UN TORERO A CABALLO

UNICO

Cartel
Estadistícas en esta plaza
FESTEJOS
11
TOROS LIDIADOS
21
TROFEOS
25 orejas y 1 rabo
PUERTAS GRANDES
9

 

La plaza de toros de Cuéllar tuvo su primer uso en agosto de 1.959. Fue en el año 1958, bajo la alcaldía de Felipe Suárez Muñoz, cuando se iniciaron las obras de la plaza, cuyo desarrollo en cuatro fases, se prolongó hasta 1962. Sin embargo, durante las fiestas de 1959 y aún en obras, el coso comenzó a utilizarse. La solución fue trasladar hasta allí los tradicionales tablados que se instalaban en la Plaza Mayor. El primer espectáculo fue el 30 de agosto de 1959, con una novillada de Luís Martín Tejedor para Luís Barceló y José Ruiz "Joselete".

La ciudad de Cuéllar es famosa porque en ella se celebran los que se denominan encierros más antiguos del mundo. 

Y debe ser así, porque los primeros datos escritos son de 1.215 cuando al episcopado prohibía a los clérigos entre otras cosas los "juegos de toros". Con fecha de 30 de junio de 2008 se ha recibido la concesión por parte del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio de el título de Fiesta de Interés Turístico Nacional a  la celebración de Nuestra Señora del Rosario "Los Encierros" de Cuéllar".

La plaza de toros este mismo año 2009 y coincidiendo con los cincuenta años de la misma, estrena nueva imagen. Las principales obras han sido en el acceso por la puerta principal donde se ha realizado un edificio representativo en ladrillo caravista, con una cubierta en sandwich de chapa con poliuretano a la cual se han fijado en el interior unos rastreles de madera y se han forrado con madera de iroco, se ha recogido el agua al exterior a través de unas gárgolas y se ha continuado terminando los muros que había de ladrillo hueco hasta la presidencia instalando una estructura de hierro con placas.

En la presidencia, la remodelación ha sido total, ya que se han realizado las gradas en hormigón y sobre ellas se han fijado unos asientos plegables y anatómicos con apoya brazos y protección para la intemperie. En total la tribuna cuenta ahora con 61 plazas. Sobre la presidencia se han fijado unas vigas de soporte para recubrir la cubierta al igual que el exterior con madera de iroco. Se ha cambiado la puerta y trazando de nuevo la escalera de subida.

La tercera actuación que se ha acometido en esta primera fase ha sido el recubrimiento de las gradas en el acceso por la puerta principal. Se ha impermeabilizado, se ha canalizado el agua y se ha recubierto todo con madera de iroco haciendo media luna y las paredes se han recubierto con monocapa en color albero. Se ha renovado también toda la instalación eléctrica, asi como la nueva pintura del interior del coso.

FUENTE: Alfonso Santiago (6TOROS6)


En la década de los noventa, Pablo Hermoso de Mendoza fue muy habitual en los carteles de la Feria de Cuellar, famosa por sus encierro, que dicen son los más antiguos de España.

El 29 de agosto de 1994 debutaba Pablo en esta feria junto a Joao Moura y los Hermanos Domecq. Pablo tuvo una tarde redonda y obtuvo dos orejas en solitario y otras dos en collera con Moura, todo ello ante toros de Luís Albarrán de buena condición.

Este éxito no lo pudo refrendar al año siguiente con toros de José Miguel Arroyo y ahora con Joao Moura, Ginés Cartagena y Fermín Bohórquez en el cartel. Obtuvo una oreja y dio la vuelta al ruedo en la collera con Fermín Bohórquez.

Nuevo éxito el 26 de agosto de 1996 merced a las dos orejas que cortó a un toro de Concha Navarra. En la collera con Fermín Bohórquez fueron ovaciones y completaron el cartel Luís y Antonio Domecq.

También triunfó, aunque con nueva fórmula, el 1 de septiembre de 1997. Ahora el triunfo vino en la collera con César de la Fuente, donde obtuvieron dos orejas. En su toro de Martín Arranz, Pablo dio la vuelta al ruedo y fueron testigos de ello Fermín Bohórquez y Paco Ojeda.

El 31 de agosto de 1998, Pablo se enfrentó en esta localidad a un encierro de Partido de Resina, hierro duro y poco habitual en las corridas de rejones. El navarro cortó una oreja de cada uno de sus enemigos y salió a hombros por la puerta grande. Este año, por fín, se puso la modalidad de terna compuesta por Joao Moura y César de la Fuente.

Tras un año sin torear en Cuellar, Hermoso de Mendoza volvió el 28 de agosto de 2.000 y nuevamente volvió a obtener una oreja de cada uno de sus toros, en esta ocasión de Diego Puerta. El cartel lo cerraron Joao Moura y Sergio Vegas.

Con la sustitución de Joao Moura por Fermín Bohórquez y de los toros de Puerta, por los de Francisco Galache, el 29 de agosto de 2.001, Pablo obtenía tres orejas y volvía a salir en hombros del coso segoviano.

Volvió a estar contratado para actuar en dicha feria en los años 2006 y 2007, pero en ambos casos la vieja lesión en su hombros le impidió acudir a esta cita.

Para el 2008, el 1 de septiembre regresó Pablo al antiguo coso segoviano compartiendo cartel con Fermín Bohórquez y Diego Ventura, en la lidia de astados de Benítez Cubero. El centauro navarro obtuvo un triunfo incontestable al desorejar a su primero y pasear los máximos trofeos de su segundo en una tarde donde tuvieron un protagonismo destacado ESTELLA, CHENEL, FUSILERO, PIRATA, RIVERITO, SILVETI e ICARO.

Al año siguiente, 2009, también el primer día del mes de septiembre volvería Hermoso de Mendoza a actuar en el escenario segoviano, repitiéndose el mismo cartel del año anterior y reeditándose el triunfo del navarro que salió en hombros y en solitario, ganándose ese derecho al desorejar al primer Benítez Cubero de su lote, siendo silenciada su labor en el segundo al marrar con el rejón de muerte. CURRO, CHENEL, ICARO, MANZANA, ESTELLA, SILVETI, ESPARTANO y ORO VIEJO integraron el equipo equino empleado por el centauro navarro esa tarde en Cuellar.

Tras un año de ausencia regresaría el jinete navarro a este coso el 29 de agosto de 2011, alternando ahora con Leonardo Hernández y Manuel Manzanares, en la lidia de bureles de Estebán Isidro. En es oportunidad nuevo triunfo de Pablo que esa tarde corto tres trabajadas orejas, una de su primero y las dos de su segundo, llevándose con ellos el triunfo de la tarde y una nueva puerta grande más. CURRO, CHENEL, ICARO, PIRATA, SARAMAGO, MANOLETE y DALI apoyaron con su actuación el triunfo de su jinete.

FECHA 26 de Agosto de 2013
LUGAR Plaza de toros de Cuéllar, Segovia, España
ENTRADA Tres cuartos
TOROS
RESEÑA Pablo Hermoso de Mendoza (silencio y silencio)
Álvaro Montes (silencio y oreja)
Manuel Moreno (silencio tras aviso y silencio tras tres avisos)
CABALLOS UTILIZADOS Primer toro de la Ganadería de Luís Terrón, número 78; De salida DANTE (1 rejón de castigo); en banderillas DALI (2 banderillas) y VIRIATO (2 banderillas); y para el último tercio PALOMO (tres cortas y un rejón de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Luís Terrón, número 30; De salida CHURUMAY  (1 rejón de castigo); en banderillas DISPARATE (3 banderillas); y para el último tercio PIRATA (dos cortas, dos pares de cortas a dos manos y dos rejones de muerte tras pinchazo).
OTROS CABALLOS DESPLAZADOS NAPOLEON y VAN GOGH

Después de una ausencia de un año de la plaza de toros de Cuéllar, el navarro volvía a la tierra de los encierros más antiguos del mundo. Un encierro que como suele suceder, se convierte en protagonista indirecto del festejo de la tarde, porque marca y mucho el comportamiento de los toros, o por lo menos de la mayoría, durante la lidia.

El ejemplo más claro fue el primer toro de la corrida. El astado de menos presencia y que por la mañana fue el auténtico protagonista del encierro, sembrando el pánico en el recorrido e incluso infringiendo dos graves cornadas a una joven. Tras un accidentado recorrido, que incluso hizo que tuviera que entrar en chiqueros enlazado de una soga, lo mejor por el bien del espectáculo hubiera sido retirar al toro de la corrida y en un principio así se acordó. Pero la autoridad entendió que el público quería ver a ese toro en el ruedo y decidió incluirlo. No hubo sorpresas y el toro, ya incluso para salir de chiqueros le costó, pero luego en el ruedo, apenas unas carreritas de dos metros. No podía más. Pablo sacó a DANTE quien apenas hizo la colocación del rejón de castigo y un poquito, muy poquito de toreo con la bandera.

En banderillas apostó por DALI y lo mejor vino en los embroques donde el caballo llegaba hasta el mismo toro para colocar la banderilla y en alguna pirueta ajustando distancias. Fue VIRIATO quien más pudo sacar del toro porque al tener ese toreo de cercanías tan personal, obligaba al toro a moverse aunque fuese un pasito y a rematar el muletazo con el cuerpo. PALOMO lució en la preparación de banderillas cortas que colocó Pablo en certera y continuada rueda antes de dejar un rejón de muerte trasero. Hubo petición de oreja minoritaria aunque luego la labor quedó silenciada por el tendido.

El cuarto de la tarde fue un toro con unas intenciones buenísimas y que hubiera sido un perfecto colaborador para los caballos, pero que estaba bajo mínimos de fuerzas y que apenas podía moverse salvo algunas carreritas muy cortas. CHURUMAY lo templó muy suave y muy cortito de salida para pronto colocar un rejón de castigo y pedir el cambio de tercio. Aquello no daba para más. Salió el esperado DISPARATE para tratar de arrancar alguna carrera, pero imposible. Una carrerita al terminar el tercio y nada más. Por eso Pablo cambió la táctica y echó al caballo más al toreo de frente, a lucir más en banderillas y embroques y aquí es donde cuajó sus mejores momentos, porque aquí la corta embestida del toro sí daba emoción a las reuniones.

Pablo estaba realizando una lidia técnica y tratando de agradar siempre al público, poniendo todo lo que la corrida había dejado en el encierro y así continuó enrazado con PIRATA, reuniendo al estribo la primera corta y dejando tomar aire al toro para la segunda y los desplantes del teléfono. El momento más álgido de esta labor de PIRATA fue la colocación de un par a dos manos por los adentros, porque el toro ya no dejaba otro espacio, pero reuniendo dando el pecho. Una banderilla cayó al suelo y agarró otro segundo par que ahora sí dejó en todo lo alto. Se había hecho acreedor a algún trofeo, incluso si acertaba con un rejonazo quizás los dos, porque había conseguido que la gente se divirtiera a pesar de la sosería del toro, pero como pinchó en dos ocasiones, todo se volvió silencio.

 Así abandonó por segunda vez en su carrera a pie la plaza de toros de Cuéllar. La última vez que esto sucedía fue en el año 1.995 y desde entonces nueve puertas grandes jalonan un palmarés de once actuaciones. Para posteriores años creo que el tema que los toros de rejones corran el encierro se lo deberán plantear las autoridades locales, porque el encierro, el posterior arreglo de los pitones….lo cierto es que deja a los toros sin fuerza alguna y sobre todo dejan al espectáculo y al público sin uno de los componentes de la lidia.

COBERTURA DE PRENSA