 de agosto de 1997 y que pasó a ser histórico por ser la primera portada de un rejoneador y la primera portada de la carrera de Pablo Hermoso de Mendoza.

Con varios kilómetros de distancia y pasados cuatro años, Paco Ramírez volvió a convencer a Pablo de hacer un nuevo reportaje, en esta ocasión el 23 de julio de 2001 en la bella ciudad de Santander y en uno de sus lugares más emblemáticos y preciosos: El Palacio de la Magdalena y sus playas. En esta ocasión los caballos elegidos para pisar las más salvajes playas cántabras fueron LABRIT, CAGANCHO y MARIACHI.

Las fotografías de este reportaje (aunque no de la playa) fueron también utilizadas por la propia revista 6TOROS6 para volver a utilizar la imagen de Pablo Hermoso de Mendoza en su portada de 31 de julio de 2.001, número 370.

Dimos el salto del Mediterráneo al Cantábrico y de éste, el salto sería mucho mayor, llegando hasta las aguas del Golfo de México donde nuevamente Pablo fue protagonista de un reportaje, en este caso para la televisión. Desde la plaza de toros portátil instalada en Boca del Río, FUSILERO y SILVETI fueron caminando hasta una playa cercana donde serían grabados. La fecha del 26 de enero de 2007 no acompañaba precisamente a un día de playa y por eso no hubo problema en grabar casi en soledad, salvo la presencia de algún surfero con su tabla. Era una tarde nublada y el reportaje se emitió dentro de los informativos de TV AZTECA dirigidos por Juan Antonio Hernández.

El mismo escenario, volvería a elegir Juan Antonio Hernández para grabar el 8 de marzo de 2.013 otro nuevo reportaje, ahora con la única presencia de VIRIATO y también con un clima más bien gélido. En esta ocasión, el programa que emitió las imágenes era MEXICO BRAVO, del canal TV AZTECA y para él Pablo montando a VIRIATO estuvieron mucho tiempo en el agua nadando y haciendo que el propio periodista, Juan Antonio Hernández, también se tuviera que mojar para sacar espectaculares tomas bajo el agua.

Estos han sido los casos en los que recordamos, los caballos toreros de Pablo han ido de playa y han disfrutado de unos baños relajados, pero hay otros en los que el motivo es diferente como el de la localidad camarguesa de Saintes Marie de la Mer, donde la plaza de toros está ubicada muy próxima a la playa y en ocasiones, Pablo, antes del festejo ha realizado el calentamiento prefestejo en las mismas arenas marinas, como sucedió en el festejo del 14 de julio de 2.000.

Por eso podemos decir, precisamente en un año en el que vamos camino de que no podamos disfrutar de la arena playera, que en ciertas ocasiones, algunos caballos de Pablo Hermoso de Mendoza también han gozado de un día de relajo en playas del mundo.

Acompañamos la entrevista concedida por Pablo Hermoso de Mendoza para esa primera portada de 6 TOROS 6. La realizó Estrella Álvarez.





PABLO HERMOSO DE MENDOZA. DE FRENTE Y POR DERECHO

 

¿Es un número uno? Es diferente. Sin mayores pretensiones construyó su vida a base de ir cumpliendo pequeñas metas, y hoy se sorprende de estar en un puesto de élite que jamás imaginó. Pablo Hermoso de Mendoza afronta la vida de frente y por derecho, tal como es su toreo, y motivado por un nuevo sueño: triunfar en la México con “Cagancho”, “Chicuelo”, “Gallo”, ·”Albaicín”…sus caballos estrella.

 

¿Te consideras el número uno?

Eso tendría que decirlo la afición y la prensa, lo que sí me considero es figura del toreo a caballo.

 

Pero ¿persigues el liderazgo?

Totalmente. Creo que en la cara se me nota que no me gusta nada que me ganen la pelea, no me conformo con nada y siempre quiero estar mejor que los demás. Unas veces lo consigo y otras no, pero también es importante saber encajar las derrotas.

 

Supongo que eso te obliga a estar siempre en guardia.

Hoy el rejoneo está muy difícil porque en las ferias solo hay puestos para tres o cuatro. Hay más burros que pesebres, y no te puedes descuidar porque corres el peligro de que te aparten del circuito principal.

 

¿Se puede mandar en el rejoneo?

En España se podría llegar a tener esa fuerza, pero siempre hay alguien que está por encima. Hablo de algún empresario, por ejemplo. Hoy donde sí se puede mandar de verdad es en Portugal. Allí estoy viviendo un gran momento porque es una tierra donde se le da mucha más importancia a este arte ecuestre, se analiza la labor del jinete y se valora la pureza del toreo a caballo, la verdad desligada de alardes. Se busca una profundidad equiparable a la que el público de Madrid exige a los toreros a pie. Cuando pasas esta prueba y aceptan tu toreo te haces el dueño.

 

¿Y quién manda en Portugal ahora?

No me atrevo a decir que yo mando, pero ahora mismo se cuenta conmigo para cualquier corrida importante junto a Joao Moura, que es quien ha estado al frente tantos años.

 

Después de tu batalla con las empresas de Sevilla y Madrid y de quedarte fue de esas ferias, reivindicaste tu puesto cortando un rabo en Jerez, ¿Cómo analizas esos hechos ahora?

Nunca me arrepentí de la postura que tomé frente a ambas empresas, porque siempre estuve muy convencido de lo que hacía. El triunfo de Jerez simplemente sirvió para reafirmarme en mi razón. No fue una pelea personal con ningún empresario sino simplemente una defensa de intereses.

 

¿Qué pasará en futuras negociaciones con estas plazas?

Tengo muy claro que mientras yo no pierda la fuerza y siga arrimándome como lo estoy haciendo, me tendrán que tratar como yo entiendo que me merezco.

 

El triunfo de Jerez debió darte una fuerte inyección de moral porque a partir de ese momento todas las plazas a las que has acudido: Nimes, Granada, Cáceres, Plasencia, Salamanca, Lisboa, León, Algeciras, Badajoz, Zamora, Teruel, Palma, Huelva, Estella, Benidorm. Vitoria….nombrando solo las importantes. Aunque es muy atípico, te preguntaría ¿qué sientes cuando abandonas un ruedo a pie?

Cuando se está en racha y lo ves todo tan claro como yo ahora mismo, vas a la plaza sin plantearte otra posibilidad más que la de triunfar, para mí es como una obsesión. Si un día no sale, como te decía, es necesario saber aceptarlo.

 

Ir con esa mentalidad de triunfador conllevará mayor responsabilidad.

Y me gasta mucho. Más que cuando empezaba en esto. Entonces lo tenía todo perdido y no existían riesgos. En definitiva nadie esperaba nada de mí., pero ahora se me exige estar al nivel al que tengo al público acostumbrado y mantener ese ritmo cuesta. A medida que la temporada va avanzando empiezas a notar que los caballos están atorados y es fácil perder la ilusión, es entonces cuando hay que hacer un mayor esfuerzo. Lo duro viene ahora,. Porque hasta el momento hemos tenido tiempo de ir a casa a retocar los animales y refrescar la cuadra, pero los meses de agosto y septiembre se hacer muy cuesta arriba.

 

Curiosamente Pamplona ha sido uno de los sitios donde te faltó abrir la puerta grande.

Es una plaza que se me resiste, he salido a hombros fuera de feria y en una matinal, pero por la tarde en una corrida por derecho, siempre me he quedado en una oreja yn me ha faltado rematar un triunfo. Es una asignatura que tengo pendiente. Necesito cuajar un día un toro en mi tierra.

 

En el mes de julio participaste en varias corridas en Francia. También es un país que se está volcando con el toreo a caballo y que gusta contar con las figuras.

Francia es un lugar donde me divierte torear. Ahora misma el de Portugal es el público más exigente del toreo a caballo, lo que hace que vayas muy presionado, pero el de Francia es el más cariñoso, son gente que disfruta de los artístico sin preocuparse tanto de la técnica, y esto me permite torear más relajado. Quizá eso influye, luego, para que consiga desarrollar allí mejores actuaciones.

 

Este año te has anunciado abriendo varios carteles con matadores de toros ¿Cómo está siendo la experiencia?

Muy buena. Verme junto a figuras del toreo es una gran satisfacción. Además creo que es una buena forma de crear afición porque el que sabe valorar el toreo a pie tiene a la fuerza que disfrutar al ver templar de verdad con el caballo. Al margen de esos números que se hacen lejos de un toro bravo con ganas de embestir que se queda solo en una esquina de la plaza, cuando se desarrolla una faena ligada, con ritmo, enganchando al toro con el caballo, cargando la suerte, y yendo de poder a poder, a cualquiera que tenga afición al toro le llega porque en definitiva eso es el toreo. Con un caballo en vez de una muleta, pero quien diga que eso no le gusta es que no tiene sensibilidad.

 

En verano los toreros sufrís la carretera por tener que hacer largos desplazamientos en muy poco tiempo, pero llevar los caballos complica aún más los viajes. ¿Cómo te las arreglaste por ejemplo para torear el 18 de julio en Lunel y el 19 en Palma de Mallorca?

Me puse de acuerdo con Fermín Bohórquez y dividimos la cuadra. Mandamos su camión con la mitad de mis caballos y la mitad de los suyos a la isla, y mi camión de la misma manera a Francia. En esos momentos hay que ayudarse entre compañeros aunque luego en la plaza mantengamos la pelea. Pero fue peor el viaje de Montijo (Portugal), donde toreamos por al noche y no salimos hasta las tres de la mañana, hasta Pamplona, adonde llegaron los caballos poco antes del paseíllo. Tenía otros preparados por si acaso pero los estrella venían de camino. Lo pasé mal.

 

Imagino que te verás obligado a sacar a “Cagancho” en todas las plazas, pero tienes otros caballos que dan también un gran espectáculo.

Es el precio de la popularidad porque con él me di a conocer y la gente lo pide por costumbre. Pero tanto “Chicuelo”, como “Gallo” o “Albaicín” pisan un terreno similar y practican un toreo muy parecido.

 

Son hermanos de Cagancho. Es curioso que muchas cuadras presumen de contar con algún familiar directo de este caballo estrella.

Yo compré la última camada a Louro de Vasconcellos, en Portugal, y de ahí tengo un caballo negro que está para debutar muy parecido a “Cagancho” en el color, la forma de andar y el carácter, y creo que va a interpretar el toreo de igual manera. Pero ya prácticamente no hay hijos de “Rialcao” que tendría unos veinticinco años y no sé si murió este año pasado.

 

¿Cómo va la comercialización del semen de Cagancho?

Me cuentan los chicos de Denia que llevan el negocio que casi todos los pedidos que han recibido vienen de sudamerica. De España han sido menos.

 

Hace unos días hirieron a “Chicuelo” en Bigastro (Alicante), ¿cómo está ahora?

Sufrió una cornada muy fuerte en el abdomen y lo cosí como pude para que los intestinos no saliesen fuera. Una vez en casa lo operamos y su evolución ha sido buena. Pienso que no tardará en recuperarse.

 

Siendo de los que más toreas no has tenido que lamentar muchos percances en tu carrera.

—Tuve muy mala suerte al principio, pero siem­pre por problemas ajenos a la plaza. Se me estropea­ban caballos en casa por accidentes, pero toreando, exceptuando que el año pasado en la Feria de Otoño me hirieron muy grave a dos caballos, pasé toda la temporada sin un rasguño. “Chicuelo” venía arras­trando un hematoma de un achuchón que recibió en Valencia días antes y había perdido un poco el sitio a raíz de ese percance. Pero curiosamente en Benidorm volví a encontrarme con él, estuvo sensacio­nal. Al día siguiente en Bigastro un toro se querenció en tablas y cuando fui a sacarlo dio una fuerte arrancada que nos cogió de sorpresa a los dos.

 

—¿Cuál ha sido la tarde de la que te sientes más satisfecho?

—La de Jerez. Habrá habido en otras matices más socos o los toros han podido dar más juego pero la faena de Jerez fue medida de principio a fin, sin paréntesis de ningún tipo. De Barcelona tengo también un recuerdo imborrable con un toro de Louro.

 

—¿Cómo es el momento profesional que atraviesas?

—Creo que empiezo a adquirir cierta madurez. Hasta ahora he sido un torero que he ido descubriendo las cosas día a día, formándome a mí mismo, y luchando con la agresividad que se necesita para meter la cabeza en el grupo que lleva la delantera. Era un coto muy cerrado, sobre todo para una persona como yo sin grandes posibilidades económicas, y, digamos, con cierta desorientación en el toreo. Yo no voy a decir que haya descubierto nada en el rejoneo porque todo estaba ya inventado, pero sí me he ido descubriendo a mí mismo, porque al no haber tenido maestro que me indicase cómo hacer las cosas, he aprendido a base de mantener una dura lucha con todo, de salir a por todas sin descanso. El sitio que tengo ahora cogido, mi forma de entender el toreo y saber cómo se deben preparar los caballos, me hace encontrarme en un punto que, no llega a ser de relajo por la gran competencia que hay, pero me permite confiar en que domino la situación. Es importante haber entendido qué tipo de caballos me van y saber cómo prepararlos, por ello en contra de lo que la gente cree, si se me acaba un caballo no me voy a desmoronar ni a venir abajo.

 

—Esa seguridad te hará ver más claro el hori­zonte ¿cómo imaginas tu futuro?

—Aún así es imprevisible. No puedo ni imaginar a dónde voy a llegar porque jamás antes me hubiera planteado estar donde estoy. He conseguido mucho más. Cuando empecé a torear me conformaba con tomar un día la alternativa y matar una corrida de toros. Eso era todo un sueño. Cuando se hizo realidad me ilusionaba participar en la feria del toro de Pam­plona, y lo conseguí. Me iba poniendo pequeñas metas hasta la final que fue hacer el paseíllo en Ma­drid, algo que veía casi imposible. Todo fue vinien­do más rápido de lo que pensaba y con más satisfac­ciones de las que creía que iba a tener en esta profesión. Por eso miro al futuro y mientras conti­núe con esta ilusión que tengo por trabajar no sé donde pueden encontrarse los límites.

 

—Si como dices tu carrera ha ido construyén­dose a base de pequeñas metas, tendrás un próxi­mo deseo.

—Tengo una gran ilusión por torear en La Méxi­co. No sé los años que puedo tardar en cumplir este sueño, porque mi intención es ir con mis caballos fi­gura. Es un gran riesgo porque me expongo a no po­der traerlos de regreso a España, pero de alguna ma­nera lo cumpliré. No es tanto una meta ya que lo que me he propuesto es seguir siendo figura y conseguir torear mejor de lo que lo hago. Eso es lo que me mo­tiva porque estoy acostumbrado a vivir con senci­llez y lo material o sumar corridas no son cosas que me llamen la atención. Persigo torear cada día más despacio, más cerca de los toros, que te tropiecen menos y es ahí donde encuentro el aliciente para se­guir adelante.

 

—¿Has pensado alguna vez en el fin?

—Muchas. Y lo veo más eligiéndolo por mí mis­mo que porque nada ni nadie me quite de esto. Ha habido momentos en los que he perdido esa ilusión, que es a lo que más le temo en la vida porque sin ella no valgo un duro, y no encuentro camino por ningún lado. He llegado incluso a pensar en dejarlo todo cuando no me he visto motivado, pero enseguida, el mero hecho de probar un caballo nuevo me ha hecho venirme arriba.

 

—Son muchos los rejoneadores que ven en ti un ejemplo a seguir y procuran imitarte ¿Apren­des tú de alguien?

—Por supuesto, el que quiera algo en la vida de­be estar abierto a todo cuanto te puedan enseñar. Quien considera que lo sabe todo se estanca. Yo aprendo cada día incluso de los chavales que empie­zan porque puedes descubrir en ellos detalles sor­prendentes. Hasta la persona más sencilla te da lec­ciones.

 

—En una clase muy rápida, ¿qué dirías a tus seguidores?

—Que lo fundamental es aprender la técnica, y que no se dejen arrastrar por gestos que expresan la forma de interpretar el toreo de cada uno porque eso tiene que salir de forma espontánea. Es la única ma­nera de transmitir a la gente y, sobre todo, de dar a los caballos un sitio. Siempre digo que al caballo no se le puede robar su personalidad porque es torero y hay que dejarle que se exprese y se sienta en la pla­za. Busco siempre animales fuertes de carácter, a los que pongo mi sello. Porque mis mismos caballos en otras manos ya no tendrían esa forma de llegar al to­ro y de interpretar el toreo que yo les marco, que se­rá mejor o peor pero es mía, y eso es muy difícil de copiar.

 

—¿Y a los que intentan abrirse camino o en­trar en los carteles que tenéis copados las figu­ras?

—Que yo también estuve en ese lado y conozco el problema. Que precisamente el que sean muchos los que quieren entrar en las ferias hace que se baje el ca­ché económico. Que tarde o temprano la vida ofrece a todo el mundo sus oportunidades y cuando uno tiene calidad de verdad un día te descubre la gente y te abren paso. Que no desmayen y sigan trabajando. Es muy difícil, pero ahí tienen mi ejemplo.

 

Estrella Alvarez. 6 TOROS 6 . 19 de agosto de 1997

Sidebar