UN TORERO A CABALLO

UNICO

Cartel
Estadistícas en esta plaza
FESTEJOS
4
TOROS LIDIADOS
8
TROFEOS
10 orejas y 2 rabos
PUERTAS GRANDES
3

 

Al quemarse la tradicional Plaza de Toros de Ciudad Juárez (1956) que había sido construida a mediados de la década de los 1900´s, se construyeron dos plazas de toros nuevas. Una de ellas en la misma zona de la siniestrada.

La plaza “Alberto Balderas” de Ciudad Juárez, Chihuahua se inauguró el 5 de mayo de 1957 sustituyendo a la tradicional, con toros de La Punta, lidiados por Alfredo Leal, Manuel Capetillo y Fernando de los Reyes “El Callao” con un aforo de 7.500 localidades. Actualmente es la única plaza en funcionamiento, ya que la otra inaugurada el mismo año fue demolida.



FUENTE: cdjuarezmx.com

El debut en esta plaza chihuahuense del estelles, aconteció el 22 de octubre de 2000, con toros de la Viuda de Ochoa, siendo ovacionado en su primero y cortando una oreja de su segundo, teniendo como acompañantes en el cártel a los diestros aztecas Federico Pizarro y Jerónimo. En aquella tarde Hermoso de Mendoza utilizó a LABRIT, MARTINCHO, ALBAICIN (en la imagen), CHICUELO, VITI y BORBA.

Debieron transcurrir tres años para que el caballista navarro volviera a esta arena fronteriza, el 19 de octubre de 2003, actuando al lado de Oscar San Román y Fernando Ochoa, despechando un encierro de Piedras Negras. El poder de convocatoria del rejoneador español quedó de manifiesto al provocar la mejor entrada que se recuerda en esa plaza en los últimos 25 años. El público asistente vibró con una gran faena realizada por Hermoso al segundo de su lote, al que le cortó las dos orejas y el rabo, perdiendo cuando menos dos apéndices de su primero al errar con el rejón de muerte. FUSILERO, LABRIT, NATIVO, COYOTE, CAMPO GRANDE, CHICUELO y CERVANTES fueron los caballos utilizados por Pablo en esa tarde triunfal.

Regresaría el centauro navarro a este escenario fronterizo el 13 de marzo de 2005, cerrando con este festejo su periplo azteca 2004-2005, tomando parte en un cartél mixto al lado de los espadas mexicanos Fernando Ochoa y José María Luévano, para enfrentar un encierro que lució la legendaria divisa de la vacada de Piedras Negras.
Pablo tuvo otra gran tarde en Ciudda Juárez. cincelando dos emotivas faenas que le permitieron desorejar por partida doble a su lote, saliendo en hombros de nueva cuenta de este coso.

FECHA 7 de Abril de 2013
LUGAR Plaza de toros "Alberto Balderas", Ciudad Juárez, Chihuahua, México
ENTRADA No hay billetes
TOROS
RESEÑA Fermín Spínola (silencio y dos orejas)
Pablo Hermoso de Mendoza (dos orejas y rabo y oreja)
Juan Pablo Sánchez (silencio y silencio)
CABALLOS UTILIZADOS Primer toro de la Ganadería de Begoña, número 355, 490 Kg., de nombre Estupendo. De salida CHURUMAY (2 rejones de castigo); en banderillas MANOLETE (3 banderillas) y  VIRIATO (1 banderilla); y para el último tercio PÌRATA (3 cortas y 1 rejón de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Begoña, número 360, 480 Kg., de nombre Fuerza. De  salida NAPOLEON (2 rejones de castigo); en banderillas DALI (3 banderillas); y para el último tercio PIRATA (3 cortas, 2 pares a dos manos y 1 rejón de muerte).
OTROS CABALLOS DESPLAZADOS ESTELLA y HABANERO

Pablo Hermoso de Mendoza vivió esta tarde las dos caras de la moneda en su retorno a la plaza “Alberto Balderas” de Ciudad Juárez, tras una prolongada ausencia de ocho años. Por una parte, en lo positivo, la satisfacción de provocar una entrada con tintes históricos en este coso, aunado ello a la magistral faena que le realizó al primero de su lote, al que le cortó los máximos trofeos; y por la otra, en lo negativo, el haberse llevado un fortísimo golpe en la pierna derecha que le provocó una dolorosa cornada interna, con derrame, que le hizo salir de la plaza visiblemente disminuido, pero con la satisfacción del gran triunfo que obtuvo.

La memorable lidia la realizó el jinete navarro a un toro llamado Estupendo y en verdad que el de Begoña hizo honor a su nombre ya que fue una máquina de embestir, si bien exigía siempre que se le llevará muy templado. CHURUMAY lo recibió y tuvo que echar gala de su potencia física para poder irlo recortando en ímpetu y terrenos, dejándolo en sitio para posteriormente reunirse y hacerle sangre en dos ocasiones. El quebranto lo dejó listo para que en unión de MANOLETE realizarán un tercio de banderillas simple y llanamente genial, en donde el tordo bordó materialmente el toreo, aprovechando la fuente de bravura que tenía enfrente, llevándolo de costado en forma perfecta, rematándolo por los adentros al estilo de su padre, citándolo a la media distancia para ir mostrándole el pecho y cuajar tres palos de real excepción, perfectos y preciosos, confirmando este caballo que está lejos de alcanzar su techo. Tras ser despedido del ruedo MANOLETE con el público de pie, llegó el arrojo de VIRIATO para tirar de un burel que aún daba pelea, así que el tordo picazo fue a plantársela directamente y a enroscárselo en su cuerpo, mostrando ahora la otra faceta de toreo, de máxima exposición y arriesgue  y que hizo vibrar los tendidos. Pero aún faltaba más y PIRATA encontró un astado de los que le gustan, con empuje, así que el caballo se gustó aguantando la embestida en las cortas y dándole a Pablo el sitio perfecto para sepultar el rejón de muerte y obtener así las dos orejas y el rabo de Estupendo, ante la total algarabía en la plaza.

En su segunda intervención, el jinete en plaza enfrentó a un astado difícil  y peligroso que fue aumentando en complicaciones conforme avanzaba la lidia. NAPOLEON fue el encargado de saludarle en el ruedo y de inmediato se notó la forma áspera y descompuesta en la embestida del burel, al que se le castigó con dos hierros en el morrillo que a la par de mermarlo lo orientaron de lo que pasaba en el ruedo. Así las cosas cuando Pablo se disponía a colocar la primera banderilla, a lomos de DALI, se encontró con que el toro pegó un inesperado salto a la hora de la reunión, alcanzándole de lleno a Hermoso de Mendoza en la pierna, propinándole un violento golpe que en un primer momento hizo incluso pensar en una lesión de suma consideración dado el peso y el impulso que traía la res. Con el dolor reflejado en el rostro el centauro navarro se rehízo rápidamente en la escena y con la garra y la casta que le caracteriza se fajó junto con DALI en una lidia seca, desgarrada, sin aspavientos, sorteando los derrotes y las malas ideas del burel que ya esperaba al alazán e intentaba cazarlo. Fueron tres banderillas de total entrega, de una auténtica figura del toreo que lejos de aliviarse le demostró al toro quien era el mandón en el ruedo. Cuando PIRATA apareció de nuevo se encontró con un astado que ya no tragaba en lo absoluto y por ello las cortas fueron de gran mérito y todavía, a pesar de todo, Pablo se dio el lujo de poner dos pares de banderillas a dos manos, resultándole sobretodo el segundo un monumento al arriesgue y a la técnica. Esta lucha se cerró con un rejón que a la postre hizo doblar al peligroso astado, obteniendo un adolorido Pablo otra oreja más por esta labor, cerrando esta gira por el norte de México con una marca perfecta de tres Puertas Grandes en  igual número de festejos.

COBERTURA DE PRENSA