UN TORERO A CABALLO

UNICO

Cartel

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Estadistícas en esta plaza
FESTEJOS
2
TOROS LIDIADOS
4
TROFEOS
8 orejas y 3 rabos
PUERTAS GRANDES
2

 

Plaza de Toros del municipio de Belmez, inaugurada el 8 de septiembre de 1914; es una plaza de 3ª categoría con un aforo de unas 6.600 localidades.


FUENTE: Cordobapedia








Pablo Hermoso de Mendoza se presentó por primera vez en la plaza cordobesa de Bélmez apenas el pasado 11 de septiembre de 2010, y la realidad es que no no lo pudo hacer mejor. Tarde perfecta con dos extraordinarias faenas que le permitieron lograr un pleno de trofeos. Fermín Bohórquez y Diiego Ventura fueroin los alternantes de Pablo, que para lidiar los astados de Luis Terrón empleó a CURRO, CHENEL, ICARO, HORMIGA, SARAMAGO, SILVETI, PATA NEGRA y PIRATA.

FECHA 11 de Septiembre de 2011
LUGAR Plaza de toros de Belmez, Córdoba, España
ENTRADA Tres cuartos
TOROS
RESEÑA Pablo Hermoso de Mendoza (dos orejas y rabo y dos orejas)
Francisco Rivera Ordóñez (dos orejas y dos orejas)
David Fandila "El Fandi" (dos orejas y oreja)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Luís Terrón, número 62; De  salida GARIBALDI (2 rejones de castigo); en banderillas CHENEL (2 banderillas) e ICARO (2 banderillas); y para el último tercio PIRATA (tres cortas y un rejón de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Luís Terrón, número 12: De  salida CURRO (1 rejón de castigo); en banderillas MANOLETE (2 banderillas) y DALI (2 banderillas); y para el último tercio PIRATA (tres cortas y un rejón de muerte).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

SARAMAGO, TURRONERO y TIZIANO


Hace ahora un año que Pablo Hermoso de Mendoza debutaba en la plaza de toros de Belmez y lo hizo con un rotundo éxito: cuatro orejas y dos rabos. Trescientos sesenta y cinco días después, el navarro volvió a Belmez, ahora en una corrida mixta y volvió a presentarse con una magistral actuación que también mereció los honores de los máximos trofeos, el día que cerraba su festejo número mil ochocientos cincuenta desde que tomó la alternativa en 1989.

Un buen toro de Luís Terrón, que continúa con la buena racha del día anterior en Don Benito, y que en todo momento ayudó al lucimiento de los caballos. Comenzó con GARIBALDI, en quien estaba el toro encelado y enroscado nada más pisar la arena. Acometividad en el toro y templanza y suavidad en el joven caballo, que se dejó ver en el rejón de castigo. Lo midió Pablo y lo probó antes de colocar otro segundo rejón, que aunque dudó, lo cierto es que al toro el vino bien porque si no hubiera resultado muy andarín. No perdió con este rejón emotividad ni fuerza y lo demostró con CHENEL al que nunca le volvió la cara, ni se rajó un ápice. CHENEL volvió a encandilar los tendidos llevando al toro perfectamente encelado y muy cosido a su cola. El público disfrutaba con su toreo de costado, pero le dedicaba olés en cada una de las reuniones, por la ventaja que siempre le da al astado.

ICARO continuó esa comunión con el público y dejó dos banderillas intercaladas en muchos muletazos eternos de largos, con todo su cuerpo y con la justeza de terrenos que nos tiene acostumbrados. A medida que avanzaba el tercio parecía como si el caballo se fuera enrabietando y echaba mucha más casta y más carne en el asador, emocionando al público en cada lance. PIRATA colocó dos cortas y tras la segunda es cuando el toro hizo el único ademán de rajarse a tablas. El propio PIRATA tiró de él, lidiándolo para sacarlo hasta el tercio, donde poder colocar el tercer palitroque y luego descolgarse sobre su testuz para hacer la suerte del teléfono. Cuando Pablo agarró el rejón de muerte y la música se silenció, pasó un hecho curioso. En medio del silencio del último tercio, una niña del tendido comenzó a cantar un fandango dedicado al navarro, que este escuchó montando a PIRATA en el centro del ruedo y que la verdad es que nos puso un nudo en la garganta. Tras la interpretación musical, Pablo acertó con el rejón de muerte de forma efectiva y espectacular, desatándose la pasión en unos tendidos agradecidos con la labor del estellés. El rabo cayó en las manos de Hermoso, que en la vuelta al ruedo se lo regaló a la cantante que la había agasajado. 

El cuarto de la tarde fue un toro más cambiante, no fue ni bueno, ni malo, o más bien las dos cosas. Comenzó distraído, sin fijación ni en capotes, ni en CURRO, como si no viera o no le interesara lo que veía. CURRO pasaba una y otra vez por delante de él, pero nada. Fue al recibir el rejón de castigo cuando el astado cambió para bien, como enrabietado, galopaba detrás de CURRO, que por otra parte, lo templaba con el magisterio habitual. Fueron los mejores momentos de la lidia, con CURRO en plan torero y posteriormente con MANOLETE, que tuvo la mejor parte del toro para poder desarrollar ese toreo poderoso y sobre todo completo, de caballo total, que lo mismo galopa de costado, que lleva al toro ceñido al estribo, que da piruetas o que deja las banderillas en perfecta reunión. Tuvo un momento de apuro contra las tablas, pero afortunadamente solo fue un susto del que se repuso con esa fastuosidad y templanza que heredó de su padre, el genial CAGANCHO.

Pareció que con MANOLETE, el toro se acabó, se paró y sobre todo se dedicó a esperar a los caballos en su terreno. Ya no embestía y DALI tenía que llegarle muy encima en las banderillas y en la piruetas hacerlas muy cerca para dar la emoción que al toro se le había esfumado. Parecido pasó con PIRATA en banderillas cortas, donde la emoción la ponía el caballo en cada embroque y en cada acercamiento. Finalizó Pablo de forma magistral nuevamente con el rejón de muerte y redondeó una tarde mágica con dos nuevas orejas. Esperemos que siga la racha con la hora de peral en los próximos e importantes compromisos de Albacete y Salamanca.






COBERTURA DE PRENSA


DIARIO DE CORDOBA. Por L.R.G.



Tarde de indultos



Ganado: dos toros para rejones de Luis Terrón, bien presentados y bravos y cuatro de Zalduendo para lidia ordinaria, de aceptable presentación, con las fuerzas justas, colaboradores y nobles. Mejores 5° y 6° indultados.

Hermoso de Mendoza: rejón ( dos orejas y rabo) y rejón (dos orejas).

........

Plaza: Belmez, más de tres cuartos de público en tarde de calor soportable. Al terminar el paseíllo se guardó un minuto de silencio por las víctimas del 11-S en el décimo aniversario.

Una alegría ver los ten­didos de la plaza de Belmez casi llenos. Más allá de este apun­te, la tarde de ayer tuvo su gua­sa. Dos indultos, doce orejas y tres rabos dan para, mucho, máxime cuando los dos toros in­dultados hubieran recibido justo premio con sendas vueltas al ruedo.

..........

Abría plaza el rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza que rea­lizó una labor impecable a su primer toro, animal muy colabo­rador que permitió al caballero navarro lucirse en rejones y ban­derillas largas y cortas. Faena ele­gante y exquisita que repitió en su segundo enemigo, aunque en este se dejó tocar a Pirata al co­locar las banderillas cortas. Por lo demás excelente actuación de Mendoza que no defraudó a na­die. En resumen, el público se lo pasó bien y la plaza de Belmez ha marcado un hito para la his­toria. Dos indultos, son dos in­dultos.

Xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx



GUADIATO INFORMACION. Por Rafael de los Pedroches



Hermoso de Mendoza, Rivera Paquirri sublimes y El Fandi, bien

Tarde triunfal de toros en Belmez: 4 orejas y rabo para Mendoza, cuatro y rabo para Rivera Paquirri e igual para el granadino y dos toros indultados, quinto y sexto de la tarde.



Me parece el momento de escribir con contundencia y sencillez lo que siento, por mi pasión favorita a la fiesta de los toros. Esto quie­re decir que mis largos años de cronista sobre tardes clamorosas de triunfos por los mejores toreros y sobre efemérides pictóricas de ar­te, de maestría, de esencia y torería a través de distintas generacio­nes con protagonistas del toreo andaluz.

Me manifiesto así: Lo sucedido en el ruedo Belmezano el pasado Domingo día 11, tiene la sublime categoría triunfadora a cualquier plaza de postín y en ferias de rango: como Sevilla, Madrid y Bilbao, es otro capítulo. Pero reflexionemos sobre la torería y de peso que fue cosechada en la corrida de feria de Belmez. La razón es sencilla: El número 1 del rejoneo, Pablo Hermo­so de Mendoza, Rivera Paquirri y el Fandi, apostaron, se crecieron y se igualaron a la mejor tauromaquia creada de todos los tiempos.

La celebrada corrida en Belmez, ha sido servida para todos los gustos. Y ha surgi­do en todos sus argumentos una pincelada como una explosión de barco con potencial de dinamita, para muchos medios de comunicación, pero tengamos en cuenta señores, más o menos aficionados entendidos en la materia, que por un error del Señor Presidente y sus asesores, al indultar al sexto toro, se haya convertido un campo de batalla. No nos ce­rremos en banda ni empañemos la maravillosa esencia y el sabor especial y legítimo de una corrida de tal naturaleza y en fiestas, vividas con todos los honores, desde un lujoso lance de capote hasta la estocada fulminante. Este fue el retrato reflejado como clave del escaso criterio del palco restando brillantez al curso del festejo. Es más, la televisión no engaña nunca, no se puede meter gato por liebre por que rápidamente vemos los erro­res de los toreros con su contundencia torera si están en son de figura del toreo o no. Y que no nos olvidemos de una cosa, que el error de un toro indultado ponga un borrón a la grandeza, su bien hacer de los toreros con brillantez, produjo un sublime lucimiento para todos, plasmado en el ruedo de Belmez.

Abría plaza el rejoneador Hermoso de Mendoza, maestro de maestros y conside­rado por sus grandes méritos el número uno, que firmó dos faenas sorprendentes, com­pactas y diferentes, con maestría, técnica rítmica, elegantes y de una expresión admira­dora, atesorando terrenos bien medidos para ajustar las suertes y sus embroques con templanza soberana y exquisito mando en las riendas ante un toro codicioso, bravo y transmisor de terrón que embestía pronto y suave a las cabalgaduras, que demostró un excelente colaborador para la tarde triunfal del maestro Mendoza. Rejón de muerte cer­tero y 2 orejas y rabo. El cuarto de la tarde, segundo de su lote otro toro de iguales con-

diciones el navarro confirmó el por qué es el número uno, indiscutiblemente en todas sus actuaciones y sea cual fuere la categoría de plaza. Su segunda faena fue un reto a sí mis­mo por que sus caballos son tan excepcionales que a veces salen de su propia condición valiente y torera y no de la doma que. hayan adquirido. Esta es la clave de este señor re­joneador que dará mucho que hablar hasta el final de su carrera y el día que se marche nos daremos cuenta del arte ecuestre que se marchado de la fiesta. Rejón certero de muerte y dos orejas.

........

Aficionados, si a esta corrida de tanta brillantez le vamos a poner reparos por el solo hecho de un error eufórico del público entonces no estamos diciendo nada y la fies­ta de los toros hoy día nos pide más libertad y buenos sentidos potenciales de parte de to­dos. Enhorabuena al ganadero, al señor empresario D .José Cutiño y a toda una afición que acudió a aplaudir y a disfrutar de una gran tarde de toros en su ciudad, y para los es­pectadores no le habrá quedado la menor duda que la contundencia artística de este fes­tejo es una de las que hacen afición e historia.

Xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx



DIARIO DE NOTICIAS (www.noticiasdenavarra.com). Por Manuel Sagües

Hermoso triunfa en Bélmez, donde se indultan dos 'zalduendos'
Gran tarde de toros en la localidad cordobesa de Bélmez. Por un lado, el rejoneador navarro Pablo Hermoso de Mendoza cuajó una tarde redonda cortando un total de cuatro orejas y un rabo a los dos toros de su lote de la ganadería de Luis Terrón. Por otro, los espectadores que casi llenaron la plaza de Bélmez tuvieron el inusual privilegio de vivir el indulto de dos toros de la ganadería de Zalduendo, los lidiados en quinto y sexto lugar por Francisco Rivera y El Fandi. En corrida mixta se lidiaron dos toros para rejones de Luis Terrón y cuatro para lidia ordinaria de Zalduendo. El resultado de los toreros fue el siguiente: Hermoso de Mendoza, dos orejas y rabo y dos orejas;

...........

Xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx



LA PLAZA REAL (www.laplazareal.net). Por www.diariodecordoba.es



Dos indultos y tres puertas grandes en Belmez



Belmez. Casi lleno. Festejo miuxto. Se han lidiado dos toros para rejones de Luis Terrón, buenos y cuatro de Zalduendo, bien presentados y de excelente juego. El quinto de nombre "Togado" ha sido indultado por Paquirri y el sexto de nombre "Tolerante" indultado por El Fandi.
Pablo Hermoso de Mendoza, dos orejas y rabo y dos orejas,
............



El indulto de un toro bravo fue un galardón creado para casos excepcionales. Hoy tal distinción, a fuerza de su abuso, se está convirtiendo en un premio menor. Todo animal que acude a la muleta con nobleza y clase tiene muchas posibilidades de volver vivo a la dehesa. El perdón de la vida del toro, por su bravura y nobleza, hoy por hoy, está camino de convertirse en un premio menor. No es que la corrida de ayer en Belmez no tuviese calidad suficiente para hacer a los asistentes pasar una gran tarde de toros, pero hay que hacer constar que lo vivido, pese a ser un hito histórico, resultó en exceso benevolente. Si analizamos fríamente el comportamiento de los dos toros perdonados, su juego fue el soñado en el toreo moderno. Toros seleccionados por y para el último tercio, para el lucimiento del torero, quedando por tanto su lidia incompleta. El tercio de varas, baremo para medir la bravura real, es inexistente, de ahí que pueda justificar excesivo el premio recibido, que debe de tener mucha más importancia que se le está dando en la actualidad.
Ante ellos -repetir que fueron excepcionales para la muleta-, los matadores estuvieron en torero, solventes, variados y templados.

..............
Completaba el cartel el rejoneador navarro Pablo Hermoso de Mendoza, que mostró el porqué esta considerado como el número uno del rejoneo. No vamos a descubrir a estas alturas al caballero de Estella. Conocedor de los terrenos, distancias y con una monta sobria y de solera, cuajó una gran tarde de toros.
Jornada por tanto importante la vivida ayer en Belmez, pues, aunque el resultado pueda ser excesivo, siempre hay que pensar en positivo y lo de ayer, a pesar de todo, es beneficioso para la fiesta de los toros en estos momentos tan críticos que vive de cara a una sociedad que le está dando la espalda en muchos sentidos

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx