UN TORERO A CABALLO

UNICO

Cartel
Estadistícas en esta plaza
FESTEJOS
9
TOROS LIDIADOS
17
TROFEOS
17 orejas y 1 rabo
PUERTAS GRANDES
5

 

MEJANES en realidad no es un municipio, ni una localidad. Se trata más de un centro turístico o de divertimento, muy cerca de la localidad de Saintes Marie de la Mer, en plena Camarga francesa y dentro del cual existe una plaza de toros de apariencia desmontable, pero que se encuentra fija y cimentada al suelo.

Tiene aforo de aproximadamente tres mil quinientas personas y el festejo más importante que se celebra en él, en la popular corrida de el Rejón de Oro, en la que a mitades del mes de julio, compiten por el los rejoneadores actuantes en ese festejo.




FUENTE:
pablohermoso.net


La primera vez que Pablo Hermoso de Mendoza actuó en la Plaza de Toros de Mejanes fue 16 de julio de 1995, compitiendo por el Rejón de Oro con Javier Buendía, Gerard Pellen, Joao Ventura, Antonio Correas y María Sara, obteniendo una oreja ante una res de Martín Arranz. GIRALDA y CAGANCHO fueron algunos de los caballos utilizados en esa actuación.

Si en aquella ocasión estuvo a punto de obtener el trofeo, tuvo que ser siete años después. En su segunda intervención en dicho evento, cuando tras cortar tres orejas de toros de Luis Terrón, fue reconocido con el Rejón de Oro, por encima de sus compañeros de cartel, Leonardo Hernández y Alvaro Montes. Fue una gran tarde del estellés y de sus caballos RONCAL, MONTERREY, FUSILERO, DANUBIO, ALBAICIN y MARIACHI (en la imagen).

La tercera actuación de Pablo en Mejanes, la cual tuvo lugar el 13 de julio de 2003, comenzó con anécdota: Pablo estaba anunciado junto a Joao Cerejo, María Sara, Patricia Pellen, Rui Fernández y Sergio Galán. De primeras María Sara se cayó del cartel y fue sustituida por la también francesa Julia Calviere. Por otra parte el camión de Sergio Galán sufría una avería, y sus caballos no podían acudir a la cita. Ante la imposibilidad de buscar otro rejoneador, la empresa propone a Pablo lidiar, además de su toro, otro en sexto lugar de la corrida, dado que se trataba del torero con más cartel de los actuantes. Pablo acepta y lidia dos mansos de Pasanha, a los que tenemos que añadir, que estuvo fatal con los rejones de muerte en ambos toros. Cosa poco habitual en el estellés, fue silenciado en ambos toros. Los caballos esa tarde fueron MISTRAL, GAYARRE, NATIVO, CHACAL, LABRIT, CAMPOGRANDE, CHICUELO y CERVANTES.

Pero el 17 de julio de 2005 la historia fue muy diferente ya que ante un lleno histórico para este festejo el jinete navarro obtuvo su segundo Rejón de Oro desorejando por partida doble a su lote, procedente de las dehesas de Mercedes Pérez Tabernero. Fermín Bohórquez y Andy Cartagena integraron el cartel junto al torero de estella, que para esta ocasión empleó a: EXCALIBUR, SILVETI, LABRIT, NATIVO, CURRO, CHENEL y CAMPOGRANDE.


Para el 2007, el 15 de julio, el estellés regresó a Mejanes alternando con Maria Sara y Leonardo Hernández en la lidia de bureles de Antonio Pérez. En esta oportunidad cuajó otra tarde completa desorejando a su primero y sumando un sudado apéndice más en su segundo. CHABOLA, CHENEL, SARMATA, LAGARTIJO, RONDEÑO, FUSILERO y PRINCIPE tuvieron llamado a escena esa tarde en el ruedo camargués.

Y de nuevo tras la acostumbrada pausa de un año de por medio Pablo regresó a este escenario galo el 12 de julio de 2009, alternando con los rejoneadores lusos Joao Salgueiro y Manuel Lupi, en la ldiia de astados de Mercedes Pérez Tabernero. En esta oportunidad Hermoso de Mendoza volvió a hacerse con el codiciado Rejón de oro al obtener los máximos trofeos de su segundo, mientras que en su primero se retiró entre silencio al callejón. DALI, CHENEL, ICARO, PIRATA, ESTELLA, SILVETI y CAVIAR conformaron la escuadra equina que el torero a caballo de Estella empleó en esta ocasión.

Dos años más, 2011, 16 de julio, Hermoso de Mendoza hizo de nuevo el paseíllo en el albero galo, alternando con Ginés Cartagena, Sergio Galán y Diego Ventura, en la lidia de bureles de Soto de la Fuente. En un festejo en el que se le rindió homenaje a los "Jinetes del Apocalipsis", Pablo tuvo una notable actuación para desorejar a su primero y sumar un apéndice más en su segundo, logrando una nueva Puerta Grande en este escenario francés. CURRO, CHENEL, ICARO, PIRATA, GARIBALDI, SILVETI y MANOLETE conformaron la cuadra utilizada por el genio de Estella para este compromiso.

No hubo pausa en el 2012 y así Pablo apareció acartelado el 21 de julio, al lado de Diego Ventura y Leonardo Hernández, en la lidia de bureles de Luis Terrón. El navarro estrenó todos sus ímpetus de triunfo ante su primero que fue un manso de solemnidad, dándolo todo en su segundo, al que lamentablemente pinchó y con ello se esfumaron los trofeos. GARIBALDI, MANOLETE, VIRIATO, PIRATA, DISPARATE y CHENEL tuvieorn su aporte de esfuerzo esa tarde.

FECHA 19 de Julio de 2014
LUGAR Plaza de toros de Mejanes, Bouches du Rhone, Francia
ENTRADA Lleno
TOROS
RESEÑA Ginés Cartagena, que tomó la alternativa (ovación y silencio)
Pablo Hermoso de Mendoza (ovación y oreja)
Rui Fernándes (oreja y dos orejas)
CABALLOS UTILIZADOS Primer toro de la Ganadería de Fermín Bohórquez, número 19; De salida NAPOLEON (1 rejón de castigo); en banderillas DISPARATE (2 banderillas) y BELUGA (2 banderilla); y para el último tercio PIRATA (tres cortas y dos rejones de muerte tras pinchazo).

Segundo toro de la Ganadería de Fermín Bohórquez, número 88; De salida CHURUMAY (1 rejón de castigo); en banderillas DISPARATE (2 banderillas) y HABANERO (3 banderillas); y para el último tercio PIRATA (dos cortas, un par de cortas a dos manos y tres rejones de muerte y pinchazo).
OTROS CABALLOS DESPLAZADOS BACO, JANUCA, DALI y DUENDE

El homenaje que la casa Paul Ricard había programado para Pablo Hermoso de Mendoza con motivo de sus 25 años de alternativa, finalizaba el sábado con la tradicional corrida del Centauro de Oro con un cartel en el que figuraban además del estellés, el portugués Rui Fernándes, ganador de la edición Centauro de Oro el año pasado y el joven Ginés Cartagena que tomaba la alternativa.

Antes del paseíllo se rindió un homenaje al estellés por parte del público que lo recibió en solitario y con el tendido puesto en pie, para a continuación aparecer en el ruedo dos de sus caballos “insignia”: CAGANCHO y CHICUELO, llevados del ramal por los hijos mayores de Pablo, Paula y Guillermo. Los veteranos hermanos llenaron de emoción y sentimiento el ruedo de Mejanes y sobre todo de recuerdos y de enorme satisfacción por verlos en tan buena forma cuando ya rozan la treintena de años.

Tras la alternativa de Ginés, Pablo recibió a su primero, un toro bonito de hechuras, quizás hasta demasiado bonito para que fuese bueno. Y así sucedió, porque Pablo tuvo que trabajar mucho desde el inicio para meterlo en vereda y solo lo conseguía a ratos. De salida salió abanto y sin fijeza en NAPOLEON, pero este mostró que ya es un maestro toreando con la cola y pronto se fue a los terrenos donde estaba el toro y comenzó a torearlo en redondo, a arrancar los primeros olés con unos doblones que terminaban con el caballo parado. Un rejón de castigo en el que el toro vino con muy poca fijeza dieron paso a que Pablo torease con la bandera simulando la suerte. Parecía que el toro se había templado para DISPARATE pero tras unos momentos de tanteo y de colocación Hermoso colocó la primera banderilla reuniéndose perfectamente con el toro. Ante esta banderilla, el toro pareció endemoniarse y salió tras el caballo como un poseso. DISPARATE poniendo todo de su parte conseguía llevarlo pegado a la cola, en un galope de costado llenó de violencia, pero a la vez de mucha transmisión para los tendidos. Cuando sintió que el toro doblaba, Pablo se metió por los adentros y remató en la salida con una pirueta. Faena fura para DISPARATE, pero que nunca volvió al cara a pesar de las dificultades.

Continuó todo por el mismo rasero, con una segunda banderilla al sesgo y tras la cual, comenzó a hacer la hermosina, pero tras los primeros cambios el toro sacó nuevamente sus embestidas a contratiempo y no dejó que ni caballo ni torero se lucieran. Además después de esto, el toro ya se rajó y se paró totalmente. Con BALUGA colocó dos muy buenas banderillas y a la faena volvió a tomar algo de vuelo, pero haciendo todo el caballo, porque el toro ya no quería embestir y solo defendía su territorio. Después de cada suerte el astado volvió a los terrenos de tablas y el castaño tiraba de él para sacarlo siguiera hasta los tercios donde poder torearlo. PIRATA aprovechando los terrenos hasta por donde no los había dejó un ramillete de tres banderillas cortas antes de descolgarse el jinete son la suerte del teléfono y de sacar al toro a  los medios para allí entrar con el rejón de muerte, pinchando en dos ocasiones.

Su segundo toro también salió manseando y barbeando las tablas, pero Pablo esperó paciente en los medios montado en CHURUMAY. Cuando el toro ya pareció centrarse aunque sin prestar atención al caballo, el estellés de cruzó en su camino y con la grupa poderosa de CHURUMAY, -junto con NAPOLEON la mejor pareja lidiadora que hay en la actualidad en el toreo-, comenzó a meter el toro en faena, a girar en redondo y a hacer que el toro se rebosara por encima de la grupa enredando los pitones en la cola. Fueron momentos mágicos de toreo suave y preámbulo de un cortejo que culminó con un rejón de castigo en todo lo alto. La bandera sustituyó a la cola como herramienta lidiadora para terminar de atemperar al toro. Pablo debía a los aficionados camargueses una “hermosina” y por eso volvió a repetir a DISPARATE. Pero nuevamente el caballo encontró un toro que tras la banderilla se volvió hostil y violento y nuevamente tuvo que poner lo mejor de si para domeñarlo. Tras unas primeras carreras emocionantes, pero violentas, DISPARATE consiguió templar ese galope y adaptarlo a sus cambios de grupa que hicieron que los tendidos comenzaran a volverse locos con las evoluciones de jinete y montura. Eran largas las galopadas con un toro entregado, pero muy exigente y que no permitía el menor descuido.

Después de dos banderillas, Hermoso abrazado al cuello de DISPARATE acompañó a este en la ovación que el público le tributó y cambió a la cabalgadura por HABANERO, caballo veterano, pero nuevo por estas latitudes y que terminó por volver la plaza en un manicomio. Primero por la forma de acometer la suerte, de atacar en la banderilla, pausadamente para cuartear en el mismo pitón y permitir que su jinete clave en lo alto. Pero la locura viene con las piruetas, puro homenaje a caballos destacados en esta suerte como “CHICUELO” o “FUSILERO” y que enlaza en series de dos y tres, todas en la misma cara y todas arrancando exclamaciones en los tendidos. Se veía a un Pablo feliz, entregado a un público feliz y viendo como el jinete más que parecer que cumplía veinticinco años de alternativa, parecía que los cumplía de edad. Ágil y fibroso se descolgaba sobre la cornamenta del Bohórquez montando a un entregado PIRATA, caballo que se expresa en cada reunión y que había bordado el toreo con las dos banderillas cortas que había colocado anteriormente. No terminaba la fiesta, porque PIRATA todavía tenía arrestos para llegar con la boca suelta y colocar al toro en el estribo para que Hermoso dejase un par a dos manos de cortas de muchos quilates. Como decimos faena grande para finalizar un fin de semana grande y que había que rematar a la perfección y por eso Pablo colocó al toro en los medios para que muriese donde mueren los grandes. Y el rabo estaba en juego, los máximos trofeos se palpaban….pero el toro vino demasiado fuerte las dos primeras veces y Pablo se mostró impreciso, como lo haría otra vez más, antes de enterrar el rejón de forma efectiva. Fueron cuatro los intentos y a pesar del desencanto y sobre todo de la decepción del jinete, el público pidió con fuerza una más que merecida oreja que la presidencia concedería y que podemos decir nadie en el coso la protestó, a pesar de los fallos a espadas. Esto nos da la medida del valor que había tenido todo lo realizado por Hermoso y sobre todo el valor de que los aficionados lo valorasen a pesar del tercio final.

Al final el Centauro de Oro fue para el triunfador numérico de la corrida, el portugués Rui Fernándes, pero el mejor toreo a caballo de la tarde y por mucho, fue de Pablo Hermoso de Mendoza. La diferencia: el rejón de muerte. 

COBERTURA DE PRENSA