UN TORERO A CABALLO

UNICO

Cartel
Estadistícas en esta plaza
FESTEJOS
3
TOROS LIDIADOS
6
TROFEOS
8 orejas y 0 rabos
PUERTAS GRANDES
3

 

La Villa salmantina de Ledesma cuenta con una de las tradiciones taurinas más asoleradas de toda España. En torno a la festividad del Corpus se organizan capeas, encierros y sus famosos “espantos”. En su pequeña y antigua plaza de toros, de tercera categoría, generalmente se llevan a cabo dos festejos por año, en el fin e inicio de semana posterior al jueves de Corpus. Las más recientes ediciones han constado de una novillada que antecede a  una corrida con las figuras del momento al día siguiente, con lo que se cierra formalmente la fiesta.







FUENTE: pablohermoso.net


Pablo Hermoso de Mendoza hizo su debut en esta localidad salmantina el 15 de junio de 2009, formando parte de un cártel mixto al lado de los diestros Domingo López Chávez y Miguel Angel Perera, en la lidia de astados de los heredros de Angel Sánchez para rejones y de El Vellosino para los de a pie. El jinete navrro tuvo una presentación exitosa al cortar una oreja de su primero, desorejando posteriormente al segundo de su lote, para con estos trofeos abrir la Puerta Grande, en una tarde en la que empleó como cuadra titular a: ESTELLA, SILVETI, ESPARTANO, PIRATA, CURRO, CHENEL y CAVIAR.

Tras tres temporadas de ausencia el jinete navarro regresó a Ledesma el 3 de junio de 2013, ahora como parte de un festejo de rejones en el que alternó con Diego Ventura y Manuel Manzanares, en la lidia de bureles de San Mateo y Carmen Lorenzo. Ante un gran ambiente y los tendidos llenos el caballista estellés ofreció una notable actuación que solo fue empañada por lel protagonismo del palco, que le negó la segunda oreja en su primera actuación y racaneó la segunda en su segundo,  mientras que no dudó a la hora de desenfundar el pañuelo en otras ocasiones con menos méritos. NAPOLEON, DISPARATE, ICARO, PIRATA, CHURUMAY, VAN GOGH y MANOLETE fueron los caballos que vieron esa acción esa tarde.

FECHA 22 de JUnio de 2014
LUGAR Plaza de toros de Ledesma, Salamanca, España
ENTRADA Casi lleno
TOROS
RESEÑA Pablo Hermoso de Mendoza (dos orejas y ovación)
Domingo López Chaves (oreja y oreja)
Javier Castaño (ovación y dos orejas)
CABALLOS UTILIZADOS Primer toro de la Ganadería de Herederos de Ángel Sánchez y Sánchez, número 43, 460 Kg, de nombre Gabioto; De salida NAPOLEON (2 rejones de castigo); en banderillas DISPARATE (3 banderillas) y BACO (2 banderillas); y para el último tercio PIRATA (dos cortas y un rejón de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Herederos de Ángel Sánchez y Sánchez, número 46, 490 Kg, de nombre Sereno; De salida CHURUMAY (2 rejones de castigo); en banderillas DUENDE (2 banderillas) y DALI (2 banderillas); y para el último tercio PIRATA (dos cortas, un par de cortas a dos manos y dos rejones de muerte y pinchazo).
OTROS CABALLOS DESPLAZADOS BELUGA y VIRIATO

Tercera actuación de Pablo Hermoso de Mendoza en la plaza de toros de Ledesma en estas sus fiestas del Corpus y tercera puerta grande para el jinete de Estella, que ya cimentó su salida en volandas en el primer toro de la tarde.

Un astado bravo y exigente con el que los caballos de Hermoso de Mendoza siempre estuvieron a su altura y al máximo grado de lo exigía el astado. Tras un primer intento fallido con NAPOLEON y ante un toro que no venía fácil por la fuerza con la que acometía la reunión, Pablo colocó dos rejones de castigo, templando los primeros envites del murubeño con la cola y con la bandera. El astado llegaba al caballo con alegría y buen son y eso hacía más notable la actuación del equino. Esa bravura y movilidad fue el detonante para una nueva exhibición de DISPARATE. Al principio le costó acoplarse, pero tras unos instantes y unas carreras de contacto el caballo comenzó con su amplio repertorio a absorber esa bravura que el astado tenía y que el caballo la transformaba en estampas toreras. Los embroques eran ajustados y emotivos, así como la “hermosina” los galopes de costado. Pero donde levantó al público de sus asientos fue cuando lo ligo de costado, lo llevó como un cuarto de plaza hasta la puerta de chiqueros, allí se metió por los adentros a modo de trincherazo y a la salida le pegó una pirueta en la misma cara del toro. Fueron una serie de suertes continuadas que sorprendieron y agradaron al tendido y que estuvieron todas ellas llenas de verdad y cercanía.

Después de colocar tres banderillas, Pablo dio entrada a una de las novedades de este año y que debutaba aquí en Europa: BACO. Un caballo tordo, menudo y un tanto arabizado, que sorprendió saliendo al ruedo y enfrentándose al toro colocándose a escasos metros de distancia del mismo y provocando su embestida con la mirada. Unos segundos interminables hasta que el toro se arrancó y BACO le hizo un quiebro majestuoso, dejándoselo llegar hasta los mismos pechos y levantando la ovación más fuerte de toda la lidia. Colocaría una segunda banderilla, de semejante precisión y parecida justeza, esta vez en los medios y se despidió lidiando al toro de costado. Un nuevo descubrimiento en este baúl de sorpresas que es la cuadra de Hermoso de Mendoza. Para cerrar, un habitual como PIRATA, con el que colocó dos banderillas cortas a un toro que todavía tenía gas para embestir y que iba llegando una tras otra, todas en lo alto del morrillo. Antes del rejón de muerte, desplantes del teléfono con el toro echando la cara arriba y todavía sacando casta como a la hora de afrontar su muerte, donde embistió con igual codicia y Hermoso enterró el rejón en todo lo alto y hasta la misma empuñadura y así obtener el doble trofeo con el que se iniciaba la tarde.

El único borrón que tuvo el navarro en el cuarto de la tarde fue con el rejón de muerte porque los dos pinchazos previos al estoconazo final dejaron el resultado en una ovación que por méritos adquiridos y por el juego del toro se quedó un tanto insulsa. Como decimos, el toro tuvo mucha calidad y nobleza, además de movilidad, que quedó patente sobre todo en el tercio de salida, donde a CHURUMAY le costaba despegarse del toro, si bien éste se dejaba templar y llevar por los diferentes terrenos. Esa templanza alcanzó los momentos más álgidos con DUENDE, que llevó al toro pegado milimétricamente a su cola en un largo galope de costad y pudo lucir en los embroques con vistosas preparaciones, tanto en tierra a tierra como con el balanceo.

La vibración y la chispa la pondría DALI con las piruetas y con su forma de citar al toro con esa especie de posada en la que utiliza su cuerpo a manera de muleta o de capote. PIRATA ajustó más todavía las dos banderillas cortas que colocó, metiendo el hocico entre los pitones y se superó en el par a dos manos de cortas, cuajado en el mismo estribo y saliendo del mismo toreando caballo y jinete en una estampa triunfadora. Los desajustes vinieron con la hoja de peral y los trofeos se esfumaron, pero no el derecho de la puerta grande, adquirido en el toro que abrió plaza.






COBERTURA DE PRENSA