GARIBALDI tuvo que poner toda su habilidad para imponerse a las bravas embestidas del burel. La magia de CHENEL y la bravura del astado se conjugaron en una labor de excepción. Completada perfectamente por DALI que aún encendió más los tendidos. Pablo aplaude en la vuelta al ruedo del emmotivo y encastado burel. ESTELLA enfrentó con temple a un toro áspero y difícil. MANOLETE dio siempre la ventaja y cuajó dos banderillas notables. ICARO lució su toreo consintiendo una barbaridad al astado. PIRATA en las cortas, ya para finalizar la lidia. El navarro e hombros, recibiendo una cerrada ovación del público caleño.