CARTEL

ESTADISTICAS EN ESTA PLAZA

FESTEJOS
4
TOROS LIDIADOS
8
TROFEOS
5 orejas
PUERTAS GRANDES
2

INFORMACION RELACIONADA

LO MAS VISTO

BUSQUEDAS

En el sitio

Solamente en cuatro ocasiones Pablo Hermoso de Mendoza ha realizado el paseíllo en la plaza de toros de Burgos, además muy distanciadas en el tiempo, porque entre la primera y la segunda pasaron cinco años.

El debut se produjo el 24 de junio de 1995, cuando un joven Hermoso de Mendoza compartía paseíllo con Javier Buendía, Ginés Cartagena y Fermín Bohórquez, lidiando toros de Paco Ojeda y en la que Pablo dio la única vuelta al ruedo de la tarde, montando a caballos como GIRALDA, CANDELA, CAGANCHO o GARBANCITO. 

La segunda tarde burgalesa de Pablo, fue el 4 de julio de 2000, junto a Fermín Bohórquez y Rui Fernández (en la foto del paseíllo) y toros de Peñajara, obteniendo una oreja de cada uno de sus toros, lidiados sobre LABRIT, MAGRITAS, CHICUELO, ALBAICIN y MAZANTINI.

Y la tercera aconteció el 30 de junio de 2002, y fue una corrida mixta, junto a los matadores Víctor Puerto y Miguel Abellán, lidiaron todos toros de José Luis Marca de pésimo juego. Este fue uno de los escasos festejos de ese año en los que Pablo no tocó pelo, saludando en su primero y siendo silenciado en su segundo. Este día se toparon con el mal juego del ganado RONCAL, MONTERREY, CHICUELO (en la foto), DANUBIO, ALBAICIN, CAMPOGRANDE y MARIACHI.

Pero la corrida no fue la única mala noticia del día, porque uno de los caballos desplazados a Burgos, MUSICO, hermano de NATIVO y GAYARRE, no pudo actuar por un fuerte cólico producido en la misma mañana de la corrida y que resultó fatal, porque pese a los intentos de veterinarios y mozos por mantenerlo con vida, el caballo murió en el camión, cuando era trasladado a Acedo, por la noche.

Al año siguiente, el 26 de junio de 2003, Pablo se erigió como máximo triunfador del festejo de rejones que prologó el serial de San Pedro y San Pablo. El estellés obtuvo tres orejas de una floja corrida de Benítez Cubero, luciendo al montar a CHACAL, CHICUELO, CREVANTES, LABRIT y CAMPOGRANDE. Joao Moura y Andy Cartagena fueron los compañeros del navarro en este cartel burgalés.

FECHA 1 de Julio de 2008
LUGAR Plaza de toros El Plantío, Burgos, Castilla y León, España
ENTRADA Casi lleno
TOROS
RESEÑA Pablo Hermoso de Mendoza (oreja y silencio)
José María Manzanares (silencio y oreja)
Cayetano (silencio y silencio)
CABALLOS UTILIZADOS

Primer toro de la Ganadería de Castilblanco, número 44, 525 Kg; De salida MANZANA (2 rejones de castigo); en banderillas RONDEÑO (2 banderillas) y SILVETI (2 banderillas); y para el último tercio PIRATA (tres cortas y un rejón de muerte tras pinchazo).

Segundo toro de la Ganadería de Castilblanco, número 57, 575 Kg; De salida CURRO (2 rejones de castigo); en banderillas CHENEL (2 banderillas) e FUSILERO (2 banderillas); y para el último tercio PIRATA (tres cortas y un rejón de muerte tras tres pinchazos).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS

ESTELLA, ICARO y NATIVO

Precioso ambiente el que presentaba la plaza de toros de El Plantío de Burgos al reclamo de un cartel mixto muy atractivo y que hizo que los tendidos prácticamente se llenaran en su totalidad. Y que cierto es que las tardes de expectación, tardes de decepción y es que el ganado en general dio un juego pésimo.

Así, con el toro que abrió plaza, no pudo Pablo disfrutar del toreo y tuvo que estar siempre a merced de los terrenos para ganar la acción a un toro que se tapaba mucho en la suerte y que reservaba las embestidas para cuando podía cazar. MANZANA sufrió las primeras maldades del astado y no pudo brillar como en las dos corridas anteriores. Incluso en un momento en que se confió al clavar el primer rejón de castigo, el caballo recibió su primer topetazo, sin más consecuencias que un pequeño hematoma en la “cacha”. RONDEÑO que volvía al grupo tras varios días de descanso, le tocó bailar con la más fea y el caballo resolvió con solvencia en las dos banderillas e incluso enceló al toro de costado al hilo de las tablas. También se llevó un pequeño susto cuando en un intento de encelar con la cola, el astado agarró su pata con un pitón. Desde luego no se le podía dar la más mínima ocasión. SILVETI salió y no debió tener en cuenta esa circunstancia. Se fue de plaza a plaza, citó y trató de salir como él lo hace, despacio y torero; pero el toro no tragaba y también se llevó un topetazo. Ahora sí que SILVETI vio lo que tenía en frente y a partir de aquí pudo la pelea en todo momento con el toro. Lo toreó provocándole, pero con nervio, lo provocó las embestidas, pero sin darle la mínima ventaja, hasta que el toro ya se entregó por completo. Con PIRATA le colocó tres buenas banderillas cortas, esquivando las cabezadas que lanzaba el toro y que provocaron el primer pinchazo con el rejón de muerte. Al segundo intento, Pablo alcanzó un rejonazo realmente espectacular sobre todo en los efectos, porque el toro sintió el hierro, automáticamente empezó a retroceder sobre sus pasos para caer espectacularmente. Una meritoria oreja, arrancada a un toro que tenía mucho que lidiar.

El cuarto de la tarde fue más noble, pero muy soso y parado. Si a la nula colaboración del toro sumamos la sagrada merienda, es como torear a plaza vacía. Ni CURRO, apenas algunos detalles de CHENEL o FUSILERO o de un PIRATA que se eternizó dando vueltas delante de un toro que parecía la estatua de las carreteras de Osborne, por la quietud, consiguieron hacer olvidar a la gente sus bocatas y sus buenas bebidas. Al final Pablo falló con el rejón de muerte, pero es igual, aunque hubiese acertado, allí no hubiera pasado nada.


TIENDA DEL SITIO

PROXIMAS FECHAS

ENLACE DESTACADO