CARTEL

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

ESTADISTICAS EN ESTA PLAZA

FESTEJOS
14
TOROS LIDIADOS
26
TROFEOS
18 orejas
y 1 rabos
PUERTAS GRANDES
5

INFORMACION RELACIONADA

La Plaza de Toros de Valladolid se encuentra en el Paseo de Zorrilla de esta ciudad. Es obra del arquitecto Teodosio Torres, y se comenzó a construir en 1888, terminándose en 1890. Arquitectura ecléctica con una marca de impronta románica y neomudéjar.

Está edificada en ladrillo sobre zócalo de piedra y con estructura de acero. El edificio tiene forma de tambor poligonal de cincuenta lados y tres plantas de altura, rematadas con una crestería. Los huecos forman tres órdenes diferentes en altura y están cerrados por arcos de medio punto, separados por rehundidos que crean un claroscuro para evitar la monotonía. El ruedo mide 52 m de diámetro y el foso 2 m de ancho. Los tendidos son de piedra con 15 filas. Por detrás se sitúan dos graderíos: las gradas bajas y los palcos y gradas altas. Su aforo es de 11.542 personas, aunque T. Torres pretendió concibir un edificio capaz para 14.000. Tiene tres puertas de entrada desde el exterior a los corredores bajos, desde los cuales se accede por los vomitorios a los tendidos.

Existen los locales complementarios propios de este tipo de plazas: enfermería, ambigú, corrales, apartadero, matadero, cuadras y vivienda para el conserje, además de los servicios de la plaza. La plaza de Valladolid, muy importante en su época por su capacidad y comodidad de accesos, fue calificada por los contemporáneos como "monumental, airosa y agradable".

Toda la fundición de hierro se realizó en los talleres Hermanos Gabilondo de Valladolid. Se inauguró oficialmente el 29 de septiembre de 1890. Se lidiaron en aquella ocasión toros del Marqués de Saltillo, para una terna formada por los diestros Lagartijo, El Espartero y Guerrita.

La plaza es actualmente de segunda categoría administrativa, y propiedad del empresario Emilio Ortuño Jumillano, cuya familia compró la Sociedad Taurina de Valladolid, S.A. en el año 1956. Por su ruedo han pasado y continúan haciéndolo las principales figuras del toreo.

FUENTE: WIKIPEDIA

La plaza de toros de Valladolid es una de las primeras de plazas de segunda categoría que dio la oportunidad a Pablo Hermoso de Mendoza de actuar en su feria.Eso ocurrió el 22 de septiembre de 1990, cuando ante un toro de Garzón y montando a GIRALDA, CAFETERO, ALBAICIN I, Pablo sorprendió a todo el mundo por su forma de torear a caballo y fue uno de los primeros toques de atención de cierta importancia. Actuaron con él, Curro Bedoya, Javier Buendía, Antonio Correas, Ginés Cartagena y Fermín Bohórquez y por los fallos con el rejón de muerte, solamente dio una vuelta al ruedo, pero fue el triunfador moral del festejo.

Pese a esa buena actuación, no volvería a Valladolid, hasta el 24 de septiembre de 1994, con una corrida de Angela Rodríguez de Arce y junto a Ginés Cartagena, Fermín Bohórquz y Javier Mayoral. Obtuvo dos orejas de su toro y fue silenciado en collera con Cartagena y empleó a caballos como GIRALDA, CAGANCHO, BORBA y CHICUELO.

El 23 de septiembre de 1995, se repitió el cartel tanto de toreros como de toros y aquí fue el gran aldabonazo de Pablo, que obtuvo dos orejas y rabo de su toro tras una perfecta faena. Luego en colleras con Javier Mayoral dio la vuelta al ruedo. Esa tarde mágica el equipo de Pablo lo compusieron entre otros CAGANCHO, CHICUELO, BORBA y GALLO. Tal fue el impacto de la faena de Pablo, que cuando el navarro daba la triunfal vuelta al ruedo con los máximos trofeos, su compañero Ginés Cartagena, desde el patio de caballo donde esperaba su próxima actuación, le lanzó su sombrero como reconocimiento a la exhibición que había efectuado. No fue el único reconocimiento, porque posteriormente sería distinguido con el prestigioso trofeo “Detalle para el recuerdo” que concede la cadena de hoteles Trypp.

El 11 de mayo de 1996, con motivo de la Feria de San Pedro Regalado y en la corrida que representaba el debut como rejoneador de Paco Ojeda, éste junto a Joao Moura y el propio Pablo, lidiaron toros de Los Espartales, saludando Pablo en su primero y cortando una oreja del quinto, todo ello sobre BUENAVENTURA, CAGANCHO, CHICUELO o ALBAICIN.

Ese año volvió a la Feria de San Mateo, el 21 de septiembre, también con toros de Rodríguez de Arce y como el día de su debut, con un cartel de seis: Joao Moura, Fermín Bohórquez, Javier Mayoral, Paco Ojeda y Andy Cartagena. Pablo pese a la buena labor de CAGANCHO, solo dio la vuelta al ruedo tras escuchar un recado presidencial.

Si volvería a salir por la Puerta Grande el 14 de septiembre de 1997. Esa tarde lidió un toro en solitario de El Torreón del que obtuvo una oreja y otro en collera con Paco Ojeda de Verónica Gutiérrez, con otra oreja de premio. El resto del cartel eran los hermanos Luis y Antonio Domecq, y también esa tarde destacó CAGANCHO.

El 27 de septiembre de 1998, Pablo no actuó en la corrida tradicional de rejones, sino que prologó una corrida con los diestros vallisoletanos David Lugillano y Manolo Sánchez. Destacó ALDEBARAN ante los dos mansos de Joao Moura que lidió y en los que fue ovacionado al final de ambas faenas.

Su última comparecencia consecutiva fue el 26 de septiembre de 1999, haciendo el paseíllo junto a Joao Moura, Paco Ojeda y el local Sergio Vegas. La corrida era de Luis Terrón, pero la suerte, o la mala suerte, hizo que el único toro de este hierro que había correspondido a Pablo en el sorteo fuese devuelto y salió un zambombo de Muñoz Hoyos de sobrero que había recorrido media España por corrales y plazas. Tampoco en la collera con Joao Moura tuvo suerte con uno de Abilio Hernández Jiménez. Pese a los esfuerzos de QUECHUA, MAZANTINI, CHICUELO (en la foto), CAGANCHO y ALDEBARAN, Pablo recogió una ovación en su toro y dio la vuela al ruedo con el portugués.

Tuvieron que pasar dos ferias en blanco para que Pablo regresara a Valladolid, el 15 de septiembre de 2002 y volviese a encandilar a un público que gusta mucho del toreo del estellés y con el que existe una comunión especial. Volvió, vio y triunfó de nuevo de forma rotunda con dos orejas en su primer toro y solamente una ovación en su segundo, pero por el rejón de muerte, porque la actuación fue tan buena o superior a la primera. Compartieron tarde con el navarro, Fermín Bohórquez y el vallisoletano Sergio Vegas, que lidiaron una corrida de Sánchez Cobaleda.

FUSILERO, ALBAICIN, DANUBIO, MARIACHI, EBANO, LABRIT y CAMPOGRANDE fueron los caballos que tan buena tarde dieron, destacando por encima de todos DANUBIO, como atestigua el titular del periódico El Pais: “DANUBIO” y en el que lo nombra como heredero directo del mito CAGANCHO. Otro titulares también destacan la labor del estellés, como El Norte de Castilla: “ EL REJONEO SE HACE ARTE. Enorme faena de Hermoso”. 6 TOROS 6 haciendo referencia a la última corrida del abono de San Mateo, titulaba “AL FINAL, UN HERMOSO DE GRAN DIMENSION” o El Diario de Valladolid,“HERMOSO CABALGA SOBRE EL TEMPLE”.

La labor de Pablo fue reconocida por los Maestres de Cocina de Valladolid, concediéndole el trofeo “Maestro de Maestres”, uno de los más prestigiosos que se otorga en la capital del Pisuerga y que por primera vez en su historia iba a manos de un torero a caballo.

Tras un año de ausencia, nueva actuación el 12 de septiembre de 2004 y con una gran expectación en los tendidos. Lástima que esa expectación se transformara en decepción por el pobre, o mejor dicho nulo, juego que dieron los toros de Castillejo de Huebra. Pablo escuchó palmas y obtuvo una oreja en el quinto, más por la entrega, que por otra cosa. Caballos utilizados esa tarde fueron CURRO, RANCHERO, NATIVO, FÓSFORO, SAMURAI, CHENEL y CHICUELO y los compañeros de cartel Fermín Bohórquez y Diego Ventura.

Para el 2005 la suerte en el sorteo fue peor y el torero de Estella se llevó un lote infumable, esforzándose sobremanera para rescatar una oreja de su primero, siendo fuertemente ovacionado por su gran voluntad y esfuerzo con su segundo. CURRO, CHENEL, FOSFORO, ZAPATA, SILVETI, FUSILERO y FOSFORO debieron de evidenciar toda su capacidad lidiadora ante tan poca materia prima. Ese día, 4 de septiembre de 2005, el cartel estuvo integrado además por Joao Moura y Andy Cartagena, siendo los astados de Fermín Bohórquez.

El Tras estar ausente en el 2006, Pablo regresó al coso pucelano el 9 de septiembre de 2007, cuajando una de sus mejores actuaciones no solo en esta plaza sino de toda su temporada. Ante dos enrazados astados de Fidel Sanromán el estelles mostró su arte magistral y los desorejó a ambos. Especialmente se recuerda la emocionante lidia a su primero con el que CHENEL estuvo sencillamente cumbre. Por esta actuación le fueron concedidos todos los premios de la feria vallisoletana. Joao Moura y Andy Cartagena le acompañaron en el cartel, mientras que ESTELLA, SARMATA, SILVETI y FUSILERO completaron el equipo equino utilizados por Hermoso de Mendoza.

El 14 de septiembre del 2008 de nueva cuenta hizo su aparición el jinete navarro en el coso del Paseo Zorilla, alternando con Joao Moura y Andy Cartagena, enfrentando otro bien presentado encierro de Fidel San Román. A pesar de brindar un gran esfuerzo el jinete navarro solo pudo rescatar una trabajada oreja de su segundo, siendo silenciado después de pinchar en su primero. CURRO, CHENEL, FUSILERO, PIRATA, ESTELLA, SILVETI e ICARO apoyaron esa tarde la labor de su jinete en el ruedo vallisoletano.

FECHA 6 de Septiembre de 2009
LUGAR Plaza de toros de Valladolid, España
ENTRADA Dos tercios
TOROS
RESEÑA Fermín Bohórquez (ovación y oreja)
Pablo Hermoso de Mendoza (oreja y oreja)
Andy Cartagena (dos orejas y oreja)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Luís Terrón, número 34, de nombre Palomo, 494 Kg: De  salida DALI (1 rejón de castigo); en banderillas CHENEL (2 banderillas) e ICARO (2 banderillas); y para el último tercio PIRATA (dos cortas y dos rejones de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Luís Terrón, número 20, de nombre Bailarín, 533 Kg; De salida CURRO (1 rejón de castigo); en banderillas SILVETI (2 banderillas) y ESPARTANO (2 banderillas); y para el último tercio PIRATA (tres cortas, un par de cortas a dos manos y un rejón de muerte).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

ESTELLA, CAVIAR y TIZIANO

Volvió a salir a hombros Pablo Hermoso de Mendoza por el Paseo de Zorrilla de la capital de Pucela, después de cortar una oreja de cada uno de sus enemigos y a pesar de lo cual, se nos antoja un balance un tanto pobre porque ambas labores merecieron más premio.

No lo tuvo fácil DALI para parar al segundo toro de la corrida que deambulaba por la plaza sin fijeza en el caballo y sin percatarse si quiera de su presencia. Si DALI se movía hacia la izquierda, el toro se desplazaba a la derecha y así siempre en distinta dirección. En una de esas Pablo se cruzó en una de sus huidas y le dejó el rejón de castigo que ante el extraño movimiento del toro al sentir el hierro, no rompió el taco. El propio Pablo se encargaría de volver al toro y quitarle el palo, dejando en su lomo sólo el rejón. Con este castigo el toro se transformó y entonces DALI pudo sacar toda su torería en la cara del astado y dejar al toro ahormado para banderillas. Con el temple y a la vez bravura que el toro demostraba, CHENEL, no podía hacer otra cosa que dar una de sus exhibiciones. Atacó en banderillas de lejos, esperó recibiendo a que viniese el toro y realizó todas las suertes de las que el caballo es capaz. Naturalmente no faltaron los galopes de costado y los remates por los adentros. De cualquier forma, si tenemos que elegir un momento, sería la última reunión, con CHENEL enculado en tablas y el toro viniendo hacia él desde los medios. Le esperó el castaño hasta el último instante y cuando llegó a su pecho, con un leve toque, lo dejó toreado y preguntándose "donde está el caballo". Enorme CHENEL, pero ICARO también salió respondón y sorprendió a los tendidos con esa enorme expresividad y forma de llevar al toro encelado con la misma cara. Se pudo el tendido al rojo con este caballo y con la brava actitud del toro, que nunca se rajó y al que el caballo tampoco volvió la cara. Era toreo circular, largo y rematado con la banderilla. Un derroche el que realizó ICARO con el toro de Terrón. El colofón lo pondría PIRATA con tres cortas y algunos desplantes, antes de entrar a matar y fallar al primer intento. El rejonazo con el que Pablo terminó al segundo golpe fu perfecto, pero no suficiente para hacer olvidar el anterior y así dejar la lista de trofeos en un pírrica oreja, injusto trofeo para semejante faena.

Y otra arrancaría del quinto, el toro más complicado de la corrida y que de salida tuvo el mismo comportamiento que el anterior y al que CURRO le tuvo que comprometer. La diferencia fue que éste, ni tras el castigo mejoró. Esperaba reservón y luego embestía sin fijeza, como arrollando. En banderillas el magisterio de SILVETI metió al toro en vereda y consintiéndolo mucho, el caballo consiguió colocar dos buenos palos, clavando en el mismo estribo y muy reunido. Las arrancadas que el toro daba, sin ninguna fijeza, SILVETI las transformó en buenas merced a su potencia y templado galope. Hubo momento incluso en los que la faena alcanzaba ligazón, pero era todo gracias a la gran labor del caballo. ESPARTANO encontró menos colaboración y tanto en banderillas, como en las piruetas, todo lo tenían que hacer jinete y caballo, porque el toro estaba por ahí, avisaba de vez en cuando y se ausentaba de la faena. En uno de esos  momentos de "ausencia", ESPARTANO se confió y a punto estuvo de sufrir un percance grave. Fue levantado de forma muy fea por la barriga, pero milagrosamente salió ileso, no así Pablo que acabó con un fuerte hematoma en su pierna izquierda. Nuevamente PIRATA terminó la lidia con tres buenas banderillas, esquivando Pablo los tornillazos que el toro lanzaba hacia arriba. NO obstante lo mejor de PIRATA fue el soberbio par a dos manos, en los mismos medios y reuniéndose muy frontal. Pablo mató de medio rejón sin partir y fue premiado con una oreja.

En total puerta grande para el navarro, en una tarde en la que se cortaron seis orejas, pero que ni mucho menos tuvieron el mismo peso específico si valoramos la calidad de las faenas.