CARTEL

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

ESTADISTICAS EN ESTA PLAZA

FESTEJOS
6
TOROS LIDIADOS
11
TROFEOS
13 orejas
y 1 rabo
PUERTAS GRANDES
4

INFORMACION RELACIONADA

MEJANES en realidad no es un municipio, ni una localidad. Se trata más de un centro turístico o de divertimento, muy cerca de la localidad de Saintes Marie de la Mer, en plena Camarga francesa y dentro del cual existe una plaza de toros de apariencia desmontable, pero que se encuentra fija y cimentada al suelo.

Tiene aforo de aproximadamente tres mil quinientas personas y el festejo más importante que se celebra en él, en la popular corrida de el Rejón de Oro, en la que a mitades del mes de julio, compiten por el los rejoneadores actuantes en ese festejo.

La primera vez que Pablo Hermoso de Mendoza actuó en la Plaza de Toros de Mejanes fue 16 de julio de 1995, compitiendo por el Rejón de Oro con Javier Buendía, Gerard Pellen, Joao Ventura, Antonio Correas y María Sara, obteniendo una oreja ante una res de Martín Arranz. GIRALDA y CAGANCHO fueron algunos de los caballos utilizados en esa actuación.

Si en aquella ocasión estuvo a punto de obtener el trofeo, tuvo que ser siete años después. En su segunda intervención en dicho evento, cuando tras cortar tres orejas de toros de Luis Terrón, fue reconocido con el Rejón de Oro, por encima de sus compañeros de cartel, Leonardo Hernández y Alvaro Montes. Fue una gran tarde del estellés y de sus caballos RONCAL, MONTERREY, FUSILERO, DANUBIO, ALBAICIN y MARIACHI (en la imagen).

La tercera actuación de Pablo en Mejanes, la cual tuvo lugar el 13 de julio de 2003, comenzó con anécdota: Pablo estaba anunciado junto a Joao Cerejo, María Sara, Patricia Pellen, Rui Fernández y Sergio Galán. De primeras María Sara se cayó del cartel y fue sustituida por la también francesa Julia Calviere. Por otra parte el camión de Sergio Galán sufría una avería, y sus caballos no podían acudir a la cita. Ante la imposibilidad de buscar otro rejoneador, la empresa propone a Pablo lidiar, además de su toro, otro en sexto lugar de la corrida, dado que se trataba del torero con más cartel de los actuantes. Pablo acepta y lidia dos mansos de Pasanha, a los que tenemos que añadir, que estuvo fatal con los rejones de muerte en ambos toros. Cosa poco habitual en el estellés, fue silenciado en ambos toros. Los caballos esa tarde fueron MISTRAL, GAYARRE, NATIVO, CHACAL, LABRIT, CAMPOGRANDE, CHICUELO y CERVANTES.

Pero el 17 de julio de 2005 la historia fue muy diferente ya que ante un lleno histórico para este festejo el jinete navarro obtuvo su segundo Rejón de Oro desorejando por partida doble a su lote, procedente de las dehesas de Mercedes Pérez Tabernero. Fermín Bohórquez y Andy Cartagena integraron el cartel junto al torero de estella, que para esta ocasión empleó a: EXCALIBUR, SILVETI, LABRIT, NATIVO, CURRO, CHENEL y CAMPOGRANDE.


Para el 2007, el 15 de julio, el estellés regresó a Mejanes alternando con Maria Sara y Leonardo Hernández en la lidia de bureles de Antonio Pérez. En esta oportunidad cuajó otra tarde completa desorejando a su primero y sumando un sudado apéndice más en su segundo. CHABOLA, CHENEL, SARMATA, LAGARTIJO, RONDEÑO, FUSILERO y PRINCIPE tuvieron llamado a escena esa tarde en el ruedo camargués.

FECHA 12 de Julio de 2009
LUGAR Plaza de toros de Mejanes, Bouches du Rhone, Francia
ENTRADA Casi lleno
TOROS
RESEÑA Joao Salgueiro (oreja y dos orejas)
Pablo Hermoso de Mendoza (silencio y dos orejas y rabo)
Manuel Lupi (oreja y oreja)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Mercedes Pérez Tabernero, número 65: De  salida DALI (2 rejones de castigo); en banderillas CHENEL (2 banderillas) e ICARO (2 banderillas); y para el último tercio PIRATA (2 cortas y un rejón de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Mercedes Pérez Tabernero, número 35; De salida ESTELLA (2 rejones de castigo); en banderillas SILVETI (2 banderillas) y CAVIAR (2 banderillas); y para el último tercio PIRATA (3 cortas y un rejón de muerte).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

CURRO y TIZIANO

Nuevamente Pablo Hermoso de Mendoza volvió a imponerse como triunfador del Rejón de Oro de la corrida celebrada en Mejanes. Hermoso tuvo que levantar la tarde tras una primera faena en la que no tuvo toro y remontar dos buenas labores de sus oponentes, sobre todo de un Joao Salgueiro en estado de gracia.

Pablo se enfrentó en primer lugar a un toro anovillado, reservón y rajado en tablas que apenas dio juego y con el que el navarro poco pudo brillar. Solo de salida embistió, pero siempre con brusquedad y violencia, siendo parado por DALI. En banderillas CHENEL colocó dos palos al sesgo, y ni una sola ocasión pudo utilizar su esperado galope de costado más de tres metros de distancia, porque el toro se paraba y quedaba en tablas. ICARO también trató de arrancarlo de su querencia, pero lo consiguió con cuentagotas e incluso la segunda banderilla la tuvo que colocar al sesgo. Con PIRATA y tras las cortas dejó un rejón entero caído que acabó con una faena que en ningún momento remontó la pasión en los tendidos.

En vista de esta circunstancia, Pablo destapó el tarro de las esencias ante el quinto. Un colorado, cuajado y con transmisión, al que desde el primer momento el navarro mostró sus armas y dejó claro que no había venido a Mejanes a pasar en blanco. ESTELLA en cuanto el toro pisó la arena, se lo metió bajo su cola y lo llevó toreado por el anillo. Luego de dos rejones de castigo, continuó encelándolo y toreándolo por momentos con la cola y por momentos con la bandera. SILVETI comenzó el recital en banderillas, marcando los tiempos y quebrando con despaciosidad en la cara del toro y dio paso a CAVIAR que volvió a cuajar una faena memorable. Dos banderillas, pero un sin fin de pasadas dando el pecho, de piruetas en la cara y de galopes de costado, pusieron los tendidos en ebullición. Una y otra vez CAVIAR enfrentaba al toro llegando a sus terrenos y jugando con su embestida. Cada acción era coreada con "olés" y la gente se lo pasaba en grande. PIRATA remató con tres cortas reunidas perfectamente y con un "telefonazo" que volvió a hacer rugir el tendido. Con el rejón de muerte Pablo quiso asegurar y tras dos pasadas en falso, lo vio claro, en el mismo centro del ruedo y enterró un rejón definitivo y de rápidos efectos que hicieron que el tendido estallara pidiendo desde el primer momento el rabo para el estellés.