UN TORERO A CABALLO

UNICO

Cartel
Estadistícas en esta plaza
FESTEJOS
18
TOROS LIDIADOS
36
TROFEOS
24 orejas y 3 rabos
PUERTAS GRANDES
10

 

La edificación de esta plaza de toros sobrepasaba lo imaginable, sobre todo al haber surgido mitad en el aire y mitad de unas profundas excavaciones, veinte metros bajo el nivel del suelo. En 1939, el Lic. Neguib Simón Jalife tuvo en mente la idea de crear la “Ciudad de los Deportes” desarrollo que contaría con albercas, frontones, arenas de boxeo y lucha, cines, restaurantes, boliches, etc...

Poco a poco, D. Neguib adquirió una gran porción del terreno pertenecientes al antiguo rancho San Carlos, cercanos a la antigua hacienda de San José, la cual llegaba hasta la ahora colonia San José Insurgentes, por lo que fue el cine Manacar, y posteriormente, hasta 1939, a la fábrica de ladrillos “La Guadalupana”, en las ahora colonias Noche Buena y Ciudad de los Deportes, vecinas de la Nápoles, Mixcoac, San Pedro de los Pinos y Del Valle.

Gran parte del suelo adquirido sería fraccionado para construir casas y edificios, mientras la parte de las ladrilleras, con sus grandes hoyos, sería para formar la “Ciudad de los Deportes”, la cual tendría como límites: Holbein al sur, la actual avenida Patriotismo al poniente, San Antonio al norte e Insurgentes y Pennsylvania al oriente. Además, en los planos iniciales estaban previstos varios estacionamientos para que las personas pudieran llegar sin problema alguno en automóvil. Pero con el paso del tiempo, todos desaparecieron y las dos monumentales construcciones de hormigón (la Plaza México y el Estadio Olímpico) se vieron asfixiadas por los edificios y las casas habitación surgidas alrededor de ellas.

El domingo 12 de Octubre de 1941, el semanario taurino “El Redondel” publicó una entrevista con D. Emilio Azcárraga Vidaurreta, quien tanto éxito tenía con su radiodifusora “X.E.W.”, en la que decía se había puesto en contacto con D. Neguib Simón para buscar un lugar para construir un parque de Beisbol y éste le había mostrado los terrenos que poseía por la avenida de los Insurgentes, más allá del puente de la colonia del Valle, conocido como “Puente Escandón”, y en los cuales pensaba construir, entre otras muchas cosas, una nueva plaza de toros monumental que vendría a sustituir la vieja de “El Toreo” de la Condesa, estrenada en 1907 y nunca terminada.

El domingo 4 de Enero de 1942 se hiso pública la convocatoria en la que se invita a los arquitectos a que envíen proyectos para una nueva plaza de toros, en Insurgentes. -Dicha plaza será grandiosa, con cupo para más de 35,000 espectadores, y dotada con todo el confort y todas las comodidades posibles. Queremos que sea la mejor del mundo. Además, construiremos en “La Ciudad de los Deportes, S.A.”, un gran campo de futbol, capaz de contener cincuenta mil personas y, quizá, otro de Beisbol- se informó.
En el mes de Mayo de 1942, las fotografías de los cinco anteproyectos triunfadores fueron publicadas en el semanario taurino “Arena”, dirigido por el Dr. Alfonso Gaona, y en “El Redondel” del domingo 31 de Mayo de 1942, se indicaba, los premios serían entregados a la brevedad posible y firmaban el acta: Emilio Azcárraga, Amado Simón y Anacarsis H. Peralta.

El 28 de Abril de 1944 el Lic. Javier Rojo Gómez, Regente de la Ciudad de México en aquella época, colocó la primera piedra de la “Ciudad de los Deportes”, según un proyecto del Ing. Modesto C. Rolland que debía contar con un frontón para Jai-alai con cupo para siete mil espectadores; una arena para boxeo y lucha libre para catorce mil; un campo de futbol para sesenta mil; una plaza de toros para cuarenta y cinco mil, así como frontones al aire libre, cuarenta mesas de tenis, una alberca olímpica y otra de gran tamaño con playa artificial y oleaje provocado por un complicado mecanismo; restaurantes, cines y amplios lugares para estacionar más de dos mil automóviles.

Don Neguib Simón Empezó por hacer la plaza y el estadio y ya no llevó a la realización el resto del proyecto porque desgraciadamente perdió toda su fortuna en la inversión de los primeros inmuebles. No tenia socios, fue un hombre emprendedor y valiente que se lanzó solo a su aventura y tuvo que vender incluso su fábrica de focos "Solar" y la de navajas "Ala", entre otros negocios. Era un prospero industrial que quedó en la ruina por la realización de un sueño.

La plaza es una colosal obra monolítica de concreto premezclado. Las estatuas que adornan y rodean a la misma, son diseño del valenciano Alfredo Just. Abrir la plaza "México" no fue tarea sencilla, después de hacer una prueba de resistencia con sacos de arena en Enero de 1946, la monumental plaza pudo al fin estrenarse, como es bien sabido, el martes 5 de Febrero de 1946 con Luis Castro "El Soldado", Manuel Rodríguez "Manolete" y Luis Procuna en el cartel. Los toros fueron de San Mateo.

Después de dar 40 novilladas en 1946 con fuertes pérdidas D. Neguib Simón, así como sus hermanos, estuvieron tan agobiados con las deudas existentes que tuvieron que vender en Noviembre de ese mismo año, 1946, toda la “Ciudad de los Deportes, S.A.”, con la Monumental Plaza México incluida, al capitalista español D. Moisés Cosío, quien la conservó hasta su muerte en septiembre de 1983, Pasó entonces, a ser propiedad de sus dos hijos: D. Moisés y D. Antonio Cosío Ariño; pero al morir el primero en 1997, la Monumental Plaza México es desde entonces, hasta la fecha (2007), del segundo de ellos.

Aunque en México existen plazas más longevas que la “Monumental Plaza México”, ninguna de ellas reúne su historia, sus nombres y sus triunfos. Además que la “México” es la más grande y cómoda del mundo.



FUENTE: lamexico.com


El coloso español tuvo su esperado debut en México, el 14 de noviembre de 1999, cuando compartió cartel con Jorge Gutiérrez y Manolo Mejías, lidiando el navarro dos toros de Manolo Martínez, al segundo de los cuales cortó las dos orejas, saliendo por primera vez a hombros, en el festejo que además suponía también su debut en tierras mexicanas. Si bien no todo fueron alegrías en esta tarde, porque CAGANCHO resultó corneado en el primer toro de la tarde, lo que lo tuvo apartado de los ruedos unos quince días.

Ya con CAGANCHO repuesto, Pablo volvió a la México, el 5 de diciembre de 1999, donde la empresa había preparado para Pablo dos toros de nuevo de Manolo Martínez, pero esta vez muy justos de presentación y junto a Alfredo Lomelí y Rafael Ortega, que lidiaron toros de La Misión. Cuando apareció en el ruedo el primer "novillete" de Martínez, el público comenzó a molestarse y el ambiente se puso en contra, principalmente del navarro, que mucho tuvo que poner de su parte para que dicho ambiente se volviese a favor, consiguiéndolo hasta el punto que al primero casi le corta una oreja, el juez no consideró la petición mayoritaria, y al segundo sí se la cortó, dejando muestra, sobre todo de profesionalidad.

Así llegamos a la histórica fecha de 5 de febrero de 2000, fecha del Aniversario y una de las tres fechas importantes del Calendario Taurino Mundial. Ya la semana anterior fue movida, porque Pablo exigía dos toros grandes, con trapío, no quería que ocurriese lo mismo que en la anterior corrida del mes de diciembre, y la Empresa se mantenía en que lidiase lo que había o que no actuaba. Así Pablo estuvo fuera del cartel durante toda la semana y fue el mismo viernes, justo el día anterior de la corrida, cuando la Empresa aceptó los dos toros presentados por Pablo y este volvía a la México acorde a su categoría. Así el cartel quedaba compuesto por Pablo Hermoso de Mendoza, Jorge Gutiérrez, Enrique Ponce e Ignacio Garibay, que tomaba la alternativa, con toros de Teófilo Gómez para la lidia ordinaria y uno de Lebrija, muy complicado, pero muy bien presentado, y otro de Javier Garfías, bueno, además de excelente presentación, al que Pablo, cortaría las dos orejas y el rabo tras una emocionante lidia, dando la vuelta al ruedo en olor de multitud junto a sus caballos CAGANCHO y CHICUELO. Tras esta vuelta al ruedo, el torero valenciano Enrique Ponce, lanzó su montera a los pies de Pablo cuando este se retiraba al burladero, en un gesto de admiración, por el espectáculo que había brindado. La salida a hombros por los túneles del coso de Insurgentes, es de las que no se olvidan en la vida. Las fotografías presentadas corresponden precisamente a esta fecha; en la primera de ellas se observa a CAGANCHO templando de costado al de Garfías, y en la segunda la clamorosa vuelta al ruedo del estelles acompañado de sus corceles.

Tras una temporada de injustificada ausencia de los carteles de la Temporada Grande, regresó Hermoso de Mendoza al embudo de Insurgentes y volvió a inaugurar temporada el 28 de octubre de 2001 con un toro de Vistahermosa y otro de Bernaldo de Quirós, obteniendo dos orejas de su primero y saludando en el tercio en el segundo. Fue la tercera salida a hombros de Pablo del coso mexicano, en una tarde que compartió cartel con Eloy Cavazos y Leopoldo Casasola, que confirmaba alternativa y en la que montó a LABRIT, TABASCO, CAGANCHO, CHICUELO, DANUBIO, ALBAICIN y MARIACHI.

Los mismos caballos, con la única ausencia de CAGANCHO, sustituido por FUSILERO, fueron los que actuaron en el festejo celebrado el 9 de diciembre de 2001 y que tampoco estuvo exenta de polémica. Esta fecha, Pablo la tenía apalabrada desde antes de comenzar la temporada Grande con el empresario Rafael Herrerías, pero una maniobra a última hora de un torero español, que se encaprichó de esta fecha, estuvo a punto de dar al traste con la intervención del navarro, quien se mantuvo siempre firme y al final consiguió actuar junto a Fermín Spínola, que confirmó alternativa, Juan Serrano "Finito de Córdoba" y Jerónimo. Los toros lidiados por Pablo fueron de Vistahermosa y Fernando de la Mora y en esta ocasión los trofeos fueron una oreja y ovación.

Pablo Hermoso de Mendoza también inauguró la Temporada Grande del 2002, el día 3 de noviembre de ese año, junto a los matadores Manuel Mejía y Fernando Ochoa, lidiando toros de Javier Garfias. Esta fue la tarde más gris de Hermoso de Mendoza en la México, en la que tampoco los toros colaboraron nada con EBANO, MONTERREY, FUSILERO, CHICUELO, DANUBIO (imagen derecha), CAMPO GRANDE, MARIACHI y MAZANTINI y fue la única tarde en toda esa temporada mexicana en la que lidiando dos toros, Pablo no ha obtenido ningún trofeo.


Proseguimos este recuento haciendo alusión a otro día especial, el 15 de diciembre de 2002, fecha que ha quedado grabada para la posteridad por ser la de la despedida definitiva del mejor caballo que ha pisado la arena de una plaza de toros: CAGANCHO; quien esa tarde en perfecta simbiosis con su jinete, se sublimó para brindar una de la tardes más emotivas de las que se tenga memoria, dejando muy en claro que se encontraba en plenitud de facultades, regando el albero de Insurgentes con su incomparable calidad. Pablo se llevó las dos orejas del toro de la despedida del cuatralbo, saliendo ambos, en un eco que aún se recuerda, por la Puerta Grande de la plaza, cabalgando por los tuneles de acceso hasta la calle misma entre el delirio total de la afición. Una tarde imborrable en la memoria de quienes tuvieron al oportunidad de verla. El navarro compartió cartel ese día con Oscar San Román y Fermín Spínola, lidiándose toros de Vistahermosa y uno de De Santiago que fue precisamente el de la despedida. Con su primero Hermoso de Mendoza fue ovacionado y estuvieron en el ruedo ayudándole aparte del cuatralbo MONTERREY, ALBAICIN, DANUBIO, MARIACHI y RONCAL .

Para el 2003 también estaba contemplado que el jinete estellés abriese la Temporada, pero el percance de Juriquilla impidió que Pablo hiciese el paseíllo inaugural, posponiéndose su presentación hasta el 14 de diciembre, en un cartel integrado además por el diestro español Javier Conde y los mexicanos José María Luévano y Jerónimo ante toros de Bernaldo de Quiros. El navarro resultó a la postre el triunfador de este largo festejo, cortando dos orejas de su segundo, estando de por medio una gran actuación de CHICUELO; saliendo a hombros nuevamente ante una arrolladora muestra de cariño popular. Actuaron también esa tarde FUSILERO, GAYARRE, FOSFORO, LABRIT, CHACAL y NATIVO.

El 5 de febrero de 2004, en la fecha postinera del Aniversario, tuvo lugar la siguiente actuación del centauro español en la monumental capitalina. El cartel lo completaban los diestros Eulalio López "Zotoluco, Enrique Ponce y Rafael Ortega; lidiándose astados de Bernaldo de Quiros para rejones y de Julio Delgado para la lidia ordinaria. En esta ocasión Hermoso de Mendoza no pudo tocar pelo, a pesar de esforzarse ante los dos bureles poco colaboradores que le correspondieron, estando también de por medio los fallos a la hora de entrar a matar. El balance fue de silencio en su primero y una fuerte ovación en su segundo, habiéndo tenido llamado FUSILERO, LABRIT, FOSFORO, SAMURAI (en ese entonces conocido como MUDEJAR), CHICUELO, NATIVO y CERVANTES.

La Temporada Grande 2004-2005 de la Monumental capitalina también fue abierta por el esteta navarro, quien el 7 de noviembre apareció haciendo el paseíllo por el albero de la México. Para esta ocasión el cartel lo completaban los toreros mexicanos Alfredo Ríos "El Conde" y Marcial Herce, ante bureles de Reyes Huerta para el caballero en plaza y Vistahermosa para los de a pie. El navarro vivió una tarde de contrastes ya que por una parte provocó una gran entrada y se hizo con la primera oreja de la temporada, y en lo negativo su caballo CERVANTES se llevó una cornada, circunstancia que definitivamente influyó para que Pablo no pudiese culminar con acierto otra buena faena, la cual seguramente le hubiera deparado una oreja más y con ello la Puerta Grande de la plaza más grande del mundo.

Su siguiente actuación en este impresionante escenario fue el 29 de enero de 2006, fecha que pasó a la historia de los anales del toreo puesto que Hermoso de Mendoza obtuvo su segundo rabo en esta plaza, después de haber cuajado a placer en una emocionante faena al toro SANTORINI de la ganadería de Montecristo. Tarde que también se recuerda por el episodio del famoso toro PAJARITO, cuyo vuelo a las barreras dio la vuelta al mundo informativo.Para esa extraordinaria lidia el navarro utilizó a VILLA, CHENEL, FUSILERO y DOMINGUIN, que en su conjunto obraron una sinfonía de toreo a caballo. CURRO, LABRIT, SILVETI, CHICUELO y PASAFOME fueron los encargados de atender al que abrió plaza, en una faena de buena manufactura pero que no fue rubircada con el rejón de muerte. Manolo Arruza y Xavier Ocampo completaron esa fecha el cartel, en donde también se lidiaron astados de Cuatro Caminos y de Fernando de la Mora.

A pesar de este inobjetable triunfo del navarro tuvieron que pasar tres años para que volviese a pisar el albero del embudo de Insurgentes. Así ante una gran expectación y la mejor entrada de la temporada Pablo tuvo un regreso soñado pues después de ser fuertemente ovacionado, en su segundo bordó majestuosamente el toreo para obtener su tercer rabo en esta plaza, imponiendo una marca que será muy difícil de superar. ESTELLA, CHENEL, ICARO, PIRATA, DALI, SILVETI y FUSILERO protagonizaron en conjunto una gran actuación, en una tarde en la que su jinete alternó con Jerónimo y Octavio García "El Payo" en la lidia de astados de Los Encinos.

Para el año siguiente, 21 de febrero de 2010, Pablo repetiría fórmula de gran entrada y nuevo triunfo, en esta ocasión alternando con los diestros mexicanos Uriel Moreno "El Zapata" y Mario aguilar, en la lidia de astados de Rancho Seco. Tras pinhar una buena faena al que abrió plaza, Pablo se creció en su segundo al que le realizó una emocionante lidia para terminar cortándole las dos orejas que le abrieron de nuevo la Puerta Grande del coso de Insurgentes. ESTELLA, SILVETI, CAVIAR, PIRATA, DALI, CHENEL e ICARO llevaron el protagonismo de esa tarde.

Y de igual manera el 20 de febrero de 2011, otro entradón en el embudo de Insurgentes para presenciar la actuación del genio del toreo a caballo estellés, acompañado en esta ocasión por Rodolfo Rodríguez "El Pana" y Pepe López, en la lidia de astados de Los Encinos para el montado y de Malpaso para las infanterías. Pablo tuvo una entgregada actuación, haciendo una faena suave y templada a su primero, misma que extrañamente no tuvo premios, mientras que la segunda, de entrega y garra, se malogró con el rejón de muerte. Siendo fuertemente ovacionado en ambas ocasiones. CURRO, CHENEL, ICARO, PIRATA, SARAMAGO, MANOLETE y PATA NEGRA rayaron a gran nivel y fueron los elementos claves para que su jinete mantuviera esa comunión con la afición capitalina.

Distinta historia vivió Pablo en el 2012, el 12 de febrero, cuando sí que pudo descorrer el cerrojo de la Puerta Grande del embudo de insurgentes, desorejando al segundo de su lote, habiendo perdido cuando menos un trofeo en el que abrió plaza al no estar fino con el acero de muerte, empleando en esta ocasión los siguientes caballos: ESTELLA, VAN GOGH, ICARO, PIRATA, ESTELLA, CHENEL y DALI. Ante otra muy buena entrada el genio estellés lidió astados de Los Encinos, mientras que sus alternantes, Fermín Spínola y José Mauricio, despacharon astados de La Soledad.

Y para el 2013 otro triunfo de Puerta Grande, con una multitudinaria salida en hombros fue lo que cosechó el genio estellés, que ante otro entradón de por medio realizó una espléndida faena al que abrió plaza, un emotivo y bravo burel que fue aprovechado a placer por el jinete en plaza para mandarlo sin oreejas al rastro. Con su segundo volvió a realizar una exhibición magistral de toreo a caballo, perdiendo los trofeos al tocar la médula del toro con el rejón de muerte, teniendo silencio al retirarse al callejón. CHURUMAY, MANOLETE, VIRIATO, PIRATA, NAPOLEON, DISPARATE y DALI fueron los protagonistas equinos de la tarde, en que se lidiaron astados de Los Encinos, como parte de un cartel integrado también por los diestros Fermín Spínola, Alejandro Talavante y Víctor Mora.

Para este 2014 la empresa de la México contrató a Pablo para actuar en el festejo más importante de su serial taruino: la corrida del aniversario, en la tradicional fecha del 5 de febrero. Así, con el boletajoe de tendidos agotado, la noche de ese miércoles hizo el paseíllo Pablo, acompañado por los diestros mexicanos Joselito Adame y Octavio García "El Payo", para enfrentar a un encierro de berrendos procedentes del campo ganadero de Fernando de la Mora. Todo estaba listo para protagonizar una noche de toros inolvidable pero el pe´simo juego que dieron los bureles impidió cualquier posibilidad de triunfo, dejando Pablo pasajes muy lucidos y meritorios, sin poder redondear una faena como hubiera querido. CHURUMAY, DISPARATE, VIRIATO, PIRATA, NAPOLEON y HABANERO lo intentaron todo ante el poco colaborador lote que enfrentó su jinete.

FECHA 23 de Febrero de 2014
LUGAR Plaza de toros México, México D. F.
ENTRADA Tres cuartos
TOROS
RESEÑA Pablo Hermoso de Mendoza (oreja y silencio)
Fermín Spínola (oreja y silencio)
Arturo Macías “El Cejas” (ovación tras aviso y silencio)
Fermín Rivera (silencio y silencio)
CABALLOS UTILIZADOS Primer toro de la Ganadería de Julio Delgado, número 212, 479 kilos, de nombre Chileno: De salida CHURUMAY (1 rejón de castigo); en banderillas CHENEL (2 banderillas) y VIRIATO (2 banderillas); y para el último tercio PIRATA (tres cortas y un rejón de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Julio Delgado, número 226, 498 kilos, de nombre Grinch: De salida CHURUMAY (1 rejón de castigo); en banderillas DISPARATE (2 banderillas) y HABANERO (2 banderillas); y para el último tercio PIRATA (dos cortas, un par a dos manos y dos rejones de muerte y dos descabellos).
OTROS CABALLOS DESPLAZADOS MANOLETE, DALI, NAPOLEON y VINOSO

Cierre de la Temporada Grande 2013-2014 en la Plaza más grande del mundo, la plaza México que volvía a encartelar para esta fecha al rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza, ahora acompañado de tres figuras del toreo a pie mexicanas. Por si quedaba alguna duda, Pablo volvió a marcar la diferencia, provocando la tercera mejor entrada de la temporada en una fecha que hasta hace unos años, cuando no actuaba él, era una de las peores de la temporada. Solamente la corrida de inauguración y la del aniversario del 5 de febrero, en la que también toreo Hermoso, superaron en número de aficionados a la presente

Apostó Pablo en esta ocasión por la ganadería de Julio Delgado y ya con su primero acertó de pleno, porque a pesar de su poca fuerza, el navarro le hizo una lidia muy mexicana, muy suave y despaciosa y consiguió momentos de enorme plasticidad y toreo caro. Con suavidad comenzó toreando con la cola de CHURUMAY a un toro que se venía, pero que luego se salía sueldo del redoble. Dándole la querencia le colocó un rejón de castigo y lo midió muy poquito para dejarlo lo más entero posible para banderillas. CHENEL se reencontró tras un año de ausencia con el público capitalino y fueron un cúmulo de “olés” los que el caballo arrancó en cada evolución. Su primera acción fue colocar una banderilla de poder a poder, llegando muy encima para salir de la suerte con el toro prendado en la cola y llevándolo de costado. Terminó por rematar la carrera con una pasada por los adentros bajo el “olé” de los tendidos. En las siguientes carreras, muy templadas para que el toro no se desengañara, CHENEL se atrevió a realizar la hermosina, muy del gusto del público y también celebradas con continuos “olés” a  cada golpe de grupa. Toreó mucho con pecho dando varias pasadas sin clavar, pasándose al toro por el pecho, siempre aguantando al toro para aprovechar esa suavidad en la embestida.

Pero si lío fuerte fue lo de CHENEL, lo que vendría con VIRIATO ya fue el no va más de la cercanía, del riesgo y de la emoción con un toro metido en el arco que hacía el caballo con su cuerpo y que por momentos parecían un solo físico. Momentos eternos de toreo en redondo con la plaza entregada y con un toro que embestía con ganas a un caballo que le daba la medida justa para que acudiera. El toro lo dio todo ante VIRIATO y este aprovechó toda esa entrega haciendo que tanto él mismo, como su oponente, brillaran a gran altura. El adjetivo suave, también lo podemos utilizar para definir la rueda de cortas con PIRATA y es que entre una y otra, Pablo dejaba tomar aire al toro, no lo atacaba, sino que se mostraba en cada embroque y que remató, ahora sí con un frenético y largo desplante sobre el testuz del toro. Agarró el rejón de muerte y midiendo el galope y el embroque se fue al toro de adentro a fuera, también muy despacio y acertó con un rejonazo en todo el hoyo de la agujas que hizo doblar al toro sin puntilla ante la presencia del rejoneador navarro acariciándole el testuz. Pañuelos en los tendidos y fuerte petición del doble trofeo, que la presidencia no atendió y lo dejó en una oreja que el navarro paseó por el ruedo acompañado del típico sombrero mexicano.

También su segundo toro tuvo nobleza y embistió con codicia, pero duró poco. Apenas el tercio de salida y la primera parte de las banderillas con DISPARATE. Luego se vino abajo y aquí vino la maestría del jinete para arrancarle una faena que era de dos orejas y que una vez más se esfumó con el tercio final. Comenzó la faena brindando la misma a su hijo Guillermo, presente en el callejón de la Plaza y repitiendo con CHURUMAY, con quien atemperó las primeras y bravas acometidas del castaño con giros primero toreando con la cola y después de la colocación del rejón de castigo, le tocó a la bandera. Lo dejó muy crudo para DISPARATE con quien arrancaría nuevamente los “olés” más sentidos de la tarde. Cada cambio de sentido del galope era un único y sonoro jaleo por parte del público. DISPARATE se pudo gustar porque el toro tenía buen son y buen ritmo en la embestida y obedecía a los continuos toques. Dos banderillas iluminaron un tercio seguido por el tendido con mucha atención y con un inusitado respeto.

Pero la sorpresa de la noche la pondría una vez más HABANERO con su actuación. Comenzó con una banderilla cuadrando en el centro del ruedo para salir de la suerte con una pirueta ajustada y nuevos “olés”. Tras esta circunstancia, fue cuando el toro ya se vino abajo y apenas embistió, pero aquí surgió HABANERO en estado pletórico y fue él quien casi embistió al toro. Se le metió en sus terrenos para la banderilla, le consintió hasta la saciedad para las piruetas, que realizó en varias ocasiones e incluso cuando se paró ya definitivo, HABANERO siguió haciendo piruetas en la misma cara, a toro parado, como una ruleta, hasta que el toro no tuvo otra que salir tras él embistiendo. Fue una nueva sorpresa de esas que todavía nos depara el rejoneador estellés y que lo hace todavía mucho más grande en su leyenda. Continuó la faena marcada por el empeño de Hermoso que ahora con PIRATA puso dos banderillas cortas en la puerta de chiqueros a un toro que venía al pecho de PIRATA y que no dejaba fácil la ejecución de las suertes. Remató el tercio con un muy buen par a dos manos, colocado suavemente en lo alto del morrillo. La primera actuación había sido de dos orejas, y esta segunda, sin ninguna duda también, pero el toro no ayudó nada en la suerte final, sino que más bien la complicó al no embestir al estribo y el jinete pinchó y se cerró una puerta grande que por méritos propios debería haber abierto.


COBERTURA DE PRENSA