CARTEL

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

ESTADISTICAS EN ESTA PLAZA

FESTEJOS
6
TOROS LIDIADOS
10
TROFEOS
7 orejas
y 0 rabos
PUERTAS GRANDES
3

INFORMACION RELACIONADA

El coso taurino de Gijón (plaza Arquitecto Manuel del Busto, calles Marola y Pintor Carreño Miranda) celebró en 1988 su centenario; había sido estrenado coincidiendo con las fiestas grandes de Begoña, las cuales todavía hoy acompañan a la temporada taurina local. Erigida la plaza (1886-1888), bajo dirección y plano del arquitecto Ignacio de Velasco, al borde de la carretera de Villaviciosa, y basándose en un proyecto del arquitecto madrileño Carlos Velasco Peyronnet, hubo de ser rehecha EN 1941, una vez finalizada la guerra civil. Más recientemente, en el año 1997, tanto ella como su entorno fueron objeto de restauración. 

Inaugurada el 12 de agosto de 1888, por Mazzantini y Guerrita. La asistencia de aficionados fue numerosa; procedían no sólo de distintos lugares de Asturias sino también de otros puntos de la Península. La crónica de esta primera tarde de toros hecha por Florherman para el diario El Comercio (13 de agosto de 1888) hace balance de la actuación de los dos matadores: "Mazzantini ha quedado quien, teniendo en cuenta las condiciones del ganado, y lo mismo ha hecho Guerrita, valiente y trabajador, con el capote, aunque a la hora de matar no entra del todo en su terreno".

La edificación, declarada Monumento Histórico-Artístico desde el 20 de marzo de 1992, forma un polígono regular de 16 lados Y pertenece a la corriente neomudéjar impuesta por la antigua plaza de toros de Madrid -ya desaparecida-, tendencia que se consideraba idónea para plasmar en los ruedos peninsulares. Resulta llamativo el dominio del ladrillo visto, empleado aquí con virtuosismo para soluciones arquitectónicas diversas (puertas y ventanas, pilastras, cornisas, impostas, capiteles) Consta de dos pisos: el primero tiene barreras, contrabarreras, delanteras, asientos de tendido y delanteras de gradas. El segundo, 45 palcos y las andanadas. Su aforo total asciende a las 12000 localidades.

Es una plaza considerada de segunda categoría y pertenece al Ayuntamiento de Gijón. Su redondel mide 50 metros de diámetro y 1,80 de anchura entre barreras. Cuenta entre sus dependencias con una cómoda enfermería, sala de toreros, capilla, cuatro corrales, dos chiqueros, caballeriza, etc.



FUENTE: PORTAL TAURINO

No es precisamente la plaza de toros de Gijón muy habitual en la actuación de toreros a caballos. En los últimos veinte años y si los datos no nos fallan, no se ha celebrado en ella ningún festejo completo de rejoneadores. Sí que en alguna de las corridas de su feria se incluye alguno en corridas de tipo mixto.

Así sucedió en el debut de Pablo Hermoso de Mendoza en esta plaza el día 9 de agosto de 1995, fecha en la que actuó en un festejo de ocho toros, todos ellos de la ganadería de Francisco Galache. El cartel estaba compuesto por Fermín Bohórquez y Pablo Hermoso de Mendoza que lidiarían un toro cada uno y los matadores Raúl Gracia “El Tato”, Cristo González y José Ignacio Sánchez, que lidiarían dos por coleta. Pablo se enfrentó a “un manso de libro y sólo clavando por los adentros pudo sacar algún partido”, según explicaba la revista 6 TOROS 6. DIARIO DE NAVARRA hacía constar “que se enfrentó al toro más deslucido del encierro, dio la vuelta al ruedo con petición de oreja”.

Tampoco pudo triunfar en su segunda comparecencia, en esta ocasión un festejo de siete toros, con un para Pablo de Campos Peña y seis a pie, cinco de ellos de El Toreo y uno de El Puerto de San Lorenzo, para Curro Romero, José Tomás y Manuel Amador. “Tampoco estuvo muy afortunado el navarro Hermoso de Mendoza. Se apreció la excelente doma de sus “top model” equinos. Pero el burel no era fácil de encelar y marró repetidamente con rejones. Banderilleó a dos manos al estribo (no a la grupa, como algunos caballistas) y no prodigó cabalgatas y corvetas”, era el juicio de la actuación del estellés para La Nueva España. En 6 TOROS 6, Ana Fernández Graciani vio así las evoluciones de Pablo: “Pablo Hermoso entendió a la perfección a un toro con pocas posibilidades de lucimiento. Lo templó y lo toreó, le midió los terrenos y las arrancadas. La faena no fue espectacular para el público pese a estar cimentada en una técnica similar a la del toreo a pie. Con el rejón de muerte no acertó hasta la tarcera.” En otro periódico local, Don José escribía: “muy lucido en la monta de los tres caballos que lució, Chavela, Batista y Mazantini, clavando rejoncillos y banderillas, toreando toda la tarde con un astado parado que no se prestaba a lucimiento, sin embargo el rejoneador le sacó todo lo que tenía. Necesitó de tres rejones de muerte”.

Para el 2007 regresó Pablo a la arena asturiana y en esta ocasión Hermoso de Mendoza si consiguió abrir la puerta grande que se le había resistido en las dos comparecencias anteriores. Consiguió una oreja de cada uno de sus toros, pero de haber acertado con el rejón de muerte en el cuarto de la tarde, el triunfo hubiese sido mucho más rotundo. ESTELLA, RONDEÑO, CURRO, SARMATA, LAGARTIJO, CHENEL, FUSILERO y ORO VIEJO conformaron la cuadra utilizada por el navarro esa tarde del 15 de agosto, en donde compartió cartel con Jesulín de Ubrique y Manuel Díaz "El Cordobés", con astados de Murube y Laurentino Carrascosa.

Nueva puerta grande para el navarro en El Bibio durante su comparecencia del 14 de agosto de 2008, alternando con José Ignacio Uceda Leal y César Jiménez, en la lidia de astados de Murube para Pablo y de Zalduendo para los diestros de a pie. En una tarde que se caracterizó por un tremendo aguacero caído al comenzar la lidia del cuarto de la tarde, Hermoso de Mendoza realizó dos lidias completas que le generaron una oreja cada una y le permitieron salir en volandas. CURRO, CHABOLA, FUSILERO, PIRATA, ESTELLA, CHENEL e ICARO tuvieron llamado a escena en la plaza asturiana.

Para el 2009, el 14 de agosto, otra gran entrada para presenciar una nueva actuación del genio estellés además del duelo fraticida entre los hermanos Rivera Ordoñez, lidiándose astados de Murube para Pablo y de Zalduendo para las infanterias. El jinete en plaza se llevó la tarde al obtener los dos únicos trofeos del festejo con los que de nuevo salió en volandas. El doble premio lo obtuvo en su segundo, perdiendo igual número de orejas en su primero al tener que recurrir a la espada de cruceta. DALI, CHENEL, ESPARTANO, ICAO, CURRO, CAVIAR, SILVETI y NATIVO fueron los caballos empleados por Pablo esa tarde triunfal.

FECHA 13 de Agosto de 2010
LUGAR Plaza de toros El Bibio, Gijón, España
ENTRADA Casi lleno
TOROS
RESEÑA Pablo Hermoso de Mendoza (ovación y oreja)
José Ignacio Uceda Leal (oreja y silencio)
Cayetano (oreja y oreja)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Luís Terrón, número 18, 518 Kg, de nombre Mercenario: De  salida GALA (2 rejones de castigo); en banderillas CHENEL (2 banderillas) e ICARO (2 banderillas); y para el último tercio PIRATA (3 cortas y un rejón de muerte, dos pinchazos y dos descabellos pie a tierra).

Segundo toro de la Ganadería de Luís Terrón, número 49, 582 Kg, de nombre Noblete: De  salida CURRO (1 rejón de castigo); en banderillas MACHADO (2 banderillas) y PATA NEGRA (2 banderillas); y para el último tercio PIRATA (3 cortas y un rejón de muerte y un descabello).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

ESTELLA, CAVIAR y SILVETI

Gijón es otra de las plazas en las que Hermoso de Mendoza se ha hecho un fijo en sus carteles, a pesar que no es una feria muy dada a dar carteles de rejones, lo cierto es que el rejoneador navarro tiene aquí un gran cartel y nuevamente lo ha demostrado rozando el lleno y haciendo la mejor entrada de la Feria.

No pudieron disfrutar de un nuevo triunfo del rejoneador de Estella, aunque sí gozaron con su toreo, en muchos momentos majestuoso y al que solo le faltó la guinda del último tercio para abrir la puerta grande.

Salió codicioso el toro que abrió plaza y que enseguida fue tras los pasos de GALA, un caballo palomino que hacía su debut a sus cinco años y que dio muestras de empaque y serenidad a pesar de su juventud. Estuvo muy eficaz con los rejones de castigo y de brillante lo podemos calificar toreando con la cola, sobre todo en toques laterales a modo de galleos que llegaron mucho a los tendidos. Con el toro templado CHENEL enseguida se acopló a su galope y tras una pasada midiendo su embestida, colocó la primera banderilla atacando de tablas. Luego enganchó al toro y lo llevó de costado al hilo de las tablas. El toro embestía, pero le faltaba un poco de continuidad. La insistencia de CHENEL le hizo embestir y en un arranque, el caballo remató por los adentros entre el olé del tendido. Más pases de pecho, sacando al toro toreado por la cola antes de la segunda banderilla, todo siempre rematando las suertes y saliendo toreando de las mismas. Finalizó el tercio con ICARO, que por momentos puso los tendidos en ebullición y es que parecía que el bayo se quería comer al toro de Terrón. Esa mirada desafiante, ese atacar siempre con el pecho y esa agresividad reflejada en su cara componían una figura perfecta en la cara del toro. Pablo cambió de caballo, pero no de actitud y las cortas con PIRATA fueron en la misma tónica, atacando mirando a los ojos del toro, cruzando la mirada PIRATA y Mercenario, para clavar las tres al estribo. La obra estaba hecha y lo peor es que luego vino el borrón en forma de rejón de muerte. Uno trasero, dos pinchazos y dos descabellos y sobre todo un susto pie a tierra, al ser arrollado por el toro cuando iba a comenzar a descabellar. Afortunadamente no hubo consecuencias salvo un fuerte golpe en la zona lumbar que no le impidió seguir con la tarde.

En el cuarto Pablo salió por todas montando a CURRO y por eso dejó al astado con un solo rejón de castigo. Templó toreando con la bandera, simulando la suerte, pero sin clavar para que el toro no se viniese abajo y poder  lucir en banderillas. Desde luego que lo consiguió, porque con MACHADO ejecutó una primera parte sensacional. El caballo alazán estuvo redondo en las reuniones e incluso se permitió llevar al toro templado imitando a su compañero ICARO, sin perderle de vista y metido en el capote de su cuerpo. Cada pasada que pegó MACHADO fue un muletazo de una estética perfecta. PATA NEGRA tuvo la que podemos calificar posiblemente como su mejor tarde, al más completa, tanto en la ejecución de las banderillas, donde marcó al pitón contrario y se le vio más a gusto, como en las piruetas, muy ajustadas y armónicas cada día. Ambos caballos aprovecharon la buena embestida de su contrincante y nos dieron una muestra de dos tipos de toreo diferentes, pero complementarios. PIRATA acometió las cortas con el toro muy pegado en tablas, colocando la última sin apenas espacio y prosiguiendo con la suerte del teléfono. Con el rejón de muerte, de  nuevo se fue muy trasero y tuvo que descabellar pie a tierra, acabando con toda posibilidad de puerta grande, a pesar de que sí tocaría pelo en esta ocasión.