UN TORERO A CABALLO

UNICO

Cartel
Estadistícas en esta plaza
FESTEJOS
10
TOROS LIDIADOS
19
TROFEOS
22 orejas y 5 rabos
PUERTAS GRANDES
9

 

La Plaza de toros Vicente Segura es la plaza de toros más importante del estado de Hidalgo, México. Localizada en la ciudad de Pachuca de Soto, tiene capacidad para 10.000 asistentes.[

Se señala la existencia de un coso a un costado desde antes de que se construyera el Reloj de Pachuca; otra, detrás de lo que hoy es la Basílica Menor de La Virgen de Guadalupe, antes La Villita.[2] Antes de 1978, año de inauguración, el inmueble que hacía las veces de plaza de toros lo era el Lienzo Charro "Nicolás Romero", que fuera derrumbado para dar lugar a una tienda; con "tendidos" improvisados, provenientes de las tribunas del Estadio Revolución Mexicana.[2] La plaza fue inaugurada el 11 de noviembre de 1978, el nombre impuesto, correctamente, en honor a una figura histórica revolucionaria y torera: Vicente Segura.[2] El domingo 16 de noviembre de 2008, se conmemorarón 30 años de su edificación.


FUENTE: Wikipedia

 


Pablo debutó en este coso el 14 de enero de 2000, en un Festival Benéfico, con un frío polar y con un auténtico cartelazo: Pablo Hermoso de Mendoza, Eloy Cavazos, Pedro Moya "Niño de la Capea", Miguel Espinosa "Armillita", Jorge Gutiérrez y Julián López "El Juli". Pablo obtuvo dos orejas del toro que lidió de la Ganadería "La Guadalupana".

Ese día Pablo deseaba vestir a la usanza charra, y el añorado matador Joselito Huerta, se ofreció a prestarle un traje de charro para la ocasión, pero por motivos de tráfico, el traje no pudo llegar a la hora para que Pablo actuase vestido de charro como era su deseo. Por este motivo en su siguiente presentación en Pachuca, el 11 de noviembre de 2000, Pablo tenía claro que su vestimenta ese día sería la de charro, primero porque creía tener una deuda con el público hidalguense y segundo porque en esos días se celebraba en la Villa Charra de la ciudad, apenas a 200 metros de distancia de la Plaza de Toros, el Campeonato Nacional de Charrería.

Por todo ello, vestido de charro, inició el paseíllo por delante de Carlos García Mendes (que tomó la alternativa), Eloy Cavazos y Jorge Gutiérrez, lidiando un primer toro de Javier Garfias, con el que escuchó palmas y un segundo, extraordinario, de Fernando de la Mora, al que cortó dos orejas y rabo, dando la vuelta al ruedo junto al ganadero de Tequisquiapan y abandonando posteriormente el coso en hombros por la Puerta Grande.

Otro rabo volvió a cortar en su tercera comparecencia, el 20 de enero de 2001, en un festejo triunfal, junto a Eulalio López "Zotoluco", Rafael Ortega y Julian López "El Juli", y pese a que los toros de San Martín no estuvieron a la altura del rejoneador, como incluso reconoció el propio ganadero, Pablo puso todo de su parte y tras ser silenciado en su primero, cortó dos orejas y rabo a su segundo toro y volvió a abandonar el coso Vicente Segura, en hombros.

Y aunque no obtuvo rabo en su cuarta tarde en Pachuca, sí que consiguió cuatro orejas antes dos toros de La Estancia en la tarde del 1 de diciembre de 2001 y compartiendo cartel con José Miguel Fernández y los matadores Eloy Cavazos y Eulalio López "El Zotoluco".

El 6 de octubre de 2002 tuvo lugar la siguiente comparecencia de Pablo en la arena de la bella airosa. Así, ante un lleno histórico hacían el paseíllo además de Pablo, Miguel Urquiza. Jorge Gutiérrez y Guillermo González "Chilolo"; enfrentando toros de Golondrinas para el navarro y de Chucho Cabrera para las infanterias. En esta ocasión el estellés se destapó con dos completas faenas que enloquecieron al público hidalguense, obteniendo por ellas la más alta cosecha de trofeos en la Vicente Segura: dos orejas de su primero y dos orejas y rabo de su segundo. EBANO, LABRIT, ZALACAIN, MARIACHI, RONCAL, ALBAICIN y CHICUELO fueron los protagonistas para este gran triunfo de su jinete.

Tuvieron que transcurrir cinco largos años para que Pablo volviese a la capital hidalguense, lo cual ocurrió el 28 de octubre de 2007, integrando otro cartelazo de lujo al lado de Eloy Cavazos, Eulalio López "Zotoluco" y Rafael ortega, en la lidia de astados de Fernando de la Mora. El navarro superó la adversidad de enfrentar primero a un astado que aparentemente se había lesionado al salir al ruedo, pero que solo estaba acalambrado, como se pudo corroborar en el desarrollo de la feana, si bien el público no le tomó en cuenta el esfuerzo al de Estella. Esta circunstancia acicatéo a Pablo que en su segundo se sacó la espina al aprovechar a placer a un gran toro, muy encastado, al que lidió magistralmente junto con CURRO, CHENEL, FUSILERO y ORO VIEJO, para terminar cortándole el rabo, en una faena de gran dimensión. Ese día también actuaron ESTELLA y SILVETI en el que abrió plaza.

La siguiente actuación del genio estellés en el escenario hidalguense tuvo lugar el 7 de febrero de 2009, alternando con Eulalio López "Zotoluco" e Ignacio Garibay, en la lidia de astados de Bernaldo de Quirós. La espada de cruceta malogró una buena faena del navarro al que abrió plaza, pero se superaría con su segundo, al que le hizo fiesta completa para desorejarlo y mantener su record perfecto de Puertas Grandes en esta plaza. DALI, TIZIANO, FUSILERO, PIRATA, SILVETI y ESPARTANO vieron acción esa tarde en la bella airosa.

Dos años después, el 6 de febrero de 2011 regresó el torero a caballo navarro a la capital hidalguense, haciendo ahora el paseíllo al lado de los diestros Rafael Ortega y Pablo Samperio, en la lidia de ejemplares de Montecristo para las infanterias y de Bernaldo de Quirós para el de a caballo, que nuevamente tuvo una tarde triunfal y aunque salió en hombros con dos orejas en la bosla, lo cierto es que perdió igaul número de trofeos en su primero al pinchar antes de sepultar medio rejón de muerte. Para esta tarde su equipo equino estuvo conformado por CURRO, CHENEL, ICARO, SARAMAGO, GALLITO, SILVETI y PATA NEGRA.

La siguiente comparecencia de Pablo en este escenario hidalguense tuvo un matiz muy especial ya que constituyó el festejo número 2000 para el torero estellés, por lo cual el 14 de abril de 2013 la Vicente Segura lució sus mejores galas, un gran lleno y un emotivo e imponente homenaje que se organizó para festejar la efémeride. La tarde fue de Pablo en todos sentidos ya que además se llevó el triunfo del festejo al obtener los máximos trofeos de su segundo, siendo ovacionado su esfuerzo en el que abrió plaza. NAPOLEON, GURU, DALI, PIRATA, CHURUMAY, MANOLETE y HABANERO vieron acción esa tarde en la que su jinete alternó con Fermín Spínola y Joselito Adame, en la lidia da astados de Los Encinos.

FECHA 19 de Abril de 2014
LUGAR Plaza de toros Vicente Segura, Pachuca, Hidalgo, México
ENTRADA Dos tercios
TOROS
RESEÑA Antonio Lomelín (vuelta al ruedo tras petición y silencio)
Pablo Hermoso de Mendoza (silencio y ovación tras petición y bronca al palco)
Uriel Moreno “El Zapata” (silencio y silencio).
CABALLOS UTILIZADOS Primer toro de la Ganadería de Fernando de la Mora, número 41, de nombre Marqués, 500 kilos de peso. De salida PALOMO (3 rejones de castigo); en banderillas CHENEL (3 banderillas) y DUENDE (3 banderillas); y para el último tercio BOTERO (3 cortas y un rejón de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Fernando de la Mora, número 40, de nombre Ponciano, 510 kilos de peso. De salida CHURUMAY (2 rejones de castigo); en banderillas DALI (2 banderillas) y HABANERO (2 banderillas); y para el último tercio MACHETE (3 cortas, una rosa y un rejón de muerte tras pinchazo).
OTROS CABALLOS DESPLAZADOS ESTUDIANTE

Tras un breve paréntesis retomó Pablo Hermoso de Mendoza su periplo mexicano, tomando parte en el festejo con el que se celebró el 35 aniversario del coso “Vicente Segura”, en la ciudad de Pachuca, Hidalgo.

Se trató de un festejo con los actuantes vestidos a la usanza charra, al cual se la ha venido denominando “corrida ponciana”, en honor precisamente del célebre charro y rejoneador mexicano Ponciano Díaz. Además al término del paseíllo se brindó un minuto de aplausos en memoria del escritor colombiano, Premio Nobel de Literatura, Gabriel García Márquez, recientemente fallecido y quien en repetidas ocasiones mostró su afición por la fiesta brava.

En el apartado netamente taurino Pablo se vio impedido de tocar pelo, en gran parte debido a la inexplicable actitud del palco, que desoyó una petición abrumadoramente mayoritaria para que se le concediera la oreja al jinete navarro en su segundo, llevándose la autoridad una bronca monumental y el protagonismo negativo de la tarde. En este toro el público pudo disfrutar de un poco común mano a mano durante el tercio de banderillas en el que rivalizaron los dos máximos exponentes de piruetas en la cuadra del estellés: DALI y HABANERO. Primero el árabe, con un toro que se venía con mayor fuerza y prontitud, impactó con sus temerarios cites, reuniéndose con clasicismo y rematando con su particular estilo de girar. Le siguió el veterano bayo, que no quiso dejarse ganar la pelea y brindó una actuación inspirada y de gran conexión al tendido, atracándose de toro en cada embroque e hilvanando esas series de giros que hicieron estallar de emoción los tendidos. La labor la había iniciado un solvente y sobrado CHURUMAY, galopando con majeza y metiendo al toro en vereda, y la culminó MACHETE, pisándole mucho los terrenos a un burel ya aplomado, luciendo en las cortas, en una rosa y en un rejonazo, al segundo intento, que en cualquier otro coso hubiese dejado una oreja en manos de Pablo, pero aquí ya contamos lo que pasó.

Con su primero Hermoso de Mendoza desarrolló una labor muy bien hilvanada y que comenzó con PALOMO templando las primeras acometidas del astado, que embestía  pero sin entregarse. Le templó muy bien el tordo por detrás y se superó así mismo a la hora de consumar las reuniones y quebrantarlo. Después Pablo dio entrada a CHENEL que realizó una auténtica demostración de poder torero. El toro no se entregaba y mostraba complicaciones en cada acción, aún con ello el castaño se adueñó de la situación, toreando con el pecho, antes de colocar las banderillas, aderezadas con el recital de galope de costado, con el toro pegado a la cola a la mínima distancia, rematando el caballo con cambios por los adentros que le resultaron de pintura taurina. Dominador y a gusto se vio a este gran corcel que dejó su lugar para que DUENDE trajera al escenario su balanceo en el cite y su forma tan espectacular de batir y cargar la suerte, dejando dos banderillas de gran exposición y que mantuvieron el nivel de la faena. Luego llegaría BOTERO (nombre definitivo para MAYORAL) que marcó perfectamente distancias y ritmo en la rueda de cortas, con mucha expresión y permitiendo a Pablo cerrar la lidia con desplantes del teléfono antes de sepultar el rejón de muerte hasta la empuñadura, con el único óbice de que la colocación del mismo provocó derrame, circunstancia que incidió en el ánimo del público para silenciar una labor que pudo ser para más.

COBERTURA DE PRENSA