UN TORERO A CABALLO

UNICO

Cartel
Estadistícas en esta plaza
FESTEJOS
7
TOROS LIDIADOS
15
TROFEOS
17 orejas y 2 rabos
PUERTAS GRANDES
7

 

Desde finales de enero, 70 familias de Villa de Álvarez, Colima, se alistan para poner a punto los troncos de árbol, tablas, mecates, otates y sobre todo petates, que generación tras generación se han ido heredando por tradición. Pues las fiestas charro-taurinas se acercan en los primeros días de febrero. Siendo dueños de la plaza cada una de ellas.

Una vez que todos se reúnen en el terreno de tierra de arcilla, en las afueras del pueblo, cada familia comienza a clavar los "horcones" -que son la base- para sostener, luego las vigas y travesaños, que luego van amarrando con mecates y afianzando con cuñas de madera. Todo con la técnica que los ancestros les enseñaron y que segun la historia desde 1850 iniciaron.

El espacio asignado a cada uno de "los petateros" -que así se llaman ellos mismos-, tiene por nombre "tablado" y mide 3 metros de ancho, donde se tienden los tablones que servirán de pasillo central; más arriba se siguen poniendo una tabla que serán los asientos y otras más delgadas para poner la gente los pies y no molestar a los de abajo.

Cada "tablado" se delimita con largas varas de árbol y otates, 2 al frente y 2 en medio, los que sostienen una hilera de 8 petates entretejidos desde la parte alta hasta el ruedo, siendo todo en coordinación con los vecinos. Pues sólo de esa manera se armará la singular y mundialmente histórica Plaza de Toros "La Petatera".

Así como cada familia es dueña y guardián de las maderas, también son cada una de ellas las que cobran la entrada a su tablado, y por ello cada uno tiene una puertita de petate y una escalera, identificadas con un número que va del 1 al 70. Radicando ahí la singularidad de la plaza porque no es de una empresa o persona sino de los "villalvarenses" y orgullo de toda Colima.

Única en el mundo de los toros es "La Petatera" por los materiales que se utilizan en la construcción, así como por tener el ruedo más grande del orbe taurino: 60 metros de diámetro, y por que cada año que es levantada y el aficionado que se acomoda en algún sitio, siente en el aspecto y el ambiente que lo transporta a 150 o mas años en el tiempo. Además por que en los palcos bajos de cada tablado se puede observar la corrida a ras de suelo. Y por si fuera poco desde cualquier lugar se aprecia el majestuoso volcàn de fuego de Colima y sus fumarolas.

Los corrales donde quedan los toros a lidiarse en esa legendaria plaza, también son todos de troncos amarrados con lazos y forrados con petates, los cajones para cada animal, igual, de maderas y petates y sólo una aldaba de acero; pero la forma en que se enchiqueran a los bureles es única: 2 hombres permanecen arriba de los chiqueros ordenando lo que se haga, mientras otros 4, con palos en mano, se alistan a empujar la puerta para evitar que el toro la abra, mientras los de arriba amarran con lazo.

Para orgullo de los colimenses, la famosa Plaza de Toros "La Petatera" ha sido propuesta para que sea considerada como un patrimonio de la humanidad. Y tienen razón en proponerla por que realmente es una joya; ingenio del mexicano y esfuerzo centenario de familias enteras y seguirá por otros 150 años o más.


FUENTE: OEM


La plaza de la Petatera, como se le conoce; es edificada año con año para estas fechas, con motivo de las festividades de la localidad, y en esa labor participan gran parte de los habitantes de la comunidad, que utilizan en su construcción solo petates, madera y cuerdas, dando forma a un escenario impactante que además posee el que se considera el ruedo taurino más grande de cuantos existen en la geografía mundial.

El debut del navarro en esta famosa plaza tuvo lugar el 13 de febrero de 2001, en un festejo mixto al lado de los diestros mexicanos Oscar San Román y Alberto Espinoza, ante reses procedentes de la ganadería de Mariano Ramírez. Pablo tuvo una presentación triunfal y se llevó una oreja de su primero, junto con las dos y el rabo de su segundo, saliendo en hombros por la Puerta Grande de esta rústica plaza.

Al año siguiente tendría lugar su segunda actuación en la Petatera, el día 20 de febrero de 2002, haciendo el paseíllo acompañado por Arturo Díaz “El Coyo” y Juan Salvador, despachando astados de Puerta Grande, Carranco y San Martín.El estellés malogró con el rejón de muerte la buena faena que le realizó a su primero, sacándose la espina con su segundo al que mando sin orejas al rastro. RONCAL, CAMPO GRANDE (imagen superior), TEXCOCO, EBANO, VITI, CHICUELO y MARIACHI (fotografia derecha) fueron los caballos que vieron acción esa tarde.

Tuvieron que transcurrir tres años para que Pablo volviera a pisar la arena colimense, lo cual sucedió el 15 de febrero de 2005, en un festejo de rejones del que también formaron parte los caballistas mexicanos Gerardo Trueba y Miguel Urquiza con astados de Puerta Grande. Hermoso de Mendoza tuvo otra actuación arrolladora obteniendo dos orejas de su primero y llevándose los máximos trofeos en su segundo. De esta manera el caballista navarro consiguió su tercera Puerta Grande en igual número de festejos en La Petatera. SILVETI, ROBLES, FUSILERO, TOSCANO, SAMURAI, CHAPULIN y FOSFORO fueron los caballos utilizados por el estellés para labrar ese triunfo.

Al año siguiente, el 21 de febrero de 2006, volvería a actuar el estellés en la Petatera, que lució un lleno imponente para presenciar un mano a mano mixto entre el jinete navarro y el diestro azteca Rafael Ortega, para lidiar astados de Garfias en rejones y de Cerro Viejo en la lidia ordinaria. Pablo enfrentó problemas con sus dos primeros, pero al último de su lote le armó un alboroto fenomenal, terminando por cortarle las dos orejas y llevándose el juez una bronca antológica al no conceder el merecido rabo. RONDEÑO, LABRIT, GALLITO, DOMINGUIN, ZAPATA, MERLIN, SILVETI y FUSILERO pisaron esa tarde el amplio ruedo colimense.

Tras dos años de ausencia el 17 de febrero de 2009 Pablo regresó al coso colimense acartelado ahora al lado de Enrique "El Cuate" Espinoza y Omar Villaseñor en la lidia de astados de Medina Ibarra. Esa tarde pasó a la historia por la escapada del toro INDIO, al que Hermoso de Mendoza logró regresar al ruedo antes de que sucediera un desaguisado mayor. En lo taurino el navarro desorejó al primero de su lote, escuchando palmas en su segundo al ponerse pesado con el acero de muerte. DALI, TIZIANO, VAN GOGH, PIRATA, PATA NEGRA, CAVIAR e ICARO desarrollaron esa tarde sus evoluciones en el amplio ruedo de La Petatera.

Para el 2010, el 23 de febrero, volvería el jinete estellés al incomparable marco que ofrece este escenario colimense, alternando ahora con Alfredo Ríos "El Conde" y Manolo Martínez, quienes despacharon bureles de Cerro Viejo. Pablo vio como el primero de su lote se lastimó una mano lo que dio al traste con la faena, siendo silenciada la labor del jinete en plaza, pero a su segundo le hizo una lidia prácticamente perfecta para desorejarlo, kuciendo su cuadra que en esa ocasión estuvo integrada por: HORMIGA, MARQUES, ESPARTANO, PIRATA, ESTELLA, SILVETI y CAVIAR.

FECHA 19 de Febrero de 2013
LUGAR Plaza de toros La Petatera, Villa de Alvarez, Colima, México
ENTRADA Lleno
TOROS
RESEÑA Alfredo Ríos “El Conde” (ovación y silencio)
Pablo Hermoso de Mendoza (dos orejas y silencio)
Joselito Adame (silencio y dos orejas)
CABALLOS UTILIZADOS Primer toro de la Ganadería de Rancho Seco, número 109, 480 Kg, de nombre Limonero; De  salida VILLA (1 rejón de castigo); en banderillas DISPARATE (2 banderillas) y HABANERO (2 banderillas); y para el último tercio PIRATA (tres cortas, una rosa y un rejón de muerte).  

Segundo toro de la Ganadería de Rancho Seco, número 179, 470 Kg, de nombre Pastor; De  salida NAPOLEON (1 rejón de castigo); en banderillas MANOLETE (2 banderillas) y VIRIATO (2 banderillas); y para el último tercio PIRATA (tres cortas, un par de cortas a dos manos y un rejón de muerte tras pinchazo).
OTROS CABALLOS DESPLAZADOS ICARO

La plaza de toros de La Petatera de Villa de Alvarez, que cumple su ciento cincuenta y seis aniversario y cuya construcción es únicamente de troncos de madera, petates y cuerdas, fue declarada Monumento Artístico Nacional. El año pasado sufrió el ataque de los antitaurinos que le prendieron fuero y consiguieron herirla, pero no matarla. Esta temporada volvió a alzarse con toda su arcaica majestuosidad y por primera vez en esta temporada, alcanzó un lleno total en todos sus lugares. Incluso tuvo que devolverse boletaje porque el público con entrada en la mano, no cabía en los tendidos.

 Y es que lo de Pablo y su tirón popular es algo único y sorprendente y parece como si en México cada año fuese a más. De cualquier forma después de ver la entrega del jinete, sus continuos triunfos y sobre todo su puesta en escena tan del gusto del aficionado mexicano, parece que esta complicidad tiene una explicación.

 Volvió una vez más a justificar al boleto de los aficionados porque volvió a abrir una puerta grande, ya obtenida con su primer toro al que esperó en los medios con VILLA y pronto comenzó a medirlo con giros toreando con la cola. Buen son el que mostró el toro y por eso limitó el castigo, dando entrada a DISPARATE. Buen comienzo del castaño que pronto lo enceló en su cola y lo llevó galopando de costado a lo largo del amplio anillo colimeño. Aguantaba el toro los largos galopes y DISPARATE le iba consintiendo para que no se desfondara. Luego le dejaba tomar aire, se alejaba y despacito atacaba el encuentro en banderilla y en capotazos con el pecho.

HABANERO cuajó una segunda parte de tercio de enorme transmisión, sobre todo en piruetas muy ajustadas y muy celebradas. Las repitió en varias ocasiones intercaladas entre las dos banderillas que colocó en todo lo alto. PIRATA pisó el ruedo y con tres banderillas en la mano su jinete se fue al toro. Una tras otra las fue dejando en el morrillo, dando paso a la suerte del teléfono, que Hermoso ejecutó en varias ocasiones, siendo también muy festejado por el respetable. Muy despacio se fue PIRATA al toro cuando Pablo agarró el rejón de muerte y colocó al toro en el mismo estribo para el navarro bajara la mano y colocara un rejón perfecto de colocación y de resultados para pasear las dos primeras orejas de la tarde.

 No pudo sumar trofeos en su segundo merced a un pinchazo antes del rejón de muerte definitivo y a una pelea en los tendidos que le restó protagonismo en el último instante de la faena. Hubo petición, pero no suficiente a pesar de los buenos instantes que tuvieron toda la cuadra. Comenzó con NAPOLEON, un caballo joven con el que cada día se ve a Pablo más a gusto. Dejó al toro con un rejón, tónica habitual en las últimas fechas, y dio entrada a MANOLETE. El tordo encontró un toro que ayudaba y que galopaba templaba de costado tras la clara cola del caballo. Fueron los momentos más templados de esta lidia con un MANOLETE que medía perfectamente la embestida del toro y la aprovechaba para lucimiento suyo y de su jinete.

Cuando Pablo sacó a VIRIATO el toro ya era otro. Se había vuelto reservón, bruto en la embestida y lo cierto es que complicó bastante el lucimiento del caballo, que a pesar de todo eso, nunca volvió la cara y nunca se rajó. Fue un toma y daca continuo entre caballo y toro y ninguno de ellos daba tregua al otro. El toro buscaba y el caballo se dejaba ver, pero no llegar. Faena de valientes la de esta tarde de VIRIATO. Y si de valor hablamos, para eso PIRATA lidera el escalafón. Sin importarle las condiciones del toro se mete en su terreno, lo mide, parece que incluso lo intimida y ahí facilita la labor de su jinete. A una mano, a dos manos o con la hoja de peral, PIRATA siempre está donde tiene que estar.






COBERTURA DE PRENSA