CARTEL

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

ESTADISTICAS EN ESTA PLAZA

FESTEJOS
11
TOROS LIDIADOS
21
TROFEOS
20 orejas
y 0 rabos
PUERTAS GRANDES
7

INFORMACION RELACIONADA

Hace poco más de dos décadas, Santander no contaba como uno de los escenarios de paso obligado en la temporada de la torería andante. A finales de los años setenta y primeros de los ochenta, el viejo y bonito coso de Cuatro Caminos apenas si acogía dos o tres corridas en la feria de Santiago. Sin embargo, cuando la propiedad del coso pasó definitivamente a titularidad pública, concretamente a manos del Ayuntamiento, y se creó la Comisión Taurina para su gestión, la feria de Santander fue creciendo en cantidad y calidad hasta convertirse, como ocurre en la actualidad, en uno de los abonos más importantes de la temporada.

La plaza de Cuatro Caminos se inauguró el 25 de julio de 1890, bajo la dirección del arquitecto Alfredo de la Escalera. Hoy en día se encuentra cuidado al máximo, y aunque en su caso la belleza está reñida con la comodidad, el coso santanderino es una autentica joya taurina.

Con capacidad para 11.700 espectadores, el edificio consta de tres pisos y un ruedo de 51 metros de diámetro, cuya arena es negruzca, como también ocurre en otros cosos del Norte de España. El cartel inaugural contó con la presencia de los diestros Cara Ancha y Luis Mazzantini, que lidiaron para la ocasión un encierro del Conde de la Patilla.

Desde su consolidación como plaza de primer circuito, además del abono de julio que se celebra para festejar las fiestas de Santiago, la temporada santanderina también ha consolidado la tradicional corrida de Beneficencia. Desde hace un par de temporadas, este festejo, que anteriormente se programaba en los primeros días de agosto, se celebra dentro de la misma feria, aunque fuera del abono.

La presencia de todas las figuras del toreo ha hecho posible que en su ruedo hayan tenido lugar importantes faenas. Entre las últimas y que más se recuerdan entre la afición cántabra, destaca aquella que Joselito cuajó a un toro de Joaquín Buendía. Todo un referente en esta última etapa de Cuatro Caminos.

FUENTE: Alfonso Santiago (6TOROS6)

El centauro español debutó en esta Plaza el día 25 de julio de 1999, lidiando una corrida de Los Espartales y compartiendo cartel con Joao Moura y Paco Ojeda. Hermoso de Mendoza cortó una oreja a su primero y dos al que hacía quinto, saliendo a hombros, y conquistando los Trofeos del Ayuntamiento de Santander y del Hotel Palacio del Mar, ambos como mejor rejoneador de a Feria, siendo destacado por su labor a lomos de LABRIT, CAGANCHO, CHICUELO, ALDEBARAN (en la foto) o CHABELA.

Al año siguiente, el 23 de julio, estaba programada una corrida de Guardiola para Joao Moura, Pablo Hermoso de Mendoza y Andy Cartagena. El día transcurría amenazando lluvia, y así comenzó la corrida, hasta que en el segundo toro, con Pablo en el ruedo sobre CAGANCHO, comenzó a descargar una monumental tormenta de agua que dejó en pocos minutos la plaza convertida en una piscina. Pablo continuó la lidia con CAGANCHO y más tarde sobre MAZANTINI (en la imagen derecha), y en medio del diluvio cortó una oreja. Tras la actuación de Pablo, la corrida quedó definitivamente suspendida. El Hotel Palacio del Mar, por segundo año consecutivo, eligió a Pablo Hermoso de Mendoza, como mejor rejoneador.

El 22 julio 2001 volvió a triunfar en el Coso de Cuatro Caminos, obteniendo una oreja de cada uno de sus toros de Felipe Bartolomé, junto a Leonardo Hernández y Andy Cartagena y lidió montando a LABRIT, TABASCO, DANUBIO, CAGANCHO, CHICUELO y MARIACHI, siendo de nuevo destacado como mejor rejoneador de la Feria por el Hotel Palacio del Mar.

Su cuarta actuación, fue el 21 de julio de 2002 y repitiendo tanto los toros de Felipe Bartolomé como Hernández y Cartagena y también se repitió la puerta grande para Pablo, con dos orejas cortadas al quinto de la tarde, escuchando una fuerte ovación en su primero. En esta ocasión los caballos empleados fueron RONCAL, MONTERREY, CHICUELO, DANUBIO, ALBAICIN, CAMPOGRANDE y MARIACHI.

Otro triunfo redondo obtuvo Pablo el 20 de julio de 2003, ahora ante una corrida muy mansa de la Viuda de Flores Tassara, ante la que tanto Pablo, como MISTRAL, CHACAL, CHICUELO, GAYARRE, NATIVO y CERVANTES, pusieron todo de su parte para triunfar. Una oreja y dos orejas fue el balance final que hizo que la Puerta Grande se abriera en solitario para Pablo y abandonando el coso por la puerta de cuadrillas sus compañeros Joao Moura y Andy Cartagena. El Ayuntamiento de Santander de nuevo lo distinguió como el mejor rejoneador del ciclo.

El 28 de julio de 2004, Hermoso de Mendoza actuaba por primera vez en Santander en una corrida mixta con toreros de a pie. El cartel inicialmente estaba compuesto por el navarro, Enrique Ponce y Francisco Marco, pero un percance sufrido por el diestro valenciano hizo que la empresa lo sustituyera por Javier Conde y Salvador Vega, quedando el cartel con ocho toros, dos de Fermín Bohórquez para Pablo y seis de Torrealta, para los matadores. De nuevo Pablo volvió a bordar dos grandes faenas, en esta ocasión con SAMURAI, CHENEL, CAMPOGRANDE, CURRO, CHICUELO y FÓSFORO, obteniendo una oreja de cada toro, que aunque le sirvieron para abrir la Puerta Grande, se nos antoja corto bagaje para tan buenas actuaciones. De hecho, a la hora de conceder los trofeos de la Feria, Pablo fue distinguido nada más y nada menos que con tres galardones: Mejor rejoneador para el Grupo DIPESA y para la Peña Pablo Hermoso de Mendoza de Santander y Mejor Toreo a caballo para el Excelentísimo Ayuntamiento de Santander.

En virtud de los buenos resultados de la fórmula mixta la empresa decidió nuevamente incluir este tipo de cártel para la edición 2005 de la Feria. Así el 28 de julio, ante un llenazo de "no hay billetes" hacían el paseíllo en la arena cántabra Pablo Hermoso de Mendoza, Serafín Marín y Eduardo Gallo para lidias bureles de Fermín Bohórquez en el caso del navarro y de Juan Pedro Domecq sus alternantes. A final de cuentas Pablo se hizo con la única oreja que se cortó en el festejo, obtenida después de cuajar una muy interesante lidia al primero de su lote, destacando con él CURRO, CHENEL, CAMPOGRANDE y DOMINGUIN. Con su segundo, el caballero en plaza estuvo sobrado en una labor aparentemente fácil pero que implicó un gran conocimiento de los terrenos de la lidia. EXCALIBUR, LABRIT, CHICUELO Y DOMINGUIN fueron los responsables del trabajo, que después de un pinchazo fue reconocido con una fuerte ovación.

Y con otro vendaval de por medio se marcó la comparecencia del navarro en el 2006. Esa tarde del 27 de julio Pablo alternó con los diestros José Antonio Morante de la Puebla y Cayetano en la lidia de bureles de Fermín Bohórquez para rejones y de Jandilla para las infanterias. El torero de Estella pudo rescatar una oreja de su primero, siendo fuertemente ovacionado en su segundo. CURRO, CHENEL, SARMATA, MERLIN y NAPOLEON fueron los córceles que tuvieron intervención en la mojara arena cantábrica.

Por fin para el 24 de julio de 2007 el Dios sol reinó en una actuación de Pablo Hermoso de Mendoza en la plaza de Santander, donde la lluvia había sido compañera de cartel en los años anteriores y nuevamente el rejoneador navarro volvió a saborear las mieles del triunfo en una plaza que siempre había sido talismán para él y que en los últimos años se le estaba negando. El estellés prologó un festejo mixto del que también formaron parte José María Manzanares y Cayetano, en la lidia de astados de Bohórquez para el montado y de Victoriano del Río para las infanterias. Pablo se llevó el triunfo al cortarle las dos orejas al segundo de su lote, habiendo empleado a lo largo del festejo a CHABOLA, RONDEÑO, SILVETI, SARMATA, LAGARTIJO, CHENEL y FUSILERO.

Para el 20 de julio de 2009 regresó Hermoso de Mendoza a Cuatro Caminos, al lado de Fermín Bohórquez y Alvaro Montes, lidiando astados de Bohórquez Escribano. Después de una lluviosa mañana el cielo se calmó y permitió la celebración del festejo en donde el navarro paseó la unica oreja de la tarde, de su segundo, premiación reducida por haber fallado en el primer intento con el rejón de muerte. CURRO, SILVETI, FUSILERO, PIRATA, ESTELLA, CHENEL e iCARO fueron los elegidos por el navarro para actuar en ese compromiso.

FECHA 19 de Julio de 2009
LUGAR Plaza de toros de Santander, Cantabria, España
ENTRADA No hay billetes
TOROS
RESEÑA Fermín Bohórquez (silencio y dos orejas);
Pablo Hermoso de Mendoza (dos orejas y ovación)
Diego Ventura (dos orejas y dos orejas y rabo)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Fermín Bohórquez, número  18, 511 Kg, de nombre Otonero: De  salida DALI (1 rejón de castigo); en banderillas CHENEL (2 banderillas) e ICARO (2 banderillas); y para el último tercio PIRATA (tres cortas y un rejón de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Fermín Bohórquez, número 24, 591 Kg, de nombre Malvista; De salida ESTELLA (1 rejón de castigo); en banderillas SILVETI (2 banderillas y CAVIAR (2 banderillas); y para el último tercio PIRATA (tres cortas y un rejón de muerte).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

CURRO, ESPARTANO y TIZIANO

La corrida comenzó con un sincero homenaje del público santanderino a Pablo Hermoso de Mendoza, que por medio de su Peña en la ciudad cántabra, le hizo un reconocimiento al finalizar el paseíllo por sus veinte años de alternativa. Vicente Ruiz, Presidente de la Peña, le entregó un obsequio en recuerdo de 20 años de Triunfos y de alegrías para aficionados y para el propio rejoneador.

El público ya le había mostrado su afecto y por eso Pablo, como siempre, salió desde el primer momento a darlo todo, a triunfar y sobre todo a dar espectáculo toreando. DALI enganchó pronto al buen toro de Bohórquez, en el centro del ruedo, llevando al toro encelado en sus cuartos traseros y girando en mínimos espacios. Clavó un solo rejón de castigo y se fue otras dos veces de frente al toro, simulando con la bandera y reuniendo perfectamente con el astado. La salida de CHENEL fue explosiva porque cuando apenas llevaba un minuto en la plaza, el toro se le vino de largo, pegado a tablas, y el castaño cuando llegó a su jurisdicción le dio un trincherazo hondo y rematado. Galopes de costado, a los que el toro respondía con entrega y CHENEL lo aprovechaba para llevarlo pegado a la cola. Un nuevo remate por los adentros en la jurisdicción de los miembros de su Peña y a clavar dos banderillas exponiendo y llegando muy encima. Ovación de gala para despedir a CHENEL, pero que caso se quedaría corta para la que luego se le tributó a ICARO. Y es que nuevamente ICARO dio una lección de valor y entrega, de agresividad ante el toro, pero siempre con respeto y torería. Parece que ICARO muerde al toro, pero todo queda en una especia de beso. En sus giros en la cara del astado, ICARO apoya su hocico en el testuz del toro pero sin morder, solo amagando y respetando a su contrincante. ICARO es pura emoción y pura entrega y cada día está poniendo el listón más alto. También PIRATA atraviesa un momento dulce de la temporada y se le ve sobrado en las banderillas cortas, en las que nunca se le ve tomar ventajas, siempre ataca con la cara por delante, igual en la primera que en la tercera y que luego repite con el rejón de muerte, colocando al toro debajo del estribo para que Pablo, esta tarde, entierre el hierro en todo lo alto, de espectacular efecto y que posiblemente sea uno de los rejonazos de la temporada.

La pena fue que en el quinto, que esta vez sí fue malo, más bien, muy malo, muy rajado, muy manso, el navarro no pudo completar el espectáculo. El toro, el único que no sirvió de toda la corrida en ningún momento se interesó por los caballos. Eran ESTELLA, SILVETI y CAVIAR los que galopaban detrás del Bohórquez, mientras este huía siempre a su querencia de tablas. No hubo ni galope de costado, ni piruetas, ni toreo de ningún tipo. Solo una lucha contra algo que no quería luchar. Fue un poder y no querer, aunque a pesar de todo, Hermoso nunca volvió la cara y siempre lo intentó. La única carrera que dio el toro fue cuando se sintió herido de muerte por el rejón y entonces, dominado por la mansedumbre, trató de agarrar a lo que tenía por delante, aunque ya era tarde. Pablo fue ovacionado con todo merecimiento por el esfuerzo, que como suele pasar en estas ocasiones, quedó sin premio.