CARTEL

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

ESTADISTICAS EN ESTA PLAZA

FESTEJOS
20
TOROS LIDIADOS
37
TROFEOS
23 orejas
y 0 rabos
PUERTAS GRANDES
3

INFORMACION RELACIONADA

La antigua plaza de San Sebastián, conocida como el Chofre, se inauguró el  9 de agosto de 1903 con toros de la ganadería de Ibarra, ocho toros para los diestros Mazzantini, Bomba, Montes, que sustituyó a ultima hora a Reverte y Lagartijo y dotó a San Sebastian de una de las ferias más consolidadas del calendario taurino hispano. El último festejo en ese coso se celebró el 2 de septiembre de 1973 lidiandose reses de Carlos Nuñez siendo los matadores El Charro, Aparicio, El Litri y Antonio Ordoñez.

Veinticinco años después, el 11 de agosto de 1998, concretamente se inauguraba la nueva plaza de Illumbe. El cartel lo formaron José María Manzanares, Enrique Ponce y Rivera Ordoñez, que lidiaron reses de Torrealta.

Moderna, cómoda, funcional y cubierta con una estructura que deja el ruedo al descubierto en 12 minutos, rodeada de un centro de ocio donde se encuentra 9 salas de cine varios establecimientos de hostelería una bolera y varias salas de recreo. 

Este sistema de alta tecnología, bautizado como «Párpado», combina las técnicas de las estructuras espaciales y móviles y es capaz de cerrar o descubrir totalmente el coso taurino donostierra en apenas diez minutos, lo que posibilita la celebración de la fiesta taurina en los casos en que la climatología los hace actualmente imposibles.

La cubierta fue inaugurada unos meses mas tarde de su inauguración oficial, el 30 de abril de 1999, con un festival a beneficio de los damnificados por el huracán Mitch. Eran reses de Juan Manuel Criado, que lidiaron Paco Ojeda, Cesar Rincón, Enrique Ponce, El Cordobés, José Tomas, Miguel Abellan y el rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza.

Gracias a la incorporación de esta cubierta retráctil y traslúcida, el recinto, en tan sólo 12 minutos queda totalmente cerrado. En diez minutos vuelve a quedar al aire libre. La cubierta tiene una dimensión de 8.000 metros cuadrados, y de ellos 2.500 metros cuadrados pertenecen a los dos elementos móviles, de 60 toneladas cada uno, suficientes para cubrir o descubrir una superficie que en este caso es de 50x52 metros, que supera las dimensiones del ruedo. Así, estos dos elementos móviles son los encargados de cerrar todo este espacio, bien en caso de necesidad imprevista, o bien por la definición del propio acto a celebrar.

Dicho espacio deja el cielo totalmente despejado con la cubierta en su máxima apertura. Esta característica es esencial a la hora de cubrir un coso, puesto que a veces, los profesionales del mundo de los toros y aficionados han mostrado su rechazo a otras soluciones incapaces de despejar totalmente la zona del toreo.

Además, según fuentes de la empresa encargada de la realización de estas cubiertas retráctiles, LANIK, «"Párpado" no sólo es aplicable a plazas de toros de nueva construcción, sino también a las ya existentes, convirtiéndose de esta forma en una alternativa vanguardista capaz de rentabilizar al máximo un buen número de espacios, como son las plazas de toros, que muchas veces se utilizan apenas unos días al año». De este modo, su conversión en un recinto polivalente hace que sea capaz de albergar todo tipo de espectáculos culturales o deportivos, así como otros actos que necesiten un aforo muy amplio.

En España, se han realizado en los últimos años unas primeras experiencias de cubiertas de plazas de toros, como las llevadas a cabo en Leganés, Zaragoza o Logroño. La primera, de dimensiones ligeramente inferiores a la ideada por LANIK para San Sebastián, cuenta con un sistema de apertura diferente que solamente descubre la mitad del ruedo. En cambio, la de Zaragoza está construida a base de lonas tensadas. En la actualidad, el nuevo coso taurino madrileño de Vista Alegre está dotado de una cubierta con una parte central practicable, lo que permite una importante aireación del recinto, pero no deja el ruedo al descubierto.

Su aforo es de diez mil personas, todas ellas sentadas en cómodas sillas de plástico de color azul.



FUENTE: Alfonso Santiago (6TOROS6)

En el año 1998 se inauguraba la Plaza de Toros de Illumbe, todavía sin cubierta, y al día siguiente, el 12 de agosto, Hermoso de Mendoza debutaba en su arena, todavía suelta, prologando un cartel con los matadores Miguel Báez "Litri", Manuel Díaz "El Cordobés" y Miguel Abellán. Montando a LABRIT, GALLO (en la foto) y CHICUELO consiguió dar la vuelta al ruedo tras finiquitar a un toro del Puerto de San Lorenzo. 

El 30 de abril de 1999 con motivo de la inauguración de la cubierta se celebró un festival benéfico a favor de los damnificados por el terremoto que asoló Colombia y en el que actuaron, Pablo Hermoso de Mendoza, Paco Ojeda, César Rincón, Enrique Ponce, Manuel Díaz "El Cordobés", José Tomás y Miguel Abellán. Pablo abrió la tarde con un toro de Juan Manuel Criado y montando a LABRIT, CAGANCHO y ALDEBARAN, dando de nuevo la vuelta al ruedo al finalizar su lidia. El festival fue un éxito, vendiéndose todo el papel y consiguiendo una buena cantidad de dinero para Colombia.

Ese año, ya en semana grande, se dio la primera corrida de rejones del Coso de Illumbe y fue el 8 de agosto de 1999, con un cartel compuesto por Leonardo Hernández, Pablo Hermoso de Mendoza y Paco Ojeda, con toros de Joao Moura. Pablo obtuvo una oreja de cada uno de sus toros, pero no pudo salir a hombros por que la reglamentación del País Vasco exige dos orejas en un solo toro para poder hacerlo.LABRIT, CAGANCHO, FUSILERO, MAZANTINI, CHABELA y CHICUELO fueron sus compañeros esa tarde en la que resultó corneado CAGANCHO con un puntazo de diez centímetros del que fue operado en la misma plaza.

Nuevamente se quedó Pablo con la miel en los labios el 13 de agosto de 2000, cuando repitió número de trofeos, pero tampoco pudo abrir la Puerta Grande. Esta tarde los compañeros fueron Joao Moura y Martín González Porras y lidiaron toros de Carmen Lorenzo. Los caballos que torearon fueron LABRIT, MAGRITAS, CAGANCHO, CHICUELO, ALBAICIN y BORBA.

Sí que conseguiría, abrir la puerta grande el 12 de agosto de 2001, en dos faenas memorables, en las que incluso se pidió con fuerza el rabo en ambas, a dos toros de Pedro y Verónica Gutiérrez, que dieron un sensacional juego. Pablo bordó el toreo a caballo sobre TABASCO (foto derecha), ALBAICIN, DANUBIO, CHICUELO y MARIACHI y obtuvo cuatro orejas, teniendo como compañeros de terna a Joao Moura y un Javier Buendía, en su última temporada en activo.

Tal fue el bombazo protagonizado por Pablo el día 12, que los empresarios decidieron que sustituiría el día 14, nada más y nada menos que al lesionado José Tomás, y de nuevo, con un solo toro, en este caso de Murube, volvió a triunfar, volvió a obtener dos orejas, y volvió a abandonar Illumbe a lomos de los costaleros, en esta ocasión con la colaboración de LABRIT, ALBAICIN, DANUBIO y MARIACHI y siendo testigos del triunfo Juan Antonio Ruiz "Espartaco", José Antonio "Morante de la Puebla" y Rafael de Julia. Este triunfo le hizo acreedor al Premio más importante de los que se conceden en San Sebastián y uno de los más importantes del calendario taurino mundial: LA CONCHA DE ORO que por primera vez en su historia, iba a las vitrinas de un torero a caballo.

El 14 de agosto de 2002, de nuevo integraba un cartel mixto junto a Enrique Ponce y Antonio Barrera. Pero los percances sufridos por ambos matadores, dejaron sólo en el cartel al navarro y como sustitutos Manuel Caballero y César Jiménez, lo cual no se notó en la taquilla, porque se colocó el cartel de "no hay billetes". Una oreja volvió a cortar Pablo en el primero de la tarde, siendo ovacionado en el cuarto, ambos de Carmen Lorenzo y montando esa tarde a LABRIT, RONCAL, FUSILERO, CHICUELO, DANUBIO, ALBAICIN (en la imagen) y MARIACHI.

Los buenos resultados en taquilla de las corridas mixtas de los años anteriores, hicieron que la Casa Chopera siguiera confiando en el tandem Pablo Hermoso de Mendoza-Enrique Ponce, quienes se volvían a anunciar, en esta ocasión con Fernando Robleño. Pablo lidió dos toros de Los Espartales, de los que obtuvo dos orejas, una de cada toro, lo que tampoco le facilitó la Puerta Grande. Esto ocurría el 15 de agosto de 2003 y montaba a MISTRAL, MONTERREY, LABRIT, CHICUELO, DANUBIO, GAYARRE y CERVANTES.

También en 2004, Pablo y Ponce debería haber actuado en dos ocasiones y en ambas juntos, en el coso donostiarra. Si esto no se produjo fue porque una cogida impidió al valenciano actuar en el festejo del 12 de agosto, donde lo sustituyó el recientemente doctorado por esas fechas, Eduardo Gallo. Completó el cartel Juan Serrano “Finito de Córdoba”, lidiándose toros para pie de Javier Pérez Tabernero y para Pablo toros de Carmen Lorenzo. La Feria trascurría por los derroteros del desencanto entre los aficionados por el escaso juego de los toros y ese día en cuanto a la ganadería de Pérez Tabernero no fue una excepción. Menos mal para aficionados y sobre todo empresa que Pablo actúo de “apagafuegos” (calificativo puesto por la prensa local) y con dos grandes faenas apaciguó los ánimos. Obtuvo una oreja en su primer toro, pero donde remataría una faena redonda fue en el cuarto de la tarde, donde el rejón de muerte jugó una mala pasada al estellés que se tuvo que conformar con la unánime ovación del público, que pese a la baja de Ponce, había colocado el “No hay billetes” en taquilla. En el primer toro actuaron FUSILERO, CHENEL y FÓSFORO y en el cuarto CURRO, CAMPOGRANDE, CHICUELO y FÓSFORO de nuevo. Si que Enrique Ponce pudo actuar en el cartel anterior, con motivo de la Feria de Novilladas Memorial Manuel Chopera, celebrado el 18 de abril y en esta ocasión acompañados por el joven César Jiménez. Pablo fue silenciado en el que abrió la tarde a pesar de tener una excelente actuación, sobre todo a lomos de CHENEL y paradójicamente obtuvo una oreja de su segundo, en una labor menor, pero que sí remató con el rejón de muerte. Además de CHENEL, actuaron CURRO, LABRIT (foto derecha), FUSILERO y FÓSFORO.

Y en la temporada 2005, Pablo ya actuó en tres ocasiones en Illumbe. La primera el 10 de abril lidiaba dos toros de Carmen Lorenzo ante los que el navarro no tuvo suerte. Ovación y silencio obtuvieron tanto él, como CURRO, SAMURAI, FUSILERO, CHENEL, MONTERREY, CHICUELO, TOSCANO y CHAPULIN. Los otros dos compañeros de cartel, Francisco Rivera Ordóñez y Eduardo Gallo, lidiaron toros de Antonio Bañuelos.

Tuvo más suerte en su segunda actuación, dentro de la Semana Grande, el día 17 de agosto, cuando ante dos toros de Los Espartales bordó una de las faenas cumbres de la temporada. Fue en el primer toro de la tarde y con CURRO, CHENEL y FÓSFORO formó un auténtico lío, jaleado desde el tendido y desde el propio callejón por el propio Antonio Chenel “Antoñete” se seguía entusiasmado las evoluciones de su tocayo. Obtuvo una oreja, pero se pidieron con mucha fuerza las dos. El presidente entendió que Pablo había descordado al toro, porque lo cierto es que cayó fulminado. Luego en el propio desolladero, los veterinarios informaron al presidente que el rejón había partido el corazón del astado y por lo tanto no había habido descordamiento. Tras la corrida, la presidencia, llamó personalmente a Pablo para pedirle disculpas por haberle “cerrado” la puerta grande. En el otro toro, también obtendría una oreja ahora montando a EXCALIBUR, LABRIT, MONTERREY y FÓSFORO. Fue una tarde en la que se obtuvo la mejor entrada de la feria y en la que se lidiaron además cuatro toros de Marqués de Domecq por los matadores Miguel Abellán y Sebastián Castella.

La tercera comparecencia del navarro ante el exigente conclave donastiarra tuvo lugar 25 días después; el 11 de septiembre, en un festejo programado como parte de las celebraciones del tradicional día de regatas, tomando parte en un cartel mixto al lado de los novilleros Julio Benitez y Cayetano, para lidiar bureles de Carmen Lorenzo en el caso del jinete, y de Torrealta para los novilleros. En esta tarde lluviosa Pablo no pudo tocar pelo, siendo ovacionado en su primero, recibiendo un respetuoso silencio en su segundo. ZAPATA, LABRIT, FUSILERO, FOSFORO, CURRO y CHENEL tuvieron trabajo en esa tarde.

Para el 2006, Pablo apareció el día 17 de agosto, nuevamente dentro de la Semana Grande, en un cartel mixto donde alternó con Sebastián Castella y Cayetano en la lidia de astados de Murube para el montado y de Zalduendo para las infanterias. Una vez más Pablo no pudo tocar pelo, en gran parte debido a la mala suerte con el rejón de muerte. Además el caballista estellés y CHENEL sufrieron un gran susto cuando el castaño resbaló y quedó a merced del toro, afortunadamente sin consecuencias. El resultado para el jinete fue de ovación y ovación, habiendo utilizado en esta tarde a: CURRO, CHENEL, NAPOLEON, SARMATA, RONDEÑO, FUSILERO y SARMATA.

Llegamos así a la Semana Grande de 2007, donde Pablo actuó en dos ocasiones, con un solo día de por medio entre ellas. La primera tuvo lugar el 15 de agosto, alternando con Julián López "El Juli" y Eduardo Gallo en la lidia de astados de Bohórquez para rejones y de Daniel Ruiz para los de apie. El navarro cumplió con una actuación destacada obteniendo una oreja de su primero y siendo fuertemente ovacionado en su segundo. ESTELLA, SILVETI, MERLIN, ORO VIEJO, LAGARTIJO, CHENE, FUSILERO y SARMATA tuvieron llamado a escena durante esta tarde.

Para el día 17, volvía a aparecer por la puerta de cuadrillas, para hacer ahora el paseíllo al lado de Sebastián Castella y Eduardo Gallo, siendo ahora el ganado de Los Espartales y de José Luis Marca. El público donostiarra gozó con otra buena tarde del estellés pero ese aparente gafe que tiene con el rejón de muerte en este coso le hizo perder cuando menos dos trofeos. CURRO, CHENEL, ORO VIEJO, LAGARTIJO, FUSILERO y SARMATA tuvieron ahora la responsabilidad de la tarde.

En el 2008 de nuevo dos comparecencias, en la primera de ellas el día 11 de agosto, ante dos bureles de Bohórquez, de muy distintas condiciones, Pablo Hermoso de Mendoza firmó una destacada y completa actuación que le deparó la obtención de una oreja. El navarro alternó en esta ocasión con Julio Aparicio y Manuel de Jesús "El Cid", quienes enfrentaron astados de Valdefresno.

En su segunda tarde, cuatro días después; Pablo cumplió con otra destacada actuación en Illumbe, pero de nuevo ese extraño maleficio imperó para que el estellés perdiese los trofeos al no encontrarle oportunamente la muerte a sus toros. En esta oportunidad Hermoso de Mendoza estuvo acompañado por Eduardo Gallo y Daniel Luque, enfrentando astados de José Miguel Arroyo para las infanterías y de Herederos de Angel Sánchez para el jinete en plaza que en esa tarde empleó a CURRO, CHENEL, PIRATA, ESTELLA, SILVETI, FUSILERO y PIRATA.

FECHA 9 de Agosto de 2009
LUGAR Plaza de toros de Illumbe, San Sebastián, Guipuzcoa, España
ENTRADA Dos tercios
TOROS
RESEÑA Joao Ribeiro Telles, que tomó la alternativa (ovación y ovación)
Pablo Hermoso de Mendoza (dos orejas y oreja)
Diego Ventura (oreja y dos orejas)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Herederos de Ángel Sánchez y Sánchez, número 14, 545 Kg, de nombre Mesonero: De  salida DALI (2 rejones de castigo); en banderillas CHENEL (2 banderillas) y ESPARTANO (2 banderillas); y para el último tercio PIRATA (tres cortas y un rejón de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Herderos de Ángel Sánchez y Sánchez, número 22, 550 Kg, de nombre Presumido; De salida ESTELLA (2 rejones de castigo); en banderillas CAVIAR (2 banderillas) e ICARO (2 banderillas); y para el último tercio PIRATA (tres cortas, un par a dos manos de cortas y un rejón de muerte).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

CURRO, TIZIANO y SILVETI

¡Qué gran espectáculo el que nos dieron en el primer toro, Pablo, CHENEL y Mesonero!. Un toro bravo, un caballo valiente y un jinete encorajinado que sigue defendiendo su trono y su posición de privilegio en el rejoneo mundial.

Salió avanto y sin mostrar codicia por DALI el toro, pero en cuanto se interesó por el caballo, ya todo fue ligado y continuado. DALI se dobló con el toro en la boca de riego, lo metió debajo de su cola y lo torero en redondo. Una vez colocado, se separó del astado y se fue a tablas, de donde atacó para dejar los rejones de castigo. El toro tenía bravura y casta y CHENEL la exprimió al máximo. A poco de salir al ruedo, lo tenía enganchado a su cola, galopando al hilo de las tablas y demostrando el momento que atraviesa. Una vuelta completa al ruedo y remate casi en la puerta de caballos. El toro buscaba al caballo y este lo volvía a citar. Espectáculo grandioso que se volvería a repetir una y otra vez. Entre galope y galope, eso sí, banderillas en el mismo estribo, llegando a la misma cara y alguna pasada toreando sin clavar. Para finalizar el tercio Pablo nos sorprendió y dio entrada a ESPARTANO, un caballo poco utilizado esta temporada y que ha sido una revelación. Citó muy en corto, muy de frente para dejar las banderillas y sobresalió en piruetas, ajustadas y cercanas y en series de hasta tres consecutivas. Un acierto del navarro emplear a ESPARTANO. Las banderillas cortas fueron muy ligadas y muy precisas, en los mismos medios y con el toro siempre galopando a pesar del esfuerzo. Había que culminar la gran obra y esta vez PIRATA y Pablo se pusieron de acuerdo, uno para arrimarse como siempre y al otro para acertar en todo el hoyo de las agujas. Rejonazo fulminante y Puerta Grande, posiblemente la más cara del toreo.

Otro trofeo obtendría en el cuarto de la tarde, un toro con más cuajo, pero con menos transmisión, al que le faltaba siempre un pasito para emocionar. Esa emoción la tuvo que poner el jinete y sus caballos, con ESTELLA a la cabeza y comenzando lidia. El frió inicial del toro, lo superó la yegua toreando al toro con la cola y enseñándole cual era el camino de la embestida. Apareció CAVIAR, y el público ya lo espera, ya se ha convertido en una de las referencias  de la cuadra y el porqué, lo demostró una vez más en el coso de Illumbe. Pisa unos terrenos que ningún otro caballo pisa y sale con una naturalidad pasmosa en un caballo de su edad. Esta tarde las dos banderillas fueron un canto a la pureza del toreo equino. Marcando los tiempos y saliendo limpio, dejando al toro en la misma grupa. Lástima que al toro le faltó un tranquito en las piruetas y eso resto emoción a las mismas. Hablando de valor, ICARO es otro al que le sobra corazón. Da igual lo que tenga delante, él se marca una distancia y provoca y provoca al toro hasta hacerle embestir, pero siempre de caras, nunca pasando por allí de cualquier manera. Para cortas el toro ayudaba poco y Pablo dejó dos en el morrillo y pidió permiso para colocar un par a dos manos. Dejó sólo una y no se le permitió volver a intentarlo. Esto y la colocación del rejón de  muerte, redujo los trofeos a una sola oreja.