UNA TRABAJADA OREJA

Resumen

El centauro navarro rescata una trabajada oreja en su retorno al coso de Mérida, teniendo de nuevo que pechar con un lote de tan infumable como nula condición.

Fecha

2 de Septiembre de 2016

Lugar

Ganadería

  Luis Terrón

Reseña

Pablo Hermoso de Mendoza (oreja y ovación)
Diego Ventura (dos orejas y oreja)
Leonado Hernández (dos orejas y oreja)

Caballos utilizados

Primer toro de la Ganadería de Luís Terrón, número 52, 500 Kg, de nombre Platillo: De salida NAPOLEON (1 rejón de castigo); en banderillas BERLIN (2 banderillas) y BELUGA (2 banderillas); y para el último tercio MANILE (tres cortas y un rejón de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Luís Terrón, número 50, 645 Kg, de nombre Fabulosito: De salida ALQUIMISTA (1 rejón de castigo); en banderillas DISPARATE (2 banderillas) y DONATELLI (2 banderillas); y para el último tercio PIRATA (dos cortas y un rejón de muerte tras pinchazo y descabello).

Otros caballos desplazados

BRINDIS

Entrada

  TRES CUARTOS


Estadísticas en esta plaza

Actuaciones

Toros lidiados

Orejas

Rabos

Puertas Grandes

Mérida ha contado con una dilatada tradición taurina, ligada primeramente a capeas organizadas por cofradías, tales como la organizada en 1460 por la cofradía de San Gregorio Ostiense, patrón protector contra las plagas de langosta.

En los siglos XVI y XVII va a ser la propia plaza mayor de la localidad el escenario de espectáculos de cañas, mascaradas, fuegos de artificio y corridas de toros a caballo. Y, aunque sigan celebrándose festejos en la plaza mayor hasta 1789, las caveas superiores del Teatro Romano, conocidas popularmente como «Las Siete Sillas», unidas a un cerramiento de mampuesto, pasaron a ser, al menos desde 1777, escenario de novilladas y otros festejos taurinos.

Consta la existencia efímera de una plaza de toros de madera en 1883, ubicada cerca de la puerta de San Salvador, concretamente en el conocido como Corralón de los Pacheco. Pero no es hasta 1902 cuando, al rebufo del esplendor industrial y comercial que el ferrocarril, estaba aportando a la ciudad, una parte de la sociedad emeritense, a imitación de lo que estaba sucediendo en buena parte de las capitales españolas, quiso construir un coso taurino de fábrica de los denominados «monumentales». Se ubicó fuera de la ciudad, concretamente en la coronación del Cerro de San Albín, la cota más elevada de la ciudad hacia el sur. De tal manera que el edificio se convertiría en el más significativo hito visual de la urbe, aparte de iniciar el crecimiento de la ciudad a su alrededor (zona conocida como «Ensanche»).

El 30 de diciembre de ese mismo año de 1902, se constituyó la Sociedad Taurina Extremeña, cediendo los terrenos, entonces arrendados para sembrar cebada, don Fidel Macías. Se inician los trabajos tomando mediciones de la plaza de Peñarroya (Córdoba) y la Plaza Vieja de Badajoz (hoy desaparecida), para evaluar costes del proyecto. Paralelamente se explanan los terrenos apareciendo un depósito de excepcionales esculturas romanas ligadas, muy probablemente, a un edificio de culto mitraico. Estas esculturas (entre otras, representaciones de Aion Cronos, Mercurio o el propio río Anas) fueron recuperadas por José Ramón Mélida e ingresadas en el entonces Museo Arqueológico de Mérida, constituyendo uno de los conjuntos más destacados de los talleres de marmorarii y sculptoresemeritenses.

Las obras de la plaza se paralizan en 1903, cuando estaba casi rematada la primera planta del edificio. No será hasta 1912 cuando una renovada Sociedad Taurina Extremeña, S.A., presidida por don Juan Macías Rodríguez, y de la que fueron accionistas un gran número de emeritenses, reinicia la obra que será rematada en 1914, teniendo lugar el festejo inaugural el 5 de julio de ese mismo año.

Este impulso final vino motivado, en buena medida, por tres razones: tener a la cabeza de la municipalidad a don Pedro María Plano, uno de los mejores alcaldes de la ciudad en su historia; haberse concluido las excavaciones de algunos edificios de época romana, especialmente el Teatro y el Anfiteatro, y ser la década que media entre 1910 y 1920 un momento álgido de la Fiesta, conocido como Edad de Oro del Toreo (fruto de la pugna entre dos toreros singulares, Joselito y Belmonte). Los emeritenses no querían perder la oportunidad de convertirse en anfitriones de estos dos colosos del toreo, si bien el cartel de la corrida inaugural estuvo compuesto por Tomás Alarcón «Mazzantinito», el magistral torero azteca Rodolfo Gaona y Franciso Posada, un torero de efímera existencia pero que se significó por su valentía y acierto con la espada. En la reseña de su inauguración en la revista taurina Sol y Sombra, firmada por M. Asins, describe la plaza como «capaz para 12.000 almas, está dotada de corrales, cuadras, hermosos chiqueros, una preciosa capilla y una enfermería montada con arreglo a los últimos adelantos de la cirugía».

La plaza fue clasificada desde su inauguración de segunda categoría, rango que ostentaban entonces los cosos de Algeciras, Aranjuez, Cartagena, Gijón, Jerez de la Frontera, Linares y El Puerto de Santa María. Este detalle viene a destacar la importancia dada a esta plaza por la que han pasado las más importantes figuras del toreo de a pie o a caballo y, cómo no, los mejores hierros de la ganadería brava nacional.

Para el diseño de la plaza, la Taurina Extremeña buscó un profesional de prestigio, el arquitecto municipal de Badajoz (también lo fue provincial por algunos años) Ventura Vaca, cuya obra se inserta en las corrientes propias de la época, desde el modernismo hasta el eclecticismo (es obra suya el edificio de las Tres Campanas de Badajoz, que podríamos definir de estilo Francés Segundo Imperio; no obstante, en su interior desarrolla una notable arquitectura de hierro). Vaca, aunque en lo formal se mantenga acorde a la tradición, será en los detalles decorativos donde experimente novedades de un modernismo que llega a Extremadura de forma tardía.

Toda la provincia está tachonada por edificios diseñados por él. De entre sus obras, cabe destacar la remodelación del Palacio de la Diputación Provincial, en colaboración con su colega Tomás Brioso; la construcción del Casino de Badajoz, junto a otro aventajado arquitecto local, Morales Hernández; el pedestal de la escultura en honor a Moreno Nieto, también en Badajoz; la casa del Marqués de Solanda de Zafra; el Mercado de Abastos de Calatrava; el Grupo Escolar Trajano de Mérida; el Palacio de Justicia, la Cárcel y la Casa Hospital de la Caridad de Almendralejo, y la casa de Doña Mariana en Llerena (hoy habilitada como Hospedería).



La plaza de toros de Mérida responde al modelo monumental, con fachada en la que dominan las masas de pilastras de sustentación, los vanos de las puertas y ventanas en arcos de medio punto de la primera planta y los arcos tripartitos de los dos cuerpos superiores, que pretenden ajimeces y alfices. Los tonos almagra y albero y el encalado en blanco, que siempre ha lucido la fachada, recrea el modelo cromático de las dovelas de edificios califales. Por supuesto, destaca la portada principal tripartita (coincidente en el interior con la presidencia), que mira a la avenida en la que se prolonga la calle Oviedo (antigua carretera de Don Álvaro), uno de los accesos principales a la ciudad. Presenta ventanales semicirculares y adintelados, y está rematada por merlones y almenas.

Todo el conjunto externo responde a referencias estéticas del mundo árabe (neomudejarismo o alhambrismo), expresión hispana de un romanticismo vernáculo que Ventura Vaca adopta en esta obra, renunciando a los cánones clasicistas de la ilustración. Tiene su modelo último en la desaparecida plaza de la Carretera de Aragón (1874), obra de Emilio Rodríguez Ayuso y Lorenzo Álvarez. No obstante, es muy semejante tipológicamente a las plazas del Puerto de Santa María, de Jerez de la Frontera y, sobre todo, al coso de laMalagueta, en Málaga.

En lo estructural, la plaza es exenta y circular, siendo todos sus muros de carga de fábrica, mientras que sus localidades están hechas en obra fija de mampostería y ladrillo; si bien, éstas fueron originalmente de madera hasta 1941. Los muros de corrales y patio de cuadrillas son de fábrica y tapial, en tanto que arcos y solería son de ladrillo macizo.

La plaza consta en el exterior de tres pisos, como ya se dijo, que se corresponden en el interior con el tendido y dos gradas cubiertas. La grada superior está reforzada por columnas de fundición. La cubierta superior de esta grada queda hoy deformada al perder sus originales soportes de forja y la techumbre en una desafortunada reforma llevada a cabo en 1962/1963, lo que le da al interior un falso aspecto de obra inacabada.

Fuente:  Wikipedia / Alfonso Santiago 6TOROS6

A Pablo le costó tres años triunfar numéricamente en Mérida (Badajoz) y salir por la Puerta Grande de su plaza. En las dos primeras ocasiones, dejó muestras de su categoría, pero a pesar de que siempre obtuvo trofeos, no fueron suficientes para que lo alzaran en hombros.

La primera fue el 5 de septiembre de 1997 con novillos de José Luís Marca y en un cartel de seis rejoneadores que fueron Joao Moura, Luís Domecq, Antonio Domecq, Paco Ojeda y Andy Cartagena. Pablo fue premiado con una oreja.

Volvió un año después, el 3 de septiembre de 1998, ahora en un cartel de cuatro rejoneadores y también obtuvo una oreja, en esta ocasión en collera con Andy Cartagena y con un novillo también de José Luís Marca. Completaron el cartel de esa tarde, Fermín Bohórquez y Paco Ojeda.

A la tercera fue la vencida, el 5 de septiembre de 2001, y por fin en un cartel compuesto por una terna, Joao Moura, Fermín Bohórquez y Pablo Hermoso de Mendoza; el navarro consiguió salir a hombros de Mérida obteniendo una oreja de cada uno de los toros de Francisco Galache que lidió.

Tardaría siete años en volver a la plaza de toros de Mérida y lo hizo el 29 de agosto de 2.008, ante una corrida de Luís Terrón que a última hora sustituyó a la anunciada de Sánchez Cobaleda. Pablo en esta tarde concedió la alternativa al rejoneador local Juan Carlos Jiménez, actuando de testigo Joao Moura Jr. Dos orejas en su primero montando a CHICUELITO, SILVETI, FUSILERO y un joven PIRATA y una oreja en el cuarto ahora sobre CURRO, CHENEL, ICARO y NATIVO fueron el bagaje final de su segunda salida a hombros.

Imágenes relacionadas

Después de ocho años de su última presentación en la ciudad romana, Pablo Hermoso de Mendoza volvía a hacer un paseíllo en ella, en esta ocasión en una corrida nocturna y con el que dicen es el mejor cartel de rejones que se puede dar en la actualidad, aunque para gustos los colores. Una tarde más Pablo volvió a enfrentarse a un lote infumable y de nulas posibilidades antes el que solo pudo poner voluntad y trabajo, pero nada de lucimiento y todo ello en una pésima iluminación porque más de la mitad de los focos se apagaron en el primer toro de Pablo y la luz ya no regresó.

Como decimos, continúa el jinete navarro con esa negativa racha en cuanto a los toros que le toca lidiar y así el primero de su lote fue un toro parado hasta la saciedad y que parecía tener problemas de visión en algún momento, aunque lo que más tenía era ausencia de ganas de embestir. Una carrerita tras NAPOLEON y ya se quedó estático hasta recibir el rejón de castigo que le provocó lo suficiente para otra carrerita. BERLIN fue el que por momentos pareció sacarlo de esa sosería y consiguió encelarlo en la cola y llevarlo de costado, para meterse por los adentros y provocar la primera gran ovación de la tarde.

Para más inri, cuando Pablo se fue a por BELUGA, la luz de la plaza se apagó en parte, quedando iluminada a menos de un cincuenta por ciento. A media luz continuó la labor el de Estella, ahora sobre BELUGA que echó toda la carne al manso y a puro de arrimarse consiguió dar lustre a su labor. Ceñido en banderillas y ajustando los terrenos con el pecho el caballo estuvo brillante. La gran sorpresa la puso en el último tercio un MANILE cada día más cuajado y más compenetrado con su jinete y con el que colocaría tres banderillas cortas con muy poca colaboración por parte del astado. Después de realizar un desplante del teléfono, Pablo entró a matar, aferrándose al rejón de muerte para meterlo hasta la bola y obtener una oreja muy trabajada

El cuarto fue un zambombo que dejó muy buenas sensaciones de salida cuando galopó con alegría a la grupa de ALQUIMISTA. Pablo decidió no castigarlo mucho para mantener esa movilidad, pero el exceso de kilos de este Fabulosito hizo su labor y el astado se agarró al piso en cuando DISPARATE apareció en el ruedo y se negó a cualquier tipo de disputa. DISPARATE y DONATELLI lo intentaron de todas las formas posibles en una noche que se iba poniendo muy cuesta arriba para Hermoso.

PIRATA trató de poner algo en el tercio final que solo fue voluntad. Para matar el toro se enculó en tablas y Pablo ni siquiera pudo intentar entrar con el rejón una tercera vez, bajándose a descabellar con el toro todavía entero. Hubo suerte y acertó a l primer golpe de descabello, escuchando al final una fuerte ovación mientras que el astado era arrastrado en medio de una sonora pitada.

CULTORO (www.cultoro.com). Por Santiago Román



Ventura y Leonardo triunfan a oscuras

Cortaron tres orejas entre las constantes idas y venidas de luz artificial que pusieron en serio riesgo la lidia; Hermoso paseó también un apéndice



Se veían las caras por fin y en el ecuador de la temporada Pablo Hermoso de Mendoza y Diego Ventura esta noche en la apertura de la Feria de Mérida. Lo hacían de forma nocturna, con un encierro de Luis Terrón como materia prima ganadera y con un rejoneador en la cúspide como Leonardo Hernández como compañero de cartel.

Con un solo rejón le cambió el tercio Pablo Hermoso al primero para conservarle el fuelle, y sacó a Berlín de inmediato para hacer que rompiese la faena. Le llegó mucho a la cara siempre, sobresalió en el toreo de costado y dejó patente su personalidad en el ruedo. Incluso cuando se apagaron casi todas las luces del ruedo continuó toreando el navarro como si nada ocurriese. Con tres cortas culminó el carruse, junto al desplante del teléfono, antes de dejar un rejonazo trasero que bastó para despenar al animal. Paseó una oreja.

.............

 Un serio toro de 645 kilos fue el que hizo cuarto, al que le dejó Hermoso un rejón arriba. Muy serio, efectivo y elegante se mostró el navarro con Disparate, a pesar del poco fondo que mostraba el animal, al que le pesaron mucho los kilos. Ante el poco recorrido del animal sacó Pablo a Donatelli para que le llegase mucho a la cara, enfrontilado siempre. Fue la seguridad de Pirata la que eligió Hermoso para las cortas y para pinchar la faena, por lo que saludó una ovación.

 ..........

 FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de Mérida. Primera de Feria. Corrida de rejones nocturna. Tres cuartos de entrada.

Seis toros de Luis Terrón.

Pablo Hermoso de Mendoza, oreja y ovación.

........

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx



TOURO E OURO (www.touroeouro.com). Por Solange Pinto



Ventura e Leonardo a ombros, Pablo corta uma orelha



Mérida recebeu esta sexta-feira uma importante corrida de rejoneo, onde actuaram Pablo Hermoso de Mendoza, Diego Ventura e Leonardo Hernández...

Voltaram a juntar-se num mesmo elenco, os dois toureiros a cavalo mais importantes do momento. Pablo Hermoso de Mendoza e Diego Ventura actuaram hoje à tarde em Mérida, numa corrida de touros deslucida por culpa do desaire ganadeiro. Sem força, sem transmissão e sem emoção, os toiros de D. Luís Terrón condicionaram em muito o resultado do festejo, sendo que o mais veterano dos rejoneadores, Pablo Hermoso de Mendoza, sorteou o pior lote.

Pablo cortou uma orelha ao primeiro exemplar do seu lote, brilhando sobretudo aos 'lomos' de Berlín, tendo que cuidar muito da investida do seu oponente para que a mesma não se esgotasse prontamente. Matou de estocada inteira, tendo o público reconhecido o seu importante labor. O segundo, o mais pesado Terrón da impressionante tarde de calor, também não deu tréguas, complicando a vida ao ginete, que embora tendo sacado o Disparate na tentativa de brilhar na brega a duas pistas, não deu frutos dado o facto do toiro não perseguir a montada. Seguidamente e já com o Donatelli, pôs a pitada de alegria que a sua 'faena' necessitava. O rojão de morte terlhe-à roubado o troféu eminente.

.........

Sidebar


Galería fotográfica