UN TORERO A CABALLO

UNICO

Cartel
Estadistícas en esta plaza
FESTEJOS
5
TOROS LIDIADOS
10
TROFEOS
11 orejas y 0 rabos
PUERTAS GRANDES
4

 

Esta plaza cuenta con nueve barreras numeradas (sombra y sol) para 2,600 personas Pasillo de dos metros de ancho por dos de altura, que dividen las barreras y los tendidos generales, tiene dieciséis gradas generales (sombra y sol) para 9,066 personas que dan un total de 11,666 espectadores perfectamente sentados. Contiene además 55 palcos altos de arquería 16 pasillos para las localidades. El ruedo mide 40 metros de diámetro y el callejón dos metros de ancho. Tiene dos palcos en cada lado de toriles, uno para ganaderos, otro para transmisiones, cuatro más saliendo al ruedo por puerta de caballos y arrastre al lado izquierdo, uno para el servicio médico de plaza, otro para Autoridades e invitados, otro para la empresa y uno más para La H. Autoridad que presidirá la corrida, a la altura del tendido general de sombra.

Puerta de cuadrillas, caballos-arrastre y toriles. Cuenta con oficinas para la Empresa, capilla, enfermería, corrales para las reses que se lidian, toriles para ocho toros, corral para caballos de la pica y bodega de usos múltiples.

En su exterior tres puertas de acceso a las localidades generales de sol y tres para sombra y dos para numerados. Además puertas para servicios, corraletas, toriles, Etc. Y un reloj y que da servicio al interior y a al exterior.

Esta plaza esta hecha con cantera rosa, material característico del Estado, que le da una majestuosa presencia, que es la admiración de los visitantes y orgullo de los zacatecanos, lo que la hace única en el País.

Fue inaugurada el 5 de septiembre de 1976 por las autoridades de ese momento y el cartel inaugural lo integraron Manolo Martínez, Antonio Lomelí y Manolo Arruza lidiando toros de la prestigiada ganadería zacatecana de Torrecilla.


FUENTE: elcoliseo.com.mx


El rejoneador de Estella hizo su debut en Zacatecas el 30 de enero del año 2000, con toros Santa Fé del Campo y junto a Fermín Espinosa "Armillita" e Ignacio Garibay, obteniendo un rotundo éxito al desorejar por partida doble a sus dos enemigos.

La segunda ocasión fue en la denominada Corrida de Navidad, el 17 de diciembre del mismo año 2000, ahora con toros Malpaso y junto a Eulalio López "El Zotoluco" y Ignacio Garibay. Montando a QUECHUA, LABRIT, DANUBIO, CHICUELO, VITI y BORBA consiguió ser ovacionado en su primero y obtuvo las dos orejas en el que lidió en cuarto lugar. Al toro al que Pablo cortó las orejas, fue finiquitado con DANUBIO cosa poco habitual, pero en esa tarde, Pablo después de colocar banderillas con el tordo, continuó con las banderillas cortas y el rejón de muerte sin cambiar de caballo y lo cierto es que no le fue mal. Las imágenes presentadas corresponden precisamente a este festejo.

Transcurrirían dos años para que el genio estellés regresase a esta bella ciudad colonial, el 14 de diciembre de 2002, alternando ahora con la caballista Paty Gómez y los diestros Oscar San Román y Leopoldo Casasola, en la lidia de astados de Jesús Cabrera. Hermoso de Mendoza se convirtió en el triunfador de dicha tarde al desorejar al segundo de su lote, escuchando palmas en reconocimiento a la labor con su primero. EBANO, FUSILERO, DANUBIO, MARIACHI, RONACAL y CHICUELO vieron acción esa fría tarde en el coso Monumental.

Posteriormente tendrían que transcurri casi 10 largos años para que Pablo volviese a torear en esta bella ciudad colonial, lo cual tuvo lugar el 25 de marzo de 2012, ante una tremenda expectación que se reflejó en el gran lleno que ofreció la Monumental, alternando con Rafael Ortega y Arturo Macías "El Cejas", en la lidia de astados de Los Encinos para la lidia a caballo y de Marrón, De Santiago y Puerta Grande para la lidia a pie. Con un apoyo incondicional del público Pablo salió a corresponder el cariño con su entrega en el ruedo y habiendo tenido leve petición en su primero, a su segundo le realizó una sensacional faena que fue premiada con las dos orejas, para mantener así su recórd perfecto de Puertas Grandes en esta plaza. Factor decisivo para ello fue la labor de ESTELLA, VAN GOGH, ICARO, PIRATA, GARIBALDI, VIRIATO Y DALI.

FECHA 16 de Febrero de 2014
LUGAR Plaza de toros Monumental de Zacatecas, Zacatecas, México
ENTRADA Media plaza
TOROS
RESEÑA

Pablo Hermoso de Mendoza (oreja y palmas)
Fernando Ochoa (silencio y dos orejas)
Fermín Spínola (ovación y oreja)

CABALLOS UTILIZADOS Primer toro de la Ganadería de Fernando de la Mora, número 64, de nombre Peñita, 524 kilos de peso. De salida CHURUMAY (2 rejones de castigo); en banderillas DISPARATE (3 banderillas) y VIRIATO (2 banderillas); y para el último tercio PIRATA (3 cortas, 1 par de banderillas a dos manos y un rejón de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Fernando de la Mora, número 14, de nombre Don Cuco, 540 kilos de peso. De salida NAPOLEON (2 rejones de castigo); en banderillas BACO (2 banderillas) y HABANERO (2 banderillas); y para el último tercio PIRATA (3 cortas, 1 par de banderillas a dos manos y un rejón de muerte tras cuatro pinchazos).
OTROS CABALLOS DESPLAZADOS MANOLETE

Hermoso de Mendoza protagonizó en la Monumental zacatecana una tarde con dos faenas notables y de gran calado, pero en donde el rejón de muerte jugó a la contra.

En primer término Pablo enfrentó a un astado de bonitas hechuras que salió enterándose a la arena y al que CHURUMAY espero pacientemente en el centro del ruedo a que se fijara en él y en cuanto lo hizo ambos se enfrascaron en una batalla por sentar sus reales en el anillo, misma que fue ganada por el temperamental caballo al meterlo en su cola y medirlo perfectamente en los giros y en dos embroques para castigarlo con decisión. El astado tenía fondo, aunque aderezado por cierta aspereza, si bien DISPARATE ni cuenta se dio de este defecto y rápidamente lo llevaba ya de costado en ese galope de tanta transmisión y que con los cambios de grupa provocaron un enorme alboroto en el tendido. Tres banderillas, tanto en terrenos largos, como en olor a cercanías, dejó el castaño, toreando mucho en la reunión, dando el pecho y rematando lo justo para darle ligazón a una faena que había tomado ya un nivel muy alto, mismo tenor que siguió con la llegada al ruedo de VIRIATO, que en dos banderillas más mostró lo sobrado que está de valor, enseñándole  siempre la cara al toro, retándolo para hacer que le embistiera y llevarlo soberbiamente templado a describir círculos en preparación y consumación de cada palitroque. El toro estaba ya aplomado tras la intensa lucha en banderillas y así lo encontró PIRATA, que se fue a por él para tomar parte en el carrusel de cortas sin solución de continuidad, seguidas por desplantes y por un par a dos manos muy arriesgado y de total entrega. Tras semejante labor la escena estaba lista para rematarla con un rejonazo fulminante, y así fue, solo que desafortunadamente el acero de muerte debió tocar la médula del astado, por lo que una faena que seguramente era de máximos trofeos quedó reducida a un solo apéndice, pero con el reconocimiento de un público que la disfrutó de lo lindo.

El segundo toro del jinete navarro fue un burel complicado, que fue desarrollando sentido, llevando la mayor parte del tiempo la cabeza alta, buscando presa y además le pesó la más de media tonelada que llevaba encima. NAPOLEON lo fue metiendo en vereda, ejecutando con limpieza y gran técnica dos rejones de castigo, viniéndose de lejos y de frente, haciendo las cosas como mandan los cánones. BACO volvió a tener llamado y a pesar de que el astado intentaba ponerse por delante el tordo resolvió el acertijo, llevándolo siempre muy en corto y consintiéndole en los embroques. Para cuando apareció HABANERO el burel estaba ya más que orientado y el bayo se la jugó en serio para poder cuajar las banderillas, librando los tornillazos que pegaba su oponente en cuanto lo sentía a tiro, llevándose Pablo incluso un “recuerdito” en su pierna producto de esas asperezas, afortunadamente sin mayores consecuencias. A la par de ello ese peligro trajo un importante añadido de emoción y las piruetas de HABANERO fueron de lo más aplaudido del festejo. Cerró la labor PIRATA en una nueva rueda de tres cortas, otro muy meritorio par a dos manos ya que el toro solo esperaba y giraba sin dar ya un paso, esta falta de empuje fue lo que complicó sobremanera la ejecución de la suerte suprema, pinchando repetidamente Pablo antes de poder hundir el rejón y despenar al de Fernando de la Mora, escuchando finalmente palmas como reconocimiento a su labor y entrega.

COBERTURA DE PRENSA