CARTEL

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

ESTADISTICAS EN ESTA PLAZA

FESTEJOS
8
TOROS LIDIADOS
16
TROFEOS
9 orejas
y 1 rabo
PUERTAS GRANDES
2

INFORMACION RELACIONADA

Plaza de toros ubicada en la Merindad de Olite, conisderada de tercera categoría y que en el mes de septiembre celebra su Feria con motivo de los festejos en honor de la Virgen de Nieva. Cuenta además con la particularidad que toda la zona de sombra tiene su tendido de pie, que esta situado justo detrás del callejón.

FUENTE: pablohermoso.net

Pablo Hermoso de Mendoza regresa a la localidad navarra de Peralta tras una muy larga ausencia de 11 años. La primera vez que Pablo Hermoso de Mendoza actuó en la Plaza de toros de Peralta fue el 5 de septiembre de 1.989. El joven rejoneador todavía no llevaba un mes de alternativa y en esa tarde lidió novillos de Jiménez Pascuau, mano a mano con Antonio Correas. Obtuvo una oreja de su segundo toro, dando la vuelta al ruedo en el de su presentación.

Los festejos de rejones de Peralta siempre han sido de cuatro astados, y por tanto siempre mano a mano entre dos rejoneadores. Nuevamente obtendría una oreja al año siguiente. Fue el 6 de septiembre de 1.990 y ahora el compañero de cartel fue Luís Domecq. Saludos desde el tercio y oreja ante novillos de González San Román, muy complicado su primero y superándose el navarro ante al cuarto, sobre todo en los quiebros de CAFETERO.

Los momentos más angustiosos de Hermoso de Mendoza en Peralta los sufrió el 8 de septiembre de 1.992. Fue ante una novillada muy mansa de Hermanos Santamaría y los peores momentos los sufrió el navarro cuando al parar a su primer astado, la yegua GIRALDA tropezó y cayó en la arena, quedando ambos a merced del astado. Tras unos momentos de angustia, el toro fue tras GIRALDA, pero afortunadamente sin herirla ni a ella ni al jinete. El toro se quedó muy rajado para la lidia e imposible para matar, por lo que el estellés fue silenciado tras escuchar un aviso. La oreja la obtendría del cuarto, otro manso con el que Pablo estuvo aguantando sus destemplados arreones y al que mató de forma espectacular. Fue una tarde accidentada porque unod e los mulilleros encargados del arrastre de los novillos fue atropellado por los caballos contra las tablas del callejón y tuvo que ser trasladado a la ambulancia de la Cruz Roja. Testigo de todo esto fue esa tarde Antonio Correas, con el que repetía el cartel de su debut en Peralta.

Tampoco el 9 de septiembre de 1993 Hermoso pudo estrenar la puerta grande peraltesa y en esta ocasión ni siquiera tocaría pelo. Dio una vuelta al ruedo en cada uno de sus enemigos de Víctor y Marín. No obstante, esta tarde Pablo tuvo su mejor actuación en Peralta hasta esa fecha. Estuvo perfecto clavando al sesgo y rematan do la suerte, toreó de costado llevando al toro y clavando siempre en lo alto. Una actuación colosal pero que remató con el rejón de muerte con seis pinchazos sin soltar. Su segundo fue un novillo manso ante el que tuvo que insistir para colocar los rejones de castigo. En banderillas CAGANCHO tuvo que retirarse porque en un momento de la lidia se pisó y quedó un tanto renqueante. También en este toro pinchó cinco veces antes de enterrar el rejón definitivo. Al acabar el festejo Pablo junto con su compañero esa tarde, Javier Buendía, dieron una aplaudida vuelta al ruedo.

Por fin llegaría el 5 de septiembre de 1.996 y con él, la primera Puerta Grande para el estellés y que sería compartida por su oponente esa tarde, Andy Cartagena. La falta de transmisión de los novillos de Luís Terrón no impidió el triunfo de un Pablo. Su primero acusó una nube en su ojo izquierdo y eso acabó desesperando a Hermoso por la extrema sosería del astado. Al final escuchó palmas tras montar a GIRALDA, GALLO y PRINCIPE. El triunfo vendría en el tercero, que arrastró la pata derecha de salida y fue muy protestado. BUENAVENTURA, CAGANCHO, CHICUELO y PRINCIPE fueron los encargados de hacer una labor meritoria, pero falta de lucidez por las deficiencias físicas del toro.

Esa puerta grande se volvió a repetir al año siguiente, concretamente el 11 de septiembre de 1997, ahora sí, con un triunfo redondo. La motivación de compartir cartel con su admirado maestro Joao Moura, debió inspirar al navarro y en el cuarto novillo de Puerto de San Lorenzo, Pablo obtuvo sus dos orejas y el rabo. Fue una faena a lomos de TULIPAN, CAGANCHO y VENTURA. A su rajado primero lo lidió con ALDEBARAN, GALLO y VENTURA y también consiguió arrancarle una oreja. Además esta tarde también quedó en la historia de la Plaza de Peralta, porque en los últimos treinta y cinco años era la primera vez que se colocaba el cartel de "No hay billetes".

La séptima tarde de Pablo en Peralta tampoco se saldó con triunfo y es que los aceros privaron tanto al navarro como a Paco Ojeda de tocar pelo a pesar de que la corrida de Hermanos Zapatero Guevara fue manejable. El elenco equino esa tarde estaba compuesto por VENTURA, GALLO y MAZANTINI en su primero y LABRIT, CAGANDHO, CHICUELO y BORBA en el tercero, brillando en las faenas, pero fallando a la hora de matar.

FECHA 7 de Septiembre de 2010
LUGAR Plaza de toros de Peralta, Navarra, España
ENTRADA Casi lleno
TOROS
RESEÑA Pablo Hermoso de Mendoza (ovación y oreja)
Roberto Armendáriz (oreja y dos orejas)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Castilblanco, número 1: De  salida SARAMAGO (2 rejones de castigo); en banderillas SILVETI (2 banderillas) e ICARO (2 banderillas); y para el último tercio PIRATA (3 cortas y un rejón de muerte, tras dos pinchazos).

Segundo toro de la Ganadería de Castilblanco, número 27: De  salida CURRO (2 rejones de castigo); en banderillas CHENEL (2 banderillas) y PATA NEGRA (2 banderillas); y para el último tercio PIRATA (2 cortas, un par de cortas a dos manos y tres rejones de muerte tras pinchazo).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

ESTELLA, HORMIGA y MACHADO

Doce años llevaba Pablo Hermoso de Mendoza sin actuar en la plaza Navarra de Peralta y su regreso fue como cuando lo hizo por última vez: expectación máxima, entrega absoluta, faenas espectaculares y fatal con los aceros.

A pesar de eso la fiesta fue completa porque por primera vez en la historia de esta Comunidad se enfrentaban en mano a mano dos toreros de a caballo navarros: el consagrado Pablo Hermoso de Mendoza y el más nuevo Roberto Armendáriz.

Los astados de Castilblanco dieron un juego desigual y cambiante. El que abrió plaza no pareció interesarse por SARAMAGO en los inicios. El primer rejón de castigo lo colocó Pablo sin que el toro todavía hubiera entrado una sola vez al caballo. El segundo ya SARAMAGO pudo dejarse ver en la suerte. Apenas tras los rejones el toro acometía a la bandera. SILVETI comenzó a templar al toro, a tratar de meterlo en faena y a medida que la tarde avanzaba, el caballo lo iba consiguiendo. Tras la primera banderilla, el toro se fue viniendo arriba, embistiendo con más codicia e incluso dio media vuelta al ruedo tras la cola de SILVETI, que galopaba de costado. Cuando la faena se vino definitivamente para arriba fue con ICARO que enseguida se echó a los lomos la tarea de esquivar los envites que el toro lanzaba en cada pasada. Ni una sola vez ICARO perdió la cara del toro y siempre acortando la distancia. PIRATA estuvo muy certero y arrimándose para las banderillas cortas y también lo haría con el rejón de muerte, pero sinceramente no sabemos qué pasa, porque el caballo parece que ejecuta bien la suerte, pero lo cierto es que Pablo pincha una y otra vez cada tarde, perdiendo así muchas posibilidades de triunfo.

Todavía empeoró con el rejón de muerte en el tercero de la tarde, un astado al que Pablo dio una perfecta lidia, que sin ser fácil, con la maestría de CURRO, CHENEL, PATA NEGRA y PIRATA consiguió hacer cosas interesantísimas y del agrado del público, que hasta tal punto disfruto que a pesar de la tardía muerte del toro le otorgó una oreja. CURRO de salida enseñó al toro a interesarse por los caballos, ya que al principio ni caso hacía el astado. Lo dejó a medida para que CHENEL lo lidiara a pesar que el toro no era ideal para su toreo. Poco a poco lo fue metiendo, pero puso mucho más el caballo que el toro. Galopes de costado muy cortos en los que ni una sola vez el caballo pudo rematar por los adentros. Quien más a gusto pudo estar fue PATA NEGRA, sobre todo en las piruetas que ajustó hasta la saciedad y midió con suma justeza. Muy puro clavando y llegando a los pitones del toro para provocar su embestida. En el último tercio PIRATA tuvo la paciencia de un santo porque tras las banderillas cortas, Pablo agarró un par a dos manos y el toro ya apenas embestía. PIRATA se fue a sus terrenos hasta que Pablo consiguió dejar al par en lo alto. Luego con el rejón de muerte, PIRATA colocaba al toro en el estribo una y otra vez, pero Pablo no tenía suerte y pinchaba siempre en hueso.

No hubo triunfo pero sí un buen sabor de boca para los aficionados que volvieron a Pablo y a disfrutar con el toreo del número uno del rejoneo.