UN TORERO A CABALLO

UNICO

Cartel
Estadistícas en esta plaza
FESTEJOS
11
TOROS LIDIADOS
22
TROFEOS
25 orejas y 4 rabos
PUERTAS GRANDES
9

 

Joselito El Gallo sentenció: "Quien no ha visto toros en El Puerto, no sabe lo que es un día de toros". Y puede que así sea, sobre todo por el extraordinario sabor que tiene unas de las plazas más señeras de Andalucía.

En la ciudad han existido varias plazas hasta desembocar en la que hoy conocemos. La primera se inauguró en 1768. Luego hubo otra hasta 1813, y una tercera que permaneció abierta hasta 1842, año en el que comenzaron las obras de restauración del inmueble, lo que permitió que se pudieran seguir celebrando corridas hasta 1876. Dos años después se colocó la primera piedra del coso que hoy conocemos, que fue inaugurado el 5 de junio de 1880 por El Gordito y Lagartijo, con toros de Anastasio Martín.

Ese fue el punto de arranque de una plaza de gran importancia en el orbe taurino. Considerada de segunda categoría, han sido muchos los acontecimientos que a lo largo de sus ciento veintisiete años de existencia ha albergado. La primera oreja que se paseó en su ruedo la cortó Rodolfo Gaona en 1910, y la última pata, trofeo muy habitual hasta la década de los sesenta, la paseo Litri en 1956. El día en que el coso cumplió cien años se anunció una corrida extraordinaria, en la que se lidiaron toros de Manuel Camacho, a cargo de Dámaso González, José María Manzanares y Niño de la Capea. Y desde hace unos años, el pasillo de la puerta grande se adorna con las cabezas de los seis toros ensabanados de José Luís Osborne que Manolo Vázquez, José Luís Galloso y Paco Ojeda estoquearon en 1982.

Con capacidad para cerca de trece mil espectadores, la plaza Real de El Puerto tiene tres pisos y cuenta con uno de los ruedos más grandes, de 60 metros de diámetro, lo que da la posibilidad de celebrar corridas a plaza partida, una práctica que fue habitual en este coso. La sensibilidad y el gusto por el toreo bueno son datos de identidad de una afición que confiere personalidad y sello a esta plaza de toros.

FUENTE: Alfonso Santiago (6TOROS6)


Muy curiosa ha sido la historia de Pablo Hermoso de Mendoza en la Plaza de Toros de El Puerto de Santa María (Cádiz), una de las más emblemáticas del circuito hispano; ya que cada vez que el de Estella obtenía un rabo en ese coso, en las temporadas siguientes, se quedaba castigado sin actuar en el coso gaditano. Esta circunstancia, por demás especial, quedó atrás precisamente durante la temporada 2006, ya que como recordaremos en este previo, el año anterior Pablo cortó un rabo y la mencionada costumbre se rompió al ser acartelado nuevamente, y para hacer todavía más destacada la efeméride debemos consignar que para esa fecha, 18 de agosto de 2006, el torero de Estella de nuevo cortó un rabo, sumando ya cuatro de estos trofeos en el albero gaditano. Acartelado con Antonio Ribeiro Telles y Andy Cartagena, el navarro se llevó la noche, obteniendo un claro triunfo de cuatro orejas y un rabo ante los astados de Benítez Cubero. CURRO, CHENEL, NAPOLEON, SARMATA, RONDEÑO, SILVETI y FUSILERO colaboraron de forma extraordinaria para el triunfo de su propietario y jinete.

La primera vez que esto ocurrió fue el 22 de agosto de 1998, en el que el único pecado que cometió fue cortar dos orejas y rabo de un toro de Fermín Bohórquez y armar un alboroto en los tendidos que seguramente todavía se recuerda. Fue una noche intensa, porque el navarro llegaba de torear por la tarde en Antequera (Málaga), el festejo comenzaba a las once de la noche, y a esa hora todavía él y sus caballos no habían aparecido. Se demoró cinco minutos el comienzo y por lo menos apareció Pablo, que montado sobre un caballo prestado por Paco Ojeda y con el sombrero del mayoral (el suyo viajaba en el camión con los caballos), pudo efectuar el paseíllo. Como el cartel estaba compuesto por Javier Buendía, Fermín Bohórquez, los hermanos Domecq y Paco Ojeda, a Pablo le tocaba actuar en cuarto lugar y dio tiempo para que llegaran los caballos y pudieran torear LABRIT, CAGANCHO, CHICUELO y MAZANTINI. Todo ello debió contribuir, a juicio de la empresa, para que Pablo no volviera a El Puerto en los cuatro años siguientes.

Rectificó la empresa y volvió a contratar a Pablo el 22 de agosto de 2003, actuando en una terna compuesta por Luis Domecq, Hermoso de Mendoza y Andy Cartagena, lidiando toros de Fermín Bohórquez y colocando por primera vez en muchos años en una corrida de rejones el cartel de “No hay billetes”. Nuevamente los aromas de El Puerto fueron favorables a Pablo, que montando a MISTRAL, GAYARRE, CHICUELO y CERVANTES hizo templar los cimientos del ruedo más grande de España y obtuvo nuevamente las dos orejas y rabo de un toro en esta plaza. En el segundo toro, ahora montando a MISTRAL, LABRIT, DANUBIO y CERVANTES, también obtuvo una oreja.

De nuevo, este triunfo sirvió a Pablo para que al año siguiente, la empresa lo volviera a dejar fuera de los carteles de una de las plazas con más solera del circuito hispano, regresando hasta el 19 de agosto de 2005, fecha en que como ya se mencionó, el torero de Estella volvió a cortar un rabo, en una tarde cumbre que le deparó además otras cuatro orejas. Los alternantes de Pablo en esta oportunidad fueron Fermín Bohórquez y Antonio Domecq y los astados provenían de las dehesas de Benítez Cubero. Para este triunfo mucho tuvieron que ver FUSILERO, CHENEL, MONTERREY, FOSFORO, ZAPATA, CHICUELO y SILVETI.

Pero la historia de Pablo en El Puerto no comenzó con estos festejos, lo hizo el 22 de agosto de 1996, también con toros de Bohórquez y junto a Joao Moura, Javier Buendía y Fermín Bohórquez. Precisamente esa tarde Pablo reaparecía del percance sufrido en la plaza de Vitoria veinte días antes, que le supuso la rotura de una costilla. Todavía maltrecho, no pudo torear con los zahones, al no poder soportar su presión en la zona pulmonar, Pablo consiguió obtener una oreja en su toro y dos orejas en collera junto al jerezano Bohórquez. También ese día destacaron CAGANCHO y CHICUELO.

Un año después, el 21 de agosto de 1997, fue la única ocasión en que Pablo no salió por la Puerta Grande del Puerto, en la que posiblemente haya sido su mejor faena en esta Plaza. El mal uso del rejón de muerte, le privó de un triunfo más que merecido. El cartel fue el mismo que en la temporada 1998, esto es, Javier Buendía, Fermín Bohórquez, los hermanos Domecq, Pablo Hermoso de Mendoza y Paco Ojeda, y dos de los caballos que Pablo montó fueron CAGANCHO y
VENTURA.

Continuamos con la fecha del 27 de julio de 2007, alternando ahora Pablo con Fermín Bohórquez y Andy Cartagena, en la lidia de bureles de Bohórquez.  Esta fecha afirmó la gran comunión de Pablo con la afición de El Puerto, y si no cortó un rabo en su segundo fue por la falta de fuerzas del burel al que mandó sin orejas al rastro. Previamente había sido fuertemente ovacionado en su primero.  CURRO, SILVETI, PRINCIPE, LAGARTIJO, CHENEL, FUSILERO y SARMATA aportaron su esfuerzo para el triunfo de su jinete.

Regresaría el estellés al coso gaditano para el 2009, el día 6 de agosto, para brindar otra completa actuación que le deparó un total de tres orejas, una de su primero y las dos de su segundo. DALI, CHENEL, ICARO, PIRATA, ESTELLA, CAVIAR y SILVETI fueron los caballos empleados por Hermoso de Mendoza esa tarde en la que alternó con Fermín Bohórquez y Diego Ventura en la lidia de astados de Bohórquez.

Y para el 2010 de nuevo el genio estellés fue contratado para la temporada del escenario gaditano, por lo que el 6 de agosto hacía el paseíllo, repitiéndose exactamente el mismo cartel de la temporada anterior. En esta ocasión el tradicional festejo nocturno se cambió a la tarde del viernes, pagando esta modificación un costo alto en materia de afluencia del público. Así, ante mucho cemento, Hermoso de Mendoza cumplió con dos entonadas lidias que le permitieron obtener un trofeo en cada uno de los toros de su lote, sumando con ellos una nueva Puerta Grande en esta asolerada plaza. Los equinos que tuvieron esa calurosa tarde la oportunidad de pisar el albero gaditano fueron: DALI, CHENEL, ICARO, PIRATA, ESTELLA, MACHADO y PATA NEGRA.

Este prólogo se cierra por el momento dando cuenta de la actuación que tuvo el torero a caballo de Estella en este escenario gaditano el 12 de agosto de 2011, alternando ahora con Diego Ventura y Leonardo Hernández, en la lidia de nueva cuenta de toros de Bohórquez. En esta oportunidad Pablo estrelló su esfuerzo y ánimo de triunfo ante un muy deslucido lote que sorteó, del que obtuvo silencio en el que abrió plaza y ovación en el cuarto, que por cierto fue un manso de libro. Ante tan poca metrai prima CURRO, MANOLETE, ICARO, PIRATA, GARIBALDI, CHENEL y TIZIANO hicieron todo lo posible por cumplir con la papeleta y agradar al respetable.

FECHA 11 de Agosto de 2012
LUGAR Plaza de toros de El Puerto de Santa María, Cádiz, España
ENTRADA Dos tercios
TOROS
RESEÑA Pablo Hermoso de Mendoza (oreja y dos orejas)
Sebastián Castella (silencio y palmas)
Miguel  Ángel Perera (palmas tras aviso y dos orejas)
CABALLOS UTILIZADOS Primer toro de la Ganadería de Fermín Bohórquez, número 17, 530 Kg, de nombre Zafiro: De  salida VILLA (1 rejón de castigo); en banderillas CHENEL (2 banderillas) e ICARO (2 banderillas); y para el último tercio PIRATA (tres cortas y un rejón de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Fermín Bohórquez, número 177, 535 Kg, de nombre Obrador;  De  salida ESTELLA (1 rejón de castigo); en banderillas MANOLETE (2 banderillas) y VIRIATO (2 banderillas);  y para el último tercio PIRATA (tres cortas, un par a dos manos de cortas y un rejón de muerte).
OTROS CABALLOS DESPLAZADOS GARIBALDI, DALI y VAN GOGH

Importante triunfo el que logró Pablo Hermoso de Mendoza en la  Corrida conmemorativa del Bicentenario de la Constitución y que contó con la presidencia de S. M. el Rey Don Juan Carlos. Era la primera ocasión en la que el rejoneador estellés actuaba en la plaza de toros de El Puerto de Santamaría en un cartel mixto, siendo todas sus actuaciones hasta esta corrida en corridas de rejones.

El infernal calor que hacía a las siete de la tarde en el coso portuense hizo que los valientes que se sentasen en los tendidos de sol no fueran muchos y que sin embargo, sí que llenaron casi en su totalidad el de sombra.

Pablo consiguió abrir la que es su novena puerta grande de esta plaza gaditana y que le hace mantener un porcentaje de acierto en este coso realmente espectacular. Solo en las temporadas 1997 y 2011 tuvo que salir por su propio pie de la plaza.

Comenzó bien la tarde para el estellés que consiguió cortar una oreja de su primer toro de Bohórquez. Pronto pudo verse la calidad de un toro que a pesar de los primeros pasos dubitativos, debido sobre todo al enorme tamaño del coso, en cuanto VILLA de cruzó en su camino, éste de dedicó a embestir y a galopar en redondo tras la cola del caballo. Gran justeza en los giros y dejando llegar mucho a Zafiro, pero sin que en ningún momento los pitones llegasen a su piel. Colocó un rejón de castigo y luego toreó con la bandera, aunque Pablo dosificó mucho al toro, sobre todo, como hemos dicho por el enorme tamaño del ruedo. Salió CHENEL y comenzaron los embroques de tanteo. Caballo en tablas y toro en los medios, se reunieron en dos ocasiones para medirse y dar paso al tercer encuentro, éste ya con banderilla. El toro venía franco y CHENEL atacaba despacio para cambiar su embestida y dejarlo a su derecha, donde Pablo clavaba. Luego vinieron los galopes de costado, ceñidos y templados y rematados con dos soberbios trincherazos en tablas.

El toro estaba desgastándose y Pablo decidió cambiar los galopes de costado por el toreo de frente, por la lidia con el pecho y al sesgo para que el toro tomase aire y la lidia no bajase de intensidad. ICARO remató el tercio con ese toreo encimista, metido entre los pitones y sin perder de vista al toro. El astado todavía aguantaba y daba emoción a los embroques. La pelea era en el centro del ruedo y ninguno de los dos animales volvía la cara. Fue un toma y daca en la que ambos animales dieron lo mejor de sí, siendo ICARO quien giraba y esquivaba los ataques de su contrincante. Con las cortas PIRATA estuvo como siempre solvente y marcando los tiempos con cadencia. Colocaba una y se despegaba para no atosigar, luego la segunda y lo mismo, y así hasta tres. Tras algún desplante, Pablo entró con el rejón de muerte y lo dejó en lo alto al primer intento, haciendo al toro doblar sin puntilla. La lidia había sido de puerta grande, pero hasta para esto el calor se impuso, porque el público pareció cansarse tras conceder la presidencia la primera oreja y dejaron de solicitarla.

El cuarto de la tarde pareció tirar por tierras las expectativas de triunfo del rejoneador de Estella. Un toro rajado, siempre huyendo a su querencia en tablas y desentendiéndose el toro. ESTELLA lidió el primer tercio y la experiencia de la yegua fue notable, porque a base de meterse en los terrenos del astado consiguió pequeñas reuniones con la cola y que ponían la emoción que le faltaba al toro. Pablo sacó a MANOLETE y el caballo comenzó una labor técnica. El toro no permitía el lucimiento, pero sí se pudo ver esa técnica que se necesita para hacer embestir a un toro que no quiere hacerlo. Casi toda la labor de MANOLETE tuvo que ser al sesgo, pisando los terrenos que el toro quería y pedía. Allí el poderío del caballo se hizo patente en la lidia y en los embroques. Aprovechaba la rabia del toro tras los palitroques para llevarlo en galope de costado y darle casi una vuelta al anillo para volver a plantarse en sus terrenos favoritos. Nuevos tirones del toro para poder hacer piruetas, siempre pegados a tablas.

VIRIATO continúo con la lidia y convirtiendo su cuerpo en capote, siempre se interponía en entre el toro y su querencia, lo envolvía y le obligaba a embestir. Con valor y cercanía, VIRIATO conseguía lo que parecía imposible, mantener al toro en los medios. PIRATA acabó con la lidia con tres banderillas cortas, emocionantes por que el toro se defendía por alto y buscaba la cabeza del rejoneador en las reuniones y en los posteriores desplantes. La faena que parecía imposible, Pablo y sus caballos se la habían inventado y rematado con un espectacular par a dos manos y con un rejonazo en lo alto que hizo que el toro doblase, pero no sin antes refugiarse en el mismo sitio donde había comenzado su tarde…en las tablas.

Al final abandonó la plaza por la Puerta Grande y por la misma Puerta volvió a entrar Pablo al coso para acudir a la recepción que S. M. el Rey Don Juan Carlos les dispensó en el propio Palco Real.


COBERTURA DE PRENSA


DIARIO DE CADIZ (www.diariodecadiz.es). Por Francisco Orgambides



Del clamor al tedio soberano

La corrida mixta regia del Bicentenario se salda con el triunfo del rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza y dos orejas exageradas para Miguel Ángel Perera en una tarde de toros rajados de Santiago Domecq



Ganadería. Dos toros para rejones de Bohórquez, primero y cuarto, aplaudido el noble primero y noble pero rajado el segundo; y cuatro de Santiago Domecq, mansos y rajados a excepción del último, que tuvo movilidad pero sin raza ni clase. Pitados tercero y quinto. Rejoneador: Hermoso de Mendoza, de casaca nazareno bordada en oro y catite, rejón, (oreja) y rejón ahondando (dos orejas).

.......

Incidencias. Media entrada y calor.

..........

Si Joselito dijo aquello de que quien no ha visto toros en El Puerto no sabe lo que es un día de toros, la excepción debe ser el Rey, que en las dos tardes que ha ocupado el Palco Real no ha tenido suerte. Al menos no ha visto una corrida redonda.
Y la de ayer no lo fue porque si bien en el capítulo ecuestre se despertaba el entusiasmo, en cuanto salían los toros para la lidia a pie, descastados y huidizos, se apesadumbraban los ánimos.
Tal vez vino el Rey a oír las famosas palmas a compás por bulerías, y se quedó con las de tango con las que el respetable fustigaba al ganado.
Además tampoco hubo la entrada esperada, cosa que se puede achacar a la crisis, pero también es cierto que además de que la corrida, pese a ser conmemorativa del Bicentenario de las Cortes y Sitio de Cádiz y de la Constitución de 1812, se promovió poco o nada en Cádiz, donde además estaban con el Trofeo Carranza. Eso sí, sonó la marcha Cádiz en el paseíllo y se dieron los avisos al estilo antiguo en tarde de muchas autoridades y altos cargos. Así que a media plaza y con medio toro, la parte de la mixta de toreo a pie discurrió en un creciente y soberano aburrimiento porque si hubo algo regio fue el sopor.
No así el toreo a caballo. En esa disciplina Bohórquez y Hermoso de Mendoza forman una combinación ganadora. El toro que abrió plaza fue un ejemplar noble, claro y manejable, aunque dio la impresión de que quería irse, y al que se le puede poner el pero de que le faltó ímpetu. De esa condición se percató el jinete Navarro, que solamente utilizó una lanza de castigo. Muy bien el torero con Chenel en banderillas y el cierre con Ícaro en las cortas.
Fue una oreja como de abrir plaza con la gente entrando el faena. Se superó el jinete navarro en el sexto. Un murubeño de Bohórquez parado de salida y rajadito en banderillas al que el rejoneador navarro le echó lo que los taurinos dicen una peoná, bregando, moviéndolo, cambiándole los terrenos y colocándolo en suerte con eficacia lidiadora. Como cuando corrió el toro a la grupa por media plaza para sacarlo de las tablas de sol, llevarlo a contraquerencia y colocarlo en suerte en los medios. Enceló mucho al toro que se fue empleando más, bien sujetado por el torero.
En esa labor fue intercalando muy bien las banderillas y por fin cerró con las cortas, cinco banderillas, dos de ellas a rienda suelta. El remate de los adornos agarrado a los pitones fue el colofón que aunque no tuvo certero remate con el rejón -el navarro ahondó el hierro- recuperó el entusiasmo del público que sacó con fuerza los pañuelos.
..........
Al salir había un gentío fuera de la plaza, pero esta vez no esperaba a los toreros, sino al descendiente del Rey que no estaba hace doscientos años.

Xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx



DIARIO DE CADIZ (www.diariodecadiz.es). Por EFE



El Rey preside en El Puerto la Corrida del Doce

Don Juan Carlos asistió en la Real Plaza de Toros de la localidad gaditana al evento taurino programado dentro de los actos del Bicentenario



El Rey ha presidido esta tarde en la plaza de toros de El Puerto de Santa María la corrida mixta del Bicentenario de la Constitución de 1812.
Antes de ocupar el Palco Real, Don Juan Carlos recibió el cuadro original que ha anunciado en los carteles esta corrida extraordinaria, obra del pintor portuense Adrián Ferreras.
Posteriormente se descubrió un mosaico conmemorativo del festejo, situado en la entrada del palco de la presidencia.
El triunfador de la tarde ha sido el rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza, con tres orejas y con dos actuaciones de gran calado.
Los toros de Santiago Domecq ofrecieron un juego nulo por la mansedumbre y poca raza desarrollada en el ruedo, y ofrecieron pocas opciones a los toreros,

........
Se han lidiado dos toros de Fermín Bohórquez, bien presentados para rejones y nobles, y cuatro toros para la lidia a pie de Santiago Domecq, mansos, huidos y deslucidos.
Pablo Hermoso de Mendoza: oreja y dos orejas.
........

Media plaza en tarde de mucho calor.

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX



LA VOZ (www.lavozdigital.com). Por Pepe Reyes



Poco relieve pero muchos trofeos

El Rey Don Juan Carlos presidió el festejo conmemorativo del Bicentenario, en el que triunfaron Hermoso y Perera



LA FICHA

Toros. Se lidiaron cuatro ejemplares de Santiago Domecq, nobles y descastados, y dos para rejones de Fermín Bohórquez, bravo uno y manso el otro.

Pablo Hermoso de Mendoza. Oreja y dos orejas.

.........

Plaza de Toros de El Puerto. Más de medio aforo cubierto. Corrida conmemorativa del bicentenario de la Constitución de 1812. El Rey Don Juan Carlos presidió honoríficamente el festejo desde el palco real.

Ataviados a la usanza goyesca aparecieron en el ruedo todos los actuantes de esta corrida, conmemorativa de la Constitución que se redactara en Cádiz durante las bélicas jornadas de aquel recordado marzo de 1812. Colorista paseíllo durante el que la banda interpretaba 'Marcha de Cádiz', compuesta por el maestro Federico Chueca, en honor a los patriotas que lucharon por la independencia de España frente a las huestes invasoras de Napoleón. Bello y alegre marco musical que rivalizaba en galanura con las verdes guirnaldas vegetales y cintas rojigualdas con que se había adornado la centenaria plaza.

A lomos de un bello caballo tordo, Pablo Hermoso de Mendoza templó con destreza y suavidad las primeras acometidas de la res. Acto seguido, montado sobre la perla de su primorosa cuadra, el caballo Chenel, verificó un antológico tercio de banderillas, compuesto de quiebros milimétricos dibujados en la misma cara del toro. Sutiles siluetas en las que ofrecía, siempre con desgarrada pureza, el pecho del equino. Después, salía de la comprometida reunión con recortes inverosímiles junto a tablas, como si la cola y las ancas del caballo constituyeran auténticos engaños de percal. Lucida lidia en la que Hermoso supo aprovechar la noble, acompasada e incansable embestida del toro, al que solo le faltó mayor grado de transmisión. Adornos finales y caricias en la testuz sirvieron de prólogo a un certero rejón de muerte.

Eficaz en el rejón de muerte

El cuarto de la tarde resultó ser un toro manso y de escasa codicia en la persecución de la cabalgadura. Pero ello no constituyó óbice para que el rejoneador navarro volviera a ofrecer un nuevo capítulo de su excelso repertorio. Hubo de permitir que la res se acercara mucho en las reuniones, citar muy en corto y encelar de esta manera al aquerenciado enemigo. Firmó un variado y lucido tercio de banderillas, en el que abundaron los rehiletes prendidos a dos manos y sobresalieron los colocados, en ruleta postrera, con palos cortos. Eficaz, aunque poco ortodoxo, en el uso del rejón de muerte, Hermoso de Mendoza consiguió con este astado el doble trofeo que lo erigían en triunfador del festejo.

...........

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx



MUNDOTORO (www.mundotoro.com). Por Emilio Trigo



Tres orejas, en hombros con Perera

Pablo Hermoso se lleva el Bicentenario



Se impuso el rejoneo en el festejo que celebraba el bicentenario de la Constitución de 1812 en El Puerto. Ganó Pablo Hermoso de Mendoza, que supo aplicar clasicismo y alegría en su actuación, en una tarde marcada por el deslucido juego de los toros. El navarro cortó tres orejas y con él salió en hombros Miguel Ángel Perera. El público contó en el resultado final y solicitó los trofeos hoy sí concedidos por un palco menos exigente que otras tardes.

...........

Pablo Hermoso cortó dos orejas del cuarto toro. El navarro sacó a 'Estella' 'Manolete', 'Viriato' y 'Pirata'. Con ellos estuvo brillante e inteligente, puesto que su enemigo, nada más saltar al ruedo, mostró su absoluta mansedumbre. Pablo supo coserlo a su cabalgadura y nunca perrmitió que se le fuera a tablas. Poco a poco fue subiendo el tono de su actuación, Con 'Manolete' colocó tres pares a una mano sacando al toro hacia fuera, muy en corto; también lució con 'Viriato'. Con 'Pirata' arriesgó tanto en las cortas como en un par a dos manos. En la suerte suprema acertó a clavar el rejón tras pinchar y no soltar. Hermoso 'abrió boca' cortando una oreja al primero, que brindó a Don Juan Carlos. Amagó con rejarse el astado desde que salió. El navarro lo entendió perfecto y lo enceló. El toro resultó manejable por una brillante monta de Hermoso. Lo fijó y templó de salida muy bien con 'Villa'. Con 'Chenel' en banderillas ofreció el pecho y cuarteó a escasos centímetros del toro, saliéndo por el pitrón contrario. También con 'Ícaro'. Terminó con 'Pirata' en un carrusel de cortas de nota. Tras rejonazo hubo petición de la segunda oreja.

........

Xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx



DIARIO DE NOTICIAS (www.noticiasdenavarra.es). Por Manuel Sagües



Hermoso triunfa en la corrida del bicentenario de 'La Pepa'



El navarro corta 3 orejas

En la corrida de El Puerto de Santa María presidida por Juan Carlos de Borbón



El navarro Pablo Hermoso de Mendoza fue el triunfador absoluto de la corrida extraordinaria celebrada en El Puerto de Santa María con motivo del Bicentenario de la Constitución de Cádiz de 1812. El rey de España presidió esta corrida mixta y, antes de ocupar el palco real, recibió el cuadro original que ha anunciado en los carteles esta corrida, obra del pintor portuense Adrián Ferreras. Y, luego, descubrió un mosaico conmemorativo del festejo, situado en la entrada del palco de la presidencia.

Hermoso de Mendoza, con tres orejas y con dos actuaciones de gran calado artístico y lidiador, salió a hombros acompañado del torero Miguel Ángel Perera, que desorejó de forma muy generosa al sexto y último toro de la tarde.

.........

Los toros de Santiago Domecq para lidia ordinaria dieron pésimo juego y ofrecieron pocas opciones a los toreros. Solo el sexto se dejó algo y Perera pudo lucirse algo y matar de una buena estocada. Los toros de Fermín Bohórquez para rejones estuvieron bien presentados y fueron nobles. El resultado del festejo fue: Hermoso de Mendoza, oreja y dos orejas;

........

Hubo media entrada en tarde muy calurosa

Xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx



DIARIO BAHIA DE CADIZ (www.diariobahiadecadiz.com). Por Sergio Pérez Aragón



Hermoso salva con ayuda de Perera la 'Corrida del Bicentenario' en El Puerto



CRÓNICA. Una mansada de Santi Domecq pudo dar al traste con el festejo más significativo en la plaza de El Puerto de Santa María en el último siglo. Festejo que conmemoraba el Bicentenario de la Constitución de 1812, presidido por S.M. El Rey Don Juan Carlos, que lo hacía por segunda vez en la historia de esta plaza. Por dicho motivo, le fue regalado el cuadro original que anunciaba en los carteles esta extraordinaria corrida obra del pintor portuense Adrián Ferreras.
Por otra parte, en el palco presidencial fue descubierto un mosaico conmemorativo del festejo, donde matadores y cuadrillas vistieron del traje a la usanza goyesca, en una plaza preciosamente engalanada de guirnaldas.
El sonido de los clarines fueron como los que sonaron hace cien años, antes había sonado el himno nacional para dar la bienvenida a nuestra primera autoridad, la que por cierto no fue despedida de igual forma.
Rompió plaza el caballero estellés con Villa, que regateó como el futbolista que hace honor a su nombre. Le gustó al navarro el de Fermín llegando a exclamar en plena faena "buen toro, sí señor". Templó con Chenel de costado y recortó por los adentros además de clavar en lo alto. Con Icaro se enceló y recortó distancias dejando las farpas en su

sitio. Cerró el tercio Pirata con tres de las cortas y rejonazo en todo lo alto. Justa oreja.
.........

Con un sólo rejón cambió el tercio Pablo Hermoso a lomos de Estella. Manolete y Viriato hicieron lo que pudieron ante un toro que aguantó con poca transmisión pero que no llegó a rajarse por mérito del rejoneador. Echó el resto con Pirata para clavar tres corta y las mismas a dos manos arriesgando. Pinchó y mantuvo el rejón hasta encontrar carne. Dos generosas orejas.
.........

FICHA DEL FESTEJO:
3ª de Abono. Corrida de Toros. 1/2 entrada. Dos toros de Fermín Bohórquez, primero mejor, para rejones y cuatro de Santiago Domecq dos mal presentados mansos como mulos.
MATADORES: Pablo Hermoso (chaquetilla morada) oreja y dos orejas.

.........

INCIDENCIAS: Presidió Dª. Olga Pérez quien volvió a devaluar la plaza con el doble premio a Perera, una de las puertas grandes que con menos peso se recuerdan y la segunda de Pablo Hermoso. Junto al Rey, el ministro Arias Cañete, el alcalde Moresco y el presidente de la Diputación Loaiza. Los tres primeros toros fueron brindados a S.M.

Xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx



ABC (www.abc.es). Por Fernando Carrasco



El Rey presidió la corrida del bicentenario de La Pepa

El caballero Hermoso de Mendoza brilla entre la mansada a pie



Calor sofocante, africano, el que se dejó sentiren el transcurso de un acontecimiento como el que se vivió en el coso portuense. No todos los días se puede ver uno honrado con la presencia de Su Majestad el Rey Don Juan Carlos, que volvió a mostrar su apoyo a la Fiesta. Pero la conmemoración del bicentenario de la Constitución de las Cortes de Cádiz, La Pepa, bien lo merecía. Y pudo comprobar el Monarca el cariño que se le profesa por esta tierra. Por cierto, una preciosidad poder escuchar la Marcha Real en una plaza de toros. Y en El Puerto suena de maravilla.

Luego vino la realidad, esto es, lo que aconteció en el ruedo. Y fue que salvó la tarde Pablo Hermoso de Mendoza, que cortó tres orejas. Porque lo que vimos con los toros de Santiago Domecq hacía tiempo que no sucedía. Vaya mansada para la corrida del Bicentenario de La Pepa.

Pablo Hermoso de Mendoza volvió a dictar una lección de temple, precisión y acierto en sus dos faenas. Abrió plaza un gran colaborador de Fermín Bohórquez, de embestida pastueña que posibilitó que el navarro estuviese no sólo a gusto, sino que cuajase una faena redonda basada en dos caballos principalmente, «Chenel» e «Ícaro». Con el primero, las banderillas a una mano, dejando al astado en los medios, hizo vibrar a la plaza, sobre todo llevando al astado pegado a la culata del caballo y éste a dos pistas para cambiarle el viaje. Y con el segundo, acercándose a unos terrenos muy peligrosos y dando el equino con su testuz en la del toro. Mató a la primera y cayó, también, la primera oreja.

Alboroto aún mayor

A su segundo le formó un alboroto aún mayor. La faena tuvo más mérito porque aunque el astado se desplazó, no lo hizo con la misma fijeza del primero. Pero Hermoso, en estado de gracia, puso sobre el albero a «Manolete» y a «Viriato», entre otros, que refrendaron la gran cuadra que posee el de Estella. Lo hizo todo medido y con acierto, y las banderillas cortas enardecieron al respetable. También mató a la primera y ahora fueron a sus manos las dos orejas.

..........

Xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx



BURLADERO (www.burladero.com). Por Javier García-Baquero



Tres orejas Hermoso de Mendoza y dos Perera en mala tarde ganadera

El príncipe era Hermoso (de Mendoza)



La tarde era de cuento, con su plaza guapa y enlucida, su Rey, su príncipe francés, su príncipe extremeño, vestidos de príncipes ambos, un caballero andante de los países del norte, sus palafreneros, sus viejos clarines del 29, su érase que se era y sus dragones... Y ahí vino el fallo,¡¡¡Los dragones de Santi Domecq, no quisieron pelea con los príncipes!!!

Los de Bohórquez tampoco fueron un dechado de bravura pero hicieron eso tan moderno de dejarse y dejarse con Pablo es que te forme un lío, tres orejas que pudieron ser cuatro, firmeza, frescura, torería y muchas ganas del caballero navarro. Cumbre con Pirata, muy bien sobre Ícaro, pero las estrellas de la tarde fueron un sorprenderte Viriato, y sobre todo Manolete que salió a poner banderillas en el sexto. Caballo serio, con expresión, torería, jaco valiente, dejándose venir los toros y clavando siempre al estribo y en una peseta. Muy bien el caballero estellés. Lo vemos como en sus mejores tiempos, puro, entregado, y queriendo hacer las cosas muy despacio y entregadas.

..........

Ficha del festejo:

Corrida Real, y goyesca, conmemorativa del bicentenario de la Pepa, Constitución de 1812 media plaza, mucho calor, su majestad el Rey don Juan Carlos I en el palco.

Dos toros de Fermín Bohorquez para rejones, rajados y manejables y cuatro de Santiago Domecq sin fuerza, mansos y pitados, escobillados al menos dos, el cuarto aguantó un poco más y muy astifino.

Pablo Hermoso de Mendoza, de nazareno y oro con sombrero calañés: oreja y dos orejas.

....................................

Xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx



APLAUSOS. Por Luís Rivas



HERMOSO Y PERERA SALVAN LA GOYESCA



La notable actuación del rejoneador Hermoso de Mendoza y la firmeza de Perera en el último salvaron una corrida en donde Castella no encontró colaboración en su lote. Hay tardes donde los toros se atrancan y no hay forma de quitarles de encima esas "malas" intenciones de bus­car la salida. Menos mal que el último embistió con cierta boyantia. El resto se dejaron la raza en esa preciosa finca de Garcisobaco e hicieron amargarle la tarde a ese buen ganadero y mejor persona que es Santiago Domecq. Los dos matadores se mostraron con ganas de complacer a un público que quería festejar a su manera el Bicentenario de la Constitución.

Abrió plaza Hermoso de Mendoza, ofreciendo un bello espectáculo del rejo­neo, llevando la emoción que transmiten sus caballos, sobresaliendo "Chenel" e "ícaro", un buen caballo lusitano, en un ter­cio de banderillas vibrante. Colocó bande­rillas y de las cortas entre quiebros y pirue­tas, en un toreo a dos pistas ofreciendo los pechos del caballo en cada embroque. Con "Pirata" y "Manolete", que sacó en su segundo, consiguió mantener el tono de su actuación, permitiéndose realizar adornos tales como apoyarse en la teztuz del toro haciendo el conocido telefono. Si le nega­ron la merecida oreja de su primero, se la devolvieron en el otro.

.........

Xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx



6 TOROS 6. Por Álvaro Acevedo



Contradicciones



........

He aquí una típica contradicción de las corri­das mixtas; el jinete sale con el caballo y en la pri­mera carrerita ya está sonando el pasodoble. Her­moso hizo méritos para ello una vez que entró en acción. Aprovechó excepcionalmente el maravi­lloso ritmo de su primer toro en galopes de costa­do con "Chenel" rematados con recortes prodi­giosos por dentro de las tablas. Clavó además con limpieza y se acopló de principio a fin en una gran faena, brillando también con "Ícaro" y "Pi­rata". Al cuarto, algo mansito pero también muy bueno, lo toreó con vibración pero más imperfec­ciones. Mató muy bien a su primero, y mal, en dos tiempos, a su segundo. Y en uno el dieron una oreja, y en el otro, las dos. Fue la otra contradic­ción de la tarde.

Xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx



EL MUNDO. Por Carlos Crivell



Bicentenario de la Constitución de Cádiz

Hermoso entona el ¡viva la Pepa!



La presencia del Rey Don Juan Car­los en la plaza de El Puerto fue un auténtico acontecimiento por su va­lor testimonial. Por el bicentario de la Constitución de Cádiz. Por el to­reo en el fondo. Los aficionados a los toros sabemos que el hijo de Do­ña María de las Mercedes alienta nuestra más genuina Fiesta. Su lle­gada al Palco Real fue recibida con una ovación atronadora. Emocio­nante el Himno Nacional. Y los brindis de los toreros.

Corrida de gala en el ambiente que no registró entrada boyante, a pesar de las cerca de 500 entradas que se regalaron. Hermoso de Men­doza dominó la corrida con una tar­de completa y entonó el «¡viva la Pe­pa!» a la Constitución liberal. El de Bohórquez que abrió el espectáculo fue un prodigio de temple. Para Her­moso fue una delicia torear a caba­llo con Chenel e /coro, bien a dos pis­tas, en quiebros. Una labor completa que remató y que sólo fue premiada con una oreja. En cambio, con el cuarto, mansito pero noble, su labor fue la de un caballero lidiador que exhibió a caballos menos cono­cidos, como Manolete o Viriato, pero que fueron capaces de fijar al toro murubeño. Las dos orejas compensaron el solitario trofeo del primero.

.....

La actuación de Hermoso de Mendoza en el cuarto fue como un sorbete en un banquete.

........

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx