UN TORERO A CABALLO

UNICO

Cartel
Estadistícas en esta plaza
FESTEJOS
14
TOROS LIDIADOS
28
TROFEOS
19 orejas y 3 rabos
PUERTAS GRANDES
6

 

La Plaza de Toros Mérida, es considerada la capital del toreo del sureste de México. Construida por los hermanos Fernando y José Palomeque Pérez de Ermida, grandes aficionados y escrupulosos ganaderos, los hermanos Palomeque en el año de 1924 recibieron un juego de planos de la plaza de toros de Granada, España los cuales se entregaron al arquitecto Carlos Castillo Montes de Oca, para su revisión, e iniciar así la construcción de la plaza en un terreno en la avenida "Reforma".

La construcción está hecha de mampostería, piedra con morteros de cal y cemento, arcos y trabes de bóveda catalana y sin utilizar acero de refuerzo, el coso de Reforma muestra hasta ahora la resistencia y solidez de la construcción a más de OCHENTA AÑOS de haber sido inaugurada. Paseíllo Inaugural La "primera piedra" se colocó en enero de 1925 y cuatro años después, el 27 de enero de 1929, abría sus puertas, ante un lleno, para celebrar el primer festejo taurino, en el que alternaban los grandes toreros mexicanos Luis Freg y Fermín Espinosa Armillita Chico que estoquearon cuatro toros de la ganadería tlaxcalteca de Piedras Negras, propiedad de Don Romárico González.


FUENTE: Opinión y Toros


La gran y conocedora afición taurina meridense tuvo la oportunidad de ver por primera vez al jinete navarro el sábado 12 de Febrero de 2000, en una de sus últimas actuaciones dentro de su primer campaña por plazas mexicanas. En aquella ocasión compartió cartel con el matador de a pie Fernando Ochoa, en la lidia de astados michoacanos de Campo Alegre. Pablo no pudo tener un mejor debut, ya que encandiló con su toreo al público yucateco, realizando dos faenas excelentes, las cuales fueron recompensadas con un total de cuatro orejas y un rabo.

El caballista estellés regresaría ese mismo año a esta plaza, en dos fechas casi sucesivas, como parte de su segunda temporada por suelo azteca. La primera de ellas fue el 25 de Noviembre, alternando con los matadores Jorge Gutiérrez y Jorge Mora, en la lidia de astados de distintas ganaderías. Pablo le cortó las dos orejas al segundo de su lote, para salir nuevamente por la puerta grande del coso yucateco. Y tres días después, el 28 del mismo mes regresaría nuevamente a la plaza, en un festejo de rejones para compartir cartel con los jinetes mexicanos Jorge Hernández Andrés y Gerardo Trueba, despachando 5 toros de Guanamé y 1 de Fernando de la Mora. Desafortunadamente el pésimo juego de los toros, impidió que el caballista español lograra su tercer puerta grande, siendo ovacionado en sus dos toros.

La cuarta presentación de Hermoso de Mendoza en esta plaza sucedió el 23 de febrero de 2002, de nuevo en un cartel de rejones, acompañado por los caballistas aztecas Gerardo Trueba y Gastón Santos, lidiando astados de Fernando de la Mora, Gómez Valles, Montecristo y Hernández Andrés. El estellés resultó el triunfador del festejo al cortar a su primer toro las dos únicas orejas de la tarde; además de ello es de recordarse que con su segundo ejemplar Pablo pasó un trago amargo ya que el toro le propinó dos revolcadas, la primera cuando se arrancó de improviso y prendió de lleno a "VITI", haciendo que jinete y caballo fueran a dar al suelo, y la segunda cuando ya herido de muerte el animal acometió en contra de Hermoso quien había echado pie a tierra para acompañar la muerte del burel. Afortunadamente ninguno de los dos percances pasó a mayores. Los caballos que utilizó Pablo aquella tarde fueron: RONCAL, FUSILERO (en la imagen superior) , DANUBIO, MARIACHI (fotografía derecha), MAGRITAS, ZALACAIN Y VITI.

La siguiente actuación del centauro español en la arena meridense ocurrió el primer día del año de 2003, una vez más en un festejo de rejoneadores, esta vez al lado de Octavio Sánchez y Rodrigo Santos. Pablo tuvo una de las mejores tardes que se le recuerda en suelo mexicano, logrando un pleno de trofeos al cortar los máximos apéndices de sus dos oponentes, uno de Fernando de la Mora y otro de Puerta Grande, obteniendo así su cuarta Puerta Grande en la capital yucateca.

La sexta comparecencia del navarro en el albero de la capital yucateca tuvo lugar el día 30 de noviembre de 2003. El cartel para esta ocasión fue mixto y lo integraban aparte del estellés los matadores aztecas Rafael Ortega y Fermín Spínola, lidiándose astados de Bernaldo de Quiros para rejones y de Barralva para los de a pie. En esta tarde el acero le jugó una mala pasada a Hermoso de Mendoza, perdiendo por ello cualquier oportunidad de tocar pelo a pesar de haber brindado dos buenas faenas montando a FUSILERO, LABRIT, NATIVO, CHACAL, CHICUELO y CAMPO GRANDE.

Abriendo el 2004, de nueva cuenta el primer día del año, tuvo lugar la séptima presentación de Pablo en el coso merideño, participando en otro festejo de rejones, repitiendo cartel al lado de los jinetes mexicanos Octavio Sánchez y Rodrigo Santos ante astados de Puerta Grande. Hermoso de Mendoza se proclamó el triunfador absoluto de este festejo al obtener las dos orejas de su segundo, saliendo una vez más por la Puerta Grande de esta plaza cuya afición siempre le ve con especial cariño. Sus colaboradores equinos fueron esta vez FUSILERO, LABRIT, NATIVO, CERVANTES, CHACAL, MONTERREY y CHICUELO.

La siguiente actuación del jinete estellés en esta plaza tuvo lugar el 12 de diciembre de 2004, en el festejo guadalupano, alternando con el rejoneador local Fernández Madera y con los diestros de a pie Mario Coelho y José Luis Angelino, en la lidia de astados de Bernaldo de Quiros y Santa Rosa de Lima. Hermoso de Mendoza cumplió con otra gran tarde en el coso de la Reforma al obtener las dos orejas de su segundo, convirtiéndose así en el triunfador de la corrida y saliendo por sexta ocasión a través de la Puerta Grande de la plaza meridense.

Diecinueve días después, el 1 de enero de 2005, el coloso español estaría de nuevo haciendo el paseíllo en la capital yucateca, acompañado por Octavio Sánchez y de nuevo el caballista local Fernández Madera en la lidia de astados de Los Encinos. En este festejo se truncó la racha de Puertas Grandes consecutivas de Hermoso de Mendoza, que solo pudo cortar un apéndice, aunque a decir verdad la labor del estellés mereció cuando menos un par de orejas más, solo que la presidencia asumió una actitud sumamente rigorista en detrimento de la cosecha de premios que Pablo ganó con su esfuerzo en el ruedo. Para esta corrida los caballos que tuvieron participación fueron: CURRO, CHENEL, FUSILERO, EXCALIBUR, FOSFORO, CHICUELO y CAMPO GRANDE.

Transcurrió más de un año para que Pablo regresase a la arena yucateca, lo hizo el 15 de enero de 2006, de nuevo en un festejo ecuestre al lado de Octavio Sánchez y Horacio Casas, lidiándose bureles de Los Encinos. En esta ocasión el coloso navarro no pudo tocar pelo, si bien en justicia debemos señalar que cuando menos debió salir de la plaza con dos apéndices en la bolsa, uno por cada faena, pedidos mayoritariamente y con intensidad por los asistentes, más sin embargo el presidente se negó a mostrar los pañuelos, siendo por ello fuertemente abroncado en ambas ocasiones. EXCALIBUR, LABRIT, SILVETI, DOMINGUIN, CURRO, CHENEL y FUSILERO fueron los caballos que pisaron esa tarde el albero del coso meridense.


La siguiente actuación de Pablo en la capital de Yucatán, tuvo lugar el 4 de marzo de 2007, alternando con Manolo Arruza y Leopoldo Casasola, en la lidia de astados de San Marcos para el navarro y de Sinkeuel para los diestros aztecas. A pesar de haber brindado un gran esfuerzo, el centauro español se estrelló ante un lote infumable que le impidió tocar pelo y echó por tierra su ilusión de triunfo en la arena yucateca., obteniendo silencio y ovación en una tarde donde CHAMAN, RONDEÑO, SARMATA, CHABOLA, CHENEL y FUSILERO lo intentaron en todo momento.

Dos años después, el 1 de marzo de 2009, regresó Pablo a la capital de Yucatán para hacer ahora el paseíllo al lado de Alfredo Ríos "El Conde" y Federico Pizarro, en la lidia de astados de La Venta del Refugio para el navarro y de La Soledad para los diestros de a pie. En una tarde con clima desapacible, la plaza tuvo un entradón y Pablo pudo tocar pelo en su segundo al que le cortó una oreja, estrellándose sus intenciones de triunfo ante el pésimo primer toro de su lote. ESTELLA, RUI, FUSILERO, PIRATA, DALI, SILVETI y BRIBON tucieron el protagonismo esa tarde en el escenario meridense.

Tendrían que transcurrir casi tres años para que Hermoso de Mendoza regresase a la ciudad blanca, lo cual tuvo lugar el 26 de febrero de 2012, alternando con Rafael Ortega y Fermín Spínola, en la lidia de astados de Fernando de la Mora para la lidia a caballo y de Bernaldo de Quirós para la lidia ordinaria. Para esta oportunidad el mal uso de los rejones de muerte cerró a Pablo la oportunidad de llevarse un triunfo notable, quedando todo en una oreja de su segundo y una fuerte ovación en su primero. Los caballos que pisaron esa tarde la arena meridense fueron: ESTELLA, CHENEL, ICARO, PIRATA, GARIBALDI, VAN GOGH y DALI.

FECHA 24 de Febrero de 2013
LUGAR Plaza de toros de Mérida, Yucatán, México
ENTRADA No hay billetes
TOROS
RESEÑA Pablo Hermoso de Mendoza (palmas y división tras aviso)
Fermín Spínola (silencio y ovación)
Joselito Adame (dos orejas y oreja)
CABALLOS UTILIZADOS Primer toro de la Ganadería de Bernaldo de Quirós, número 206, 502, de nombre Amistoso; De  salida CHURUMAY (1 rejón de castigo); en banderillas MANOLETE (2 banderillas) y VIRIATO (2 banderillas); y para el último tercio PIRATA (tres cortas, una rosa  y dos rejones de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Bernaldo de Quirós, número 227, 510 Kg, de nombre Comprometido; De  salida NAPOLEON (1 rejón de castigo); en banderillas DISPARATE (2 banderillas) y HABANERO (1 banderillas); y para el último tercio PIRATA (tres cortas, un par a dos manos y tres rejones de muerte tras cuatro pinchazos).
OTROS CABALLOS DESPLAZADOS DANTE, DALI y VAN GOGH

Se culminó el fin de semana con el tercer lleno en los tendidos y en esta ocasión además con el cartel de “no hay billetes” colocado desde el jueves anterior a la fecha del festejo. Ambientazo en los tendidos, calor insoportable y gran faena de Hermoso al que abrió plaza, un buen toro de Bernaldo de Quirós que embistió con calidad y temple y al que solo le faltó aguantar el último tercio, pero el calor y lo que se había empleado le debieron pasar factura.

Salió abanto y sin prestar mucha atención a CHURUMAY que por  medio de su jinete lo llamaba y citaba desde el centro del ruedo. Cuando CHURUMAY se fue a por el toro, este ya comenzó a mostrar interés por él y pronto estaba galopando detrás de su cola al son que el caballo le marcaba. Se dolió al primer rejón de castigo y salió huyendo de la suerte, pero pronto volvió a dejarse llevar por el caballo. El segundo rejón de castigo, Pablo lo dejó sin colocar viendo el buen son que el toro tenía. Ante semejante materia prima, MANOLETE con la primera vuelta de costado al hilo de las tablas ya tenía la plaza entregada y las palmas echando humo. Pronto sintió el caballo que su contrincante tenía una calidad muy aprovechable para él y el tordo le hizo diabluras, le concedió ventajas en los embroques para luego cuadrar perfectamente las banderillas y se lo dejaba llegar cuando templaba de costado, arrancando un bramido del tendido cuando remató uno por los adentros a modo de trincherazo. Finalizó su amplio y completo repertorio ejecutando cuatro piruetas en la cara del toro.

VIRIATO encontró a un toro parado, pero tras tomar aire, el astado enseguida volvió a embestir al caballo y cuajaron un emocionante tercio. El toreo de VIRIATO, al ser tan próximo hace que los toros tiren los lances a lo alto, lo que da una enorme emoción a los embroques, a la vez que dificulta las suertes para el jinete. Pero eso la gente lo ve y lo agradece y así el público estuvo siempre festejando la enorme labor de VIRIATO, sobre todo en su manera de templar con el estribo metido en la testuz. Fue PIRATA quien tuvo enfrente lo más complicado del toro, porque ya se había agotado y estaba muy parado en este tercio. No tuvo dificultades para colocar las tres cortas a una mano, ante un toro que ayudaba poco, pero ante el que PIRATA ponía el resto. Trató de hacer el teléfono, pero el toro estaba muy cerrado y no hubo posibilidad. Si lo haría después de colocar una rosa y descolgarse Pablo sobre los pitones. Con el toro muy parado, Pablo dejó medio rejón de muerte antes del rejonazo definitivo y así finalizar una labor que quedó en palmas, después de haber petición de oreja.

 La oportunidad había pasado y el que salió en cuarto lugar de la tarde no dio ni una sola opción de triunfo al jinete de Estella. El marrajo solo se movía con una especie de trote cochinero, agazapado para luego derrotar con certeza, tapando siempre la salida en las suertes. Sin mirar una sola vez a NAPOLEON por más que el caballo se cruzaba en su camino, recibiría el rejón de castigo y salió huyendo despavorido de la reunión. Pablo tenía que apretar a como fuera y así lo dejó, pensando que podría cambiar su actitud y que con DISPARATE podría irlo metiendo en la lidia. El caballo pudo el toro en cada embroque, pero la emoción era justa, apenas la que ponía el caballo que sacaba algún galope templado, aunque más bien eran trotes…

HABANERO se pegó el arrimón padre en banderillas, poniendo absolutamente todo de su parte y costándole varios embroques dejar la banderilla por el toro estaba totalmente inmóvil y agarrado al suelo. Pero el que sufrió un auténtico calvario fue PIRATA que con el calor y con la nula movilidad del astado acabó extenuado y envuelto en sudor tras los reiterados intentos con el rejón de muerte. Antes había colocado cortas a una y dos manos, pero el toro anulaba toda la emoción que el tordo ponía. Al final y tras un aviso el toro dobló y hubo división, aunque fueron más los que entendieron  la nula condición del toro y agradecieron al jinete su entrega.






COBERTURA DE PRENSA