UN TORERO A CABALLO

UNICO

Cartel
Estadistícas en esta plaza
FESTEJOS
14
TOROS LIDIADOS
27
TROFEOS
28 orejas y 2 rabos
PUERTAS GRANDES
11

 

Una de las plazas más importantes de América se encuentra en Bogotá, la capital de Colombia. Por ese escenario han pasado todas las figuras del toreo desde que se inauguró en 1931. Nombres míticos de las distintas épocas, como los de Domingo Ortega, Manolete, Luis Miguel Dominguín, Antonio Ordóñez, Paco Camino, El Cordobés, Paquirri... llegaron desde España para dar forma a los carteles de la temporada taurina bogotana.

Hoy en día, próxima a cumplir los ochenta años desde su inauguración, sigue vigente su importancia en el planeta taurino, pues hay obligación de confirmar su alternativa para todos los matadores que hacen su primer paseíllo en la Santamaría. Su nombre se debe a su impulsor, Ignacio Sanz de Santamaría, quien también puso en funcionamiento el antiguo coso de San Diego, por donde pasaron igualmente importantes toreros españoles, como Rafael El Gallo y Bienvenida. Ese escenario pasó a mejor vida tras la inauguración de la nueva plaza, para la que Santamaría invirtió una gran cantidad de dinero. El 8 de febrero de 1931 se celebró la primera corrida, con toros de Mondoñedo que fueron lidiados por el valenciano Manolo Martínez, Mariano Rodríguez y Ángel Navas. En esa primera temporada se celebraron doce espectáculos. Dos años después, Sanz de Santamaría, alma máter de la plaza, falleció en Bogotá.

La construcción del edificio, con capacidad para 14.400 localidades, corrió a cargo de los ingenieros Adonai Martínez y Eduardo Lascano, y en la década de los cuarenta el arquitecto español Santiago Mora modificó la fachada, que­dando tal y como hoy se conoce.

La seriedad de su afición y su conocimiento del toreo confieren a este escenario una gran singularidad. Allí tomó la alternativa César Rincón en 1982, y allí se retirará el 24 de febrero de 2008, en una efeméride que forma parte de la gran historia de la plaza bogotana.


FUENTE: Alfonso Santiago (6TOROS6)


Esta será la decimo cuarta comparecencia de Pablo Hermoso de Mendoza en las Ferias Colombinas de Huelva, en una Feria que salvo en su ediciones del año 1999, 2004 y 2011, en las otras diez, han visto salir por la puerta grande al rejoneador navarro, conquistando además todos los premios de la Feria otorgados al Mejor Rejoneador en las temporadas 1996, 2000, 2001 y 2002, 2003, 2005 y 2006.

La primera actuación en el coso onubense nos lleva al 1 de agosto de 1996, ante toros de María Palma y junto a Joao Moura, Javier Buendía y Andy Cartagena. Pablo, cortó dos orejas en su toro y dos en collera con Joao Moura, que precisamente reaparecía tras unos días parado por el fallecimiento en accidente de circulación de su hermano Benito. Cuando terminaron con el toro de collera, Joao Moura se fundió entre lágrimas, en un sincero abrazo con su amigo Pablo Hermoso de Mendoza y ambos brindaron el triunfo al cielo. El triunfo de Pablo contó con la colaboración de caballos como ALDABICA, GALLO, CHICUELO, CAGANCHO o PRINCIPE.

El siguiente año, y el mismo día, se presentaba un cartel de seis para seis, así Antonio Ignacio Vargas, Javier Buendía, Fermín Bohórquez, Pablo Hermoso de Mendoza, Paco Ojeda y Natalie, se enfrentaban a seis toros de Arruci. Pablo triunfó especialmente a lomos de CAGANCHO y mató de un rejonazo sobre VENTURA obteniendo las dos orejas del enemigo que le tocó en suerte.

La tarde más triste de Pablo en el coso colombino, fue la del 1 de agosto de 1999, compartiendo cartel con Fermín Bohórquez y Andy Cartagena, ante un pésimo encierro de Arruci. La cosa ya se comenzó a poner fea desde la mañana, con la llegada de los caballos a la Plaza de Toros, y con BATISTA con un fuerte cólico que hizo incluso temer por su vida. Así un equipo veterinario y el propio Pablo, que no se fue al hotel hasta la hora misma de vestirse para la corrida, atendieron al animal, tratando de deshacerle el "bolo" que interrumpía el intestino. Ya en la plaza por la tarde, Pablo se enfrentó al peor lote, dos auténticos armarios, que no se movieron de las tablas y que en ningún momento siguieron a las cabalgaduras, teniendo que hacer todo el caballero y pisar unos terrenos realmente comprometidos. En la lidia del segundo toro destacar a ALDEBARAN (en la imagen) que se la jugó una y otra vez ante el manso. A medida que avanzaba la lidia, un sector del público comenzó a corear el nombre de CAGANCHO, pidiendo su comparecencia en el ruedo, lo cual Pablo no consideraba oportuno dada la nula movilidad de los toros, y el poco lucimiento que el caballo iba a alcanzar con ellos. El griterío se iba haciendo mayor, cuando un espectador insultó a Pablo, y éste en un momento de nervios le hizo un gesto despectivo con la mano. Así, con un sector del público pitando y pidiendo a CAGANCHO y otro sector agradeciendo el esfuerzo del rejoneador ante tamaño toro, se llegó al final de la faena, en la que Pablo escuchó división de opiniones, habiendo saludado desde el tercio en su primer toro.

Pero la cosa no acabó ahí, porque tras la faena, Pablo, lo primero que hizo fue salir a comprobar el estado de BATISTA, y este gesto parte del público y de la prensa se lo tomó como que Pablo abandonaba la Plaza por el incidente anterior, incluso algún periodista, escribió que salió escoltado por la policía por el altercado. Pablo salió por ver el caballo y a los pocos minutos estaba otra vez en el callejón, esperando a que la corrida terminase.

Tras los hechos acaecidos en la temporada anterior, el 6 de agosto del 2000, Pablo se presentaba con cierta preocupación por el recibimiento que la afición le podía dispensar, pero, se demostró que lo del año anterior había sido un hecho aislado, y desde el mismo paseíllo se pudo comprobar la buena disposición del público onubense hacia el navarro. Así Pablo, se entregó como en las mejores tardes, cortando tres orejas a su lote de Javier Molina, saliendo a hombros, y conquistando los Trofeos más importantes de la Feria. El cartel lo completaban Leonardo Hernández y Fermín Bohórquez y esta vez, además de CAGANCHO, actuaron LABRIT, MAGRITAS, CHICUELO, ALBAICIN, SILVERIO y BORBA.

El 5 de agosto de 2001, Pablo toreó montando a LABRIT, TABASCO, DANUBIO, CAGANCHO, CHICUELO, BATISTA y MARIACHI, y volvió a triunfar ante una corrida de Viento Verde, de la que obtuvo una oreja de cada toro, saliendo de nuevo en hombros, sin poder triunfar aquella tarde, Javier Buendía y Fermín Bohórquez.

La misma ganadería se lidió el 4 de agosto de 2002, ahora con un cartel integrado por Leonardo Hernández, Fermín Bohórquez y Hermoso de Mendoza, que empleó esa tarde a caballos como EBANO, MONTERREY, CHICUELO, DANUBIO, ALBAICIN, BATISTA y MARIACHI para obtener una oreja de cada uno de sus enemigos y abrir de nuevo la Puerta Grande de la Feria Colombina.

El 2 de agosto de 2003, los toros de Viento Verde fueron sustituidos por loa ganadería de Benítez Cubero y el cartel compuesto por el portugués Joao Moura y los hispanos Leonardo Hernández y Pablo Hermoso de Mendoza. Con su primer toro Pablo fue silenciado, pero obtendría las dos orejas del sexto de la tarde, proclamándose de nuevo máximo triunfador a caballo de las Colombinas de Huelva. MISTRAL, COYOTE, CHICUELO, GAYARRE, NATIVO, CAMPOGRANDE y CERVANTES fueron los triunfadores, junto a Pablo en esta tarde.

El 1 de agosto de 2004 fue la segunda ocasión en la que Pablo no pudo abrir la Puerta Grande del coso colombino. El motivo principal fue el pésimo juego de la corrida que envió la Viuda de Flores Tassara y ante la que poca cosa pudieron hacer ni Pablo, ni Leonardo Hernández, ni Andy Cartagena. Dos ovaciones fueron el premio para Pablo, CURRO, DE PAULA, NATIVO, FÓSFORO, SAMURAI, CAMPOGRANDE y CHICUELO.

Una historia diferente acontecería el 31 de julio de 2005 cuando Pablo se encontró con un gran toro de Fermín Bohórquez al que cuajó a placer, estructurando una extraordinaria faena que de seguro aún está fresca en la mente del aficionado onubense. ZAPATA, CHENEL, NATIVO y DOMINGUIN brillaron con luz propia, sobretodo el bayo y muy especialmente el castaño que tuvo una tarde cumbre. A pesar de un pinchazo de por medio el estellés obtuvo las dos orejas de su oponente, sumando a ellas una más de su segundo, en el que utilizó a EXCALIBUR, LABRIT, SILVETI, NATIVO y DOMINGUIN. El cartel de esa tarde lo completaban Fermín Bohórquez y Andy Cartagena.

Para el 2006, el 10 de agosto quedó ligado para siempre a la centenaria plaza de toros de La Merced de Huelva, porque en esa tarde Pablo obtuvo el primer rabo que un torero a caballo conseguía cortar en los ciento cuatro años de funcionamiento de dicha plaza. Esta página de oro la escribió el estellés a un extraordinario toro de Bohórquez, al que simple y llanamente le bordó el toreo mágico y perfecto a lomos de SUPREMO, CHENEL, FUSILERO y SARMATA. Los alternantes de Pablo en esta ocasión fueron Fermín Bohórquez y Andy Cartagena. En su primero el navarro tuvo silencio, en una tarea donde empleó a VILLA, SILVETI y el recordado SARMATA.

Y para el 2008, el primer día de agosto, tras un año de ausencia por motivos de agenda, entradón con máxima expectación a la que el estellés respondió desde el primer momento y que al igual que en su anterior presentación, volvió a ser el triunfador máximo del festejo, obteniendo su segundo rabo consecutivo, únicos logrados por toreros a caballos en esta plaza. El total de la cosecha en esa triunfal tarde fue de cuatro orejas y un rabo con un protagonismo especial de CURRO, SILVETI, FUSILERO, PIRATA, ESTELLA, CHENEL e ICARO. Pablo alternó ese día con Fermín Bohórquez y Diego Ventura.

Para el año siguiente, 2009, Pablo cumplió con su siguiente actuación en las Colombinas, haciendo el paseíllo el 2 de agosto al lado de Joao Moura y Diego Ventura, en la lidia de astados de Luis Terrón. Pablo sumó una nueva puerta grande, esforzada y sudada casi con sangre a que el navarro tuvo un percance en su primero al resbalar CHENEL y recibir Hermoso de mendoza una tremenda paliza, de la cual se sobrepuso para ser ovacionado, saliendo a por todas en su segundo al que desorejó al realizarle una vibrante lidia que caló en los tendidos. Esa ocasión también empleó a DALI, ICARO, PIRATA, ESTELLA, CAVIAR y TIZIANO.

Tras un año de ausencia el caballista navarro regresó a las Colombinas el 7 de agosto de 2011, alternando con Diego Ventura y Leonardo Hernández, en la lidia de reses de Fermín Bohórquez. En esta oportunidad Pablo actuó físicamentye disminuido, ya que padecía fuertes molestias en la parte posterior del cuello que lo tuvieron en tratamiento de fisioterapeuta los días previos al festejo. Esta circunstancia limitó su actuar, especialmente a la hora de buscarle la muerte a los toros, por lo que a pesar de haber realizado dos buenas faenas, solo pudo escuchar sendas ovaciones. GARIBALDI, CHENEL, ICARO, PIRATA, SARAMAGO, MANOLETE y MACHADO pisaron esa tarde la arena onubense.


FECHA 4 de Agosto de 2013
LUGAR Plaza de toros de Huelva, España
ENTRADA Casi lleno
TOROS
RESEÑA Pablo Hermoso de Mendoza (dos orejas y ovación)
Diego Ventura (oreja y oreja)
Andrés Romero (vuelta y dos orejas).
CABALLOS UTILIZADOS Primer toro de la Ganadería de Luís Terrón, número 12, 513 Kg, de nombre Capuchino: De salida CHURUMAY (1 rejón de castigo); en banderillas DISPARATE (2 banderillas) y VIRIATO (2 banderillas); y para el último tercio PIRATA (tres cortas, un par de cortas a dos manos y un rejón de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Luís Terrón, número 39, 490 Kg, de nombre Violetero; De salida NAPOLEON (1 rejón de castigo); en banderillas MANOLETE (2 banderillas) y DALI (2 banderillas); y para el último tercio PIRATA (tres cortas y un rejón de muerte tras dos pinchazos).
OTROS CABALLOS DESPLAZADOS VAN GOGH y DANTE

Después de un año de ausencia a la Feria Colombina de Huelva, el rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza regresó con fuerza ya que se ganó el derecho de abrir su decimoprimera puerta grande en su primer astado. No pudo rematar en el cuarto, parado y soso.

El primero fue un toro con un excelente son, que salvo en los minutos iniciales de la lidia donde se mostró un tanto dubitativo en la embestida, luego fue un colaborador perfecto para que Hermoso firmase una de sus mejores faenas de esta temporada. Tras esos inicios, un tanto descolgado, el toro pronto comenzó a acudir a la cola de CHURUMAY y mostrar su calidad, lo que hizo que Pablo abreviara y con un rejón de castigo se fuese por DISPARATE. El joven caballo castaño, ayer cuajó su mejor actuación y además sorprendió al público asistente con una nueva forma de torear. Pablo, ya maduro, experto y todavía sigue innovando. Tras un galope de costado que duró todo el ruedo, con el astado embebido en la cola, llegó la primera banderilla, llegando muy cerca de la cara y saliendo con una limpieza y justeza que parecen imposibles. Luego vino más galope de costado, pero ahora el caballo y el jinete nos sorprendieron cambiando la forma de citar durante el propio galope. A unos trancos con la grupa hacia adentro de las tablas, en pleno galope, el caballo se cambia y queda con la grupa hacia afuera, y nuevo cambio y así reiteradamente, todo ello con el toro pegado a la cola. El público enseguida vio aquello como una novedad y desde luego que explotó en una enorme ovación dando el aprobado a esa nueva suerte.

Terminó su obra de arte DISPARATE y cedió el testigo a VIRIATO, majestuoso, serio y torero…..el caballo más barroco de la cuadra de Pablo enseguida enceló al toro y se metió los pitones en el estribo para galopar sobre sus pasos y aguantas los derrotes del astado, algunos a la altura de la montura. VIRIATO llevó al toro por donde quiso y una vez colocado en los terrenos adecuados, el jinete colocaba la banderilla en el mismo estribo. Gran tercio de banderillas que remató un espectacular PIRATA con un enorme par a dos manos de las cortas, del que Pablo salió agarrado a los pitones, casi salido de su montura y que fue el colofón a una labor donde también había habido buenas banderillas cortas y desplantes del teléfono. Mató al primer intento de un rejón casi entero y que hizo que los tendidos se poblasen de pañuelos solicitando el doble trofeo que la presidencia concedió.

El cuarto ya dejó claro desde un principio que aquello no iba con él. Apenas se interesó en NAPOLEON que dejó el rejón de castigo y poco más pudo brillar, saldo en la ocasión que simuló la suerte con la bandera que es donde el caballo más redondo se pudo poner. MANOLETE luchó ante un marmolillo con el que destacó con dos excelentes banderillas, llegando muy cerca y poniendo toda la emoción en los embroques el caballo.

Tampoco DALI pudo brillar en las piruetas y por eso tuvo que ser en los cites y en los embroques donde más certero estuvo y donde a fuerza de llegar conseguía que el toro embistiera. Culminó la poco transmisora faena con las banderillas cortas y los desplantes a un toro parado y apático, con el que tampoco encontró ayuda para el rejón final. Esfuerzo sin premio, salvo el cariño y la gran ovación al esfuerzo de un público que todavía siente debilidad por el torero estellés, que volvía a abrir su Puerta Grande número once en esta su quinceava actuación en las Colombinas de Huelva.




 


COBERTURA DE PRENSA