UN TORERO A CABALLO

UNICO

Cartel

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Estadistícas en esta plaza
FESTEJOS
5
TOROS LIDIADOS
10
TROFEOS
9 orejas y 1 rabo
PUERTAS GRANDES
3

 

La sociedad anónima Plaza de Toros de Cali se constituyó mediante escritura pública el día 30 de junio de 1995.

La estructura de la plaza estuvo bajo la dirección de los ingenieros Francisco Villaquiran y Gino Faccio, quienes empezaron la construcción con la financiación inicial del gobierno, algunos bancos y las 2.740 acciones que fueron compradas por la ciudadanía caleña.

El esfuerzo tenaz de personalidades como Joaquín Paz Borrero, Jaime Lozano Henao, German Tafur, Ernesto González, Ramiro Guerrero, Alfonso Bonilla Aragón, Alfredo Lloreda, Abraham Domínguez, Alberto Galindo y Gustavo Lotero, entre otros, llevo a feliz término la plaza caleña.

Esta obra con capacidad para 17.000 personas aproximadamente, fue construida en hormigón amado y con la impresión de ser una copa de champaña. Cuenta con los mejores corrales del mundo donde se puede albergar diez encierros diferentes, una amplia zona de parqueaderos y un espacio donde se encuentran ubicadas las oficinas administrativas.

En la actualidad tiene inscritas 20.595 acciones en circulación y está orientada por una Junta Directiva que es elegida por los accionistas cada dos años. Su objeto como sociedad anónima es la explotación del negocio de la construcción y beneficio de la plaza de toros, la compra y venta de reses de lidia, la explotación del negocio de espectáculos públicos de carácter deportivo, cultural, educativo o de esparcimiento en todos sus ramos y manifestaciones.

Durante más de 40 años se han celebrado en esta plaza las corridas de toros de primera categoría, lo cual le ha permitido ser ampliamente reconocida en América y España. Podríamos decir que toda la tauromaquia ha estado vinculada a esta plaza, ya que las principales figuras del mundo de toro han hecho el paseíllo dentro de su temporada taurina.

TEMPORADA INAUGURAL
Cinco corridas se programaron en temporada inaugural. La primera se celebró el 28 de diciembre de 1957 con toros de la ganadería de Clara Sierra que lidiaron Joselillo de Colombia, Joaquín Bernadó y Gregorio Sánchez.

PRIMER TORO LIDIADO "Resoplón", negro bragado, No. 14 que pesó 420 kilos aproximadamente (en esa época no había pesa)
PRIMERA VARA La colocó el picador Melanio Murillo
PRIMERA OREJA Concedida al español Joaquñin Bernadó en el segundo toro de la tarde.
1ra VUELTA AL RUEDO Para Joselillo de Colombia en su primer toro.

Además de su importancia en el desarrollo de la fiesta brava en el suroccidente colombiano, vale la pena resaltar su trascendencia social; ya que desde 1970, cuando la Asamblea de Accionistas decidió crear una fundación sin ánimo de lucro a la que llamó Fundación Plaza de Toros de Cali, no ha dejado de tener un aporte invaluable dentro de la comunidad. A esta Fundación se le entregó el manejo administrativo y financiero de la sociedad anónima, para de esta forma donar todas las utilidades del negocio a través de entidades que se encarguen de prestar servicios a las clases menos favorecidas de la ciudad.

Sigue siendo Cañaveralejo la plaza que más "Espectáculos Taurinos" realiza en el país y el epicentro de la Feria de la Caña de Azúcar de Cali, a la que le dio origen hace 45 años



FUENTE: Plaza de Toros Cañaveralejo


Pablo hizo su debut ante la conocedora y exigente afición caleña hace 12 años, precisamente un 28 de diciembre, del año de 1999, actuando en un cartel mixto al lado de los diestros José Luis Moreno y Hernán Ruiz “El Gino”, en la lidia de bureles de Mondoñedo y Puerta de Hierro. A pesar de no tocar pelo el navarro cayó de pie ante el público de Cali, saludando en su primero tras recibir un aviso y escuchando un respetuoso silencio en su segundo.

Cuatro días después regresaría Hermoso de Mendoza a Cañavelarejo para tomar parte en el primer festejo del nuevo siglo en esta plaza, toreando al lado de José Gómez “Dinastía” y José Ignacio Uceda Leal en la lidia de bureles de Ambaló. En esta oportunidad Pablo se llevó la tarde al protagonizar dos faenas redondas que le depararon un total de tres orejas, las dos de su primero y una más de su segundo, abriendo con ellas la Puerta Grande del magno escenario caleño.

Todavía tendría Pablo ese mismo año un encuentro más con la afición de Cali, el cual tuvo lugar el 4 de enero de 2000, alternando ahora con César Camacho y Miguel Rodríguez en la lidia de astados de Guachicono. El torero a caballo de Estella tuvo otra meritoria actuación, cortando una oreja de su primero y siendo despedido con una fuerte ovación a la muerte de su segundo.

Tendrían que transcurrir once largos años para que Hermoso de Mendoza volviese a pisar el albero de Cañaveralejo, lo cual tuvo lugar hace tres días, el pasado día 28 de diciembre de 2011, abriendo su campaña colombiana, alternando con los diestros Santiago Naranjo y Daniel Luque en la lidia de astados de Juan Bernardo Caicedo. El genio estellés tuvo otra tarde para el recuerdo, provocando un entradón en el coso caleño y brindando una de las faenas más emotivas de que se tenga memoria en ese ruedo, cuajando a placer al bravo primero de su lote, al que desorejó, sumando una oreja más en el peligroso burel que cerró plaza. GARIBALDI, CHENEL, DALI, PIRATA, ESTELLA, MAOLETE e ICARO, brindaro en conjunto una memorable actuación.

FECHA 31 de Diciembre de 2011
LUGAR Plaza de toros de Cañaveralejo, Cali, Colombia
ENTRADA Tres cuartos
TOROS
RESEÑA José Fernando Alzate (dos orejas y oreja)
Arturo Saldívar (palmas y ovación)
Pablo Hermoso de Mendoza (palmas y dos orejas y rabo simbólicos)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Ernesto González Caicedo, número 59, 474, de nombre Cedeño; De  salida GARIBALDI (2 rejones de castigo); en banderillas MANOLETE (2 banderillas) y DALI (2 banderillas); y para el último tercio PIRATA (tres cortas y un rejón de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Ernesto González Caicedo, número 86, 494 Kg, de nombre Tabacoso; De  salida ESTELLA (2 rejones de castigo); en banderillas CHENEL (2 banderillas) e ICARO (2 banderillas); y para el último tercio PIRATA (tres cortas y dos rosas).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

TIZIANO y SILVETI


Nuevamente Pablo Hermoso de Mendoza certificó otra página de la historia del toreo a caballo. Un indulto, primero en la historia de Colombia realizado por un rejoneador y segundo en la carrera del estellés. El toro de nombre Tabacoso fue bravo hasta el final, también fue noble e incluso cuando lo metían al chiquero se arrancó hasta el otro lado de la plaza donde en un burladero esperaba Hermoso de Mendoza, como si todavía lo buscase para seguir luchando. Había sido una lucha de principio a fin, desde el parón con ESTELLA hasta la última rosa a lomos de PIRATA, el toro nunca volvió la cara, nunca reculó a tablas ni se rajó. Los presagios eran inmejorables cuando a los pocos instantes de pisar el ruedo, "Tabascoso" ya estaba encelado en la cola de ESTELLA. Giros milimétricos, muy redondos y con el astado buscando bravamente la cola de la yegua. Tras los rejones de castigo, cambió la forma de torear y ESTELLA comenzó a llevar al toro en largo, ahora por lo ancho del anillo de la plaza. Todas las acciones eran emocionantes y rompían en explosiones en los tendidos.

Lo que luego protagonizó CHENEL es un peldaño más en su particular carrera al olimpo de los caballos míticos. El ya lo es, pero cada día marca más distancia. Sin estar en sus mejores condiciones físicas, porque arrastra algún grado de fiebre desde que fueran vacunados en la cuarentena, el castaño tuvo en pie al público de Cañaveralejo durante toda su faena. El toro era bravo, pero templable. CHENEL lo medía y podía con él en los galopes de costado, rematado por los adentros en tres ocasiones, la primera de ellas espeluznante por la velocidad a la que la grupa cambió el sentido al toro como un auténtico trincherazo. Se gustaba CHENEL en los embroques, se le veía a gusto, porque enfrente tenía un toro que acudía, que venía, que obedecía y eso le da seguridad y hace que se crezca un caballo como este. Tan a gusto estaban caballo, jinete, público y creo que hasta el toro, que colocó un tercer palitroque, reuniéndose perfecto en el estribo, clavando una banderilla que fue todo un canto a los cánones taurino-ecuestres. Pablo acabó abrazado al cuello de CHENEL en una imagen de agradecimiento y así se retiró para dar entrada a ICARO.

Con el bayo, el toreo largo dio paso al toreo en corto, al toreo más de arrimón, de llevarlo pegado al cuerpo mirando y mirando su embestida, componiendo imágenes en las que ICARO era un arco y el toro la flecha. En cada embroque, ICARO metía la cara entre los pitones del toro, le provocaba con  la mirada y este acudía siempre a todas las llamadas. PIRATA colocó las tres banderillas cortas siempre aprovechando las embestidas del toro, que iba y marcaba al pecho de PIRATA, pero que el caballo solventaba con enorme solvencia y torería. Cuando Pablo agarró el rejón de muerte, la plaza se volvió un clamor para indultar al toro. El Presidente se hizo el remolón y Pablo cambió el rejón por dos rosas entre el bullicio del público. Volvió a por el rejón de muerte y nuevamente la gente se opuso a la muerte del toro, a lo que ahora el presidente accedió y Pablo se retiró andando, camino de la historia, ovacionando a su oponente que esta vez desde luego no fue enemigo, sino más bien un gran amigo.

Antes había lidiado un toro, todo lo contrario que éste. Manso, reservón, sin ninguna transmisión, pero con mucho peligro. GARIBALDI, MANOLETE, DALI y PIRATA hicieron lo que buenamente pudieron para quitárselo de encima y lo consiguieron no sin que algunas veces se vieran sorprendidos por el marrajo.

Pero volviendo al toro del indulto, la noche tuvo el colofón perfecto, porque cuando Pablo paseaba las dos orejas y el rabo simbólicos de "Tabascoso", saltaron al ruedo varios toreros y subalternos españoles que habían presenciado la corrida y levantaron a Pablo en hombros, terminando así la vuelta al ruedo y dando otra más que lo llevaría hasta la calle por la Puerta del Señor de los Cristales. Abellán, Mora, Luque, Soro, Jaro...acompañaron al navarro hasta el vehículo que los llevaría a su hotel. Sensacional forma de cerrar el año Colombiano o de abrir el año español, porque la labor se efectuó entre la nochevieja de España y la nochevieja de Colombia.




COBERTURA DE PRENSA


APLAUSOS (www.aplausos.es). Por Redacción



Histórico indulto de Pablo Hermoso de Mendoza en Cali

El rejoneador navarro volvió a enloquecer a la parroquia de Cañaveralejo con una faena de gran calado ante Tabacoso, un gran ejemplar de Ernesto González Caicedo al que se le perdonó la vida



Tabacoso, nº 86, de Ernesto González Caicedo se ganó el derecho a vivir. Y lo consiguió por embestir con bravura, codicia y nobleza a las cabalgaduras del ya ídolo colombiano Pablo Hermoso de Mendoza, que una vez más logró conseguir que los tendidos rebosaran una importante entrada.

Tabacoso salió en sexto lugar. Fue bravo, codicioso y muy noble en su embestida ante las cabalgaduras. Lo aprovechó de manera excelsa Pablo Hermoso de Mendoza con "Chenel", que firmó un tercio de banderillas inolvidable, galopando a dos pistas, llevando cosido a la grupa al toro, rematando con trincherazos por los adentros que fueron auténticos monumentos. Un tercio de banderillas para la historia que remató con dos auténticas estrellas, Ícaro y Pirata, que acortaron distancias y pusieron la guinda final a una faena repleta de torería, temple, reunión y mucha verdad. Se pidió y concedió el indulto, primero en la historia de Colombia realizado por un rejoneador y segundo en la carrera del estellés.

...........

Sábado 31 de diciembre. Toros de Ernesto González Caicedo, buenos. El sexto, para rejones, Tabacoso nº 86, fue indultado...........; Pablo Hermoso de Mendoza: Palmas y dos orejas y rabo simbólicos. Entrada: Tres cuartos.

Xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx



MUNDOTORO (www.mundotoro.com). Por Alberto Lopera



CALI Indultó un toro de Ernesto González

Hermoso hace historia



Cuando en el mes de mayo los directivos de la Fundación Plaza de Toros de Cali viajaron a España a contratar al rejoneador Pablo Hermoso, la mínima exigencia del caballero navarro fue torear el último toro del 2011, en Cali.

Alguna premonición tendría, porque justamente mientras los españoles con júbilo recibían el Nuevo Año, a ocho mil kilómetros de distancia, en el ruedo de Cañaveralejo el rejoneador se cubría de gloria al salir a hombros con las dos orejas y el rabo después de lograr el Indulto de "Tabacoso" # 86 con el hierro de Ernesto González Caicedo, que por cierto ha presentado el mejor y más completo encierro de la feria.

Lo ejecutado por Pablo Hermoso ha sido toda una cátedra de la más alta calificación del rejoneo. Su espectacular cuadra de caballos con el maravilloso "Chenel" como estrella, enloqueció a los casi quince mil aficionados cuando llevó al toro de costado, para luego cambiarlo por los adentros, y seguir toreando por naturales con la cola del caballo, en una demostración clara de, a donde ha llevado este Maestro, el difícil arte del toreo a la jineta.

Este indulto es el segundo en toda la historia del rejoneo, y los dos han sido obra del navarro. El primer indulto lo consiguió en Durango (México) en 1985.

..........

Xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx



BURLADERO (www.burladero.com). Por Jorge Arturo Díaz Reyes



Hermoso y Alzate por la puerta del Señor de los Cristales

Triunfo y triunfalismo, indulto, rabo y cinco orejas



Buenos ernestos, un Pablo immenso, un Alzate gallardo y un Saldivar Guerrero, protagonizaron una gran tarde de toros. Pero al final un palco atroz la convirtió en una pachanga de pueblo, indigna de la categoría de la plaza, con show de bueyes incluido.



Los santacolomeños de Ernesto González, triunfadores de la feria pasada, salieron en la mejor presentación de la casa. Embistieron con gran nobleza y justa raza tres; el cuarto aplaudido, el primero de vuelta al ruedo, y el sexto de rejones, indultado contra toda lógica. Los otros, mansos en diferente medida, fueron pitados en el arrastre.

...............

Hermoso de Mendoza, haciendo tercer turno, dio con un manso marmolillo emplazado en los medios alrededor del cual galopó y colocó ferretería, y hasta el teléfono hizo, todo a toro parado, pero con gran jolgorio de los paganinis. Para aplaudirlo no necesitamos toro, parecían decir. Pero el rejonazo trasero sí enfrió la cosa.

Cuando salió el sexto y se paró en el mismo sitio del anterior. Un temor a repetición de libreto recorrió la plaza. Pero no, el maestro tiene todaslas fórmulas. A lomo de Garibaldi cabalgó y cabalgó en círculos estrechos, encelándolo, hipnotizándolo, inventándoselo y llevándoselo tras la agrupa de una vez y para siempre. Pablo no hay sino uno, y es milagroso.

¡Viva Pablo! Estella, Ícaro, Dalí fueron instrumentos del recital a la jineta que siguió y de la hipnosis general y boquiabierta que del toro se contagió a la concurrencia. De pié, a timbal, cobre y palma batientes, la parroquia vivió la faena. Todo gesto arrancaba oles, toda suerte aplausos, todo adorno soponcios. El toro normalito, ni bueno ni malo pero el taumaturgo lo hacía brillar y cuando apareció el rejón de muerte los animalistas se indignaron.

Comenzaba el último acto, el bufo. Su señoría sin demora obedeció, y enarboló la bandera de indulto. Capote y capote, puje y puje, y nadie podía sacar al toro. Alguno soltó los bueyes de patéticas figuras, y el rodeo se alargó insufrible, mientras el maestro esperaba paciente tras la barrera contemplando el sainete.

Los insensatos que habían clamado por el indulto ahora protestaban porque la cosas se alargaba, y no se podían ir para la casa. Y Usía como por entretener sacó bandera para dar un rabo que nadie le había pedido. ¡Hágame el favor! Lo que había sido una corrida muy seria terminaba como una corraleja, gracias a este palco descocado y obsequioso. Al final de marras, huidos los cabestros, Pitillero se fue tras una capote y los triunfadores a hombros de toreros por la puerta grande.

Ficha del festejo:

Plaza de Cañaveralejo. 8ª de feria. Sol, 30ºC. Tres cuartos de plaza. Seis toros de Ernesto González Caicedo, bien presentados y de diverso juego; 3º y 6º despuntados para rejones. Apaludido el 1º, vuelta al 5º, indultad oel 6º Tabacoso: nº 86 cárdeno, de 494 kilos.

............

Hermoso de Mendoza, palmas y dos orejas y rabo simbólicos.

Incidencias: Saludaron Raúl Morales y John Suaza tras parear al 1º. Hermoso de Mendoza y Fernando Alzate salieron a hombros por la puerta Señor de los Cristales al terminar el festejo

Xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx



COPE (www.cope.es). Por



Rabo e indulto para Hermoso en el último festejo del año en Cali



TOROS. El último festejo de 2011 celebrado en el coso de Cañaveralejo de Cali (Colombia) se saldó con un resultado triunfalista con la salida a hombros del rejoneador español Pablo Hermoso de Mendoza tras cortar los máximos trofeos simbólicos al indultar al último toro de Juan Bernardo Caicedo y del diestro local José Fernando Alzate.

Cali (Colombia), sábado 31 de diciembre de 2011. 6ª de Feria. Más de tres cuartos de entrada. Toros de Ernesto González Caicedo, bien presentados y desiguales de juego. Destacó el 6º, indultado. ........ El rejoneador Hermoso de Mendoza, palmas y dos orejas y rabo simbólicos.

...............

Pablo Hermoso de Mendoza con el que hizo de tercero demostró su depurado conocimiento, el astado fue muy agarrado al suelo, sin embargo el Torero navarro hecho mano a recursos adecuados del arte de Marialba para generar vistosidad, naturalmente sin dejar a un lado en ningún momento el concepto fundamental. Rejón trasero y algo caído. Palmas. s

En el que cerró plaza volvió a calentar los tendidos pues "Tabacoso" brindo condiciones favorables para el toreo a la gineta que fueron bien aprovechadas por el actuante; hilvano una faena de bastante contenido, torería, buena colocación de rejones, temple y profundidad, esa enorme actuación hizo que el público pidiera con fuerza el indulto del burel que a la postre fue concedida por la Presidencia. Dos orejas y rabo simbólicas.

Xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx



EFE



Hermoso de Mendoza indulta un toro en la Feria de Cali, Colombia



El rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza consiguió ayer un histórico triunfo en la sexta corrida de la feria de Cali, Colombia, al indultar un toro de Ernesto González en un hecho insólito, pues no existen antecedentes de que un animal para rejones se le perdone la vida.

Hermoso de Mendoza además paseó dos orejas y un rabo simbólico, los máximos trofeos posibles que en Cali no se cortaban desde hace más de tres décadas, por eso, la tarde fue histórica.

Porque lo sucedido en el ruedo no alcanzó semejantes niveles, todo lo contrario, se premiaron cosas intrascendentes, y poco caso se hizo a lo más puro y verdadero, eso que llevó el sello del mexicano Arturo Saldívar.

...........

Tampoco se encuentra explicación en el último capítulo de la tarde porque Pablo Hermoso de Mendoza indultó un toro, uno para rejones, algo insólito que obliga a buscar en el Cossío algún antecedente.

Pero Hermoso lo consiguió y con ello sumó un hito para su legendaria historia pues su faena fue intensa, y el toro muy colaborador y lo templó como él solo sabe hacerlo, al hilo de las tablas, y cambiando su viaje en terrenos tan comprometidos.

Pero de ahí a que esa tarde se encumbrara en la historia, es otro cuento, son cosas de Cali, de la fiesta que se armó en la plaza por el fin de año, a tal punto que Hermoso de Mendoza fue sacado en hombros por los toreros españoles que por estos días andan en la feria de Cali.

Xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx



EL TIEMPO (www.eltiempo.com). Por Javier Baquero-Jaba



Pablo Sí, Indulto y Rabo No



Terminó el 2011 y Cali fue la plaza encargada de poner el punto final en la parte taurina y lo hizo de forme eufórica y festiva, para lo cual entregó orejas a granel, un rabo inexplicable y un indulto ilógico. Pablo Hermoso muy bien,

...........

Hablar de una corrida no es fácil en ocasiones y menos cuando el "resultado numérico" se ha dado en medio del festejo en el que se despide el año y donde actúa el mejor rejoneador del mundo, pero como es mi deber "hablar" con la mayor sinceridad posible para ustedes los lectores y para mí, como mi primer critico, por eso espero no herir susceptibilidades con lo que exprese pero escribiendo en frio y analizando lo que vi y viví, varios de los hechos acontecidos en la plaza para mí no tienen justificación lógica.

Los toros y el indulto

Se lidio un encierro que hasta el momento podría ser el de mejor presentación en conjunto. Salieron dos toros de buen comportamiento y desempeño durante la lidia, los dos para el torero nacional José Fernando Alzate. Se lidio otro buen toro, por parte del maestro Pablo Hermoso y se corrieron otros tres, los dos del mexicano Arturo Saldivar y el primero de Don Pablo que fueron muy complicados, rajados, peligrosos, sin son, quizás rallando por momentos en la mansedumbre, al punto que fueron pitados en el arrastre. 2, 3 y 5. El 6 del que muchos están hablando fue un buen toro, que no excepcional. Fue un ejemplar que persiguió, que dejo estar y disfrutar las magnificas ejecutorial de Pablo Hermoso, pero que nunca fue de indulto. Si bien es cierto el PARTE del público, que en un poco más de medio aforo acudió a los tendidos pidió de forma ilógica se le perdonara la vida al toro, también es cierto que el Palco Alto, esta, o debe estar para orientar el buen criterio de la Plaza y eso significa no ir en contra de los argumentos necesarios para indultar un toro y no indultarlo solo porque "algunos" lo solicitan.

Primero que todo es el segundo caso en el mundo, por lo menos que yo sepa, donde se osa indultar un toro de rejones. El 16 de julio de 2005 en la plaza de toros de Durango en México, un toro de Bernaldo Quirós le fue indultado al mismo Pablo y también hubo polémica por el acontecimiento. Mientras que el 11 de mayo de este año, en Jerez el rejoneador Fermín Bohórquez quiso por iniciativa propia indultar un toro de su ganadería y "parte del público se sumó a la petición pero el presidente se negó. Llegaron los tres avisos y el toro se fue vivo a los corrales. Fermín llegó a simular la muerte con un rejón partido. Incluso le había dado pases con una muleta para demostrar la calidad del animal. La confusión en la plaza fue enorme. Mientras el caballero hacía gestos sobre la calidad del animal, la autoridad del callejón llegó a sacar el Reglamento para consultarlo. Al parecer, Fermín había reclamado que los tres avisos se le deberían dar contando el tiempo después del primer intento para matar al toro. En fin, una situación de desconcierto, el toro se fue vivo y Fermín se quedó sin premio. El toro fue bueno. Lo del indulto en corridas de rejones es algo que no es habitual" (texto del diario El Mundo de España).Ahora bien, para el indulto se debe tener muy en cuenta las veces que el toro asistió al caballo de picar y ese detalle para el caso de los rejones no se cumple. Es más el mismo ganadeo Ernesto González manifestó al indagarle un medio radial si el toro serviría para padrear en la dehesa, dijo que tendría que pasarlo al caballo para ser picado y allí medir su bravura, y es que el fin primordial de un indulto es "salvaguardar la casta", que se mide en las varas, según los entendidos en el tema, no yo, que apenas soy un aprendiz.

Lo anterior, si es que el toro logra ser curado luego de recibir dos rejones de castigo como los que recibió.

En fin considero que tantos años de historia taurina, todo lo consignado en los Cossio y en tantos otros textos taurinos no puede estar equivocado, lo que me reafirma en que el toro no puede ser indultado si su lidia se dio en medio de un festejo de rejones y menos si el toro apenas muy bueno y no excepcional como deben ser los toros a los que se les concede el indulto. Recordemos que el indulto es un premio al toro, por ende al ganadero y no un premio al torero. Ya en Cali hace unos años vimos indultar un excepcional toro de Fuentelapeña y el asesor que para ese entonces era don Carlos Ilián, no permitió que se le entregara ni un trofeo al torero actuante.

Los toreros

...............

El que hizo tercero fue el maestro Pablo Hermoso de Mendoza, que comparecía por segunda vez en la Feria. A él la moneda le toco verla por los dos lados. En su primero un toro tardo, con un peligro sordo, que pegaba arreones cuando menos lo esperaba, que media y quería hacer daño, que cortaba por el lado derecho dificultando las suertes del rejoneo. Don Pablo la sacó barata y cubrió muchos de los defectos del toro y expuso una barbaridad sus caballos al punto que dos de ellos fueron alcanzados por los recortados pitones, eso sí, sin perjudicar las cabalgaduras.

En el que cerró la tarde, y a la vez el año taurino para Colombia, un buen toro de González, Don Pablo le exprimió hasta el último "pase" y digo pase porque con sus caballos toreo de forma espectacular, como si tuviese en sus manos capote o muleta y los mostrará planchados y con ellos marcará un camino estricto al burel. Agrupo los rejones, las farpas lucieron en la preparación, en la ejecución y en el remate de las suertes. Toreó de costado, a dos pistas, las banderillas las dejó en lo alto cuando el toro visitaba su estribo, ni un segundo antes, hizo alzadas, piruetas y cambios de pista en la propia cara del noble toro. La surte del teléfono de forma impecable y las batidas perfectas cuando sus caballos iban de frente a la cara del toro.

Todo lo hizo bien, incluso las condiciones del burel se vieron mejor de lo que eran por la pureza misma de las suertes. En determinado momento y erróneamente se vieron brotar en algunos sectores del público, pañuelos pidiendo un indulto, mientras que en otros sectores los verdaderos aficionados pedían se diera muerte pronta al toro. Pasaron minutos cortos y el palco de forma "festiva y alegre" sacó la bandera amarilla para conceder el mínimamente solicitado indulto, pero allí no para el exabrupto de la presidencia, pues concedieron de forma discordante con la petición dos orejas y rabo, un rabo que ni el mismo rejoneador entendió. Él no tiene la culta de la ignorancia taurina del presidente frente a las corridas de rejones. Él estuvo en lo que es, un maestro y las dos orejas habían sido un justísimo premio.

Como dato estadístico frente a este despropósito del palco, hace 46 años se cortó el último rabo en Cali. Exactamente el 31 de diciembre de 1965, lo consiguió Curro Girón tras magistral faena, cortó el último rabo en Cañaveralejo.

Como última consideración, si se quiere que Cali regrese a sus mejores épocas, no es regalando orejas y rabos que se va a lograr, a menos coherencia en la presidencia menos prestigio para la plaza

Xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx



SEMANA (www.semana.com).



La última del año: culto a la exageración

El rejoneador español Pablo Hermoso de Mendoza indultó un toro y cortó dos orejas y rabo simbólicos.

.........



Del palco cayeron aguinaldos tardíos. A lo mejor, la presidencia quiso, con esa nostalgia que nos invade ante la llegada del Año Nuevo, ponerse al día con los regalos que dejó de dar en el Niño Dios. O anticipar los que en otros lados traen los Reyes Magos. Para el caso da lo mismo.
Más importantes es detenerse en lo que sí pasó. En esa faena, otra, de antología de Pablo Hermoso de Mendoza, en el sexto de la corrida, cuando reinventó los terrenos, mucho más allá de lo que ya lo ha hecho a lo largo de los últimos años. Pasó por donde no cabía, ante un toro que apretó sin tener mucho recorrido, pero que, en líneas generales, sirvió. "Este sí me gustó", dijo el navarro en las primeras suertes. Lo malo es que le gustara mucho más al palco y concediera un indulto exagerado y equivocado. Y si bien las dos orejas eran lo de ley, el rabo que otorgó tampoco tuvo razón de ser.
........

Ficha de la corrida
Feria de Cali
Sexta corrida de abono
31 de diciembre de 2011
Seis toros de Ernesto González Caicedo, desiguales de presentación y de juego. Primero y cuarto tuvieron recorrido, segundo y quinto se defendieron y sacaron malas ideas, mientras que el tercero se aplomó y el sexto dio pelea.
492, 458, 474, 518, 516 y 494 kgrs
...........
Pablo Hermoso de Mendoza; Palmas y dos orejas y rabo
Detalles: Indultado 'Tabacoso', número 86 de 494 kilos de peso, lidiado en sexto lugar por Hermoso de Mendoza

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX



EL TIEMPO(www.eltiempo.com). Por Jorge Arturo Díaz



Una corrida con rabo no pedido (Opinión)



En la corrida del 31 en Cali, los toros de Ernesto González salieron en la mejor presentación local.

Tres embistieron con nobleza y justa raza. El sexto fue indultado contra toda lógica. Pablo Hermoso de Mendoza se encontró primero con un manso emplazado, con el que intentó todo y lo aplaudieron, aunque el rejonazo trasero enfrió la cosa.

En el sexto, a lomo de 'Garibaldi', cabalgó en círculos estrechos, hipnotizándolo y llevándoselo templado tras la grupa. Pablo no hay sino uno, y es milagroso. 'Estella, 'Ícaro' y 'Dalí' fueron instrumentos del recital a la jineta que siguió.

..........

Xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx



DIARIO DE NAVARRA (www.diariodenavarra.com). Por Koldo Larrea



Pablo Hermoso, primer rejoneador que indulta un toro en Colombia

El torero navarro ya había indultado un astado hace casi seis años en la plaza mexicana de Durango



Pablo Hermoso de Mendoza volvió a hacer historia el último día del pasado año, pues indultó un toro en Cali, algo que ningún rejoneador había conseguido a lo largo de la historia taurina de Colombia. Un indulto que tuvo cierto aire de premonición, pues, en mayo, cuando cerró el contrato con los empresarios colombianos, una exigencia menor del estellés fue lidiar el último toro de 2011 en Cali.

Y así lo hizo. Mientras en Navarra se recibía con júbilo el nuevo año, a ocho mil kilómetros de distancia, en el ruedo de Cañaverlejo y ante algo menos de quince mil personas, el torero estellés alcanzaba la gloria al salir a hombros por la Puerta del Señor de los Cristales, después cortar los máximos trofeos simbólicos, de indultar al toro Tabacoso, número 86, de 494 kilos y marcado con el hierro de Ernesto González.

Y eso que la tarde no comenzó nada bien para los intereses del maestro navarro. El primero de su lote fue un ejemplar manso, reservón, sin transmisión y con mucho peligro sordo, un regalito al que se enfrentaron Garibaldi, Manolete, Dalí y Pirata, monturas que se lo quitaron de encima como pudieron y que colaboraron a que su dueño recibiese aplausos por el esfuerzo ante el marrajo.

El panorama cambió con la salida del citado Tabacoso, con el que Hermoso de Mendoza volvió a sentar cátedra, alcanzó el "cum laude" en el toreo a caballo. Desde que lo recibió sobre Estella y hasta la última rosa con Pirata, el bravo y noble animal nunca volvió la cara ni reculó ni mostró querencia tablas. A los pocos segundos de pisar el ruedo, ya estaba encelado en la cola de Estella, con elegante toreo circular primero hasta pararlo y luego por lo ancho del anillo.

Pero la locura en los tendidos comenzó en banderillas, sobre todo con Chenel, otro caballo que ya entrado en la historia del rejoneo. Pese a arrastrar algo de fiebre, mantuvo en pie al público de Cañaveralejo durante toda su faena. Midió templado y pudo con el toro en el galope de costado, rematado por los adentros en tres vibrantes ocasiones. Tan a gusto estaban caballo, jinete, público y, posiblemente, hasta el toro, que el navarro colocó un tercer palitroque, reuniéndose perfecto en el estribo.

Pablo acabó abrazado al cuello de Chenel en una imagen de agradecimiento y así se retiró para dar entrada a Ícaro. Con el bayo, el toreo largo dio paso al de distancias muy cortas, inverosímiles a veces, al toreo más de arrimón, de llevarlo pegado al cuerpo, en una cara a cara de puro alarde de valor.

Por último, sobre Pirata colocó tres cortas cuando la plaza era puro delirio. Agarró el rejón letal y el público pidió con fuerza el indulto del toro. Al presidente le costó pero terminó concediéndolo. El navarro se retiró andando, ovacionando a su oponente. Tabacoso fue bravo hasta el final, pues, incluso cuando lo metían al chiquero, se arrancó hasta el otro lado de la plaza, donde en un burladero esperaba Hermoso de Mendoza, como si todavía lo buscase para seguir luchando.

La histórica se cerró con perfecto colofón. Cuando el navarro paseaba las dos orejas y el rabo simbólicos de Tabascoso, saltaron al ruedo varios toreros y subalternos españoles que habían presenciado el festejo y levantaron al maestro en hombros. De este modo, terminó la vuelta al ruedo y dio otra más que lo llevó hasta la calle por la Puerta del Señor de los Cristales. Abellán, Mora, Luque, Soro, Jaro. acompañaron al estellés hasta el vehículo que lo llevó al hotel donde se alojaba.

Segundo indulto

El del 31 de diciembre en Cali fue el segundo indulto que conseguía Pablo Hermoso de Mendoza. El primero lo logró hace casi seis años, el 12 de marzo de 2005, en la plaza mexicana de Durango.

En aquella ocasión, el ejemplar indultado fue el llamado Palomo, número 49, de 500 kilos y de la ganadería de Bernaldo de Quirós. El navarro lo lidió entonces con Curro de salida, el ya fallecido Fusilero y Chapulín en banderillas, y Toscano en el tercio final, unas monturas que reflejan claramente el paso del tiempo

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx



DIARIO OCCIDENTE (www.diariooccidente.com). Por Javier Baquero-Jaba



Pablo SI, Indulto y Rabo NO

Terminó el 2011 y Cali fue la plaza encargada de poner el punto final en la parte taurina y lo hizo de forme eufórica y festiva, para lo cual entregó orejas a granel, un rabo inexplicable y un indulto ilógico. Pablo Hermoso muy bien,

...........

Hablar de una corrida no es fácil en ocasiones y menos cuando el "resultado numérico" se ha dado en medio del festejo en el que se despide el año y donde actúa el mejor rejoneador del mundo, pero como es mi deber "hablar" con la mayor sinceridad posible para ustedes los lectores y para mí, como mi primer critico, por eso espero no herir susceptibilidades con lo que exprese pero escribiendo en frio y analizando lo que vi y viví, varios de los hechos acontecidos en la plaza para mí no tienen justificación lógica.

Los toros y el indulto

Se lidio un encierro que hasta el momento podría ser el de mejor presentación en conjunto. Salieron dos toros de buen comportamiento y desempeño durante la lidia, los dos para el torero nacional José Fernando Alzate. Se corrió otro buen toro, por parte del maestro Pablo Hermoso y se corrieron otros tres, los dos del mexicano Arturo Saldivar y el primero de Don Pablo que fueron muy complicados, rajados, peligrosos, sin son, quizás rallando por momentos en la mansedumbre, al punto que fueron pitados en el arrastre. 2, 3 y 5.

El 6 del que muchos están hablando fue un buen toro, que no excepcional. Fue un ejemplar que persiguió, que dejo estar y disfrutar las magnificas ejecutorial de Pablo Hermoso, pero que nunca fue de indulto. Si bien es cierto el PARTE del público, que en un poco más de medio aforo acudió a los tendidos pidió de forma ilógica se le perdonara la vida al toro, también es cierto que el Palco Alto, esta, o debe estar para orientar el buen criterio de la Plaza y eso significa no ir en contra de los argumentos necesarios para indultar un toro y no indultarlo solo porque "algunos" lo solicitan.

Primero que todo es el segundo caso en el mundo, por lo menos que yo sepa, donde se osa indultar un toro de rejones. El 16 de julio de 2005 en la plaza de toros de Durango en México, un toro de Bernaldo Quirós le fue indultado al mismo Pablo y también hubo polémica por el acontecimiento. Mientras que el 11 de mayo de este año, en Jerez el rejoneador Fermín Bohórquez quiso por iniciativa propia indultar un toro de su ganadería y "parte del público se sumó a la petición pero el presidente se negó. Llegaron los tres avisos y el toro se fue vivo a los corrales. Fermín llegó a simular la muerte con un rejón partido. Incluso le había dado pases con una muleta para demostrar la calidad del animal.

La confusión en la plaza fue enorme. Mientras el caballero hacía gestos sobre la calidad del animal, la autoridad del callejón llegó a sacar el Reglamento para consultarlo. Al parecer, Fermín había reclamado que los tres avisos se le deberían dar contando el tiempo después del primer intento para matar al toro. En fin, una situación de desconcierto, el toro se fue vivo y Fermín se quedó sin premio. El toro fue bueno. Lo del indulto en corridas de rejones es algo que no es habitual" (texto del diario El Mundo de España).

Ahora bien, para el indulto se debe tener muy en cuenta las veces que el toro asistió al caballo de picar y ese detalle para el caso de los rejones no se cumple. Es más el mismo ganadeo Ernesto González manifestó al indagarle un medio radial si el toro serviría para padrear en la dehesa, dijo que tendría que pasarlo al caballo para ser picado y allí medir su bravura, y es que el fin primordial de un indulto es "salvaguardar la casta", que se mide en las varas, según los entendidos en el tema, no yo, que apenas soy un aprendiz.

Lo anterior, si es que el toro logra ser curado luego de recibir dos rejones de castigo como los que recibió.

En fin considero que tantos años de historia taurina, todo lo consignado en los Cossio y en tantos otros textos taurinos no puede estar equivocado, lo que me reafirma en que el toro no puede ser indultado si su lidia se dio en medio de un festejo de rejones y menos si el toro apenas muy bueno y no excepcional como deben ser los toros a los que se les concede el indulto. Recordemos que el indulto es un premio al toro, por ende al ganadero y no un premio al torero. Ya en Cali hace unos años vimos indultar un excepcional toro de Fuentelapeña y el asesor que para ese entonces era don Carlos Ilián, no permitió que se le entregara ni un trofeo al torero actuante.

Los toreros

La corrida tuvo un cartel mixto y trinacionalista. El rejoneador español Pablo Hermoso de Mendoza, el matador de a pie, mexicano Arturo Saldivar y el diestro colombiano José Fernando Alzate.

............

El que hizo tercero fue el maestro Pablo Hermoso de Mendoza, que comparecía por segunda vez en la Feria. A él la moneda le toco verla por los dos lados. En su primero un toro tardo, con un peligro sordo, que pegaba arreones cuando menos lo esperaba, que media y quería hacer daño, que cortaba por el lado derecho dificultando las suertes del rejoneo. Don Pablo la sacó barata y cubrió muchos de los defectos del toro y expuso una barbaridad sus caballos al punto que dos de ellos fueron alcanzados por los recortados pitones, eso sí, sin perjudicar las cabalgaduras.

En el que cerró la tarde, y a la vez el año taurino para Colombia, un buen toro de González, Don Pablo le exprimió hasta el último "pase" y digo pase porque con sus caballos toreo de forma espectacular, como si tuviese en sus manos capote o muleta y los mostrará planchados y con ellos marcará un camino estricto al burel. Agrupo los rejones, las farpas lucieron en la preparación, en la ejecución y en el remate de las suertes. Toreó de costado, a dos pistas, las banderillas las dejó en lo alto cuando el toro visitaba su estribo, ni un segundo antes, hizo alzadas, piruetas y cambios de pista en la propia cara del noble toro. La surte del teléfono de forma impecable y las batidas perfectas cuando sus caballos iban de frente a la cara del toro.

Todo lo hizo bien, incluso las condiciones del burel se vieron mejor de lo que eran por la pureza misma de las suertes. En determinado momento y erróneamente se vieron brotar en algunos sectores del público, pañuelos pidiendo un indulto, mientras que en otros sectores los verdaderos aficionados pedían se diera muerte pronta al toro. Pasaron minutos cortos y el palco de forma "festiva y alegre" sacó la bandera amarilla para conceder el mínimamente solicitado indulto, pero allí no para el exabrupto de la presidencia, pues concedieron de forma discordante con la petición dos orejas y rabo, un rabo que ni el mismo rejoneador entendió. Él no tiene la culta de la ignorancia taurina del presidente frente a las corridas de rejones. Él estuvo en lo que es, un maestro y las dos orejas habían sido un justísimo premio.

Como dato estadístico frente a este despropósito del palco, hace 46 años se cortó el último rabo en Cali. Exactamente el 31 de diciembre de 1965, lo consiguió Curro Girón tras magistral faena, cortó el último rabo en Cañaveralejo.

Como última consideración, si se quiere que Cali regrese a sus mejores épocas, no es regalando orejas y rabos que se va a lograr, a menos coherencia en la presidencia menos prestigio para la plaza

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

DIARIO DE NOTICIAS (www.noticiasdenavarra.com). Por Manuel Sagües



Pablo Hermoso de Mendoza indulta un toro en Colombia

Es la primera vez en la historia del toreo a caballo de ese país que se da esa gracia



El rejoneador estellés Pablo Hermoso de Mendoza indultó un toro el día 31 de diciembre, madrugada del día 1 de enero en Navarra, en la plaza de toros de Cali (Colombia). El toro indultado, de nombre Tabacoso, está herrado con el número 86, pesó 494 kilos y pertenece a la ganadería de Ernesto González Caicedo. El rejoneador navarro recibió como premio dos orejas y rabo simbólicos.

La reseña del festejo mixto indica que la plaza de Cañaveralejo registró una muy buena entrada (más de tres cuartos de aforo) y se lidió un buen encierro de González Caicedo ............y el rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza (palmas y simbólicos máximos trofeos de dos orejas y rabo). Cabe recordar que el rejoneador de Estella intervino en otra corrida mixta el pasado día 28, cortando tres orejas y estando a punto de indultar a un toro, de nombre Elegido, de la ganadería de Juan Bernardo Caicedo.

De este modo, el navarro salda sus dos primeros compromisos de temporada colombiana en la capital del Valle del Cauca con un total de 5 orejas, un rabo, un indulto y dos salidas a hombros por la puerta Señor de los Cristales de la plaza de toros Cañaveralejo de Cali. El dato del indulto adquiere categoría de histórico porque es la primera vez en la historia del toreo a caballo de Colombia que se indulta un toro.

Para Hermoso de Mendoza, el indulto del toro Tabacoso es el segundo de su carrera profesional que ya se amplía a 23 años y la muerte de cerca de 4.000 toros

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

APLAUSOS. Por Carlos Alonso Dualde



BOLIVAR Y HERMOSO ÍDOLOS EN CAÑAVERALEJO

Con una puerta grande y un lleno histórico inauguró Hermoso su temporada colombiana

Pablo Hermoso de Mendoza fue uno de los nombres propios de la feria. Su presencia hizo que Cañaveralejo registrara sus dos mejores entradas. El estellés abrió dos veces la puerta grande, la última tras un indulto histórico.

........

Pablo Hermoso de Mendoza acabó el año a lo grande. El estellés indultó el último toro del año en Cali. Histórico. Fue el primer indulto de la historia de Colombia realizado por un rejoneador y segundo en la carrera del navarro. "Tabacoso", nª86, de Ernesto González Caicedo se ganó el derecho a vivir. Y lo consiguió por embestir con bravura, codicia y nobleza a las cabalgaduras del ya ídolo colombiano Pablo Hermoso de Mendoza, que una vez más logró conseguir que los tendidos rebosaran una importante entrada.

"Tabacoso" salió en sexto lugar. Fue bravo, codicioso y muy noble en su embestida ante las cabalgaduras. Lo aprovechó de manera excelsa Pablo Hermoso de Mendoza con "Chenel", que firmó un tercio de banderillas inolvidable, galopando a dos pistas, llevando cosido a la grupa al toro, rematando con trincherazos por los adentros que fueron auténticos monumentos. Un tercio de banderillas para la historia que remató con dos auténticas estrellas, "Ícaro" y "Pirata" que acortaron distancias y pusieron la guinda final a una faena repleta de torería, temple, reunión y mucha verdad. Se pidió y concedido finalmente un indulto que pasará a la historia taurina de Colombia.

.........

LA FIGURA: PABLO HERMOSO. El rejoneador navarro se consolidó como un ídolo colombiano. Logró llenar el coso de Cañaveralejo, abrir en dos ocasiones la puerta grande e indultar un toro.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx