CARTEL

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

ESTADISTICAS EN ESTA PLAZA

FESTEJOS
20
TOROS LIDIADOS
33
TROFEOS
25 orejas
y 0 rabos
PUERTAS GRANDES
9

INFORMACION RELACIONADA

Una de las plazas de toros más importantes del toreo, clasificada administrativamente como de primera categoría, se sitúa en la calle de Játiva de Valencia, hermanada en ubicación con la estación del ferrocarril. La capital levantina dispone de un gran escenario donde se celebran dos de las ferias más importantes de cada temporada: en marzo la de Fallas y en julio la de San Jaime. En estos dos abonos, además de en otras corridas y novilladas que se celebran a lo largo del año, se centra el grueso de la temporada valenciana.

Este edificio, de diecisiete metros de altura, con capacidad para cerca de trece mil espectadores y con un ruedo de 52 metros de diámetro, fue encargado por la Junta de Hospitales al arquitecto Sebastián Monleón, que dirigió el proyecto. Los primeros festejos que se celebraron en su ruedo tuvieron lugar entre los días 3 y 5 de agosto de 1.851.

El afamado José Redondo "El Chiclanero" fue el primero en estoquear un toro en este escenario, aunque la inauguración oficial tuvo lugar varios años después, en 1859 concretamente. El 20 de junio del mencionado año actuó en solitario Francisco Arjona "Cuchares", que mató toros navarros de la viuda de Zalduendo y Nazario Carriquiri.

Desde esta primera etapa, la plaza de toros de Valencia ha acogido la presencia de todas las grandes figuras del toreo de las distintas épocas, recogiendo además muchas e importantes alternativas. Y también han sido varias y muy significativas las obras de reforma que ha sufrido. Una de ellas vino motivada por un incendio que se produjo en 1.946; otra en 1968, en la que se llevó a cabo la reducción del ruedo; y en 1995 se ampliaron las barreras y las contrabarreras, estableciéndose un aforo de 12.884 localidades que acogen a una afición alegre que gusta de alentar a los toreros.

FUENTE: Alfonso Santiago (6TOROS6)

Pablo debutó en Valencia, el 24 de abril de 1995, en una tarde lluviosa y desapacible, pero importante para él, ya que cortó dos orejas a un toro del Conde de la Maza y otra más en collera junto a Ginés Cartagena, esta vez a un toro de Viento Verde. El resto del cartel estaba compuesto por Antonio Ignacio Vargas y Joao Moura. Esta gran presentación, hizo que la empresa le incluyese en la Feria de San Jaime de ese año, así el 30 de julio hacía el paseíllo junto a Joao Moura, Ginés Cartagena y Fermín Bohórquez, lidiando toros de Fermín Bohórquez. Dio una vuelta al ruedo en su toro y otra en el de collera con Ginés Cartagena, pero pese a no obtener trofeos, la Diputación le otorgó el Premio al Mejor Rejoneador de la Feria.

El 19 de marzo de 1996, Pablo ya estaba incluido en el cartel de la tradicional matinal de la Feria de Fallas, con toros de Viuda de Flores Tassara y junto a Fermín Bohórquez, Luis y Antonio Domecq y tuvo una soberbia actuación individual, cortando una oreja, con fuerte petición de la segunda, dos vueltas al ruedo y gran bronca a la presidencia, y en dúo con Fermín Bohórquez, obtendrían dos orejas. En la feria de San Jaime, el 28 de julio, los toros fueron de Fermín Bohórquez, pero el cartel el mismo que en Fallas, obteniendo una oreja en lidia individual y otra en collera con Fermín Bohórquez. Este año obtuvo el Premio de Diputación, tanto de Fallas, como de San Jaime.

El año 1997, en la matinal del 19 de marzo, se cambiaba de fórmula, eliminando las colleras, y haciendo un seis para seis, con toros de Fermín Bohórquez, para Fermín Bohórquez, Luis Domecq, Pablo Hermoso de Mendoza, Antonio Domecq, Paco Ojeda y Andy Cartagena, fórmula repetida el 27 de julio, pero con toros de Viuda de Flores Tassara, para el mismo cartel, con el único cambio de Joao Moura por Fermín Bohórquez. Pablo obtuvo una oreja en cada una de sus actuaciones, siendo reconocido con el premio de la Feria de San Jaime.

En el año 1998, fue contratado para actuar en el coso de la Calle de Xátiva en tres ocasiones: la primera de éllas, como no, en Fallas, el 19 de marzo, ante toros de Sánchez Cobaleda y junto a Fermín Bohórquez, Luis Domecq, Antonio Domecq, Paco Ojeda y Andy Cartagena, obteniendo dos orejas y el premio al Mejor Rejoneador de Fallas. El 10 de mayo de 1998, se celebró por primera vez, una corrida especial en homenaje a Vicente Blasco Ibáñez, con un cartel de lujo encabezado por el caballero navarro ante un toro de José Murube, dando la vuelta al ruedo y junto a tres figuras del toreo como Miguel Baez "Litri", Enrique Ponce y Vicente Barrera, todos ellos vestido a la antigua usanza valenciana, con trajes de Torrentí. La tercera comparecencia, el 26 de julio, Feria de San Jaime, tuvo un sabor agrio, ya que se produjo el bautismo de sangre de CAGANCHO en forma de una cornada de tres trayectorias que lo tendría apartado de los ruedos dieciocho días. Esta tarde Martín González Porras, tomó la alternativa de manos de Joao Moura y con Pablo y Paco Ojeda de testigos, obteniendo Pablo una oreja en collera con Paco Ojeda, ante toros de La Herguijuela.

Nuevo Premio de la Diputación por su actuación en Fallas la mañana del 19 de marzo de 1999, ante un toro de Fermín Bohórquez, al que cortó una oreja con fuerte petición de la segunda y compartiendo cartel con Leonardo Hernández, Fermín Bohórquez, Martín González Porras, Paco Ojeda y Andy Cartagena. Ese año la coincidencia de las corridas de rejones de las Ferias de Santander y Valencia, impidió que Pablo actuase en la Feria de San Jaime, no obstante la Empresa decidió incluirlo como plato fuerte de una novillada celebrada el 19 de agosto por la noche, mano a mano entre Jesús Millán (sustituto del lesionado David Fandila "El Fandi") y Juan Bautista. Lidió dos toros de Fermín Bohórquez, obteniendo una oreja de su segundo con fuerte petición de la segunda.

En el año 2000 y esta vez el 19 de marzo, pero por la tarde, dentro del cartel estrella de la Feria, prologando un mano a mano entre Enrique Ponce y Vicente Barrera, con un toro de Los Espartales, que no facilitó la labor del navarro, siendo ovacionado al final de su labor. El 22 de julio volvía a otra corrida de rejones, y otra vez volvían a Valencia las colleras. Fermín Bohórquez, Pablo Hermoso de Mendoza, Martín González Porras y Andy Cartagena, lidiaron toros de Fermín Bohórquez, a los que Pablo cortó una oreja en solitario, siendo silenciado en su collera con Bohórquez.

No obtuvo trofeos en el ruedo, ni trofeos de la Diputación en el año 2001, en el que actuó el 20 julio dentro de la Feria de San Jaime con toros de Fermín Bohórquez y junto a Leonardo Hernández, Fermín Bohórquez, Martín González Porras, Andy Cartagena y Sergio Galán, dando la vuelta al ruedo en su actuación, en la que actuaron LABRIT (en la foto izquierda), CAGANCHO, BATISTA y MARIACHI.

En la temporada 2002, Pablo había sido contratado para actuar en Valencia en dos ocasiones. La primera de ellas, para el día 11 de mayo, en la festividad de la Virgen de los Desamparados, en la típica corrida al estilo valenciano, junto a Vicente Barrera y José Mª Manzanares, pero el mal tiempo y la cantidad de agua caída sobre Valencia esa semana hicieron que el festejo tuviese que ser suspendido.

Sí pudo actuar en la segunda ocasión, el 28 de julio, donde consiguió triunfar obteniendo una oreja de cada uno de los astados de Luis Terrón que lidió. De salida empleó a RONCAL y MONTERREY, para banderillas a FUSILERO, DANUBIO, ALBAICIN (imagen derecha) y CAMPOGRANDE y para el último tercio a MARIACHI. El cartel lo completaron Leonardo Hernández y Andy Cartagena.

Tuvieron que transcurrir tres años para que Pablo regresase al coso de la calle Xátiva, lo cual tuvo lugar el 21 de julio de 2005, formando parte de un postinero cartel mixto al lado de Enrique Ponce y el entonces novillero Cayetano, en la lidia de bureles de Fermín Bohórquez para el jinete, y de Luis Algarra y Zalduendo para los de a pie. En esta oportunidad el fallo a espadas impidió al centauro navarro tocar pelo, siendo ovacionado fuertemente en sus dos intervenciones. CURRO, LABRIT, SILVETI, FOSFORO, EXCALIBUR, CHENEL, CHICUELO y NATIVO tuvieron llamado a escena esa tarde.

Distinta fue la historia el 20 de julio de 2007 cuando el torero a caballo de Estella se llevó un triunfo incontestable al obtener una oreja de su primero y las dos de su segundo. CURRO, RONDEÑO, SILVETI, SARMATA, CHABOLA, CHENEL y FUSILERO tuvieron un papel protagónico esa tarde en la que su jinete alternó con Fermín Bohórquez y Andy Cartagena, en la lidia de astados de la ganadería de Don Fermín Bohórquez Escribano.

Para el 18 de julio de 2009 regresaría Pablo al coso levantino para volver loca a la afición que casi llenó la plaza con dos faenas de muy alto nivel, premiada la primera de forma rácana con una sola oreja, y la segunda con las dosm en una exhibición pletórica de arte y torería del genio estellés. DALI, CHENEL, ICARO, PIRATA, ESTELLA, SILVETI y CAVIAR tomaron parte en ese concierto de rejoneo, en un cartel en donde también tomaron parte Fermín Bohórquez y Diego Ventura, ante bureles de las dehesas del padre del primero de ellos.

FECHA 21 de Julio de 2010
LUGAR Plaza de toros de Valencia, España
ENTRADA Casi lleno
TOROS
RESEÑA Pablo Hermoso de Mendoza (silencio y ovación)
Enrique Ponce (silencio y ovación)
Sebastián Castella (oreja y silencio)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Fermín Bohórquez, número 79, de nombre Grotesco, 597 Kg: De  salida ESTELLA (2 rejones de castigo); en banderillas SILVETI (2 banderillas) y MACHADO (2 banderillas); y para el último tercio PIRATA (2 cortas y dos rejones de muerte tras tres pinchazos y tres descabellos pie a tierra).

Segundo toro de la Ganadería de Fermín Bohórquez, número 105, de nombre Zancadilla, 623 Kg: De  salida CURRO (1 rejón de castigo); en banderillas CHENEL (2 banderillas) e ICARO (2 banderillas); y para el último tercio PIRATA (dos cortas y dos rejones de muerte tras pinchazo).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

UNAMUNO, CAVIAR y PATA NEGRA

Gran ambiente para esta corrida mixta en la que casi se completaron los tendidos. Mucho calor y mucha expectación, que al final casi se trocó en decepción. Desde luego en lo tocante a Hermoso de Mendoza, podemos decir que el público salió a falta de  verlo, a falta de disfrutar con su toreo, pero es que con la materia prima que los veterinarios se empecinaron en echarle al ruedo poco se puede hacer. Toros con seiscientos kilos cuya movilidad es casi nula y más con estos calores. Lo más bonito, con 520 kilos se quedó en chiqueros por "falta de trapío" cuando en la corrida hubo toros con menos peso. Estamos en manos de quien estamos y luego pasa lo que pasa.

El toro que abrió la tarde se llamaba Grotesco, y desde luego que así se puede calificar el comportamiento bravo que el astado tuvo. Soso hasta la exasperación, en ningún momento pareció que aquello iba con él. Ni con los rejones de castigo colocados con ESTELLA el toro se inmutó. Los recibió como si nada y siguió mirando a los tendidos y al callejón como si buscase a alguien. Solo la maestría de SILVETI y MACHADO en banderillas consiguió que el público pudiera ver algo de lo que el toro no tenía. La única posibilidad era torearlo de frente, disfrutar y hacer disfrutar con el momento de la reunión y ajustarse lo más posible. Galopar tras los caballos o acudir a las provocaciones de éstos, nada de nada. Hubo un pase de pecho de MACHADO bajo la presidencia, esperando al toro a su querencia, que resultó memorable y que hizo que el público diera la ovación de la faena. Las cortas a toro parado, el teléfono imposible y los rejones de muerte a buey parado, también imposibles. Pablo fue silenciado y Grotesco, fue pitado en su último arrastre.

Sí se movió más el cuarto, aunque con sus limitaciones y con el cuidado que el jinete le propició para que no se desengañara. Eran muchos kilos y lo dejó con un solo rejón de castigo para tratar de levantar la tarde. Muy suave con CURRO, corriéndolo lo justo para llegar al gran espectáculo de CHENEL. Parecía imposible que aquel toro embistiera, que galopara, pero la poderosa muleta que es CHENEL le hizo embestir, le hizo galopar, eso sí en muchas ocasiones sin fijeza, pero por lo menos iba. Una y otra vez el caballo se metía en sus terrenos, le incitaba y lo llevaba suave y cercano para que aguantara. Una lidia de terapia que continuó con ICARO, que se jugaba los arreones del toro, porque toda la lidia la hacía en sus terrenos. Nunca volvía la cara y sacaba lo poco que ya le iba quedando al toro. PIRATA eficaz, pero sin brillantez. No había toro. Y lo peor es para matar, porque entre la nula colaboración, la altura del morrillo y la medida del rejón de muerte, resulta muy difícil acertar...pero bueno, el caso es que pinchó y se desvaneció cualquier posibilidad de trofeo.